Análisis: Super Meat Boy

Ay, Super Meat Boy, me enamoraste desde la primera vez que te vi en aquel salón del cómic de Granada. En cuanto vi ese plataformas de scroll lateral tan jodido, con ese diseño, tuve que informarme mejor de él. Busqué un análisis en Meri (SÍ, EN MERI) para ver de qué iba, y le daba un 9.

BUUUUUUUH JAVI MERI ES MIERDA BUUUUUUUH bueno sí, pero el análisis no era malo y le daban un 9. Luego que busqué un pelín en Metacritic y digo "meh, lo compro" (por cierto, fue mi primer juego digital).

¿Me arrepiento de hacerlo? Ya os adelanto que no. Sigue leyendo para ver de qué va todo esto.

¿Es Super Meat Boy tan difícil como lo pintan? Sí, y no. Vas a morir miles de veces, te vas a desesperar y vas a lanzar el puto mando contra el suelo (no literalmente si no eres gilipollas, pero en fin). Pero es complicado. Lo bueno es que, aunque mueras mucho, la muerte no se castiga casi nada (a diferencia de plataformas clásicos como Megaman y compañía); por lo tanto, con constancia, cualquiera, y digo cualquiera, puede completar el juego al 106% como hizo un servidor. Da igual que nunca hayas jugado a un plataformas en tu puta vida, da igual que solo jugases aquella vez al Mario Bros 3 a finales de los 80 en casa de tu primo, o da igual que seas un curtido y te hayas pasado todos los Megaman, el Plok!, el Mario Bros 2 japonés y su reputísima madre, que el juego te lo vas a pasar. Creo, y solo CREO, que con Dark Souls pasa algo parecido: aunque sea difícil, aunque nunca hayas jugado a un Action RPG, si te pones, te lo pasas (corregidme si me equivoco, esto es de oídas, he jugado una hora a Dark Souls).

Ya que he hablado de Dark Souls, aunque no me guste mucho comparar, lo haré durante la próxima línea. Al igual que en el juego de From, en Super Meat Boy la jugabilidad es perfecta. Si mueres, amigo mío, es solo tu culpa. Y créeme, vas a morir, ve haciéndote a la idea. Pero, aunque te desesperes, aunque estés hasta la polla de ese salto, de esa sierra que te ha matado noventa veces, de ese misil que te alcanza siempre por un solo píxel, nunca notarás que el juego te putea. Como digo, la jugabilidad es inmejorable, con un botón saltas y con otro corres, y el mando responde a la perfección. Si mueres, haces respawn inmediato, y lo vuelves a intentar. Y vuelves a morir. Y lo vuelves a intentar. Y vuelves… y te desesperas, y te levantas del sofá, vas a beber agua, cagas y te lavas la cara, te sientas y sigues intentándolo. Porque el juego no te trata como un subnormal. El juego sabe que puedes. El juego confía en ti como jugador, pero es una zorra frígida y controladora: sabe que harás lo que sea, cualquier cosa para follártelo, porque te pone perraquísimo; pero, aunque tú también le gustes (mucho, además, quiere hacértelo hasta dejarte seco y tener veinte hijos contigo) le gusta hacerse el interesante. Ahora te hablo, ahora no. Ahora te respondo al What’s App, ahora no. Ahora subo fotos a instagram con mi amigo musculoso, y luego, después de que me digas quinientos piropos y me lleves de compras con tu tarjeta de crédito, follamos. Y rescatas a Bandage Girl. Y el orgasmo es brutal, sobre todo si has cogido una tirita. Vamos, que es una zorra a veces y una estrecha otras, en el sentido machista y patriarcal de las palabras.

Siguiendo con la jugabilidad (¿he dicho ya que es absolutamente perfecta?), no solo podemos controlar a Meat Boy. Conforme conseguimos tiritas (los coleccionables por antonomasia del juego), vamos desbloqueando personajes. También desbloquearemos quecos nuevos en algunas Warp Zones. Bien, no diré qué personajes desbloqueas por los spoilers, pero sí diré que cada uno tiene su propia habilidad única, lo cual es muy grande y da mucha variedad (a veces misiones imposibles con Meat Boy son muy fáciles con… digamos… El Chico). Luego están las Warp Zones, las Zonas de Distorsión. Para acceder a ellas, debemos encontrar un agujero negro oculto en algunos niveles, que nos llevará a estas fantásticas zonas. Fantásticas zonas también llamadas su puta madre en sidecar.

