Cosas de vecinos

Hoy vuelvo a estos lares con la intención de comentar con vosotros algunos de los pocos hechos destacables de mi convivencia con los vecinos. Sí, estos personajes que cuando nosotros estamos frikeando por Internet, matando zombis, escribiendo relatos, mirando películas o escuchando música están en los pisos de al lado. Realmente no tengo mucho que comentar pero bueno, espero que vosotros tengáis también curiosidades que contar, al fin y al cabo los vecinos pueden dar que hablar en mayor o menor medida, según el contacto y el conocimiento de sus actos que podáis tener.

Para poneros en situación, voy a ubicaros en el bloque de pisos en el que vivo. En el edificio hay 4 pisos con 4 puertas, aunque el primero está ocupado por pequeños negocios, una psicóloga, etc, así que los vecinos se limitan a los que ocupan los pisos del segundo al cuarto. Mis padres desde que fueron a vivir aquí siempre han estado en el mismo bloque de pisos, va a hacer 35 años en breve. Yo, con mis 22 años, hay varios vecinos que los recuerdo de toda la vida y reconozco que siempre he ido un poco a mi bola, por lo que tampoco me han molestado nunca, incluso con algunos hijos de ellos me llevaba bien(aunque se llevan mejor con mi hermano, mayor, que por cuestiones de edad es casi de su quinta) pero como el tiempo pasa rápido los jóvenes se han ido yendo a formar sus agrupaciones familiares y han ido quedando los mayores. Esto ha hecho que mi relación con los vecinos haya ido disminuyendo aunque mis padres sigan relacionándose igual con los que se han quedado.

El único motivo de queja que habremos tenido en ese tiempo sería la vecina de arriba, que fumaba en el balcón y nos caía en el nuestro, aparte que a menudo tenemos que recoger piezas de ropa que tiende pero nos caen a nosotros, pero esto no es nada.

No hace muchos años, mi pueblo empezó a recibir inmigrantes, hace pocos años se decía que el 30% de los habitantes (cerca de 30.000), vienen de fuera, preferentemente de países sudamericanos y subsaharianos. Obviamente esta tendencia también se notó en el bloque.

Con los más nuevos mis experiencias anecdóticas son un poco desagradables, especialmente la última. No me he metido en líos ni creo que me vaya a meter ya que, como he dicho antes, voy a mi aire y tal, pero hay una cosa que no aguanto que me corten, no, no hablo de mi barba ni de mi pelo… me refiero a las horas de sueño. X-D

Hubo una racha hace 3-4 años que no había sábado que no empezaran a poner música, desde salsa a reggeton, aproximadamente, hacia las 10-11 de la mañana. Alguien dirá que ya eran horas decentes para levantarse… no lo dudo, pero para alguien acostumbrado a dormir mucho los findes reconozco que se me hizo un poco duro, pero hace ya un tiempo que no los oigo a esas hora, así que no lo llego a considerar un problema, imagino que es frecuente encontrar alguien con tendencia a poner su música a todo trapo.

Lo que sí considero uno de los hechos más bizarros y curiosos que recuerde con mis vecinos, el plato fuerte de todo mi texto, ciertamente, ocurrió justamente hace un mes. Hace unos 3 años entraron a la puerta de al lado de la mía unos africanos, para ocupar el lugar de los andaluces que estuvieron aquí toda mi vida. Pues bien, hace algo más de 1 mes, esos africanos se fueron de aquí y una semana después llegaron los nuevos inquilinos, una mezcla de africanos y sudamericanos con los que me he cruzado en varias ocasiones.

Pues bien, apenas 3 días después de su llegada, ocurrió todo. Era un sábado por la madrugada, todo empezó pasada la 1 y media. De repente se empiezan a oir golpes fuera de nuestro piso y los objetos de mi habitación empiezan a temblar, para que nos entendamos, el jaleo era tan bestia que pensaba que estaban pegando a nuestra puerta con mucha fuerza, como para rebentarla, así que tanto yo, que estaba en mi habitación, como mi madre, que estaba durmiendo en el sofá, nos levantamos a intentar saber qué pasaba. Miramos por la mirilla y vimos a uno de los nuevos inquilinos de la puerta de al lado(al inicio eso no lo sabía porque aún no lo conocía, con el paso de los días se acabaron completando los datos de la anécdota) dándole puñetazos y patadas a la puerta de su nuevo piso. Pensé que se cansaría o que alguien le abriría pero sorprendentemente pese a darle un montón de veces al timbre, tuvo que volver a la táctica de la patada y el puñetazo, sin éxito. 

Llegó incluso un momento en que mi madre tuvo que salir y preguntarle si se daba cuenta de lo que estaba haciendo, a lo que él, con clara voz de borracho respondió… "es posible, ya está" para, cuando mi madre cerró otra vez la puerta… volver a seguir con los golpes a la puerta.. incluso diría que más fuerte que antes. X-D X-D. Incluso salieron algunos vecinos más a preguntar pero la cosa no pasó a mayores. Pasadas las 2 de la madrugada, cuando ya llevaba más de media hora con el tema, alguien de dentro le abrió, y se oyeron gritos de alguna discusión unos minutos, pero pronto se dejó de oir ruído y todos volvimos a lo nuestro.

Y aquí no acaba el tema… el día siguiente, domingo, al salir de casa me doy cuenta… que la puerta del vecino… quedó torcida por los golpes X-D X-D Había un hueco por el que se veía salir la luz del interior, el descojone que me pegué no fue poco. Nunca había visto algo así con ninguno de mis vecinos. Se pasaron el lunes y el martes dándole martillazos desde bien temprano para repararla y ahora parece que está bien colocada. El presidente de la escalera no oyó nada esa noche pero unos días después cuando se enteró, avisó a la comunidad para que pudieran avisar a la policía si había problemas parecidos otras noches, pero desde ese día, todo ha ido con tranquilidad, ninguna novedad sobre el tema, que yo sepa. Eso sí, estos vecinos también tienen la costumbre de poner la música a toda hostia a ciertas horas del día, siempre a la misma hora, pero almenos no me joden el sueño, ya que siempre es entre las 5 y las 6 de la tarde. X-D

Ahora que lo recuerdo…  añado una vez que fui a Bcn en tren y volví la mañana siguiente entren tras estar de fiesta toda la noche… pues iba con más gente y enla estación, mientras esperaba que llegara el tren me crucé con unos vecinosque volvían a casa también y que no sé que hacían en Bcn.. pues me vieron con unachica, a los demás no los vieron y la semana siguiente me enteré quecirculaba el rumor de que tenía alguna pareja perdida por ahí…  yo, como no, partiéndome. X-D

Si hay más novedades con mis vecinos, no dudéis que os las contaré.

Ahora os toca a vosotros, espero que compartáis historias curiosas, divertidas o no, si podéis. Si no, almenos espero que no os hayáis dormido con la mía. XD

Salud y hasta la próxima.