Super Mario y el Rondo alla Turca. Andrea Vadrucci a la batería.

 ¡Saludos!

Algunos conocéis mi afición por la percusión y en especial la batería. Hoy tengo el placer de presentaros lo que hace dos semanas fue un gran descubrimiento para mí: Andrea Vadrucci (Vadrum)

Sin más, una pequeña presentación de uno de sus más recientes vídeos. Después os hablaré un poco más de él.

Con todos ustedes, el señor Andrea Vadrucci y su Rondo alla Turca:

Aún me quedo con la boca abierta cuando lo veo una y otra vez.
Para los que no estéis familiarizados con este intrumento os diré que la técnica, la coordinación y el control del tiempo que se necesita para llegar a ese nivel es de absoluto genio. Con 26 años de edad, es simplemente impresionante.
Veamos un poco más. Esta vez es el turno de Super Mario:
– –
Para terminar, un popurrí de los tonos de móvil de toda la vida, adaptados por este prodigio a la batería.
¿Quién no se acuerda de los famosos tonos de los Nokia ladrilleros?
 –
 –
Impresionante, ¿verdad? Sus caras también xD.
Actualmente, Andrea Vadrucci vive en Hollywood, donde sigue perfeccionando aún más su técnica en la famosa "Musicians Institute". Desde que ganara en 2008 el concurso "Drummer of Tomorrow" es artista oficial de la prestigiosa cadena de baterías Mapex, así como de el gigante alemán de los cimbales y platos Meinl.
 
Aquí tenéis un enlace a su página web. Vadrum.
– 
¡Un saludo y espero que lo hayáis disfrutado!
 
Baalard, Relatos de Suburbia.

Pedofilia y Pederastia. Culturízate para la lucha.

 ADVERTENCIA

Esta entrada contiene palabras, datos e información que pueden herir sensibilidades.

"La atracción erótica que algunos pedófilos/pederastas sienten por los niños no se traduce necesariamente en actos sexuales completos.
El pederasta puede limitarse a desnudar al niño y a mirarlo, a exhibirse, a masturbarse en su presencia, a tocarlo con delicadeza y a acariciarlo.
Puede convencer al niño para que a su vez lo toque y así sucesivamente."

 

     Antes de comenzar, os confesaré algo:

Me siento realmente incomodo realizando esta entrada, pero me considero una persona de mente fuerte y los datos que he podido leer los he asumido como información necesaria e importante evitando entrar en lo personal. Lo que sea por apoyar de alguna forma la lucha contra estas prácticas que, desgraciadamente, son más abundantes de lo que podemos imaginar.

Aún así, pido disculpas si en algún momento cedo y uso alguna palabra inapropiada de caracter subjetivo.   

Sin más, comencemos por el principio.
Espero de todo corazón que no disfrutéis esta entrada.

 

Pedofilia. Pederastia.

Diferencias dentro de la aberración.

 

    Resulta común confundir los términos "pedófilo" con "pederasta". Es importante saber que, a pesar de que ambas palabras conllevan una actividad inmoral y deprabada, existe una diferencia muy importante entre ellas. En lo que a semántica se refiere, ambas palabras vienen a significar lo mismo, pero las diferencias están ahí. 

– 

    En la mayoría de los casos, el pedófilo nunca llega abusar de menores, quedándose en los límites que su imaginación le impone. Esta persona, por no usar otro término, disfruta imaginando y viéndo todo tipo de imágenes y vídeos por internet, fuente inagotable para sus deleites, así como "comerciando" con dichos datos. De alguna forma, no se siente capaz de llevarla a cabo por sí mismo.

    "El origen de esta tendencia anómala puede estar relacionado con el aprendizaje de actitudes extremas negativas hacia la sexualidad o con el abuso sexual sufrido en la infancia, así como con sentimientos de inferioridad o con la incapacidad para establecer relaciones sociales y heterosexuales normales."

¿Esto le exime de alguna manera? Desgraciadamente, en lo legal sí. En lo moral sigue siendo asqueroso y depravado.

    El pederasta, por otro lado, no ha podido ignorar sus más profundos impulsos y ha llevado a cabo la práctia física del abuso del menor.

    "Un tipo de parafilia que consiste en la excitación o el placer sexual derivados principalmente de actividades repetidas o exclusivas con menores prepúberes."

Es decir, esta persona, normalmente de género másculino y a la que nunca relacionaríamos con estas actividades, traspasa los límites de su imaginación y actúa. Mira, toca, obliga, viola al niño/niña (en la mayoría de casos niña) y no siente culpa por ello. Es más, lo ve como algo normal.

    Ambos casos son considerados "delito" en el sistema legal actual de la mayoría de países desarrollados, aunque las penas y se basan en el tipo de actividad realizada, circustancias mentales del agresor en el caso de los pederastas, actitud por parte de la víctima, etc. 

– 

En lo personal, porque al final no puedo evitar opinar, lo que más me perturba de estas parafilias (amor por…) es lo siguiente:

El pedófilo, como es de esperar, no considera que su actitud sea inmoral o inapropiada. Por lo tanto, es incapaz de sentir culpa o remordimiento y, si le preguntan, se defenderá diciendo que el menor en cuestión le sedujo o que hizo lo que hizo como "clase de sexología". La mente humana puede llegar a ser muy retorcida.  

Si por algún casual frecuentas estas prácticas y estás manchando este blog con tu persencia ten claro que necesitas ayuda médica y psicológica.

 

 

Algunos datos que posiblemente desconocías.

– 

* ¿Sabias que exiten asociaciones que defienden esta práctica? Sí, impensable, ¿no?

* ¿Sabías que cerca de un 80% de los agresores pertenecen al ámbito familiar-cercano de la víctima?

* ¿Sabías que, en muchos casos, los agresores han sido víctimas en su infancia? Piensa en ello, piensa en el daño que puede llegar a hacer.

* ¿Sabías que uno de los "placeres" que el agresor alcanza es sentirse superior y dominante? Algo que en un adulto no podría conseguir. ¿Qué tal tu estómago?

* ¿Sabías que es una patología/enfermedad incurable y que necesita de un tratamiento constante?

* ¿Sabías que en ciertos países el agresor condenado debe llamar puerta por puerta cada vez que cambie de vivienda y advertir a los vecinos que esta "enfermo"? ¿Qué harías si alguien llama a tu puerta y te dice que tus hijos le atraen?

– 

Ahora ya lo sabes.

Infórmate y participa. Únete a nosotros para que el golpe que reciban estos enfermos sea más contundente incluso que el año pasado.

Di NO a la pornografía infantil.

Por mi parte, la imagen que acompañó a la campaña del año pasado continúa en los bloques laterales de este blog. Como bien dice ahí, la imagen desaparecerá cuando lo haga todo lo demás en este pequeño espacio. 

Para más información visita:

* Iniciativa contra el abuso del menor.

El Bosque Dormirdo, blog de Shaiyia, creadora de este movimiento en Gamefilia, donde podrás acceder al resto de entradas participantes.

* Wikipedia. Pedófilo y Pederasta.

Definiciones extensas de pedófilo y pederasta, donde podrás conocer que tipo de leyes tratan esta patología/enfermedad y cuales son las penas por llevarlas a cabo. También encontrarás los brutales efectos que estas prácticas conllevan en las víctimas. –

Para terminar.

    –

    Para concluir esta entrada os traigo fragmentos de la letra de una canción que trata este tema. Una idea que ya han usado RikkuInTheMiddle y el Duende, y que me parece de lo más correcta.

– 

El Cuarto Oscuro. 
          Skunk D.F.

Enormes manos
Ya están en mí.

Todo es oscuro,
Me quiero ir.

Él me sujeta,
me aprieta más.

"No te preocupes,
esto es normal"

Después de tantos años,
no lo pude superar.

"Vente conmigo a dormir"
Susurra.

Gracias, papaíto,
por tu herencia.

Destrozaste mi inocencia.

Los psiquiatras y calmantes
no consiguen arrancarte de mi cabeza.

Me has creado un trauma IRREVERSIBLE.


 

Recuerda:

Di NO.

Baalard, Relatos de Suburbia.

Fomalhaut. El Fin de la Vida. [Relato dedicado a Shaiyia]

– 
 

 

 

     Incluso a aquella distancia, cuando recorrerla llevaría tanto tiempo que nacerían y morirían mil civilizaciones, la luz que desprendía el astro era de una potencia devastadora.

     Fomalhaut.

     Eilon Sagitar, comandante del Drakkar y Señor de la Guerra de Tierra, bendecido por los dioses, permanecía de pie, apoyado con ambas manos sobre la cúpula de la cámara de observación. Frente a él, el abismo del espacio se alzaba descomunal.
De un tamaño de miles de años luz de distancia, una nube carmesí de gases y polvo rodeaba Fomalhaut y era atravesada por sus letales y deslumbrantes rayos rojizos, cuyas temperaturas alcanzaban lo inimaginable.

Aquel tipo de luz, un rojo similar a la sangre, extinguía la vida allí donde alumbraba. Un espectáculo precioso.

El Drakkar, una pequeña nave de combate de un kilómetro de longtiud, flotaba casi en letargo, sujeta a una rotación apenas perceptible. En aquel confín de los dominios de la Humanidad, su tarea era sencilla: Servir de ojos, servir de lengua, y mandar un único y vital mensaje en caso de avistar algo que pusiera en peligro a Tierra y a la civilización conocida como humana.

Sagitar observó una vez más la inmensidad que se desplegaba ante él, viéndose forzado a entrecerrar los ojos por la intensidad de la luz que emanaba del astro. El borde imaginario que llevaba vigilando más de una decada era un punto crítico. Una extensión gargantuesca que había sido catalogada como posible punto de acceso para el enemigo de la humanidad. 