-Warp Zone con estética de Game Boy y, si la jugamos, veremos referencia a Super Mario Land incluida.

Porque amigos, en estas Warp Zones, salvo excepciones, normalmente tenemos que completar 3 fases con 3 vidas cada una (una vez completada la fase, se resetean las vidas). Y os recuerdo que normalmente tenemos vidas infinitas, así que PREPARE YOUR ANUS. Eso sí, estas fases, aparte de tener una estética retro que ay omá, suelen ser más facilitas, así que tranquilo, que te lo pasas. Tú sigue intentándolo. Lo conseguirás.

Luego está el llamado Dark World. Veréis, en cada fase hay un tiempo establecido que debemos superar si queremos sacar matrícula (vamos, que no solo se corra, sino que salpique toda la puta cama y parte de la pared). Si lo superamos, desbloqueamos esa fase en el Mundo Oscuro, que es una especie de versión remasterizada y sin cernsura más jodida aún si cabe. Y aquí también puedes conseguir matrícula, aunque no sé si es necesario para el 106%. No lo sé porque yo me encabezoné en ir sacando las matrículas cada vez que me pasaba una fase, porque soy un badass. Creo que si te sacas la matrícula en el Dark World, ya es como un Super Orgasmo Turbo Remix HD Remastered: The New Challengers: Director’s Cut with No Items, Fox Only and Final Destination but Within Meleefags in the Middle of the Night With Over 9000 of Girls Sucking Your Dick and Another 9000 Fucking You, Don’t Sure How. Por lo menos.

Casi se me olvida que, por si esto fuese poco, luego tenemos niveles de Teh Internet (así se llaman), en los que necesitamos conexión a la red pero NO Suscripción Gold. Son como 140-160 niveles gratis extra, que no contribuyen al porcentaje ni a los logros, por la puta cara.

En cuanto música y gráficos, sobresaliente en ambos aspectos. Buenos sprites, buena animación, y todo eso de lo que no tengo ni puta idea. Nada que objetar. Dejo la OST del juego entera, una OST que pega muy mucho con el juego, que juega con tu alma y te desespera más si cabe.

 

 

Pero no todo es color de rosa. Las sierras se repiten mucho. Hay buena variedad de enemigos, pero las sierras acaban siendo un motivo de muerte demasiado recurrente. Además, el juego… emm… este… pues está lo de las sierras, y… bueno, la historia es simple, como la de un plataformas clásico (MEAT BOY RESCUE THE FUCKING GIRL), pero eso no es necesariamente malo, así pasas directamente a la acción sin cinemáticas apenas (y las que hay, son graciosas y muy buenas) ni otras kojimadas varias. ¡Uy, perdonad! ¡Que este párrafo lo iba a dedicar a lo negativo del juego! ¿Por qué será que he acabado hablando de algo bueno?

En fin, que lo compréis en Steam en las próximas rebajas que la última vez lo vi a menos de tres míseros euros. Ah, y a los que están que no puto cagan con Dark Souls, no me miréis por encima del hombro hasta que no completéis este juego al 106%, por favor. Gracias, vuestro butthurt es lo que nos hace grandes.

LO MEJOR:

-Jugabilidad perfecta.-Juego complicado, desesperante, pero de algún modo, asequible y divertido como el solo.-Buena música y gráficos, historia y cinemáticas.-Pasarse el Dark World del Cotton Alley es lo más duro que he hecho en mi vida videojueguil, y eso que el mundo se llama El Callejón del Algodón.-Gran variedad de personajes por desbloquear, y gran variedad de enemigos, aunque…

 

LO PEOR:

-…las sierras quizá son demasiado recurrentes. Y ya está, lo único malo que recuerdo. 

 

NOTA: 10/10 WOULD FUCK, WOULD COMPLETE 106% AGAIN AND EVEN WOULD TRY A FUCKING SPEEDRUN. SHINJI COMPRA EL PUTO JUEGO.