Primer juego superado del año: Call of Duty Black Ops

Antesde nada, felicitar el año y las navidades y los reyes a todo el mundo, por supuesto a destiempo, pero a ver, soy un poco caótico. En estas fiestas navideñas, me dejó mi primo Guillermo el Call of Duty Black Ops.Si el título no es una novedad precisamente, pero a ver, la falta de dinero hace que se tenga que recurrir a comprar los títulos de 2º mano oque te los presten u otras opciones. Además, aunque me encantan los videojuegos, personalmente prefiero comprarme antes un manual de rol queun juego de la ps3. Pero para gustos las ceras de colores.

Personalmente,desconfio de la saga Call of Duty, puesto que no suelo jugar mucho en modo multijugador, y que aunque el 1º y 2º título, más los títulos que salieron para PS2 (genial el Finest Hour y el Big Red One), los Modern Warfare me parecen truños galopantes, con argumentos plagiados de Frederick Forsaith y un desconocimiento total y absoluto de la geopolítica actual. Aun así, me gustan los shooter y reventar cosas a tiros, por lo que le pedí a mi primo, que me prestase el Black Ops.

Ibayo con la mosca detrás de la oreja, pero debo decir que el título me sorprendió para bien, indagando en un tema, que salvo la saga Metal Gear, suele dejarse olvidado y de lado, y es la Guerra Fría en su punto cúlmen, los años 60. 

Comenzamosen una situación desconcertante, el agente especial Alex Mason, se encuentra maniatado en una silla, y una voz distorsionada lo interroga con dureza. El jugador se sorprende, algo de un código, algo de unos números. Y a partir de allí desde los recuerdos de Mason.

Conformeavanzamos en la trama y buceamos en el subconsciente de Mason, los recuerdos nos inundan y descubrimos muchos de los trapos sucios de los servicios secretos durante los 60.

Tendremos ocasión de participart en la Operación 40 y el desembarco de Bahía de Cochinos además de un intento de asesinato del dictador Castro. A partir de allí nos fugaremos de un Gulag, nos internaremos en el corazón de los programas más oscuros de la URSS, nos entrevistaremos con Kennedy y McNamara, lucharemos en la Ofensiva del Tet, e incluso remontaremos el Mekong en patrullera y tendremos la ocasión de despejar un "Tunel Rats" del Vietcong. 

Aunqueun título de poca duración, un fin de semana o dos como muchísimo, no deja de ser una obra particularmente interesante, y con un muy buen guión y argumento, a pesar de ser un juego de tiros, pero por lo menos el protagonista habla e interactua con sus compañeros, no siendo otro pariente de Gordon Freeman. 

En el apartado histórico, salvando obviamente las licencias históricas, es un juego bastante completo. Me encantó la escena en la que remontas el Mekong hacia Laos al ritmo de esta canción.

 

Asímismo, me pareció muy correcta, la recreación de la Cuba de los 60, el Vietnam en plena guerra, con los uniformes del NVC y del US Army, así como retratar, el caracter independiente, guerrillero y pendenciero de los Fuerzas Especiales de la CIA, al margen de todo. El apartado de vehículos es sobresaliente, con las BMW (copiadas a los alemanes) del ejército soviético, los T-55 del NVC etc etc.

No obstante, se columpian un poco, metiendo el FAMAS, arma de finales de los 80, en los años 60 y equipo demasiado moderno, cuando las armas que deberían abundar, son restos de la 2º Guerra Mundial y de Corea, así comoun arma que he echado mucho en falta. El fusil de asalto FNFAl, usado activamente durante toda esa época.

Salvandoesos errores armamentísticos, el título es muy correcto en general. Además de contar con unos gráficos y unas texturas espectaculares y una acción desbordante en multitud de situaciones distintas, ya sea a bordo de helicópteros, motocicletas, tanques  o patrulleras. Cabe resaltar también, que los retratos de los personajes históricos que aparecen en el juego, está también muy logrado, cosa que podemos comprobar en una delas sorpresas del título, que es el delirante modo zombis.

Aunquees un título corto de duración, que personalmente no me invita a pagar su precio para pasármelo en 3 dias, merece la pena jugarlo y disfrutarloasí como de su modo historia, que tiene una trama muy elaborada y con unas cuantas sorpresas. 

El observador audaz y que escuche Sympathy for the Devil, se puede dar cuenta de un un detalle especialmente revelador y la sorpresa final de juego, que llega a ser bastante desconcertante.

 

Un saludo amigos y hasta la próxima