El Reloj del Juicio Final, de Geoff Johns y Gary Frank

cubierta_reloj_juicio_final_ed_limitada_WEB

Soy muy contrario a tocar nada de Watchmen. Me parece el mejor cómic de superhéroes de la historia y sin duda alguna es mi favorito. Una obra maestra sin parangón que no necesita ser complementada o retocada. Sin embargo aquí tengo la Edición Especial Limitada de El Reloj del Juicio Final. ¿Cómo puede ser esto?

Antecedentes

Póster de la película. Muy floja para el guión que tenía de base

Si miramos atrás en el tiempo, en 2012 Dc Comics se cansó de mantener a Watchmen como la obra maestra que era, intocable y como fuente de prestigio pero con las reediciones como única producción de ingresos. El cómic había adquirido con el paso del tiempo un reconocimiento inmenso y, aunque se había hecho una mediocre película en 2009, dirigida por el no menos mediocre Zack Snyder, en los cómics no se había hecho nada con los personajes creados por Alan Moore y Dave Gibbons en 1986.

En medio de todo esto Alan Moore había renegado de DC (y también de Marvel pero por otros motivos) cuando incumplieron el compromiso de devolverle los derechos de autor.

Búho Nocturno fue una de las miniseries de Before Watchmen. Como todas, buenos autores, resultado mediocre

Como decía, DC en 2012 decidió sacarle más rentabilidad a esos personajes y creó Before Watchmen. Esta aberración se componía de varias miniseries que contaban historias anteriores a Watchmen con los personajes de este cómic. Autores de mucho prestigio y talento como como Darwyn Cooke, John M. Straczynski,  Jae Lee, Amanda Conner, Brian Azzarello, Eduardo Risso, Len Wein, Lee Bermejo, Steve Rude o Adam Hughes, entre otros, fueron los encargados de realizar todas estas miniseries. El resultado económico lo desconozco, pero el resultado artístico era terrible. O bien no se atrevían a cambiar nada porque el peso del original les atenazaba o bien contaban cosas que ya se habían contado en el cómic. Una pérdida de tiempo y talento de gente que hubieran hecho muchos mejores cómics propios en lugar de estar bajo la sombra omnipresente de Watchmen.

Secuela de Watchmen en HBO. Podría ser peor.

Después de esto, nada. Parecía que dejarían Watchmen en paz, pero el infame Damon Lindelof responsable del terrible final de perdidos y de la sobrevaloradísima The leftovers se hizo cargo de hacer una secuela de Watchmen para la HBO.

Después de que la serie tuviera bastante éxito, e incluso alguna nominación a los Emmy, la explotación del universo Watchmen era ya imparable. Sin embargo, parece que en DC tenían un plan: pasar Watchmen al universo de DC, o algo así.

Esto como concepto sonaba espantoso. Parecía que la idea de coger a Silk Spectre, Búho Nocturno, Rorschach y compañía y ponerlos a trabajar pegándose contra el Joker, Lex Luthor o Polilla Asesina, quién tocara esa semana.

Afortunadamente no fue así, sino que el proyecto cristalizó en una serie de doce números escrita por Geoff Johns y dibujada por Gary Frank .

El universo Dc y Watchmen. Mucho mejor de lo que parecía

Watchmen vs DC Universe

Geoff Johns es un magnífico guionista que, dejando aparte sus intervenciones en cine o televisión, sus cómics son de lo más interesante como demostró en sus largas etapas de Green Lantern o The Flash entre otras muchas. En cuanto a Gary Frank, es un magnífico dibujante y se hizo muy conocido por su etapa en Hulk con el gran Peter David y después por cómics como Kin o Midnight Nation.

Ya habíamos visto a grandes autores fracasar con los personajes del genio de Southampton pero aquí esto iba a cambiar. Me ha gustado del cómic que, por un lado tiene una historia sólida e interesante, con muy buenas ideas, y por otro es un homenaje a Watchmen y al cómic de superhéroes en general.

La historia parte de un tiempo después del final de Watchmen, cuando se descubre el contenido del diario de  Rorschach y Ozymandias es desenmascarado, su proyecto de unir al mundo fracasa y el mundo va al apocalipsis nuclear, sin un Doctor Manhattan que pueda resolverlo todo.

