Ready Player One

Portada española
IMPRESIONANTE
En menos de 500 páginas, el autor, Ernest Cline, ha conseguido crear un mundo futuro pero no mucho (2.045) en el que un videojuego online masivo multijugador con acceso através de realidad virtual lo cambia todo y se convierte en prácticamente en Internet y en la vía de escape de una realidad desoladora. Vía de escape que puede ser la fortuna para los jugadores pues el autor del juego, al morir, ha creado una gymkana basada en sus gustos de los años 80 en la que el ganador se llevará toda su inconmensurable fortuna.
Con este planteamiento Ernest Cline ha conseguido buenos personajes con los que asistir a una búsqueda apasionante pero que no para todo el mundo. Las disquisiiones implícitas sobre software libre y propietario, el poder de las multinacionales, el ecologismo y algunos temas profundos están muy bien integrados en la trama como parte del contexto y no como alegatos o discursos. Por tanto, el problema no es que la trama no sea interesante ni muy variada la búsqueda, con dificultades retadoras para los protagonistas y soluciones ingeniosas y creíbles, el posible problema es que el libro dejará a mucha gente con la impresión de que se han quedado en la superficie, de que no es muy accesible.
El problema que tiene para muchos lectores y el encanto que tiene para otros es el nivel de frikismo desmesurado del que hace gala sin rubor y sin concesiones. En el libro hay centenares de referencias explícitas básicas para la ambientación y la trama, así como en el propio libro, al leerlo, recuerdos de Starfighter, Exploradores, Tron, Neuromante  y decenas de películas, videojuegos y libros vienen a la cabeza al leerlo.
Así, la novela se ve trufada de multitud de anécdotas y recuerdos muy agradables (Blade Runner, Lady Halcón, Cazafantasmas, Indiana Jones, Matrix, Star Wars, Star Trek, Golden Axe, World of Warcraft, Commodore 64, Atari, Pacman, Q-Bert, The Joust, Adventure Quest, etc.) en cantidades inmensas.
Si te gustan los ochenta, versión americana, te apasionará, si no, puede que merezca la pena esperar a la película, que parece que se rodará en breve.
A mí sí me ha gustado mucho.
Saludos fremen.