Durante todo este tiempo, observando la Nada, Sagitar había comprendido algo. Una verdad inamobible. 
La vida tocaría a su fin. Allí y no en otro lugar.

 

***

   

    Finalmente llegaron. El Fin de la Vida.
El espacio se abrió, se contrajo y después se expandió densamente. Miles de naves oscuras se materializaron al instante tras un velo de brillante y cegadora luz blanquecina. Devoradores de mundos, destructores de civilizaciones con un único objetivo en mente. Tierra y todo su dominio.

El volumen aumentó en millones de toneladas, la masa del espacio se desplazó y el Drakkar aulló quejumbroso por el efecto de la presión. Todos y cada uno de los átomos de su estructura se contrajeron y deformaron. Dentro de la nave, el acero y el titanio chirriaron y retumbaron por todos los accesos, pasillos y habitáculos, como un canto de ballena que muere y desaparece poco a poco.

Y allí comenzó. En sólo unos segundos, la nave de asalto enemiga surgió como una letal sombra y se acopló violentamente al lateral del Drakkar. El impacto inició un movimiento de desplazamiento brutal y las dos naves comenzaron a rotar violentamente sumergidas en un baile mortal e imparable. Detonaciones fugaces en diferentes partes de la nave surgían cada segundo, apagadas instantes después ante la asuencia de oxigeno del abismo espacial que los envolvía.

 

    Las alarmas del Drakkar comenzaron a sonar por todas partes. En todas las cubiertas, bañadas ahora por luces ambarinas giratorias, hombres y mujeres corrieron, primero confusos, después más decididos. Tras todos aquellos meses de espera, había llegado la hora.

-Informe.

En el puente de mando, Sagitar permanecía pensativo, sentado en su trono de basalto negro con ambas manos entrecruzadas junto al rostro. Vestía una imponente armadura de combate negra. A su lado descansaba en silencio la hoja rúnica, espada de energía que le había sido otorgada medio siglo antes, durante su nombramiento como comandante del Drakkar.

Frente a él habían dos figuras. Una mujer de cabellos rojizos, la mayor Aldhana y segunda al mando del Drakkar, y un hombre, Hiperión, primer oficial y jefe de comunicaciones.

Aldhana habló primero y su rostro se mostró tenso. Permanecía con una rodilla en el suelo y la mirada clavada en las placas metálicas que recubrían la sala. Un olor a incienso dulce y empalagoso inundaba la estancia y se introducía furtivamente en los pulmones.

Aún no han entrado, pero es cuestión de minutos. He organizado un pequeño "comité de bienvenida" en la cubierta de acceso en la que su nave se ha acoplado. Les estamos esperando. He creido oportuno concentrar toda la fuerza operativa en ese punto ya que es la única entrada de la que disponen.
Has obrado bien.-la voz de sagitar era grave, imponente. –Hiperión, ¿qué hay de las comunicaciones? ¿Hemos informado a la flota de Tierra ya?

Al contrario que Aldhana, Hiperión permanecía de pie y miraba a Sagitar directamente a los ojos.

No, mi señor. El impacto de la nave enemiga ha sido crítico. El choque inicial y la violenta rotación a la que nos hemos visto sometidos han destruido todos los sistemas exteriores, las balizas de posicionamiento y, bueno… -carraspeó.- También todas nuestras posibilidades de transmitir de forma normal.
Eso nos deja una sóla opción.
Sí. Debo llegar al sistema de comunicaciones e introducir las claves para transmitir manualmente. Como medida extrema de seguridad, los códigos de encriptación para la transmisión de mensajes directos al centro neurálgico de la flota de Tierra residen en mi impronta genética. Si todo falla, tengo que hacerlo en persona.
Exacto. Aldhana te escoltará y enviaréis el mensaje.
-Sí, mi señor. ¿Y después?

Se produjo un pequeño silencio. La estructura de la nave murmuraba. Se moría a cada segundo que pasaba.

No hay después.-susurró finalmente Sagitar. -No en este rincón del Universo. Iréis al núcleo y haréis estallar el Drakkar. Nos los llevaremos con nosotros, a todos.

Aldhana parpadeó. Analizó cada una de las palabras lentamente. Aún mantenía la vista en el suelo. No había sombra de duda en aquella afirmación. Si los dioses lo disponían, así debía ser.

-¿Qué?-gritó Hiperión. -¡Debe de haber otra opción! Nos libraremos de la nave enemiga y pondremos rumbo a la próxima estación de la flota. ¡Resistiremos el asalto!

-No, Hiperión. No lo resistiremos.-señaló Sagitar, impasible. –Sabes perfectamente que esta nave contiene demasiada información como para ser tomada por el enemigo. Coordenadas y datos de vital importancia que acabarían definitivamente con nuestra raza si llegasen a manos de aquellos que buscan eliminarnos. Hay que destruirla antes de que la tomen.

Hiperión guardó silencio durante unos segundos intentando asimilar lo que estaba apunto de suceder. El Fin de la Vida. El puente de mando era un hervidero de actividad frenética. Gritos, órdenes.

Ahora marchad. -concluyó Sagitar mientras se alzaba del trono. –Yo mismo encabezaré la batalla en el hangar de acceso y os daremos tiempo para transmitir y llegar al núcleo. Tierra depende de vosotros dos.

 

    Corrieron por los conductos del Drakkar mientras la alarma resonaba por cada uno de los rincones del incursor. Al llegar al sistema de evacuación, junto a los sistemas de comunicaciones, Hiperión se detuvo pensativo frente a una de las compuertas de acceso a las cápsulas de salvamento. Las luces giratorias situadas en los paneles superiores le daban un aspecto sombrío, mostrándo su rostro durante un instante y ocultándolo de nuevo al siguiente.

Aldhana, esto no tiene sentido. Tenemos que dejar la nave ya.
-¿Cómo?
-dijo Aldhana tras darse la vuelta.- ¡Vamos! !Tienes que contactar con la flota!.-lo agarró por el brazo y tiró con fuerza.

Aldhana… Hiperión la observó en silencio.
Como todo lo demás durante aquellos años, siempre en silencio.

Sus cabellos rojos como la sangre recién derramada se perdían bajo la armadura de combate, aquella segunda piel, la cual no conseguía ocultar la deseable figura que había bajo ella. De alguna forma, el color carmesí de su cabello le recordó a Fomalhaut, bello y letal. Hiperión se tomó unos segundos más y repasó cada milímietro de su cuerpo. En silencio. Como todo lo demás.

Desenfundó rápidamente su pistola automática y apuntó directamente a la cabeza de la mayor.

-¿Qué estás haciendo? -ella observó incrédula, esbozando una sonrisa desesperada. Aquello no podía estar ocurriendo.
Apártate.-espetó él. –Sabes que no quiero hacerlo, pero lo haré.
-¿Me vas a disparar? ¿Es eso lo que vas a hacer, Hiperión?.-
Aldhana alzó los brazos lentamente, sin apartar la vista del oficial.

Desechó la idea de usar su arma, no le daría tiempo. Lo intentaría de otra forma.

-¿Así es como me vas a demostrar lo que sientes por mí? continuó ella.
-Yo… Yo no…

Hiperión suspiró. Era imposible negarlo. La había amado en silencio tanto como su cuerpo y su mente se lo habían permitido. Siempre en silencio.

Aldhana.-continuó –No tiene porque ser así. Huyamos juntos. –por un segundo, Hiperión la miró con aquellos ojos con los que siempre la había mirado.
-¿Huir? -el rostro de Aldhana se transformó poco a poco en la más pura representación de la incredulidad. También había asco.
Tú y yo. Daremos parte a la flota y diremos que no pudimos hacer nada más. ¡Que no tuvimos otra opción!
Sí que la tenemos, sabes cual es. Vamos a avisar a la flota y después lucharemos hasta el último aliento. Por Sagitar, por Tierra. –su tono de voz se transformó poco a poco. Ahora parecía amenazante. -La sala de comunicaciones esta ahí, a unos pasos. Sólo tú tienes los códigos del cifrado. Sólo tú. Baja el arma ahora, Hiperión, y consideraré el olvidar lo que estás haciendo.

Hiperión pareció dudar. Clavó sus ojos grisáceos en los de ella. Comenzó a bajar lentamente el arma hasta situarla a la altura de la cadera. Aldhana se relajó y bajó los brazos al tiempo que una terrible explosión retumbó por las paredes, lejos, en algún lugar del Drakkar. Las luces parpadearon erráticas y se volvieron a estabilizar.

-Me alegro de que hayas entrado en razón… Continuémos. La sala de comunicaciones está sólo a unos pasos
-Sí… Lo siento. Vamos. –
alcanzó a decir el oficial.

Cuando la mayor se giró para seguir, Hiperión avanzó dos zancadas y la golpeó con fuerza en la cabeza usando la culata de su pistola. Aldhana cayó como un saco y quedó inmovil mientras un pequeño charco de sangre espesa se comenzó a formar junto a su cabeza. Las luces volvieron a parpadear.

Hiperión, con gesto impasible, enfundó el arma e introdujo el código de activación para la cápsula de salvamento.

Lo he intentado. Los dioses saben que lo he intentado.-dijo en un susurro.

La compuerta se abrió lentamente acompañada de un pequeño zumbido. Aldhana comenzó a recuperar el sentido. Estaba aturdida, desorientada, y sintió un sabor metálico que le inundó las fosas nasales y la boca. Contuvo un vómito mientras un líquido cálido comenzaba a bañarle gran parte del rostro.

Cuando pudo ponerse en pié, tambaleándose, entre ella e Hiperión había una compuerta totalmente sellada. La cápsula de salvamento se separó lentamente del resto del Drakkar y en su interior Hiperión la miraba con ambas manos apoyadas en ojo de buey del esquife. En aquellos ojos ya no había nada. Absolutamente nada.

