Spiderman. Lejos de casa

La segunda película de Spiderman dentro del Universo Cinematográfico Marvel hace que me sienta muy feliz de que Sony haya renunciado a hacer sus versiones anticuadas del personaje y hayan cedido sus derechos a Disney.

Ya sé que mucha gente odia a Disney. No tengo nada claro porqué. Quizá son muy jóvenes y no recuerdan cómo eran las películas de Star Wars, e incluso los juegos de Star Wars, antes de que Disney comprara Lucasfilms.  Esto da para otra entrada, solo mencionaré los midiclorianos y Jar Jar Binks en cuanto al cine y Kinect Star Wars en los videojuegos.

El caso es que en esa misma tesitura estaba Spiderman con una de las peores y más estúpidas películas de superhéroes de la historia, Amazing Spiderman 2. Como la recaudación de las dos películas de Marc Web recaudaron considerablemente menos que las de  Sam Raimi con el añadido de que las críticas fueron terribles, llegaron al acuerdo con Disney para hacer Spiderman Homecoming.

Dos años después, el cabeza araña regresa con su nueva versión y en medio han pasado muchas cosas, algunas muy duras.

Aviso, puede que haya pequeños spoilers. De hecho si no has visto Vengadores Endgame, mejor verla primero, es magistral y la propia peli de Spiderman es un spoiler gigante de la de los Vengadores.

Peter Parker y su clase van de viaje de estudios a Europa. Paralelamente unos elementales atacan distintos lugares, entre ellos un pueblo de México que es destruido (en realidad es Belchite, en Aragón), dónde van a investigar Nick Furia (Samuel L. Jackson, Pulp Fiction) y Maria Hill ( Cobie Smulders, Cómo conocí a vuestra madre)  y aparece un nuevo héroe, Mysterio (Jake Gyllenhaal, Prince of Persia, Las Arenas del tiempo), un héroe multidimensional que perdió su planeta luchando con esos elementales,  para contener la situación. Les contará que estos elementales están en la Tierra para arrasarla como hicieron con su planeta.

El hombre parece muy capaz y ante la falta de personal (los Vengadores no parecen estar disponibles) acaba reclutado. Como Spiderman que es el otro héroe disponible.

A todo esto, Tony Stark le ha dejado a Peter el acceso a todos sus sistemas pero lo mismo cometerá un pequeño error que dará un interesante giro a la trama.

Esta está muy bien contada, el personaje de Mysterio es fantástico, tiene muchísimo carisma y Gyllenhaal le da muchísima verosimilitud a su cambio de rol en la película.

Aunque todo el argumento es muy épico, no se olvidan de que es Spiderman y de hecho buena parte del motor de la historia es la tensión entre ser un adolescente al que le gusta una chica, MJ (Zendaya, K.C. Undercover) y quiere estar con sus amigos, y la responsabilidad de intentar salvar el planeta. Sigue teniendo su buena dosis de comedia adolescente con momentos realmente inspirados como el ataque del dron.

Los efectos son fastuosos, por fin veo una película de Spiderman en la que no echo de menos el mando de la Playstation porque finalmente las animaciones de Spiderman no parecen de un videojuego. Son muy convincentes y están magistralmente rodados.

Eso me recuerda que está dirigida por el mismo semidesconocido Jon Watts que hace un trabajo tan fantástico como en la primera.

En esta dejando aparte la épica, se trata la pérdida de un mentor, casi un padre, la confusión, como se pueden aprovechar de la bondad de Peter aunque sea muy inteligente y por supuesto lo de que un gran poder conlleva una gran responsabilidad, pero afortunadamente con hechos, no repitiéndolo como un mantra gastado.

Sigue resultando raro que Tía May sea sexy, pero siendo Marisa Tomei no podía ser de otra manera y además hace muy buena pareja con Happy (Jon Favreau, Iron Man).

Tom Holland (Z, La ciudad perdida), está fantástico y es un Spiderman genial y perfecto, para mi el mejor de todos, aunque me parece que no da para el papel de Uncharted, que es la próxima película que tiene por rodar. Pero com Spiderman  y como Peter Parker lo clava.

En cuanto a las equivalencias con los cómics, la historia es original si bien Mysterio mantiene el nombre de Quentin Beck aunque le han cambiado un poco el origen y ya no es simplemente un genio de los efectos especiales. La parte de comedia adolescente sin duda es influencia de Ultimate Spiderman del que incluso toma prestado al amigo de Miles Morales, Ganke, le da el nombre clásico de Ned Leeds y lo convierte en la relación de amigo que conoce el secreto que tienen Ganke y Miles Morales.

Este Nick Furia proviene directamente de The Ultimates, de Mark Millar y Bryan Hitch, porque el de Steranko, por ejemplo, era blanco y con una novia que era condesa.

Maria Hill sí es de la continuidad Marvel y llegó a ser directora de Shield.

La película sigue la fórmula Marvel pero es que es perfecta para Spiderman, pues él es la fórmula Marvel: drama, alivio comedia y épica. Vamos, lo que han sido los cómics de Ultimate Spiderman de Bendis y Mark Bagley y lo que eran los de Stan Lee y Steve Ditko.

No quisiera dejar de mencionar el precioso homenaje que le dedican a los creadores de Spiderman que fallecieron recientemente.

Creo que es la primera película sin el cameo de Stan Lee.

En cuanto a las escenas postcréditos, son magistrales, le dan la vuelta a la película y quien se vaya sin verlos creerá que ha visto una cosa y será muy distinta a quién se haya quedado a verlos.

Dos cliffhangers magistrales para una magnífica película de Spiderman.

Saludos fremen