Cuatro Fantásticos.

Coges un cómic con más de 60 años de historia, el primer cómic de Superhéroes Marvel, con magistrales etapas como la de John Byrne, que gracias al interés que ha despertado en la gente se ha publicado ininterrumpidamadamente hasta este año durante cincuenta y un años para decir "muchas gracias, ya nos ocupamos nosotros, que no tenéis ni idea de cómo son los cuatro fantásticos de verdad, los que molan".

Partamos que Cine y Cómic son cosas distintas. Puede que no sea fiel pero se puede hacer una buena película de superhéroes. Seguro que sí, aunque la historia del cine demuestra que la gran, la aplastante mayoría de adaptaciones que no fueron fieles a la esencia de los personajes consiguieron unos bodrios que no interesaron a nadie. Pero Josh Trank venía de hacer la muy recomendable Chronicle sobre unos chicos con superpoderes y tenía en sus manos los primeros héroes de la era Marvel. ¿Qué podía salir mal?

Pues seguramente nadie creería que podrían salir mal tantas cosas.

Para empezar, podrían no ser los cuatro fantásticos. Es más, nunca los llaman así. Después para poder llegar a más gente cambian la historia para que sea más guay. Así, la fundación Baxter, originalmente creada por Reed Richarsds, es algo que existe para generar beneficios tangibles y tiene entres sus accionistas a los que mandan sobre Franklin Storm, director de la fundación, negro y padre biológico de Johny Storm, también negro y padre de Susan Storm, para esta película Yugoslava o Bosnia, tal vez Croata, balcánica en cualquier caso y adoptada porque sí y al que se añadirán un Reed Richards del instituto y Victor von Doom que es un rebelde guarrete. Pero ya no hay nave espacial. Viajar al espacio es muy de los sesenta. Lo suyo es teleportarse que es más guay aunque Star Trek era de los 60 también, pero no importa, es más guay. Además, nada de la Zona Negativa como otra dimensión, lo llamamos Planeta Cero y todos contentos. Más detalles para que la peli sea aún más guay. La adorable cosa de ojos ¿marrones? ni es nada adorable ni tiene pantalones, ni aparato reproductor, por si os lo habíais preguntado alguna vez en estos 50 años, panda de frikis, que ya podemos comprobarlo por nosotros mismos, porque ponerle un pantalón resultaría ridículo, claro.


Bastante mejor que esta, y eso que la criticaron en su momento.

De todas formas, mi favorito es Muerte. El supergenio científico que vuelve para vengarse haciendo estallar coosas gracias a los poderes del planeta cero,  porque sí y que mata a quien más le ha apoyado por si no nos habíamos enterado que es el malo. Ni armadura, ni genio científico ni nada, le faltó un par de ¡Bwahahahas! para ser el mayor cliché andante de las películas de superhéroes. Por supuesto nada que ver con el original, uno de los más grandes, peligrosos y majestuosos megalómanos de Marvel. No hay nada de eso. No hay nada de los cuatro fantásticos en realidad.

Ah! No nos olvidemos de como el ejército los utiliza como armas junto a los malos que dirigen la fundación, que casi me salto ese cliché.

Pero olvidándome de todo eso, podía ser una buena película de ciencia ficción o de Superhéroes.

Bueno, tiene un comienzo interesante que dura como 40 minutos en los que ves a Reed y Ben Grimm de niños y luego de adolescentes en el instituto, que está bien por ver cómo eran, cómo van a llegar a ser Los cautro fantásticos pero entonces evoluciona a una película de ciencia ficción de serie b en el mal sentido. Tan pronto llega Richards a la fundación Baxter se vuelve todo anodino y predecible. Cuando consiguen los poderes ya cae todo en picado. Las interpretaciones son absolutamente planas, destacando especialmente la de Johny Storm que se pasa cabreado toda la película porque sí. Le falta decirle a su padre que no le comprende, nada de disfrutar de sus poderes, de ser el bromista, esta es una película seria que está redefiniendo el género de superhéroes.