-¡No!-gritó Aldhanna mientras golpeaba frenéticamente la compuerta y el descomunal cristal que la separa del abismo espacial. -¡Maldito seas! ¡Cobarde! -sus últimas palabras se perdieron entre el llanto.

 

    Suspendido en el espacio, Hiperión la observó mientras ella luchaba inutilmente contra el cristal, bañada en lágrimas y de rodillas. Apagó el comunicador y dejó de oír su preciosa voz. Ya era tarde, no era posible reprogramar el rumbo y la había abandonado. Frente a él, el Drakkar se alejó lentamente, girando en suspensión. Una descomunal nave oscura se agarraba a su lateral, como un parásito letal que desgarra y destruye lentamente al adherirse a su presa. Sólo unos minutos después se dio cuenta de lo que había hecho.

 

    Aldhana permaneció en el suelo durante unos minutos, mientras la sirena de alarma continuaba sonando y su estridente chillido se derramaba por todos los recovecos de la nave. Las sienes le palpitaban con violencia. Se secó los ojos y abrió el comunicador.

Sagitar, aquí Aldhana.-alcanzó a decir. –Me dirijo al núcleo.

 

***

 

    Sagitar avanzó a duras penas bajo el fuego enemigo. Guió a cien hombres y mujeres hacia la cubierta de acoplamiento con la intención de ofrecer algo de resistencia y así ganar un más que valioso tiempo. Con algo de suerte, Hiperión y Aldhana ya habrían informado a la flota.

El pasillo de acceso a la plataforma se estremeció cuando dos haces de plasma cruzaron la estancia y volatirizaron a uno de los hombres de Sagitar, cuyo rostro y armadura quedaron cubiertos por la sangre pulverizada.

Unas oscuras figuras se movían al otro lado del pasillo, gritando en aquella gutural lengua. El fuego de plasma era incesante. Sagitar disparó varias veces su rifle y avanzó unos metros más. Cuando ya no hubo más espacio las armas de fuego dejaron de rugir y sólo hubo lugar para el acero.

Decenas de diminutas manchas carmesí inpregnaban su armadura. Sagitar avanzó con decisión y activó la hoja rúnica, jadeando. La luz azulada que emanaba la espada iluminó el pasillo y el aire comenzó a cargarse de ozono.

El primer enemigo se dobló sobre sí mismo y quedó atrás, dividido en dos sin tiempo para tan siquiera aullar. El calor helado que emanaba la hoja rúnica volvió a actuar y separó en dos el torso de un segundo atacante. El ruido era ensordecedor. Una granada estalló muy próxima a él.

De repente el comunicador crepitó.

Sagitar. Aquí Aldhana. Me dirijo al núcleo…-la voz parecía distante.
-¿Dónde está Hiperión? -gritó él mientras disparaba a ciegas.
Ha muerto. Una explosión exterior. -mintió Aldhana.
-¿Qué hay de la transmisión?
-Negativo. -fue la única respuesta.

Sagitar, elegido por los dioses, comprendió. No habían conseguido avisar a la flota, pero no permitiría que el enemigo se apoderara de su Drakkar y de toda la información que este contenía.

-¡Nos reuniremos en el núcleo! ¡Corto! -gritó el comandante.

Frente a él, en el hangar de embarque, las bramidos de sus enemigos se hicieron más audibles. Habían irrumpido en el habitáculo tras destruir la efímera defensa que Sagitar y sus hombres habían intentado mantener. Se abrieron paso arrasando y devastando, figuras negras atabiadas con armaduras del color de la noche que se derramaron por el hangar vomitados desde el agujero de la escotilla de conexión. Una andanada de proyectiles derribó a los primeros, pero decenas de guerreros pasaron por encima de los caídos y consiguieron desplegarse, disparando y maldiciendo por los primeros metros del pasillo.

-¡Retroceded! -aulló el Señor de la Guerra a sus hombres y mujeres -¡Ceded terreno! ¡Nos movemos al núcleo!

Los pocos guardias que aún quedaban con vida se replegaron bajo una lluvia de disparos y haces brillantes. Sala por sala, escotilla por escotilla, uno a uno fueron cayendo derribados por el fuego de plasma y las explosiones de fragmentación enemigas. La nave agonizaba. Se retorcía y aullaba.

 

    Finalmente, la mayor y el comandante, acompañado por apenas una decena de guardias agotados y cubiertos de suciedad y sangre, se encontraron en una bifurcación cercana al núcleo. Apenas hubo tiempo para intercambiar palabras.

Aldhana disparó su arma mientras retrocedía. El proyectil impactó en el pecho de una de las sombras y esta se perdió entre la marabunta que se acercaba rugiente por los pasillos que momentos antes habían dejado atrás. Disparó de nuevo y decapitó al más cercano. Volvió a abrir fuego y otra sombra se dobló y cayó al suelo.

Cedieron más espacio y alcanzaron una sala amplia bañada por una débil luz azulada. Las lámparas parpadeaban frenéticas, moribundas. Las paredes metálicas devolvían el eco de los disparos a un volumen diez veces mayor. Unas tuberías que recorrían el techo estallaron y lo llenaron todo de aire gélido. Las alarmas gritaban.

En el centro de la sala, un pequeño cajón del que surgían decenas de cables y conductos irradiaba una lacerante luz azul.

-¡Ahí está! ¡Debes destruirlo! -bramó Sagitar disparando su arma hacia la masa de sombras borrosas. Ya entraban en el pasillo de acceso. Ya estaban ahí.

Aldhana le devolvió una última mirada a Sagitar, que ya avanzaba hacia el enemigo. Se dio la vuelta y corrió varios metros entre ráfagas y haces luminosos. Los últimos hombres y mujeres de la Drakkar morían. A su alrededor todo eran gritos, calor y partículas de polvo, sangre y hierro.

Una ráfaga enemiga perforó la pierna de la mayor y ésta se vio de bruces en el suelo sin apenas tiempo de gritar. Alguien corrió a asistirla y fue recibido con una nube de proyectíles que le dejaron sin rostro y parte del torso. El resto del cuerpo cayó lentamente, como si se resistiese a morir.

Aldhana tosió y luchó por incorporarse. El pequeño núcleo estaba tan sólo a unos metros frente a ella, brillando con un azul intenso y emitiendo un ligero murmullo estático. No sentía la pierna derecha y estaba apunto de entrar en shock. Anduvo durante unos segundos, sin apartar la vista de su objetivo.

Un proyectil más le perforó la cadera y profirió un grito que quedó ahogado por el feroz combate que se estaba librando tras ella. Fugaces destellos blanquecinos pasaban sobre su maltrecho cuerpo y el olor a hierro fundido, carne quemada y ozono caliente hacían el aire irrespirable.

El dolor intenso que su cerebro se empeñaba en transmitirle se fue apagando y pronto se sintió adormilada, cansada. Su campo de visión comenzó a oscurecer. Avanzó un metro más, sujetándose en las pequeñas aberturas de suelo metálico, sin saber si lo que le resbalaba por las mejillas era su propia sangre o las lágrimas surgidas a raiz del dolor que la estaba consumiendo momentos antes.

Alzó la mano y alcanzó el pequeño panel numérico junto al núcleo.

 

    Un grito, más disparos. Una explosión de fragmentaicón.
El arma de Sagitar emitió un chasquido quejumbroso indicando que el cargador había llegado a su fin. La lanzó a un lado y activó una vez más su hoja rúnica mientas profería un grito que retumbó en los paneles metálicos del pasillo de acceso al núcleo. Se dispuso a lanzarse hacia delante, blandiendo la antigua arma en dirección a las sombras que ya estaban a su lado. Dudaba que quedara alguien para avanzar con él.

En apenas un instante un haz de plasma desintegró su brazo y pulverizó el arma con un sonido eléctrico.
Sagitar se tambaleo con gesto confuso y comletamente cubierto de sangre.

Parpadeó y su respiración se hizo más pesada. La luz de Fomalhaut lo bañaba todo y no le permitía ver.

Levantó la vista y alzó su único brazo para sujetar con fuerza por la garganta al enemigo más próximo, el cual empezó a boquear como un pez moribundo, desesperado por aflojar la presa que se cernía sobre su cuello.

Sagitar apretó con fuerza y la energía cinética de su armadura de combate hizo el resto. El cuello del atacante se partió como una pequeña rama, profiriendo un crujido seco. Un segundo después, una segunda sombra consigió alcanzarle y atravesarle el muslo con algo punzante y caliente. Después otra vez, y otra vez más.

El disparo vino de algún lugar al fondo del pasillo. Le dió de lleno en el pecho y finalmente Sagitar cayó despacio, primero una rodilla, después otra. Cuando su cuerpo mutilado dio con el suelo, su rostro quedó de cara a una pequeña y maltrecha figura a unos metros de él, junto al núcleo.
Aldhana parecía no moverse.

El Señor de la Guerra cerró los ojos y dejó de sentir.

 

    Aldhana tecleó lentamente la clave de apertura. Los gritos de aquellas aberraciones estaban cada vez más próximos, tanto que parecían estar sobre ella. Un chasquido de energía anunció que el núcleo estaba desprotegido de su carcasa de titanio.

Desenfundó lentamente su arma corta y apuntó con cuidado a la luz, ahora deslumbrante. Iba a desmayarse. Un impacto que apenas sintió le perforó la base del cráneo. Consiguió esbozar una última sonrisa antes de aquello.
Y también consiguió algo más.

 

    Por un instante durante milenios, la radiante luz de Fomalhaut quedó eclipsada bajo un brutal haz de plasma y fuego azul. En una ausencia total de sonidos, el incursor de la flota de Tierra se volatilizó en billones de particulas diminutas que quedaron suspendidas en aire, como un último vestigio de lo que allí acababa de acontecer. Junto al Drakkar, la nave de asalto enemiga implosionó con una fuerza descomunal y arrasadora y su impronta lumínica quedó plasmada en el vacío durante unos minutos interminables.

