¿Early Adopters o Betatesters?

Quien no ha vivido esa sensación: Se anuncia que va a salir en unos meses una nueva consola con unas características increíbles, una potencia sin parangón, que va a revolucionar la experiencia de juego y va a dejar pequeño todo lo visto hasta entonces. Pasan los meses siguiendo cada uno de los múltiples vídeos, declaraciones, avances, artículos, exclusivas que va a tener hasta que llega la fecha de lanzamiento. Para entonces ya está más que reservada y por fin llega a ti.

Ya está, lo has conseguido, tienes la mejor y más maravillosa consola que el mundo ha conocido el día del lanzamiento, eres un early adopter y eres feliz… si esta historia terminara aquí.

Si veías esto sabías que tu flamante consola estaba muerta.

 

Si esa historia se diera el 2 de Diciembre de 2015 y continuara, el feliz propietario de una Xbox 360 recién salida de la caja pusiera en el lector su copia de Call of Duty 2, se encontraría como unos 15 minutos después el juego se congelaba y se encendían tres luces rojas lo que certificaba la muerte de su consola, mal que no se evitaría totalmente hasta posteriores revisiones de la consola. Microsoft aumentaría la garantía como respuesta. En el futuro se convertiría en una gran consola.

Preciosa, pero un poco cara si la comprabas de salida.

 

Si en cambio esta historia se diera unos años después, concretamente el 25 de marzo de 2011, el afortunado propietario, yo mismo, se llevaría una espectacular Nintendo 3DS con dos juegazos como el Street Fighter IV y Ghost Recon. Era la consola del futuro, tenía 3D ¡sin gafas! Claro que el mundo no estaba an seguro de eso, o al menos no a 249,95 €, y Nintendo en Julio, cuatro meses después, anunció que la consola pasaría a costar 169,95 €, es decir, la friolera de 80 € menos. Nintendo compensó a sus early adopters con juegos de la consola virtual. La consola se convertiría en un exitazo en el futuro.

 

 


Un Galaxy Note 7 después de quemarse la bateria

 

Pero podemos continuar la historia en la actualidad. Si cambiamos la consola por un Samsung Galaxy Note 7 en uno de los fracasos más sonados de la industria, estos modelos incluyen baterías que se sobrecalientan hasta quemarse y en algunos casos llegan a estallar. Hablamos de un producto que cuesta lo que las dos consolas citadas juntas y que los early adopters que se los llevaron aún no tienen muy claro como les va a compensar Samsung pero sí que se ha retirado del mercado y que les han dicho que no los usen que son peligrosos.

Podríamos seguir pero nuestro sufrido Early Adopter está replanteándose la vida en estos momentos porque ¿Merece la pena? Veamos.

 

 

Ser Early Adopter tiene ciertas ventajas.

 

Disfrutas de una tecnología o un juego desde el primer día que sale, no tienes que esperar más.

 

 

Es un masaje al ego, la gente te admira y envidia porque eres el afortunado poseedor de ese oscuro objeto de deseo que todo el mundo ansía… o al menos tú lo sientes así.

Da un cierto status pues puedes pagar a precio de salida el producto de moda y esto en una sociedad salvajemente capitalista debe ser muy importante ¿no?

En algunos caso incluye ciertos detalles o extras exclusivos para quienes adquieren las primeras unidades… aunque en algunos casos estos extras luego son vendidos aparte por si lo quieren adquirir los demás compradores. En general se ha pasado de exclusividad a exclusividad temporal.

En resumen, te sientes importante y cool porque tienes antes que nadie lo que todo el mundo quiere.

 

Tristemente, la lista de desventajas es importante.

 

 

En muchísimos casos, más en el software que en el hardware, adquirir el producto el primer día significa que vas a hacer de betatester como indico en el título.

Los casos del Hardware son sangrantes aunque también más escasos pero en los videojuegos a día de hoy es un hecho que los juegos no salen terminados y que son los primeros y frustrados jugadores los que con sus quejas indican a las compañías dónde están los problemas el juego.