Lo que pasa es que lo redefina para mal. No hay el más mínimo sentido del humor en toda la película, no hay una muestra de superpoderes hasta que pasa una hora de película, se saltan toda la parte en que los héroes aprenden el uso de sus poderes, que suele ser interesante, y pasan directamente a la batalla final con unos efectos muy, muy justitos, similares a una serie de superhéroes  de televisión como Flash. El ritmo es estúpido, lento como para una película de dos horas en que se toman todo el tiempo para contarte como son los personajes, y mal, porque al final nos son más que pinceladas, y luego se precipitan en la última media hora liarse a tortas.

El resultado es una muy mala película de ciencia ficción y superhéroes y la peor película de los cuatro fantásticos con diferencia.

El casting es lamentable, y normalmente Kate Mara, Michael B. Jordan y Miles Teller son actores solventes pero aquí su actuación es penosa y no encajan con los personajes.

Una aclaración, no tengo nada de racista, me toca la moral en la misma medida que se cambien estos personajes a actores negros como que se cambiara a Idris Elba por un blanco, una mujer o un oriental, para hacer Luther, por ejemplo. Simplemente es no respetar ni un poco las historias en las que se basan y hay una plaga de adaptaciones que se lo pasan por el forro las historias, lo que me cabrea, pero que luego son buenas series o películas, pero es que esta es muy, muy mala. Y no es sorpresa, cuando no respetas el original que ha triunfado durante años, no gusta a los fans de cómic y el resto de la gente ve otra película genérica más, sin lo que distingue a, en este caso, los 4 fantásticos, de cualquier otro grupo.

No contentos con presentar semejante mojón, luego el director salió diciendo que si le hubieran dejado hacer su película hubiera sido buena. No sé que ingerencias hubo y si realmente mejoraron o empeoraron el resultado, lo que sí sé es que aceptó el trabajo, cobró el cheque y firmó la película y solo cuando empezaron a lloverle críticas empezó a echar balones fuera. Y no anduvo mal de presupuesto, 120 millones que no se ven por ninguna parte, por cierto, porque un reparto barato y unos efectos cutres son como para hacer una auditoría de a dónde fue el dinero. De cualquier forma, si no estaba de acuerdo, si esa no era su película, que firmara como Alan Smithee o que hubiera dimitido.

Un desastre de película, peor que Daredevil o The Punisher, por ejemplo, y tan aburrida como Green Lantern. Es tan sosa que no sirve ni para reírse de ella.

Al menos han cancelado la secuela.

Saludos fremen.

El síndrome de Diógenes Digital (XXII)

 

Nueva entrega, en este caso con muchos juegos desconocidos, no muy prometedores pero algunas veces se encuentran joyas entre este tipo de juegos. Mucho Indie entre ellos.

 

 

Revolution Ace

De Revolución tiene poquito porque parece una actualización de 1943, el clásico de Capcom. Es la única pega que le pongo, que es poco original. Por lo demás, es muy divertido de jugar los gráficos son adecuados a un shoot’em’up aunque los hay más espectaculares como Astebreed. No obstante es estupendo para desestresar en partidas rápidas, como las máquinas arcade. Está en inglés y funciona a la perfección con el Steam Link. De vez en cuando le daré un tiento.

Jade Empire

Uno de los pocos juegos, supongo que por su antigüedad, que no funciona en Steam Link. Es más no funciona bien en Steam y he tenido que editar el .ini para configurarlo. El caso es que mereció la pena. Bioware tiene mucha fama por muchos juegos como los Baldur’s Gate o Star Wars Knights of the Old Republic, pero casi nunca se recuerda este magnífico juego de rol ambientado en oriente en el que eliges el personaje y estilo de lucha básico y aparecen en la escuela donde tu maestro te dice que vas a tener un futuro en el que harás grandes cosas. Todo esto con una estupenda ambientación tanto visual (a pesar de ser de 2005) como sonora y una forma de jugar que aúna los combates en tiempo real como si de un beat’em up se tratara con las mejoras y nuevas habilidades propias del rol. Muy interesante, pelearé porque funcione en Steam Link para poder disfrutarlo como merece. Está traducido al español y con voces en inglés.