 

***

 

    A ochenta kilómetros de distancia, la esfera de salvamento se agitó violentamente y durante unos minutos la cavidad quedó iluminada por un azul intensto y destructor.

Para cuando pudo abrir los ojos, entre la enorme estrella carmesí y él sólo había un mar de partículas inanimadas y dolorosamente silenciosas.

"Cobarde".

La había abandonado y ahora no quedaba nada. Con los labios apretados, Hiperión mantuvo sus ojos en la profundidad del universo y comenzó a respirar con fuerza por la nariz. Entendió que el dolor iba a ser insoportable.

"Cobarde".

Desenfundó su arma automática y se llevó el cañón a la boca. La última imagen que sus retinas registraron antes de apretar el gatillo fue el millar de cruceros de combate enemigos que se fundían con la irradiante luz de la dantesca roca ardiente que era Fomalhaut.
Impasible, perfecta.

El Fin de la Vida.


Dedicado a Shaiyia, a la que se lo debía desde hace un tiempo:

Lamento la extensión, pero no quería dividirlo en dos partes y que perdiera así la fuerza.
Este relato lleva mucho tiempo en el tintero, meses. Una vez me pediste que te dijera de que iba a tratar, pero no supe decirte, porque aún se estaba formando. Sabía lo que quería, sabía que quería que su final fuera tan envolvente y espectacular como la estrella en el que se desarrolla. Te pido disculpas por el principio del relato. Es algo precipitado, pero creo que no era necesario profundidar en los antecedentes y quería que la historia fuera directa al grano.

Fomalhaut es un astro que siempre me ha sorprendido. Hay muchas más grandes, mucho más espectaculares, no lo niego. Pero este sol me atrae de una forma que no puedo explicar.

Imagina una luz diecisiete veces más poderosa que la de nuestro Sol, que te envuelve y te llena por completo. Me parecía el lugar perfecto para empezar y acabar esta historia, en todos sus sentidos.

En cuanto a los personajes, me hubiera gustado desarrollarlos algo más, pero el relato no tendría final.

Espero que te haya gustado.

 A los demás: Muchísimas gracias por leer la entrada y no olvidéis que mañana 20 de Noviembre todos tenemos una cita aquí en Gamefilia. Un compromiso que le debemos a los más pequeños. Para más información, visita NO a la pornografía infantil. Con tus comentarios o con una pequeña entrada ya habrás dado un gran paso en la lucha contra esta aberración.

¡Un saludo y hasta la siguiente entrada!

Baalard, Relatos de Suburbia.

Skunk D.F. El camino hacia la perfección. [Música]

 

– 

¡Saludos!

Como algunos sabéis, esta es mi primera entrada dedicada a la música. He creído oportuno presentaros a un grupo muy escpecial para mí, y muy especial en muchos sentidos: Skunk D.F.

Nadie como esta banda ha conseguido representar la evolución musical de tal manera dentro y fuera del panorama nacional. Sin perder su esencia inicial, han sabido crecer y tomar responsabilidades, han sabido moldear su música controlando su brutalidad en pos de un sonido más adulto, bien elaborado y personal. Las guitarras pesadas ya no fueron tan pesadas y, en resumen, la rabia adolescente mutó para dar paso a la música con letras mayúsculas.

Por este motivo, en Relatos de Suburbia hemos decidido dedicarle una entrada. Por ese, y por el cariño especial que les guardo, como profesionales y como personas.

Advertencia: Si lo vuestro es el pop, el reguetón (o como demonios se escriba), el flamenco y derivados o la música de discoteca en general, vertientes musicales que respeto pero no comparto, absteneos de seguir leyendo. Al resto, a pesar del rechazo que os puedan causar sus primeros temas si no estáis acostumbrados, os recomiendo que les déis una oportunidad y aprendáis a apreciar su música y lo que más tarde han conseguido. Bien lo merecen.

Dicho esto, allá vamos.

*****

Inicios. Tomando forma.

Equilibrio, Drentro y Neo. 

 

 

    Skunk D.F. es creada por el bajista Pepe Arriols (izquierda en la imagen), allá por el año 1995 (Madrid). En sus primeros trabajos son claras las influencias de grupos norteamericanos surgidos a raiz de la vertiente conocida como "New Metal" o "Metal".

No voy a engañar a nadie. Esta primera etapa del grupo es bastante especial o estridente y sólo es bien recordada por amantes de la música pesada y el hardcore/metal nacional. Las letras aún poseen esos toques reivindicativos tan carácteristicos del rock nacional (Reincidentes, Ska-P o Soziedad Alkoholika). Pero hay algo escondido en ellos que los hace destacar… Un soplo de aire fresco encerrado muy dentro que lucha por salir y que lo conseguirá con el paso del tiempo.

Tras diversos trabajos e incursiones en el mundo de la producción musical, el grupo publica su primer álbum, Equilibrio (1999), una vorágine de guitarras pesadas, baterías y bajos contundentes y voces de lo más estridentes y características representadas por el polivalente Germán Gonzalez. Destacan El Cuarto Oscuro (tratando un tema tan delicado como el abuso de menores, del que debatiremos el día 20 de Noviembre en Gamefilia "Quiero a papá, quiero a mamá. Pero papá me quiere más de lo normal…"), Violación Legal o Equilibrio.

Dentro (2001), su segundo disco, es una extensión de su primer álbum en lo que a melodías y estilo se refiere. Resalta El encanto de la imperfección, una clara muestra de lo que se avecina. Con letras más adultas y personales, Germán destaca por encima de todo.

Fue en Neo (2003) donde se comienza anunciar lo que estaba apunto de surgir. En 5 minutos, donde ya las partes melódicas y las voces suaves comienzan a aparecer (y de qué forma…) o Carpe Diem, cuyos estribillos y pianos como telón de fondo son brillantes, son sólo algunos ejemplos en los que el grupo ya comenzaba a dislumbrar el camino que más tarde tomarían.

En poco tiempo, la banda comienza a acumular verdadero prestigio en España y fuera de ella, tocando sus temas en Estados Unidos (con una verdadera legión de fans), América Latina y el resto de Europa. Pero como suele pasar, el tiempo pasa y todo cambia, en este caso para mejor.

– I

II

Madurez y Punto de inflexión.

Esencia. El Año del Dragón. El Crisol. La perfección.

    Desde que el proyecto naciera han pasado 15 años. 15 años en los que los de Madrid han madurado, aprendido y aplicado sus experiencias a sus últimos trabajos. Continuemos con su discografía.

Es en El Año del Dragón (2005) cuando Skunk D.F. golpea sobre la mesa y reclama lo que le pertenece por derecho propio: el reinado del rock y el metal dentro del panorama nacional. Quizás sea una afirmación exagerada, pero la impecable producción, la nitidez de sus trabajos, las calidad de las letras (como ya era costumbre) y las preciosas melodías hacen de este su cuarto disco un producto prácticamente perfecto.

Un punto de inflexión en la trayectoria de la banda donde Alberto Seara, productor musical, tuvo mucho que ver.

Para muchos, el lanzamiento de este disco fue algo agridulce. ¿Dónde estaban aquellas melodías estridentes y brutales? ¿Y esos gritos y gemidos tan característicos de Germán? No pocas fueron las personas que lo catalogaron como el peor de sus cuatro discos hasta el momento. Pero no podían estar más equivocados.

Es justo aquí, en este momento, donde Skunk D.F. explota y derrama toda su fuerza musical. Lejos de caer en el empantanado terreno de lo comercial, el disco es un compendio de pequeñas obras de arte donde los riffs brutales quedan apartados y la música en su máximo exponente se abre paso, siempre guardando su peculiar estilo.

Temas como Musa, Alicia, El Año del Dragón o Ícaro rebosan vida, fuerza y calidad por los cuatro costados. En resumen, este El Año del Dragón, con una estupenda colaboración de Carlos Escobedo (Sôber, Savia) es, ni más ni menos, una delicia para los oídos que deberían mover más en sus directos.

– 

Dos años después llega Esencia (2007).

Pocas veces he escuchado tanto un disco. Y os aseguro que he ecuchado muchos discos… Esencia es poesía en estado puro, un canto de sirena con el que el grupo alcanza su máximo esplendor. No me atrevería a desechar ninguno de los 10 temas que pueblan este CD.

Desde Manifiesto hasta Lecciones de Vida (directo a la sien…), este ejemplo de calidad y madurez que es Esencia no pierde en ningún momento la fuerza y la vitalidad con las que cada uno de los tema nos aborda.

La nueva incorporación de Eduardo Brenes a la batería y demás cambios en la formación dan sus frutos y los temas toman, si cabe, más personaildad que su anterior álbum. Lucha Interior, Supernova, Muerte y Destrucción son un golpe de efecto, directo y certero, que, a pesar de que en un principio nos puedan pasar desapercibidas, con el paso del tiempo nos daremos cuenta de que son simple y llanamente perfectas.

No quiero dejar de lado Espantapájaros. Una vez más el Páís de las Maravillas hace presencia en las letras de Germán. Lenta, triste y brutal a la vez, en ella se mezclan guitarras eléctricas y acusticas, teclados y letras de una calidad soberbia (para variar…)

Uno de sus pocos puntos negativos reside en que, en ciertos momentos, la voz de Germán se ve eclipsada por las guitarras, algo que no desmerece el conjunto pero a veces lo emborrona.

El pasado 10 de Octubre vio la luz en las tiendas El Crisol (2009), sú último álbum. 

Actualmente aún me encuentro escuchando este disco detenidamente. El Crisol es otra vuelta de tuerca en su meteórica carrera. De nuevo esa senciación de arrugar la nariz en las primeras escuchas… Y de nuevo quedarme asombrado con la calidad de los temas tras escucharlos algunas veces más.