Ozymandias, el nuevo Rorschach y dos asesinos que tuvieron relación con Manhattan, Marioneta y El mimo, cruzan al universo DC buscando a este para intentar salvar su mundo.

Los actos de Firestorm dispararán la tensión

Este universo tampoco es que vaya muy allá. Ha surgido la teoría de los superhombres por la cuál se cree que no es casual que en USA estén cerca del 90 % de los seres con superpoderes, sino que el gobierno ha financiado su creación y que toda las historias de héroes y villanos son una tapadera para entrenar sus poderes, siendo todos, en realidad, parte del ejército. La teoría ha cuajado y la tensión es muy alta con los héroes desacreditados, los conflictos entre países y Black Adam en Khandaq creando un supuesto refugio para héroes. Pero del Doctor Manhattan nada.

A partir de aquí se va desarrollando la historia con un estilo que en parte imita, u homenajea, al de Watchmen, pero con el suficiente cambio e interés para que no haya comparación directa. Se siente que son los personajes de Watchmen pero no se siente una copia de Watchmen.

Superman y Dr. Manhattan frente a frente

La búsqueda de Manhattan, el propio Manhattan, sus cambios en el tiempo y los cambios que originan, las diferencias entre Manhattan y Superman o su enfrentamiento son buena parte del interés.

El reloj del Juicio Final es una obra que ha superado la timidez, la dependencia o el miedo a Watchmen para atreverse a contar una historia propia que va más allá pero sin dejar de ser respetuosa al máximo con esta. Un equilibrio muy difícil pero que creo que consigue salvar bastante bien.

Por otro lado, esos cambios en el tiempo también permiten ver distintas épocas que, aparte de su importancia en la historia, muestran los héroes de estas épocas, su influencia y cómo cambian las cosas en función de pequeñas variaciones.

Además, en una pirueta muy hábil todo esto trae un cambio en la figura de Superman a través de los tiempos y una justificación de los cambios que la editorial ha ido haciendo en las 8 décadas que lleva publicando.

El estilo de narración con nueve viñetas de Watchmen se mantiene

No he mencionado el dibujo, pero Gary Frank es un fantástico narrador y dibujante y su trabajo está a la altura de la historia, homenajeando en parte a Dave Gibbons y con un dibujo tan elegante como el de este. Poco más que añadir pues tenéis diversos ejemplos en esta entrada para haceros una idea propia del magnífico trabajo que ha hecho.

Uno de los extras

Cada uno de los capítulos termina con extras que muestran periódicos, revistas, o informes confidenciales de ese mundo y que complementan lo contado en el cómic.

El resultado es un muy buen cómic con un buen final. Es cierto que quizá sea más interesante el viaje que propone que el final del mismo pero, aún así, no tiene un mal final.

Ediciones en España

[foogallery id=»4314″]

Galería con las portadas y contraportadas de los dos slipcase

ECC ha sacado dos ediciones en tomo aparte de los 12 números que publicaron en grapa.

Un tomo en tapa dura con 456 páginas que incluye los doce números, los textos e imágenes que complementaban el cómic, más las portadas y portadas alternativas, además de una introducción para explicar qué es el reloj del juicio final y una breve descripción de los autores y su obra. Lo ha editado ECC por 42 €

Luego está la edición especial limitada en la que, por 60 €, tiene el mismo contenido pero el tomo viene en un estuche doble. En uno de los estuches reproduce troquelada media cara de Superman en la portada y media cara del Dr. Manhattan en la contraportada. El otro estuche tiene el reloj del juicio final al principio y la contraportada tiene el reloj al final ya tapado por la sangre.

No es un tomo barato pero está bien editado y el contenido merece mucho la pena. El slipcase de la edición limitada está muy bien pero hay que pensar si merece la pena la diferencia de precio ya que el contenido en sí no varía. Aparte de que está agotado y será difícil de encontrar.

En todo caso, he echado de menos una introducción de verdad, de Geoff Johns, por ejemplo o algún artículo más. Una de Alan Moore no habría sido publicable, estoy seguro, pero hubiera sido muy interesante.

En definitiva, un magnífico cómic que abre la puerta a que sigan explotando los personajes de Alan Moore y los banalicen pero eso ya será culpa de quiénes lo hagan. El cómic en sí lo he disfrutado mucho y lo recomiendo.

Saludos fremen.