Las nuevas series: Arma Letal

Escaldado como vengo de los remakes, especialmente del último, el infame remake de MacGyver, me puse a ver este con toda la prevención del mundo y el resultado es sorprendente.

Para empezar, se nota que Shane Black está detrás de la serie. El director de la película original y de otras tan geniales como El último Boy Scout da su bendición co-escribiendo el piloto. McG es otro de los implicados en la serie. El director de basuras como Los Ángeles de Charlie o Terminator Salvation lo ha hecho bastante mejor en los últimos años produciendo y dirigiendo series como Chuck, Blanco humano o Sobrenatural.

Elegir el elenco  era complicado. Sin ir más lejos, en la serie 12 monos hay un serio problema de carisma en los protagonistas comparado con los de la  película y aquí estamos hablando de la película de colegas con más química de la historia. Mel Gibson y Danny Glover lo bordaron y elegir un casting con semejante precedente no era nada fácil.

Tampoco voy a decir que lo hayan conseguido plenamente. Para Roger Murtaugh sí, Damon Wayans (El último Boy Scout) es muy adecuado, pero conseguir alguien que haga convincentemente de Martin Riggs es difícil y Clayne Crawford (Rectify) hace un buen papel. No es Mel Gibson, pero hace un buen papel.

La serie comienza con la reincorporación de Murtaugh al trabajo después de un infarto y la llegada a Los Ángeles de Riggs después de la muerte de su mujer embarazada. Murtaugh en las películas era un desgraciado y aquí no lo va a ser menos. Lleva un reloj para controlar su pulso y huelga decir que es increíble que lo pongan con Riggs que, en el primer capítulo, causan daños a la propiedad por valor de millón y medio de dólares y al menos tres infartos en la primera media hora.

Eso no cuadra mucho, lo normal hubiera sido que a un policía con un infarto lo destinaran a oficinas, no que lo pusieran con un chalado que tiene que ir a la psicóloga, por cierto, interpretada por Jordana Brewster (The fast and the fury).

Tampoco casa mucho la alegría con que recibe su mujer Trish (Keesha Sharp, American Crime: El pueblo contra O.J. Simpson) el cambio, que llegue molido, que vea como se dispara muy por encima de las 100 pulsaciones el monitor desde casa y le parezca estupendamente. Estoy seguro que en el futuro se descubrirá que tienen una póliza de seguro con doble indemnización por muerte violenta o no lo entiendo.

En cuanto a Riggs, está tan tocado como en la primera película,tendencias suicidas incluidas, lo que le hace actuar como un inconsciente, pero un inconsciente realmente impactante.

Salvo esos pequeños detalles de coherencia, la serie cumple realmente bien, es muy divertida, con mucha acción y entretenida como pocas. Cuenta con un buen presupuesto porque están volando medio Los Ángeles en cada episodio.

Esperemos que aguante porque por el momento va bien pero no hay una trama subyacente sino que son episodios autoconclusivos.

Un remake que no es espantoso. Quién lo iba a decir.

Por cierto, esta se emite en España, en Movistar Series Xtra.

Saludos fremen.