Loto, Adiós, El Crisol (composicón exquisita y preciosa), En noches como esta… Son la prueba feaciente de que Skunk D.F. sigue creciendo y madurando, le pese a quien le pese.

Es posible que más adelante publique una entrada analizando canción por canción, ya que tiene para eso y para mucho más.

 

III

Amarlo. Odiarlo.

Hace unos días mantenía una conversación con el cantante del grupo en el que actualmente toco. Hablábamos sobre el rock en el panorama nacional y a mi se me ocurrió mencionar a Skunk D.F. Él arqueó las cejas y exclamó "¿los raperos esos?".

En sus inicios, en canciones como Perro Muerto, Skunk D.F. aún se encontraba defieniendo su estilo y mucha gente que los escuchó por aquella época los suele asociar con ese metal prácticamente hablado, muy similar a Kannon o Korn en sus primeros años.

Pero todo cambia, como decíamos, y ya nada hay de todo aquello.

Otro punto que suele ser controversia es la voz de Germán Gonzalez. Al igual que el resto de sonidos durante el paso de los años, Germán ha madurado y ha aprendido a controlar la potencia y el carísma que desprende su voz. Es cierto que en los primeros discos puede llegar a ser incluso estridente pero, como en el apartado anterior, poco queda (sólo lo mejor) de aquel cantante. Actualmente, Skunk D.F. es Germán y Germán es Skunk D.F. Podríamos decir que ninguno de los dos tendría razón de ser sin la presencia del otro.

Por otro lado, sus vídeos suelen ser bastante mediocres y en general suelen restarle potencia a las canciones. De hecho, recozco que ver un vídeo de ellos sin conocerlos puede ser determinante. Perderán puntos.

A decir verdad, estamos ante un grupo que levanta toda clase de opiniones. Sus múltiples cambios de formación y estilo han contribuído a esto en menor o mayor medida, y muchas de las personas que antes los escuchaban ahora no quieren ni verlos. De la misma manera, gente que antes despreciaba su estilo más personal ahora los califica de genios.

 –

IV

Conclusión (personal).

Es posible alcanzar la conclusión de que la música actual dentro del panorama nacional está sumamente estancada (hablo siempre de este estilo, ya que los demás no son de mi agrado… Yo como que paso bastante de Melendi, Pignoise [no puedo con esa voz…] y el resto de música que se hace en España, siempre respetando, eso sí). 

Y es que llegan a ser clónicos los grupos actuales. Ir a un festival nacional parece que es siempre lo mismo, donde los grupos de siempre tocan los temas de siempre y la gente los canta como siempre. Eso no es del todo malo, pero siempre se hecha de menos un soplo de aire fresco

Skunk D.F. aúna toda la fuerza de lo que siempre hemos escuchado con un punto de madurez y variedad, con unas letras abiertas a todo tipo de interpretación y que no se repiten hasta la saciedad en temas políticos o reivindicativos. Han conseguido, a base de esfuerzo y tiempo, definir su propio estilo. Y eso es de agradecer.

Por mi parte, he tenido la oportunidad de verlos dos veces en directo (este 20 de Noviembre será la tercera). A pesar de el éxito que han cosechado en estos 15 años, al finalizar cada concierto no dudan en aparecer entre el público, intercambiar opiniones y hablar con la misma gente que les ha ido a ver.

Son conscientes de que si están donde están es por la gente que les escucha, y en cada actuación lo hacen saber, bajando, mezclándose con el público, dispuestos a echarse unas risas y hablar con aquellos que se acerquen a ellos.

Algo que dice mucho de este grupo tan especial.


Hasta aquí la entrada de hoy.

Espero que os haya interesado. En unos días publicaré un nuevo relato de ciencia ficción que me gustaría compartir con vosotros y con una persona en especial. ¡Un saludo!

Baalard, Relatos de Suburbia.

Geralt de Rivia. El Último Deseo.

    Geralt de Rivia, el lobo blanco.  

Seré sincero y confensaré que mi primer contacto con este peculiar personaje fue gracias al videojuego The Witcher, que vio la luz en PC a finales del año 2007. Sin entrar en análisis innecesarios del título diré que poco a poco fui conociendo más sobre su universo y comencé a investigar, llegándo así a descubrir sus novelas, sus cómics, su película y su serie para televisión.

Hace un tiempo adquirí en una librería especializada cuatro de los siete libros que forman la Saga de Geralt de Rivia, y he de decir que ha sido una de las mejores compras que he hecho en los últimos años. Para aquellos que desconozcan por completo todo lo relacionado con la novela del polaco Andrzej Sapkowski (1948) os interesará saber lo siguiente:

Pese a su ambientación, facilmente enmarcable dentro de la épica fantástica y la literatura juvenil, La Saga de Geral de Rivia goza de un contenido adulto, duro, directo, en ocasiones cómico y, en la mayoría de los casos, crítico con el mundo y la sociedad actual.

Debería advertir a los que piensan que están ante otra novela más de fantasía, con magos poderosos, elfos inmortales y bellos, dragones destructores, idílicas princesas y guerreros heróicos que están muy equivocados. Las historias que se cuentan en estos libros son un elaboradísimo e inteligente envoltorio que poco a poco rompemos para descubrir la más dura de las verdades…

A pesar de todas las criaturas y monstruos que aparecen en estos textos, el ser humano es el más cruel de todos ellos.

Bienvenidos y adelante.  

El Último Deseo
 
Düvvelsheyss
El Último Deseo. Contenido.

 

"Como siempre, los primeros que le prestaron atención fueron los gatos y los niños."  

 

    El Último Deseo transcurre en un mundo oscuro, de tintes medievales y renacentistas, donde los seres humanos aún temen y se guardan de múltiples y peligrosas criaturas que hoy en día sólo veríamos en cuentos de fantasía y libros de terror. Los campos, los caminos, los pantanos y las mismas ciudades están plagadas de leyendas, algunas ciertas, otras no, que aterrorizan a los habitantes y lugareños.

Esta primera novela es un compendio de historias cortas con un pequeño hilo conductor de fondo que nos sirve para presentar y conocer algo más a el que será el gran protagonista de toda la saga, Geralt de Rivia, un hombre de aspecto extraño y llamativos cabellos blancos. Un mutante, un ser rechazado por una sociedad hipócrita que cuando lo necesita de verdad no duda en pagarle por sus servicios.  

Geralt se encuentra en el templo de la diosa Melitele, meditando sobre su pasado mientras sus heridas sanan. Su vieja y sabia amiga Nenneke, sacerdotisa y sanadora, sabe, al igual que el brujo, que hay algo dentro de él que no le permite vivir en paz. Algo que necesita salir. Una secreto a voces que el brujo involuntariamente se empeña en encerrar.

La sacerdotisa realizará una serie de preguntas al brujo durante su estancia en el templo y las respuestas serán concedidas en forma de relatos que representan los recuerdos de Geralt.

El Rivio, el Carnicero de Blaviken, el Lobo Blanco o Gwynnbleid…  Muchos son los nombres por los que es conocido Geralt. Pero sólo una es la profesión que se le atribuye: la de Brujo, aquel que caza a los monstruos de las más horribles leyendas y conocedor de toda clase de artimañas, pociones y métodos para enfrentarse a los mismos.

Geralt, con sus dos espadas a la espalda, la de plata para las bestias y la de acero para los hombres (o eso dicen los cuentos…), se encuentra en una encrucijada. Su oficio es tan repudiado como solicitado, y donde hoy le tiran piedras mañana le pagarán una buena recompensa por deshacerse de esta o aquella criatura.

Su profesión y, en menor medida su carácter solitario e irónico, le obligan a vagar por el mundo de aldea en aldea, de pueblo en pueblo, de ciudad en ciudad y através de campos y tierras inhóspitas buscando la forma de ganarse el pan aplicando sus conocimientos. Durante todos estos viajes, Geralt ha vivido múltiples experiencias y ha conocido a los personajes más dispares habidos y por haber. Ha descubierto la cara más amarga de la humanidad y la más pura de las pasiones.

 

Yennefer, destino y condena.

El lobo blanco también se ha percatado de que su oficio está al borde de la extinción. Como bien relata el brujo, resulta irónico pensar que él y los de su gremio son los directos responsables de que su trabajo sea cada vez más escaso. 

Por si todo esto fuera poco, en su fuero interno el brujo libra una descomunal batalla en pos de descifrar y entender la voz de la razón. Algo que está ahí, que desea expulsar con todas sus fuerzas y que es incapaz de ver. Algo que Nenneke intentará sacar a la luz. 

En el fondo, la existencia de Geralt le produce tristeza. Su condición de mutante sobrehumano le posiciona por encima de todos los sentimientos básicos que mueven a los seres humanos comunes. Puede controlar su adrenalina, su fuerza y sus deseos. Pero, a pesar del desprecio que siente hacia la hipocresía del hombre, el brujo anhela experimentar dichos sentimientos y saborearlos. Anhela eso y mucho más, y sobretodo anhela un último y pasional deseo

Algunos de los hechos ocurridos en estos cuentos son pasajeros, otros, sin embargo, serán sumamente relevantes y tomarán la mayor de las importancias en la vida del brujo y en las siguientes seis novelas.

 –

La realidad del ser humano tras el velo de la fantasía. 

    Son continuas las alusiones a cuentos populares del centro y el norte de Europa, Asia occidental y Oriente medio. Lámparas que conceden deseos, manzanas envenenadas, hijos futuros a cambio de favores imposibles, bestias necesitadas del beso de una doncella para romper sus maleficios… Son sólo unos pocos ejemplos. 

Sapkowski juega con todos estos elementos. Los manipula, los moldea y les da nueva forma y con ello traza nuevas historias que no hacen si no reflejar los más oscuros y primitivos deseos humanos. La avaricia, la envidia, el deseo de poder, la ignorancia, la maldad… y también la búsqueda de la razón y la esencia de los sentimientos.

