Las nuevas series: Colony

La gran estrella de Perdidos, o una de las más importantes, fue Josh Hollowayen su papel del inconformista y tocapelotas Sawyer.

Una vez terminó la serie quiso canalizar su popularidad protagonizando una serie y la elegida fue la nefasta Intelligence.

Ahora lo ha vuelto a intentar pero se ha aliado con un guionista y productor tan dotado como Carlton Cuse (Perdidos, Strain, Bates Motel) que junto al recién llegado Ryan Condal han planteado una historia de lo más interesante.

Will Bowman (Josh Holloway), un manhunter, ha conseguido permanecer en el anonimato con su mujer Katie (Sarah Wayne Callies, The Walking Dead) después de La Llegada, cuando una invasión extraterrestre destruyó todas las defensas de la tierra en ocho horas y los núcleos que sobreviven están cercados por un muro que es el sueño húmedo de Donald Trump y bajo la Atutoridad. Esto dura hasta que le encuentran y le ofrecen trabajar para la Autoridad a cambio de privilegios porque la resistencia es pertinaz y quieren encontrar al líder de la resistencia, Gerónimo.

El planteamiento podría recordar a V entre mil series de invasiones que hay pero no es el caso. Por el contrario, la Autoridad se va a mostrar muy inteligente desmontando a la resistencia guiados por Will que, en esta sí, parece un detective inteligente al que acompaña , para gran alegría mía, Carl Weathers, el gran Apollo Creed de Rocky, como el detective Beau.

Podría ser una serie tópica pero tiene varias cosas muy interesantes. Para empezar, está magistralmente narrada lo que tampoco es de extrañar cuando uno de sus directores es Juan José Campanella (El secreto de sus ojos), haciendo que cada episodio haga avanzar la trama de forma muy fluida e interesante, con guiones cuidados y sin capítulos de relleno, ventajas de ser una temporada de diez capítulos.

La otra parte interesante es el punto de vista. Los "huéspedes" son todo poderosos y ni siquiera tienen contacto con ellos, es más, no se tiene contacto ni con lo que hay fuera de la ciudad salvo "La autoridad". Entonces ¿La resistencia sirve para algo?¿Son buenos o causan más sufrimiento? El Representante Alan Snyder (Peter Jacobson, House) que es la máxima autoridad lleva una política muy dura pero segura para todos ¿Es un mal menor a mantener como "malo conocido"? Y el sanguinario dirigente de la resistencia, (Paul Guilfoyle, CSI) ¿Es un asesino o lucha por la libertad? Los distintos puntos de vista además, confluyen en la forma de hacer las cosas, la visión de Will y de Kate converge en que ninguno quiere a la Autoridad, pero la forma de actuar es muy interesante, radicalmente divergente y problemática para el otro.

Lo bueno, que, como si del mejor cine se tratara, esto se narra sin parlamentos interminables sino integrados en la acción, con hechos más que con palabras y dejando que las palabras sean un complemento para lo que se muestra.

Buenos actores principales con un carisma a prueba de bombas, buenos secundarios como los ya dichos y Amanda Righetti (El mentalista) o Adrian Pasdar (Heroes), buenos guionistas y buenos directores.  El resultado, una magnífica serie de ciencia ficción más ambiciosa  original de lo que parece porque deja planteadas multitud de extremos a resolver en la segunda temporada, ya aprobada. Qué hay fuera de los muros. Qué están haciendo en la luna. Qué es "La fábrica", el lugar al que mandan a todos los que capturan. Qué harán ahora los huéspedes después de lo que pasa en los dos últimos capítulos.

Una magnífica serie, merece la pena seguirla.

Saludos fremen.