Las estrellas, 3ª parte: Agonía y muerte, objeto de estudio: El Sol

Este capítulo no va a ser el último ya os lo advierto. Una cosa es que vaya a hablar de la muerte de las estrellas, pero eso no significa que no se le pueda sacar más jugo al tema. Quedan aún algunos cabos sueltos de los que hablaré en un último capítulo en unos días. Hoy vamos a ver la muerte de una estrella conocida como es el Sol, aunque puede extenderse a muchos otras estrellas. Obviamente, hay muchos otros tipos, en el próximo capítulo intentaré meter todo aquello que no ha tenido cabida hasta ahora, de todos modos empecemos a terminar.

 

Todas las estrellas se enfrentan a la catástrofe ya la muerte final. Durante miles de años pueden actuar como fuentes de energíalibre, pero gradual e inexorablemente se van apagando y va cesando suactividad. Parece bastante evidente que si las estrellas brillan gracias a lacombustión nuclear, acabarán por agotar su combustible.  Cuando el hidrógeno se acabe el helio acabadode producir se concentrará en un núcleo que, como es incapaz de producirenergía mediante procesos nucleares, empieza a contraerse bajo su propio peso.El núcleo, al contraerse, va aumentando gradualmente de temperatura. Aún haycombustión nuclear, pero en una fina capa alrededor del núcleo. El efecto deestos reajustes internos es que las capas exteriores de la estrella seexpanden, enfriándose durante el proceso. Se produce entonces la curiosasituación de que el núcleo de la estrella se comprime y se vuelve más caliente,mientras que la superficie se expansiona y se enfría. El enfriamiento de lasuperficie cambia el color del Sol a rojo: la estrella se ha convertidoentonces en una gigante roja. La estrella se expansionará lo suficiente comopara engullir a la Tierra,sería el fin.

 

 

¿Y ahora que? Pues el proceso no se para lógicamente. La temperatura sigue elevándose y comienza la combustión del helio para producir Carbono y Oxígeno. En este punto dependiendo de la masa de la estrella ésta puede tener comportamientos diferentes peeeeeeeeeeeero de eso hablaremos en el próximo capítulo ahora nos quedaremos con el Sol. En nuestro caso cuando se acaba el Helio no empezará la combustión del Carbono y por tanto no habrá más reacciones nucleares llegándose al estado de enana blanca, compuesta por lo que era el núcleo en el estado anterior, pero comprimido hasta densidades inmensas. El material que rodea a la enana blanca, que antes formaba la gigante roja, se calienta e ioniza por efecto de la radiación emitida por la enana blanca, formando complejos y curiosos motivos filamentosos, denominados nebulosa planetaria (un ejemplo es la conocida como nebulosa del ojo de gato, fotografiada por el telescopio Hubble).

 

 

Las enanas blancas, tienen una vida muy larga, más larga de hecho que la edad del universo, dada la extrema lentitud con la que se van enfriando. Como no crean energía, por haber agotado su combustible, este proceso llevará irremediablemente al enfriamiento total de la estrella. En el interior de estos cuerpos, se produce la cristalización final. 

 

Y se acabó xD es lo que hay, el próximo día más. Esto lo he tenido que escribir algo rápido, espero que me perdoneis si he hecho algo mal.