Durante las aventuras de su personaje, las historias que oye el brujo en cada pueblo y aldea que pisa no son más que burdas patrañas que desenmascaran a los verdaderos y más horribles de los monstruos. Nosotros mismos.

"-A la gente- Geralt volvió la cabeza.-le gusta inventarse monstruos y monstruosidades. Entonces se parecen menos monstruos a sí mismos. Cuando beben como una esponja, engañan, roban, le dan de palos a su mujer, matan de hambre a su vieja abuelilla, golpean con un hacha a la raposa atrapada en el cepo o acribillan a flechazos al último unicornio del mundo, les gusta pensar que sin embargo todavía es más monstruosa la Muaré que entra en las casas a la aurora. Entonces, como que se les quita un peso de encima. Y les resulta más fácil vivir."  

Durante su lectura, El Último Deseo consigue engañarnos y hacernos disfrutar y reir. Sus historias de cuentos de hadas para adultos son sumamente entretenidas y fantásticas, pero en el fondo sabemos que lo que leemos es tan cierto como triste.

Nosotros codiciamos, destruimos, engañamos, robamos y matamos. Y, por encima de todo y de todos, deseamos. Somos animales movidos por instintos que intentamos enmascarar a duras penas con nuestras acciones.

Sobra decir que todo esto son interpretaciones propias. Una simple opinión.

 

 

Traducción. 

 

    Mención especial merece la traducción de la obra, a cargo de José María Faraldo, el cual se encargaría de traducir el resto de volúmenes.

Ocurre que en los viajes del brujo visitaremos múltiples localizaciones y conoceremos a un plantel de personajes de lo más dispar. Como se puede suponer, la gente del campo usa su jerga y sus coloquios, las criaturas dotadas de razón se esfuerzan en hablar el común torpemente. Otras razas y diferentes clases sociales tienen sus propias características y taras linguísticas… La calidad de la traducción al castellano reside en que todo esto es representado de una forma impecable, con decenas de detalles gramaticales que más de una vez nos sacarán una sonrisa (carcajada en algún que otro caso…).

Durante la lectura también es común identificar palabras directamente extraídas del castellano antiguo.

Aquí os plasmo un estracto del capítulo, donde el brujo mantiene una conversación acerca de una misteriosa joven con unos hombres de campo que buscan contratarle para ciertos fines.   

"-No sabemos, señor brujo- murmulló Dhun-. Pero con la agüela, tal y como los viejos recuerdan, también así fue. La agüela de antes también una moza poco habladora se sacó, una que salió de no se sabe onde. Y aquesta moza, es justo nuesa agüela de ahora. El mi agüelo dicía, que la agüela se ennueva en tal forma. Del mesmo modo que la luna que en el cielo se ennueva y cada vez nueva es. No sos riáis…

-No me río- agitó la cabeza Geralt-. Demasiado he visto ya para que me hagan reir tales cosas."

Lejos de confundir al lector, tales detalles gramaticales, en su contexto, nos meten más aún en la obra y dotan de personalidad a ciertos personajes, sean más relevantes o no. Es de agradecer que se ponga tanto empeño en este aspecto, algunas veces descuidado en muchos libros que nos llegan de otros países. Un aplauso para Jose María Faraldo.  

 

Conclusión.

 –

    Siendo breve en palabras diremos que El Último Deseo es un libro corto, fácil de leer y sumamente entretenido. Así de simple. Pero, como no podía ser de otra forma, hay más.

Sapkowski nos presenta una ambientación y unos personajes de los que es difícil evadirse. Cada capítulo es como una canción de sirena que te invita a seguir leyendo hasta devoralo por completo y descubrir que intención hay detrás de cada frase y de cada hecho. Cada conversación es una carga de ironía, segundas intenciones e inteligencia que pocas veces he tenido el placer de leer.

Dicho sea de paso, aquellos que disfrutasteis con el juego de PC, os frotaréis las manos con los primeros capítulos, donde la escena inicial en la que Geralt combate contra la criatura de cabellos rojos es descrita con miles de detalles. A decir verdad la escena del juego hace una justicia más que correcta al capítulo del libro, y eso siempre es de agradecer. Como podéis suponer, habiendo jugado a The Witcher, muchos personajes y lugares os sonaran y os resultarán familiares.

El Último Deseo es un libro 100% recomendable, tanto para aquellos a los que os gusta la fantasía como para los que no. En el fondo no todo es lo que parece.


¡Saludos!

Ha pasado mucho tiempo desde la última entrada con contenido en este blog. Tras pensar en muchas opciones finalmente me he decantado por hablaros un poco sobre esta saga y su más que carismático protagonista. Espero que os haya gustado y, con suerte, haya despertado vuestro interés en lo que a los libros de Sapkowski se refiere.

Me gustaría dedicar este texto a Lester Kinght, ya que es un gran seguidor de estas novelas y, razón de peso, por ser una de las personas que más apoyo este blog en sus inicios.

Nada más. ¡Un saludo y hasta la siguiente entrada!

Baalard, Relatos de Suburbia.  

Retomando buenas costumbres. En marcha.

 

¡Bienvenidos!

Después de muchos meses en la sombra, Relatos de Suburbia vuelve a abrir sus puertas.

Me gustaría dedicarle unas palabras a aquellos que se han interesado por el blog y solían preguntar cuando volvería a ponerme con él. Desmodius, LesterKinght, fabrimuch, Woozie, Zerael, Shaiyia, M4rk09, LoganKeller… Son muchas las razones las que me han llevado a retomar este pequeño rincón dedicado a la literatura, pero aquellas que tienen más peso son vuestras palabras de ánimo y vuestros mensajes de interés. ¡Gracias!

Al resto de personas que han entrado y comentado durante todos los meses en los que este blog estuvo en activo, mis más sinceras gracias.

A algunos de vosotros os debo una disculpa (y de las grandes) por haber dejado ciertos proyectos en el tintero al haberme ido sin previo aviso. Lester (iniciativa), Desmodius (relatos/iniciativa), RikkuInTheMiddle (relato) y Shaiyia (relato)… Intentaré cumplir esas promesas, que ni mucho menos han caído en el olvido.

Relatos de Suburbia vuelve en la misma línea que los meses anteriores pero con una sustancial diferencia. A pesar de que los relatos segurián siendo la columna vertebral de este blog, he decidido escribir entradas dedicadas a mis otras dos grandes pasiones: la música y el cine, tradicional y de animación.

En unos días comenzaréis a leer análisis de discos de diversos grupos y algunas opiniones de diferentes películas. Y por supuesto, más relatos.

Un saludo, un placer estar de nuevo por aquí.

Baalard, Relatos de Suburbia

Crónicas de Silent Hill: Luciérnagas.

 

 –

IV. Luciérnagas  

 

         A cien pasos de la casa, sobre el lago Toluca, y como lámparas que se quiebran y agonizan moribundas, decenas de luciérnagas revoloteaban parpadeantes y sin seguir un rumbo fijo, nerviosas.  

Jack Corbent abrió la puerta de la habitación. Las bisagras chirriaron levemente, despacio, echando por tierra todo intento de entrar sin molestar. Las últimas y moribundas luces del atardecer entraban por la ventana y dibujaban extrañas sombras alargadas sobre los muebles y los cuadros y terminaban perdiendose por el extremo opuesto de la sala.

Ella estaba de espaldas, apoyada contra el marco del ventanal. Su pequeño y delgado cuerpo permanecía sentado en el diván que formaba parte de la ventana, ese diván en el que ella tanto había insitido cuando remodelaron la habitación, repleto de cojines y revestido una tela de colores apagados.

Junto a la gran cama de matrimonio, en una de las mesitas de noche, un pequeño despertador con radio emitía un ruido incoherente, como si la señal de alguna emisora se hubiese perdido de forma repentina y ahora el aparato sólo escupiera una retalía de sonidos absurdos e incomprensibles.

Desde donde se encontraba, Corbent no alcanzaba a ver con claridad la hora que los llamativos números rojos del aquel incordio de despertador reflejaban. Es posible que ya llegara tarde al trabajo, pero quería hablar con ella de nuevo. Tranquilizarla y decir una vez más todas aquellas palabaras que tanto había repetido cuando la tenía que dejar durante toda la noche a solas, lejos de todo el mundo. Ya quedaba menos para que sus vidas fuesen un poco más fáciles.

Miriam parecía absorta en observar aquel espectáculo de luces vivientes sobre las orillas de lago. A pesar de que el verano ya se aproximaba, en las horas en las que el sol comenzaba a desvanecerse la temperatura descendía considerablemente y ella se había cubierto casi por completo con una de las mantas que guardaban para los meses de invierno.

Los discordantes sonidos que salían vomitados desde de la radio se habían vuelto realmente estresantes. Supuso que de un momento a otro el aparato encontraría de forma automática una emisora y alguna canción estúpida comenzaría a sonar.

-Cariño, me…- se interrumpió el mismo y dirigió su mirada hacia la radio.

Entrecerró los ojos, aquel ruido era de lo más molesto. Volvió a mirar a Miriam e hizo un esfuerzo por hacerse oír.

¡Me voy a trabajar!

Avanzó unos pasos lentamente, sin soltar el pomo de la puerta.

-¿Quieres apagar eso? Estoy intentando hablarte.

Ella no respondió. Estaba molesta, lo sabía. Ni si quiera se dio la vuelta o movió la cabeza a modo de contestación. Seguía ahí sentada, apoyada en el marco y cubierta por la oscura manta mientras la estática del aparato de radio inundaba todos y cada uno de los rincones de la habitación. Ahora parecía sonar con más y más fuerza.

Miriam, ¿me has oído? Apágalo de una vez.-Corbent tenía que alzar la voz para, esta vez, oírse a sí mismo.