 

 

Se le caía la cara de vergüenza por cómo salió AC Unity

 

 

La lista es interminable pero creo que deberíamos recordar casos como el de Assassin’s Creed Unity el cuál no solo tenía graves problemas de rendimiento en todas las plataformas sino que salió con una cantidad inmensa de errores. Además, esos primeros compradores descubrieron por las malas, es decir,  al jugarlo, que el juego de 60 € incluía micropagos, pues habían tenido buen cuidado de no mostrarlo en las copias de prensa.

Halo the Masterchief Collection, una remasterización de los juegos de Halo para la Xbox One, salió con una parche el primer día de 20 Gb, lo que es toda una sorpresa cuando te lo compras si no tienes una conexión decente de internet pero tampoco importaba porque no funcionaba bien el online ni la estabilidad de la campaña,  ni funcionó durante meses en que se fueron acumulando parche tras parche.

 

 


Recomendaban jugarlo en nivel bajo para que funcionara

 

 

Batman Arkham Knight recibió todo tipo de aplausos y loas por su jugabilidad, historia y gráficos. Fue una pena que ninguno de los análisis indicara que el juego funcionaba de pena en PC hasta el punto que lo tuvieron que retirar de la venta durante meses y cuando volvió siguió funcionando de forma errática, aunque menos que antes.

Street Fighter V, aparte de salir vacío de contenido, cosa que sí se sabía por los análisis, incluía la sorpresa de que el online funcionaba terriblemente mal y pasaron meses para que se solucionara.

La lista es interminable. En los tres primeros casos las compañías intentaron compensar a los usuarios con otros juegos e incluso al devolución del dinero salvo Street Fighter V pero es que Capcom es una de las peores compañías de la historia en el respeto a sus clientes.

El resultado es que, ese juego o esa consola que en el futuro serán considerados magníficos juegos y consolas que pasarán a la historia, para el que lo compró de primeras siempre le quedará el regusto amargo de la frustración al encontrarse con todos esos fallos unido a una enorme falta de confianza hacia la empresa fabricante.

 

 

Estaban muy contentos, cualquiera diría que no habían probado el juego

 

Hay otro punto y es que el juego sea lo que el early adopter espera que sea. Cada día es más difícil encontrar análisis previos al día del lanzamiento a pesar del bombardeo masivo de vídeos o avances perfectamente sintéticos que enseñan solo lo que quieren las compañías.

Primero hicieron desaparecer las demos porque mostraban el juego y eso tenía la desventaja de que los jugadores podían ver con sus propios ojos si el juego merecería o no la pena, lo que era un riesgo para las ventas.

Desde hace un tiempo hay embargos para que no pueda salir el análisis antes de que se ponga la venta el juego pero esto no debe ser suficiente porque aún hay análisis independientes a pesar de las presiones de las compañías. Así, han optado algunas como Bethesda por no enviar copias de prensa hasta que no salga el juego. Con esto consiguen que para cuando la opinión de la prensa se publique la campaña de marketing previa ya habrá hecho todo su trabajo y su opinión será irrelevante pues el jugador mesmerizado que ya habrá adquirido el juego y se habrá formado su propia opinión y habrá descubierto que era lo que esperaba o que no tenía nada que ver.

Durante meses todo fueron elogios al juego. Hasta que salió.

 

 

Un buen ejemplo de esto fueron Aliens Colonial Marines o más recientemente No Man’s Sky, dos juegos que prometieron todo lo del mundo y cuando salieron no se parecían más que en el nombre a lo que se había dicho.

Así que ser Early Adopter te lleva a descubrir si lo que tú creías se parece en algo a lo que luego has comprado.

 

 

Pero si la parte técnica tiene un considerable peso ¿Y la parte económica?

 

 

Un juegazo a mitad de precio al mes de salir. Ha vuelto a subir pero ya indica que será de los que más se bajen en las rebajas de Enero.

 

 

Es cierto que antes he dicho que podía generar admiración por tener ese juego el primer día pero también es cierto que al propio early adopter se le puede quedar cara de tonto cuando su consola baja en apenas cuatro meses 80 € o, yendo a casos actuales, Titanfall 2.

