El regreso de la cazadora

 

The last Metroid is in captivity Thegalaxy is at peace.

 

 

Con esas palabrascomienza uno de los mejores juegos de la época de 16 bits:Super Metroid, tercera parte (penúltima dentro de lacronología de la saga) de la serie iniciada en NES. Sudesarrollo fue supervisado por el creador de la saga, el legendario(y para muchos desconocido) Gunpei Yokoi, mientras que la direccióncorrió a cargo de Yoshio Sakamoto (director de todos losMetroid 2D salvo Metroid 2). En su momento el juego marcó unhito al ser el primer cartucho de 24 megas y marcó el caminoque seguirían las siguiente entregas de la saga y algunosCastlevania., es decir buscar de objetos que nos proporcionen nuevashabilidades para poder seguir avanzando en unos escenarios plagadosde zonas secretas, atajos y rutas alternativas.

 

 

La introducción es simplemente impresionante

 

 

El argumento nositúa poco después de los sucesos de la entrega deGameBoy, donde Samus acabó con todos los Metroids dejandoúnicamente con vida a una larva recién nacida que latoma por su madre. Samus decide dejar a la criatura en manos de ungrupo de investigadores para que sus habilidades puedan ser útilespara la humanidad, pero poco después la colonia espacial dondese encuentran es atacada por los piratas espaciales, quienes sellevan al metroid a su reconstruida base en Zebes, y una vez másSamus deberá entrar en acción.

 

Yo ya he estado aquí antes

 

 

Al poco de llegarZebes seremos testigos de la calidad gráfica del títuloy del abismo tecnológico existente entre este juego y laprimera parte al pasar por algunos escenarios del primer Metroid queseguro recordarán aquellos que lo jugaran. Sin embargo esto nodebe llevar a pensar que nos encontramos ante poco más que unremake del juego de NES, ya que la gran mayoría de las zonasque visitaremos serán completamente nuevas. Pero estadiferencia no solo se aplico a nivel gráfico, sino que ademáspermitió dotar a Samus de nuevas habilidades como el rayoenganche o la aceleración (las cuales, por primera y únicavez en la saga podemos activar y desactivar a placer) y darle unamayor movilidad dotándola de la capacidad para disparar endiagonal y hacia abajo e incluso hacer moonwalking (sí,como Michael Jackson).

 

 

 

Los enemigos también presentanimportantes mejoras, ya que han aumentado en número, tamañoy colorido. Destacan sobre todo los jefes, que en algunos casosllegan a ocupar toda la pantalla y antes los que seránecesario emplear, no solo nuestras armas, sino también loselementos que nos rodean. Por su parte los escenarios gozan de unagran belleza (destacar la zona donde aterrizamos, en la cual llueveconstantemente) y tamaño, y no serán pocas lasocasiones en las que nos perderemos. De hecho, quien escribe estaslíneas cree, a diferencia de la mayoría de la gente,que Super Metroid no es un título especialmente difícil,sino que es sumamente fácil quedarse atascado al no tener ideade adonde debemos ir, ya que, a diferencia de los Metroid posterioresno contamos con nada que nos indique cual es nuestro siguienteobjetivo.

 

Dejando a un ladoel aspecto gráfico, el apartado sonoro es soberbio. El juegodispone de una gran cantidad de efectos de sonido que van desde elgolpe que produce Samus al tocar el suelo a el rugido de un enemigo,pasando por el sonido del rayo recarga o de los misiles. Por primeravez Kenji Yamamoto se hizo cargo de la banda sonora de la saga (laborque ha realizado desde entonces), la cual permanece en un segundo laplano salvo contadas ocasiones. Mención especial al épicotema que suena durante el combate final.

Si existe algo quese le pueda reprochar al juego es su duración, defecto comúnen cada entrega de esta saga, y es que no costará muchoterminarlo en menos de 10 horas y eso contando que nos perdamos amenudo o un jefe se nos resista. De hecho, incluso es posibleterminarlo en menos de 3 horas, ante lo cual Samus nos recompensarámostrándose sin su armadura.

 

 

Photobucket
¡He dicho sin armadura, no sin ropa malpensados!

 

Al terminar eljuego, y como es habitual en la saga, aparecen en pantalla laspalabras See you next mission, sin embargo pasaban los añosy Samus se limitaba a hacer cameos en juegos como Super Mario RPG oKirby´s Dreamland 3 y participar en los dos primeros SuperSmash Bros. El tener que pasar de 2 a 3 dimensiones sin perder calidad era una tarea difícil, y la marcha de Nintendo de Yokoi y su posterior muerte no ayudaban mucho. La misión parecía que no llegaríanunca, pero llegó el 19 de noviembre de 2002, y sucedióun milagro. La cazadora había vuelto.