 

Sang-Froid Tales of the werewolfes

Curioso juego que junta una historia con el diablo y hombres lobo, un sacerdote lascivo, una sirvienta poco servicial y unos hermanos leñadores y cazadores canadienses con un juego mitad beat’em up mitad tower defense. Lo acompañan unos gráficos aceptables y una estupenda música folclórica. Las únicas pegas es que está en perfecto inglés y en muchos casos sin subtítulos, pero el juego no es complicado y sí bastante variado. Me ha dejado buen sabor de boca pero no creo que lo retome en algún tiempo.

Ringrunner

Es un juego indie en el te acaban de hacer una operación cerebral e implantarte una especie de Pepito Grillo bastante molesto que te dice que abandones la nave que están atacando y te montes en una, que para algo eres piloto, para escapar. Cuando vi la nave dije, me recuerda al Nemesis y lo cierto es que sí recuerda a Nemesis en la huida por los escenarios que son de lo más cutres y pobres que he visto, porque era la caña en 1986 pero para 2015 como que no. Aparte el juego se hace aburrido, el apartado sonoro hace juego con el gráfico siendo especialmente molesto los ruidos que hace el implante cuando "habla". Un jueguecito de naves de lo más insulso, totalmente en inglés y que funciona perfectamente en Steam Link.

 

Rocketbirds: Hardbolied Chicken

Espectacular juego estilo Metal Slug. Sí, ya sé que Metal Slug no fue el primero, que está Contra, Flashback y cincuenta mil más, pero Metal Slug tenía unos gráficos y unas animaciones graciosas, era de scroll lateral e ibas cargándote a enemigos con bastante variedad. Eso mismo es lo que le pasa a este juego en el que diriges a un Comando Pollo que se infiltra en un país comunista pero su propulsor se avería y tiene que escapar eliminando enemigos. Es variado, vas encontrando nuevas armas e incluso tienes combates aéreos. Muy divertido, en español y funciona de lujo en Steam Link. Lo retomaré seguro, no hay tantos juegos divertidos, aunque seguramente pasará tiempo.

Shadowgate

Es una especie de aventura gráfica hecha con el estilo de las aventuras gráficas que avanzaban a pantallazos. Cada una de esas pantallas está pintada con esmero pero hay que reconocer que el juego es muy estático, no puedes ni girar ni moverte, solo puedes con el ratón ir haciendo clic en donde creas y eligiendo la opción que quieras entre las que te aparecen. Soy muy fan de las aventuras gráficas y una medieval en la que lanzas hechizos y quemas espectros no está mal, pero no es para todo el mundo, es tremendamente lenta. Es el remake de la aventura del mismo nombre que se publicó en 1987 para Mac. De hecho se puede jugar con aspecto moderno o retro.Está traducida al castellano y funciona sin problema en Steam Link, pero se juega con teclado y ratón. No creo que la juegue en tiempo, tengo muchas más y mejores aventuras gráficas, aunque no tantas medievales, por lo que antes o después caerá.

Reus

Es un bonito juego Indie que aúna las mecánicas de terraformación de Popolous con las de administración y explotación de recursos de Civilization, con gráficos de un juego de Flash y música prácticamente irrelevante. Lo malo, es muy lento y aburrido. Controlas tres gigantes y con ellos vas interviniendo en el mundo para que se desarrollen las civilizaciones.  La idea puede ser interesante, pero me lo pasé mucho mejor con los que he citado o con el reciente Dust que recuerda bastante en algunos aspectos. Está en español y no hay voces y se maneja con el teclado y el ratón, así que nada de Steam Link.