Titanfall 2 es un juegazo. A las originales mecánicas del primer Titanfall en esta segunda iteración incluye una campaña intensa y original además de que todos los mapas y DLCs serán gratuitos. Pues bien, el juego se ha rebajado de 69,99 € que salió el 28 de Octubre de 2016 hasta 39,99 € en el Black Friday, el 25 de Noviembre. Que sí, que es época de rebajas pero que en menos de un mes desde el lanzamiento te ahorres 30 € es para replanteárselo.

 

 

Esto sin mencionar los DLCs.

 

 

Star Wars Battlefront salió a 69,95 € con solo 9 mapas y sin campaña, bueno y un pase de temporada opcional por solo unos 49,95 € más. Es decir 120 €. El juego a día de hoy, un año después del lanzamiento y sin oferta está por 34,95 incluyendo en la Ultimate Edition el juego y los DLCs.

Son dos ejemplos pero es la norma, los juegos y la tecnología baja de precio a los pocos meses y las versiones que salen unos meses después son mucho más completas que las iniciales.

Es decir, ser early adopter te lleva a pagar mucho más por una versión mucho peor que la que habrá unos meses después.

Parecen emocionadas jugando con Switch. Días después se descubrió que la consola no ejecutaba los juegos en el vídeo de presentación, era postproducción.

 

El próximo lanzamiento es la Nintendo Switch para Marzo, se supone. Todo lo que hay de ella es un vídeo y un millón de rumores.

 

 

No han aparecido más que unas pocas capturas pero el interés de algunos por él ya es máximo.

 

 

Bueno, y un montón de gente que está tirando el dinero contra su pantalla a ver si le dan ya la consola. Ayer salió la noticia de un juego exclusivo para Switch, Seasons of Heaven, sin apenas más información y acompañado de unas cuantas capturas. Parece que la campaña inicial de Nintendod e apenas revelar información se está mostrando muy efectiva.

Son muchos años ya jugando a esto y definitivamente, me parece absurdo comprar el primer día, el riesgo es enorme.

Aunque claro, hay excepciones.

 

¿Cuándo no te queda más remedio que tirar de bola de cristal y arriesgarte a comprar el primer día e incluso a reservar previamente?

 

Con las ediciones especiales, lo que es asombroso. Tienen unos precio descabellados, que parecen gritarte ¿Eres fan de verdad, adoras lo que hacemos, necesitas este juego por encima de todas las cosas y esta figurita hace que tus pupilas se dilaten y empieces a salivar? Danos tu primogénito y el riñón izquierdo y será tuyo.

 

 

Es tan espectacular que no he podido resistirme.

 

 

Pues, contra todo pronóstico, se agotan enseguida y en esto todos picamos o nos quedamos sin ella. En mi caso la edición de coleccionista de Syberia 3 pues los dos primeros me parecieron magistrales y es, sobre el papel, una edición preciosa.

 

 

Otra edición preciosa que, si no reservas, ya no la ves

 

 

El mismo caso para NiER Autómata, el primer NiER me gustó muchísimo y espero con enormes ganas el segundo que no solo tiene una edición de coleccionista preciosa sino que esta vez sale directamente subtitulado en castellano.

Estos dos puede que mejoren sus características técnicas con los meses pero lo que es seguro es que la edición de coleccionista se agota antes del día de salida y su precio se dispara en las webs de segunda mano, por lo que no hay solución.

 

 

Año y medio después y con la Pro en el mercado vale más que cuando la compré

 

 

La PS4 edición especial de Batman Arkham Knight, de segunda mano lo más barato que he encontrado está 70 € más caro que el precio al que la compré y nueva por debajo de 550 € no se encuentra, y esto teniendo en cuenta que ya está la PS4 PRO en el mercado.

Valorando pros y contras, creo que ser Early Adopter es un deporte de riesgo caro y sin apenas contraprestaciones reales. A día de hoy la paciencia, y no mucha, unos pocos meses a lo sumo, es la mejor aliada de aquél que quiere comprar un juego o un producto tecnológico.

Saludos fremen.