La Edad del Ocio.

Desde hace tiempo, llevo reflexionando una cosa, y es sobre el equívoco que suele tener el ciudadano medio, ante otras fuentes de ocio alternativas. Me explico, a que cuando alguien afirma ser aficcionado a los videojuegos, jugador de rol,  wargamers o cualquier otro hobby más peculiar, suelen enarcar una ceja, e incluso mirar con recelo. No me refiero ya a la desinformación que nos dan diariamente muchos medios de comunicación, librense de estos la prensa seria como la CNN, la BBC o el diario El País, los cuales tratan los hobbys con más dedicación que la prensa normal. 

Esto viene a que hace unos días, me dió por volver a leer sobre las polémicas que hay en torno a los juegos violentos o los hobbys marginales. Veasen el asesinato "del rol" en 1994 o el de "la katana" en 1998. Ambos crímenes terribles, cometidos por enfermos mentales sin tratamiento y en el 1º caso con una fuerte dósis de maldad, se trataron de achacar a estas dos aficciones.  Ambos crímenes llevaron al absurdo, de tratar de perseguir una aficción y un título en concreto, debido a la desinformación proporcionada por los medios. Evidentemente en el juicio, se probó y demostró, que nada de esto impulsó los crímenes, pero la cruz estaba ya echada.

En el caso del Final Fantasy 8, uno de los juegos más maniqueos, menos violentos y más simples e inofensivos que he tenido la dicha de jugar, pasó de su inofensivo para mayores de 11 años (normal una trama larga, un pelín compleja y un manejo de los menús dificil, no lo hacen apto para un niño más pequeño) a un rotundo +18. Yo compré el título 5 años después de lo ocurrido en una edición platinium (que suerte tuve) en el Carrefour, además antes lo tenía pirata, y bueno mis padres siempre me vieron jugar y cuando les dije que era el título del "Asesino de la Katana" se extrañaron, pues ni aparecia una violencia gratuita ni excesiva, ni mostraba sangre ni nada, además la banda sonora les gustó.

En cuanto al rol, siempre desde que con 14 años (la misma edad con la que compré el FFVIII) me han preguntado que si mato gente o que si eso es peligroso. Y desde responder, con tono paternalista, que no que consiste en un teatro improvisado y que no pasa nada, hasta afirmar con mucho cinismo, que si, que matamos gatitos y hacemos rituales demoníacos. Paradójicamente, suelo jugar con dos personas muy creyentes y muy católicas, lo que son las cosas. 

Otro de los puntos que debo comentar, es sobre la edad del ocio, parece que si tienes una determinada edad, tienes vetadas ciertas aficciones. Vale que no desparrames tus clikcs y te pongas a desperdigarlos por diversión. Pero ¿y el aficcionado a los Legos y Playmobyl que le gusta montar dioramas con ellos? ¿por que tiene que ser eso malo? También viene a cuento por el cine, recuerdo que en el instituto, con 16 años, una amiga mía me prestó "El Viaje de Chihiro" del gran Miyazaki, y conforme la guardaba en la mochila, me dijo una chavala que creo que se llamaba Ana "¿Carandell que haces con pelis de dibujitos? que no tienes edad para eso?" Le respondí que no tenía ni idea de cine, y que en mi tiempo libre hacía lo que me venía en gana. Aunque en realidad fuí más hosco y grosero.

Parece que hay personas que al llegar a una edad, se niengan lo lúdico, aunque claro, tan sano y bueno es sentarse en torno a una mesa y jugar a rol, imaginar que eres un caballero de Rohan matando orcos, un marine estadounidense en Iwo Jima o un contrabandista galáctico huyendo de las garras del Imperio. Como ponerse ropa deportiva y echar un partido de fútbol o tenis, pero se tiende a confudir lo lúdico con lo infantil.

Una tía mía por ejemplo, al descubrir a mi primo jugando al GTA III y haciendo lindezas como conducir por la acera un tanque y disparar contra todo el mundo de forma gratuita e indiscriminada, por ello, se cabreó y arrebató el juego de las manos a mi primo, con apenas 12 años que tenía por aquel entonces. Y ojo no condeno a mi tía por ello, al contrario yo haría lo mismo. Pero cuando dijo que tendrían que prohibirse, allí discrepé, por que un niño no debe tener acceso a un juego con contenido violento, y en la tienda al comprarlo, deberían  comprobar que el crío tiene la edad en cuestión. Y si no los padres vigilar a que juegan sus retoños.

Yo personalmente pienso que la censura es una idiotez, y que cada cosa va destinada a un público. Por ejemplo, nadie duda de que Salvar al Soldado Ryan, El Precio del Poder o Canción de Hielo y Fuego son obras maestras. Son obras duras, la 1º por su crudeza, la 2º por su violencia y el mundo de las drogas, y la 3º por bueno, muchísimas cosas a la vez que mejor no contar para no destripar argumento. Pero se entiende que están destinadas a un público adulto. O al menos medianamente formado. Lo mismo pasa con los videojuegos y los juegos de rol. Que un título es violento, o sexualmente explícito, o trata sobre drogas o usa un lenguaje obsceno, no tiene por que dejar de tratarse de un buen título, si tiene una buena historia que contar. Ahora bien, que un crío de pocos años tenga acceso a ella me parece mal.

Lo que vengo a decir con esta perorata, es que cada uno, disfrute de su ocio como más le guste, y por supuesto con responsabilidad. Y que inculquen eso a sus hijos. Si creen que el chiquillo en cuestión sabe diferenciar la realidad de la ficción, entonces podrá ver cosas para adultos, si no no. Y si sois adultos, y quereís disfrutar con obras infantiles, adelante no os corteís, hay muchas obras maestra esperando fuera y con muchas más visiones para otro tipo de público. Por último dirigir un saludo a todos.