 

Safecracker: The ultimate puzzle adventure

Cuando empezaba parecía una aventura gráfica en primera persona en la que te mueves solo pinchando en los sitios en que pasa algo y funciona así, pero no es eso, la excusa de que un tío ha muerto y era excéntrico por lo que ha dejado una gymkana para encontrar el testamento y para eso hay que ir recorriendo las habitaciones de la casa resolviendo puzzles, al final se queda en un juego de resolver puzzles uno detrás de otro. Es como las de Telltle pero desde el otro punto de vista. Aquí le poda a la aventura gráfica las decisiones y la historia prácticamente, quedándose solo con los puzzles. Es desafiante para el cerebro pero aburrido y falto de interés, no creo que lo juegue más. Está en traducido al castellano.

Rome Total War

Absolutamente decepcionante. Más de una hora intentando hacer funcionar el juego y no va ni a tiros. Una pena porque Roma es de las épocas que más me interesan y Rome II está muy bien.

Secret Files: Tunguska

Primera entrega de la serie Secret Files en la que la protagonista Nina descubre que su padre ha desaparecido y han registrado su despacho. Cuando va a ver en la casa Nina es derribada y cuando despierta también han registrado la casa. Es una aventura gráfica de corte clásico, aunque incluye la posibilidad de pulsar la barra espaciadora para que te revele todos los puntos interactivos del escenario. Está en inglés, aunque hay una magnífica traducción del Clan DLAN. Tiene dos pegas importantes, una de tipo técnico pues el juego  falla al arrancar y hay que habilitar en el lanzador del juego "Use desktop resolution" o no arranca. Luego, si lo quieres ver a pantalla completa hay que cambiar la resolución del escritorio a 1024×768. Luego se ve muy bien con un diseño bonito, pero si no cambias la resolución del escritorio se va como en la imagen de arriba.  La otra pega es que en apenas una hora de juego tenía cerca de quince objetos en el inventario. La Nina esta parecía una urraca cogiendo todo lo que le llamaba la atención. Por supuesto, lo seguiré jugando, siempre me supuso curiosidad el incidente de Tunguska y tengo ganas de ver cómo sigue el juego, la historia promete.

Bueno, ya son diez los juegos revisados y ha sido de las entregas más decepcionantes. Ninguno me ha entusiasmado y, salvo las partidas esporádicas de Revolution Ace y Secret Files Tunguska que promete una buena historia de misterio, más el rol de Jade Empire, lo demás en más bien mediocre o directamente malo, la verdad. A ver si la próxima es más interesante porque solo un par de juegos que me apetezcan jugar de diez creo que es el resultado más pobre de todas las entregas.

Saludos fremen.

Las nuevas series: Jessica Jones

Con el comienzo de siglo Marvel ya se había recuperado de su quiebra y un nuevo CEO empezó a llevar la compañía. Siglo nuevo, ideas nuevas, es lo que debió pensar Joe Quesada que tomó una decisión histórica, publicarían comics sin la aprobación del Comics Code. Para ello inauguraron la línea Max y el primer cómic para adultos que publicaron fue Alias de Brian Michael Bendis y Michael Gaydos.

Fue una magnífica colección de género negro con la peculiaridad de que Jessica Jones, la protagonista, tenía poderes pero nulo interés en usarlos después de una mala experiencia como superheroína. La serie tenía algunos puntos en común con otra serie de Bendis cuando era un indie y no el afamado escritor actual, Powers (que por cierto, tiene serie propia de la que hablamos aquí) sobre un detective de la policía, ex superhéroe, que trata con superhéroes.

El caso es que fue una serie bastante  de culto que aguantó 28 números antes que la realidad del mercado hiciera que la cancelaran si bien, aunque ya con un tono mucho menos descarnado, Bendis se la llevó a Los Vengadores.

Once años después de su cancelación anteayer se estrenó una serie dedicada a ella Jessica Jones.