Chasqueó la lengua, indignado. Tras unos instantes dejó el marco de la puerta y anduvo con paso decidido hacia la cama sin dejar de mirar la radio. Ahora que el sol había desaparecido por completo aquellas sombras alargadas se desvanecían fundiendose lentamente con la oscuridad que minuto a minuto se iba apoderando de toda la casa.

Le pareció oir algo a medida que se acercaba a la otra punta de la habitación. Un sonido reconocible bajo todo aquel manto de extrañas y perturbadoras emisiones.

-¿Qué demon…?-alcanzó a susurrar.-¿Lo has oído?-le dijo a Miriam sin dejar de mirar hacia la mesita de noche.

Llegó junto al pequeño mueble y, dándole la espalda a su mujer, que aún permanecía en silencio observando a través de la ventana, se apoyó sobre las rodillas y comenzó a toquetear con rapidez los botones del despertador.

La estática aumentó estruendosamente de volumen. El estallído sonoro provocó que Corbent se llevara las manos a los oídos de forma instintiva para después volver a ponerlas sobre la radio, buscando como apagarla, nervioso. Aquel sonido se repetía una y otra vez. Era el claro y reconocible llanto de una mujer. Demasaido familiar, demasiado cercano para su gusto.

Un escalofrío le recorrío la espalda y se perdió por su nuca. Una vez, no recordaba cuando, había oído a Miriam llorar de aquella forma. No conseguía recordar el momento. Se dio cuenta de que temblaba.

El lamento ahora había aumentado de volumen y casi se había convertido en un alarido agónico. La estática gritaba, chillaba brutalmente de forma desgarrada. Era ella. No. No podía ser real. Eso era imposible.

La radio se apagó. 21:53. Los números parpadeaban en un rojo intenso, de forma silenciosa, iluminando parte de la habitación. Ya era noche cerrada.

Tras unos segundos observando el aparato con la cara desencajada, Corbent exhaló aire con fuerza dibujando una mueca de asombro en su cara. Se giró lentamente, envuelto por la penumbra.

Miriam seguía dándole la espalda cuando se lanzó por la ventana. Frente a Corbent, donde antes había estado el cuerpo de su mujer, las luciérnagas bailaban frenéticas a lo lejos, a cien pasos sobre el lago Toluca.

 

        Jack Corbent volvió en sí.

Las cinco detonaciones del arma hicieron que sus muñecas se agitaran violentamente. Le costó controlar las manos. Las calles, envueltas en aquella ceniza permanente y desconcertante que lo engullía todo, devolvieron el eco de los disparos casi con la misma fuerza sonora con la que estos habían sido expedidos.

La criatura que le sujetaba las piernas se retorció y chilló como un recién nacio enfermo, rezumando un negruzco y espeso líquido por cada uno de las cinco perforaciones que los proyectíles habían inflingido en su pútrido cuerpo.

Una pesadilla dentro de otra, como si de un horrible y perturbador bucle se tratara. Pateó desconcertado el cuerpo inerte de aquel ser, ya muerto, y se puso en pie tambaleándose. Estaba cubierto de una sangre espesa, oscura y maloliente.

Silent Hill le envolvía en un manto blanquecino horrorosamente silencioso. Cerró los puños sin dejar de observar la bestia que yacía muerta junto a sus pies. Nada de aquello tenía sentido. Las calles próximas al centro comercial apenas eran visibles y la única referencia de la que disponía eran las farolas, los cables de tensión sobre su cabeza y las mismas puertas del "Town Center".

La céntrica calle Simmons era un burdo y apagado recuerdo de lo que solía ser. La gente había desaparecido. Los coches estaban inmóviles, con las puertas abiertas. Finalmente, como algo que sus instintos más primitivos quisieran evitar recordar, estaba aquella cosa que le había atacado…

Y Hails. Hails muerto con la cabeza destrozada en la sala de control del centro comercial.

Corbent comenzó a andar. Un metro, dos. Poco a poco, los pasos se convirtieron en una frenética carrera en dirección al lago Toluca, jadeando, casi histérico, intentando inútilmente ordenar sus pensamientos, aún con los llantos de Miriam en el interior de su cabeza.

En su garganta, un grito casi incontenible de pánico luchaba por salir y resonar en aquellas desoladas y solitarias calles. 


¡Saludos!

Es curioso. Me resulta extremadamente complicado trasmitir la atmósfera de ese pueblo maldito que es Silent Hill a pesar de haber estado allí incontables veces. Al final siempre intento imaginar lo desesperante y horrible que sería encontrarse en cada una de las situaciones que hemos vivido durante esta saga. No me cabe la menor duda de que, mas temprano que tarde, nos acurrucaríamos en la esquina de algún callejón, gritando por puro terror. Ni palancas ni bates de béisbol.

Esta es mala época para actualizar. Pero a pesar de que últimamente no me encuentro demasiado concentrado a la hora de escribir me apetecía continuar con esta historia. Aquí os dejo el cuarto capítulo, Luciérnagas, el cual queda añadido a los bloques laterales. 

¡Un saludo y que paséis un estupendo verano!

Baalard, Relatos de Suburbia.

V Concurso de Relatos de Gamefilia. [RESULTADOS]

– 

 

¡Bienvenidos!

Hoy es día 14 de Junio y, cumpliendo con el plazo, desvelamos los ganadores de las diferentes categorías del la V Edición del Concurso de Relatos de Gamefilia (ideado por Desmodius, basado en el concurso de los foros de Meristation, por Esdrás)

Sobra decir que ha sido una experiencia divertida y un orgullo para mí, ya que este blog se centra principalmente en la publicación de relatos y temas relacionados. Comprobar la reacción ante las dos condiciones me animó bastante y, a pesar de que en un principio no recibí mucha participación, finalmente el número de relatos ha ascendido a siete, una cifra más que generosa. Mis más sinceras gracias a todos los participantes y votantes 🙂

Y ahora, vamos a lo que interesa:

A continuación desvelaremos los relatos participantes y autores/as de los mismos. Tras cada título podréis leer los comentarios del autor/a y, tras estos, los envíados por los votantes.

[por orden de recepción]

 

· Extinción por locura ·

Ellolo17 

Comentario del autor:

Lo he desarrollado en 30 minutos de descanso. En un editor que no tiene corrector ortografico ni nada de eso, asi que puede que se me hayan saltado algunas faltas o algo asi.

Me he basado en uno de los escenarios del fin del mundo de la pagina web Exit Mundi, donde pasaba esto. De ahi saque la idea de explosiones atomicas por culpa del presidente alocado y la frase de “mira, mamá, soy un avión”

La idea se ha ido haciendo por improvisación. En un principió no tenia pensado añadir a Eduardo si no describir la situacion en ese año con unas cuantas situaciones comicas entre locos cuando toda la humanidad enloquezca. Pero el añadir a un cuerdo me hizo pensar en buscarle algo que hacer. Pensé en que habia oido eso esa noche y el dia siguiente iba a algun sitio, y luego preguntandome: ¿A donde? ¿A que? ¿Por que? Etc… fui hilando todo dejandolo lo mas sólido posible.

En un principio decidí ponerle como salvador del grupo acosado por locos. Ademas, la situacion es facil, solo hay que sustituir los tipicos zombies por humanos que hacen cosas extrañas. Pero pensé darle ese giro al final. Por lo demás, he quedado muy satisfecho con el resultado pese a los sucesivos cambios que ha sufrido -al principio, la protagonista iba a haber sido la madre del chico del principio que iba a haber sido una cientifica. La locura la habia hecho decir sus primeras frases-

Y eso es todo. Que gane el mejor.

Lo que han dicho de el relato: 

Zerael:

A pesar de lo trágico de su propuesta, me ha resultado cómico –debido a lo absurdo de la locura que retrata-. Su mayor acierto es precisamente ése, regodearse en la insalubridad mental. Desafortunadamente, me ha parecido formalmente mejorable, especialmente por el mal uso de algunas palabras (en castellano bizarro sólo tiene una acepción, que nada tiene que ver con la inglesa) y unas cuantas faltas de ortografía.

Zappadown:

Caótico. Aunque el final es bueno más bien un final de locura.

_____________________________

 

 · Superviviente ·

RikkuInTheMiddle

Comentario de la autora:

Nació, como muchas historias cortas que se me ocurren, de golpe. Supongo que la inspiración viene de aquí y de allá pero no hay una fuente clara que puedas decir "se ha inspirado en tal o cual claramente", y su pongo que en parte en eso reside su espiritú. De hecho, me pareció bastante original el plantear que la razón para el fin de la raza humana fuese otra especie extraterrestre, en este caso bastante agresiva y decidida que no trabaja sola. La idea final era sentenciar que si bien la raza humana estaba al borde del exterminio total era por su propia culpa y arrogancia, ya que nuestra actitud "colonizadora" vista desde una óptica extraterrestre es a todas luces muy negativa.

Lo que han dicho del relato:

Electroduende:

Un relato genial aunque no sea muy original y prácticamente desde el principio intuyes que la forma en la que se encontró a la chica no puede traer nada bueno. Una gran historia con el sabor de los clásicos de la Ciencia Ficción.  

Zerael:

Interesante relato de ciencia ficción. Me ha parecido una mezcla muy inspirada de Mass effect con alien, Iji y depredador. Salvo pequeñas excepciones, creo que es una historia bien escrita pero de contenido escaso. Apenas hay progresión –y los múltiples datos sobre tecnologías futuras me han resultado superfluos-.

Zappadown:

Yo tambien hubiese caido en la lasciva y mortal trampa que nos prepara el autor, el misterio y la antiguedad engañarían a cualquiera. Bien llevado, y escrito. Inmersivo.
Un estilo correcto, detallista y bien llevado.

