¿Hasta cuándo Final Fantasy en nuestras vidas? (Reflexión personal)

 
187, por si alguien no se entiende con los números romanos ;).

Final Fantasy ha sido un punto de inflexión en el género del JRPG a nivel mundial, siendo un innegable ejemplo a seguir por el resto de títulos de similar estilo. Cada nueva entrega nos aporta algo nuevo a la serie, aspecto importante a la hora de valorar la obra en su conjunto, y siendo imposible y poco ético la tarea de comparar títulos entre sí.

 

La mente humana es capaz de gestionar millones de datos de información a la vez, es decir, puede crear miles y miles de historias sin conocer los límites de la imaginación. Este comentario viene a colación ya que podrían existir tantos FF como neuronas tiene el cerebro humano. Pero que sean del agrado de todos, es otra historia.

 

Y esto es como la vida misma, independientemente de lo larga que sea, debemos experimentar muchas emociones para hacernos sentir vivos, sin lamentarnos de qué hubiese pasado de haber elegido ese camino u otro.

 

Ahora hablando en términos mercantilistas, la cosa cambia de un color rosa de ensueño a uno verde de dólar.

 

Como es lógico, cualquiera que tenga una empresa querrá los máximos beneficios de los bienes o servicios que presta, o videojuegos que produce. Square ha sabido sacarle partido a su franquicia más conocida, desde series, precuelas, secuelas, spin-offs, películas de animación, joyería y demás productos de merchandising (y eso que no estamos en Japón donde es peor). Aunque si yo fuera Hironobu Sakaguchi, me sentiría tan orgulloso de mi creación, que sería comparable a tener, qué digo un hijo, una familia entera después de haber sido abandonado en el holocausto nazi.

 

 


Hironobu Sakaguchi. Se fue por que quiso.

 

 

Final Fantasy nació de la mente de Hironobu Sakaguchi en 1987 (como la mayoría de sagas emblemáticas de hoy), según él, fruto de lo que mejor sabe hacer que es contar historias; pero su fin primordial era salvar de la inminente bancarrota a Square Co., Ltd. ¡Y vaya si funcionó!.

 

Copió Utilizó muchos de los elementos vistos en Dragon Quest de Enix, su más directa rival de entonces, pero con una historia más compleja: cuatro guerreros de la luz que deberán buscar sus correspondientes cristales sagrados para destruir a Caos y restab….bla, bla, bla. De aquella primera entrega han pasado ya 20 años, 12 han sido las entregas directas, pero la cosa no parece tener fin por que  se avecina una decimotercera, que son tres en una (¿cuálo?).

 

 


Otra más para la saca. ¿Me pregunto si los contables de la empresa tendrán tiempo libre?

  

Pero uno de los mayores problemas, o ventajas, de la industria del videojuego actual son las ganas de querer más y más. Y si es de algo bueno, lo equiparamos a la cena de navidad, es decir, come todo lo que puedas antes de que se enfríe. Pero claro, luego no te quejes del empacho.

 


Un ejemplo de lo que NO se debe hacer.

 

 

Box Office Bomb: Significa aquella película cuyos costes de marketing y producción exceden de sobremanera a los beneficios, siendo una auténtica catástrofe económica.

 

Es curioso que un proyecto tan ambicioso como fue la creación de esta película para muchos adelantada a su tiempo, y cuya calidad gráfica es soberbia incluso a día de hoy, haya sido la culpable de sesgar la vida de la empresa. Parece irónico, creas un Final Fantasy que te salva de la ruina, y años más tarde es el mismo nombre que deja al borde del abismo, y que encima, no te quede más remedio que unirte a tu rival de toda la vida para no desaparecer. El mundo es un pañuelo. No me extraña que ahora lo quieran amortizar de alguna forma.

  

Tetsuya Nomura. Este tío debe de estar sujeto a una presión laboral, que no me sorprendería que enfermase de un momento a otro.

 

Muchas personas claves han pasado por esta saga, Nobuo Uematsu, Yoshitaka Amano, y después de que Sakaguchi se fuera, Yoshinori Kitase como productor ejecutivo; y como no, Tetsuya Nomura que es una piedra de la cual se sustenta nuestros recuerdos que tenemos de los personajes emblemáticos de la saga (a excepción de Terra Branford y anteriores al VI). De este último os quiero hablar, por que no hay más que darse cuenta como una empresa te puede contratar para que hagas “un par de cosillas” con el diseño de monstruos, para luego esclavizarte anularte como persona, y si por casualidad tienes tiempo para ti, será mejor que lo inviertas en tu trabajo.

 

Vale, sé que se trata de Japón, sabemos sus condiciones laborales, pero quizá las numerosas tareas que te puedan delegar, pueden tarde o temprano pasarte factura. Antes sentía envidia de Tetsuya, siendo tan joven forma parte de una empresa destacable dentro del mundo de los videojuegos, desempeñando un papel crucial. Pero eso es lo que pensaba antes. Ahora digo “el pobre, ¿tendrá familia?”.

 

Sustentarse en una única persona para el negocio, también es perjudicial. Por que ¿qué pasaría si abandona la empresa por algún motivo? (¡cough! ¡sobreexplotación! ¡cough! ¡cough!), ¿dejará de gustarte la serie por el cambio de diseño?; a mí me gusta Akihiko Yoshida y sus modelados de FFXII, sólo que no es tan vistoso, pero sí que es más real.. Otra cosa es los diseños de sus personajes, que si están muy recargados de accesorios, que si están muy influenciados por el anime, etc. Pero no hay que negar su importancia en la saga, que aunque queramos o no, debe ser equilibrada por el bien de todos.

 

Conclusión.

 

 Square-Enix tiene las cosas muy bien medidas, por mucho que a nosotros no nos parezca, ha aprendido (a base de golpes) a controlar como nadie la información para generar el hype suficiente sin que autodestruya su obra. Personalmente me parece bien que se hagan secuelas directas, pero que se hagan con fundamento para dar respuesta a esas preguntas que no se supieron contestar, o completar la historia de una forma lógica, no como en FFX-2 o FFVII Advent Children. Pero sí han sabido diversificar su franquicia para todos los gustos.

 

Para Square-Enix los fans son muy importantes, aunque penséis lo contrario. ¿Sabíais que Rinoa iba a morir en FFVIII de no haber sido por las quejas de los jugadores ante la muerte de Aeris en FFVII?.

 

Sólo nos queda esperar si realmente puede más el interés económico que los sueños de todas las personas en mantener, y respetar, una saga de tales características.

 

Saludos.