Parémonos un momento en el título. Hay que estar muy seguro de lo que haces y de la calidad que tiene para arriesgarte con un título así. El cómic Alias puede que fuera más o menos conocido pero ¿Jessica Jones? No le pusieron Alias por los problemas legales que les daría al coincidir el título con el la serie de espías de J.J. Abrahms. Luego la iban a llamar A.K.A. Jessica Jones (Es decir, Also Known As Jessica Jones) y al final decidieron echarle narices y poner simplemente Jessica Jones y si no la conoces mira el trailer.

También hicieron un casting que yo hubiera firmado. Par empezar cogieron a la peculiarmente sexy Krysten Ritter una magnífica actriz que empezó en Veronica Mars a ser conocida, luego protagonizó la muy divertida e irreverente Apartamento 23 y ahora encarna con gran acierto a Jessica Jones, una detective que está bastante destrozada por dentro por un trauma de su pasado y lo compensa siendo tremendamente cínica, por ella misma que no soporta a los demás, como por los demás debido a ese trauma. Pero no es un trauma psicológico cualquiera sino que tiene nombre y apellidos y es seguramente el mayor hijo de puta de todo el universo Marvel, aquí maravillosamente encrnado por David Tennant, el maravilloso décimo Doctor de Doctor Who  el detective de Broadchurch. Aquí encarna a Zebediah Kilgrave (en la serie simplemente Kilgrave) conocido en los cómics como el hombre púrpura cuyo poder es conseguir que la gente haga lo que quieres. Eso que no es un poder espectacular, utilizado por un maníaco es el peor y más diabólico de los poderes.

El caso es que Kilgrave ha vuelto y el retorno es espeluznante con el rapto de una chica y lo que le ha obligado a hacer cuando sea rescatada, lo que empieza a dar la medida de lo que es capaz de hacer.  Su búsqueda promete ser un infierno para la protagonista que ya estuvo sometida por Kilgrave.

En paralelo Jessica tiene que relacionarse. Por un lado, supuestamente por su trabajo de detective empieza a fotografiar a Luke Cage (Mike Colter, Locke en Halo Night Fall y Halo 5) que regenta un bar y tiene bastante éxito con las mujeres.

Así mismo mantiene la amistad con Trish Walker (Rachael Taylor, 666 Park Avenue, que en los comics es Patsy Waller, La gata infernal, una reconocida locutora de radio.

Por último, quien le encarga los casos es un bufete de abogados cuya CEO es Carrie-Ann Moss (Trinity en Matrix).

Los dos primeros episodios son una magnífica trama de misterio con ciertas pinceladas superheroicas, marcadas por un tono oscuro pero con bastante humor. Además, como sucediera en Daredevil, no hay prisa en mostrar al villano sino que se le empieza en estos dos episodios por sus actos y los devastadores resultados que deja, la duda de Jessica Jones de seguir investigando o desaparecer de la ciudad, creando un villano que se transmite de un peligro extremo, de esos que hace que no se pueda confiar en nadie porque puede estar influenciado por él y que no puedes acercarte a él.

Es un recurso brillante que no se ve a menudo y que funciona muy bien.

La serie tiene detrás a Melissa Rosenberg, responsable de la adaptación de la saga Crepúsculo al cine, lo que no podría ser peor aval para mí, pero afortunadamente no se parece en absolutamente nada,. Afortunadamente también era guionista y productora de Dexter, así que está claro que es bastante versátil. Además han participado en la escritura de la serie los creadores del cómic por lo que el tono del mismo se ha mantenido muy bien. Es más, incluso uno de los momentos más polémicos del cómic se ha trasladado con bastante habilidad a la serie a pesar de que con menos sutileza  habría sido calificada de mayores de 18 años automáticamente.

En conclusión, otra gran serie de Netflix, otra gran serie de Marvel y no quisiera terminar sin remarcar que, como en Daredevil, los títulos de crédito son una maravilla. Muy, muy recomendable, de lo mejor del año.

Saludos fremen.