MeteoWolf19:

Un relato corto, pero muy bien escrito y con una historia en la que lo mejor se reserva para el final, y que demuestra que las apariencias suelen engañar, ya que incluso la criatura más frágil puede convertirse en la exterminadora de toda una especie.

______________________________

 

 · Nunca debí abrir aqulla puerta ·

El electroduende

Comentario del autor:

Bueno, aquí dejo esta historia Post Apocalíptica, aunque más bien es una reflexión sobre la esencia de la belleza que habita en nuestro interior, bueno no, más bien es una historia de amor entre dos seres opuestos, aunque por otro lado es el drama humano de dos personas abandonadas a su suerte, o quizás simplemente tan sólo sea un texto escrito con tono cómico. En fin, realmente no sé que es lo que es, pero sea lo que sea, de lo que no cabe duda es que se trata de un relato corto, y cumple con todas las reglas de participación, ¿no?. Very Happy

Lo que han dicho del relato:

Zerael:

Una historia muy ocurrente y tierna, aunque con un sentido del humor que no comparto. A pesar de ello, tiene todas las características de una narración completa.

Zappadown:

Humor a borbotones, alguna que otra escena asquerosilla, pero que les maten si no me morí de risa! El apocalipsis nunca fue tan gordo!

De hecho, destaca por su originalidad, por su cotidaniedad y por su característico humor.
"Definitivamente la tenía en el punto de ídem" Solo esa frase merece una ovación.

MeteoWolf19:

Una historia de supervivencia contada con una visión cómica e irónica de la vida de los últimos supervivientes de un planeta agonizante. Una versión canalla de Adán y Eva, que lejos de ser trágica, rebosa un sentido de humor de lo más peculiar. Me ha sorprendido y encantado, todo a la vez.

______________________________

 

· Vínculo Simbiótico ·

Zappadown

Comentario del autor:

Sobre el comentario de la obra es evidente, que ha sido algo de última hora. Con decir que lo entregue 13 minutos tarde. Vi el concurso la semana pasada, pero tuve examen este viernes. Y solo me pude poner el fin de semana, como alguno sabrá soy del género vago. Asi que me costo lo suyo.
Tenía ya iniciado un relato sobre temática futurista-bélica, solo era un boceto, pero cuando vi el concurso y sus bases supe que era el momento adecuado de desarrollarlo. Siento las prisas, los fallos y el desarrollo algo acelerado. Sé que quedarán detalles sin pulir y del género inconcluso. La próxima vez será mucho más asequible. Mis gracias y un saludo.

Lo que han dicho sobre el relato:

Electroduende:

La forma en la que se desarrolla la historia es muy original así como la manera de presentarla y su inesperado final. Extensa y compleja para ser un relato tan corto, y muy bien narrada. De esas historias que tras acabar de leerlas deseas que su autor se hubiera extendido un poco más para saciar tus ansias de lectura

Zerael:

Mantiene el misterio con soltura hasta el final, aunque la resolución no sea del todo satisfactoria. Me ha provocado tensión durante toda la lectura; la escena de Hefesto hablando con el Heraldo es genial, así como la extraña artificialidad de los no-seres. La única pega es lo irregular de su forma: intercala momentos de genialidad con fallos incomprensibles.

MeteoWolf19:

La excelente historia de un futuro muy lejano, en el que una raza misteriosa amenaza con acabar con los últimos humanos que permanecen en el planeta. Una historia bien escrita de la última batalla por la supervivencia del ser humano.

_____________________________________

 

· Naturaleza ·

El viciado

Lo que han dicho sobre el relato:

Electroduende:

Salvo el tema de los Velociraptors, que me dejó un poco fuera de lugar, me parece una historia interesante y bien planteada, relacionando la muerte de sus padres con las muertes del final del relato. Un fin del mundo inesperado y diferente

Zerael:

Un apocalipsis muy original. La idea de que las plantas nos exterminan es buena, y la falta de explicación del fenómeno me entusiasma –lo entiendo como una especie de venganza vegetal-. A pesar de contar con una narración cerrada y un final interesante, considero que flojea en términos de redacción.

MeteoWolf:

Me ha gustado mucho esta historia, en la que las plantas se rebelan contra los humanos, dejándoles con pocas posibilidades de sobrevivir. Su única esperanza se encuentra en un grupo de cazadores, que en este relato realizan su última cacería.

 _______________________________________

 

· Instinto Asesino ·

MeteWolf19

Comentario del autor:

Llevo tiempo pensando en hacer un relato sobre este tema, el cual me parece muy interesante. Me he inspirado en muchas historias presentes en el cine y los videojuegos, con el objetivo de responder a estas preguntas: ¿y si el fin de la humanidad no fuese provocado por un agente externo, sino que fuese el ser humano el que se autodestruyese? ¿Y si la especie humana tuviese fecha de caducidad incluso antes de su creación? La respuesta a estas preguntas, en esta historia a la que he añadido cierta coherencia científica.

Lo que han dicho sobre el relato:

Zerael:

Una historia desgarradora, de contenido soberbio, pero cuya forma –a mi juicio- es mejorable. Todas sus premisas e ideas son buenas, pero su ejecución es excesivamente simple. Lo mejor, sin duda, la reflexión final sobre la inevitabilidad del gen macabro.

 

____________________________________

 

· El Rey Rojo ·

Zerael

Comentario del autor:

"El Rey Rojo es la pobre materialización de una idea a la que llevo dando vueltas mucho tiempo. Pretende ser una historia de sueño "inversa", como sugiere el final de la narración. ¿Cuántas veces hemos sido espectadores de historias que terminan siendo sueños de los protagonistas? Pero, ¿qué pasaría si el punto de vista se traslada a los objetos y personas soñadas? El engaño es el mismo, pero el resultado está menos trillado. Aunque no mucho menos. La cita del final es de la continuación de "Alicia en el País de las Maravillas" -"Alicia a través del espejo"-."

 


Como habéis podido comprobar, la participación a la hora de votar y comentar ha sido especialmente baja.

Con más participación quizás el resultado hubiese cambiado, o quizás no. Y muy a mi pesar, algunos relatos no han tenido comentarios que sin duda se merecían, como el último presentado. Este es el único aspecto en el que estoy algo decepcionado con el resultado final. Por lo demás, todo perfecto.

Sin más dilación, vamos allá con los resultados:

 

· Nunca debí abrir aquella puerta ·

por El electroduende

 

· Superviviente ·  

por RikkuInTheMiddle

 

Empate técnico

· Nunca debí abrir aquella puerta · 

 El electroduende

· Naturaleza ·

El viciado

 

· Superviviente ·

por RikkuInTheMiddle

 

 · Vínculo Simbiótico · 

por Zappadown

 


Agradecimientos:

Desmodius por sus medallas, que me han servido de ejemplo, y por terminar pasando el archivo de los relatos a PDF. También quiero agradecer a Zerael su interés en el mismo asunto con el dichoso archivo. Y, cómo no, a todos los participantes 🙂 

Curiosidades:

  • Esta entrada es, posiblemente, la más larga que he realizado desde que abrí el blog y, lo más curioso, es que no he escrito ni el 20% de la misma xD!
  • Sólo hizo falta apuntar DOS VECES en la sien de participantes y votantes para cumplir los plazos del concurso.
  • Ningún Carmine fue dañado durante la organización de este concurso.

¡Felicidades a los ganadores y ánimo a Zappadown con la organización de la VI Edición!

*** 

Un saludo y atentos a las legiones de Britania esta semana.

Baalard, Relatos de Suburbia.

Recordatorio. Votaciones «V Concurso de Relatos»

 

A riesgo de ser pesado, os recuerdo que mañana día 12 de Junio (a última hora) finaliza el período de votaciones. Sólo he recibido tres MPs (que por otra parte no sé si esto es normal en todas las ediciones…).

Hay siete relatos participantes, y los siete son bastante entretenidos. Echádles un vistazo y votad, que los autores/as se lo merecen 😉

¡Un saludo y suerte a los participantes!

Baalard, Relatos de Suburbia.

 

[Relatos participantes] – V Edición Concurso de Relatos.

Sea bienvenido/a a la Base de Datos Interplanetaria.

Código de Archivo 4-0609.VEd.

 

 

Por favor, introduzca confirmación genética.

*** **** ***

Analizando…

 

Saludos, Vindicador.

 

Ha seleccionado:

"Historia dela raza Humana. Decadencia y Extinción"

Mi deber como guía durante esta sesión de hoy es advertirle de que estos archivos pueden resultar no ser del todo verídicos.

Las múltiples versiones del fin de la raza conocida como ·Humana· y la lejanía de los acontecimientos en nuestra línea temporal han dado como resultado una cantidad ingente de versiones, algunas similares, otras totalmente dispares.

¿Es su deseo continuar?

Analizando y compilando información. Aguarde unos segundos.

Toda la información solicitada está recopilada en el siguiente contenedor de datos. Por favor, proceda a la descarga de los datos. Es mi obligación pedirle que sea discreto con el uso de los mismos, ya que son considerados archivos de gran interés histórico y científico.

Los datos están a su disposición bajo estas líneas.

 

Cerrando sesión…

Que sus días transcurran en paz, Vindicador.

***


¡Saludos!

La recopilación de los relatos se ha hecho en un archivo de word, basicamente porque he tenido problemas con el pfd. Espero que no os cause molestias y todo se vea centrado y sin erratas. Las correciones han sido omitidas en su totalidad, es decir, lo que véis es tal cual me lo mandaron sus autores.

Como ya sabéis, se abre el período de votaciones. Tenéis hasta el final del 12 de Junio para enviarme vuestras votaciones mediante MP. ¡No olvidéis comentar acerca de los relatos que más os han llamado la atención!

Método de votación aquí.

Hasta entonces, gracias por participar y mucha suerte a todos.

Baalard, Relatos de Suburbia.