La Sombra del Águila (1993) de Arturo Pérez Reverte.

Ayer por la noche, buscando algo con lo que ameniza mi tiempo antes de dormir, topé con un libro que desde hace mucho tiempo quería leer, pero por mala suerte, nunca lo pude encontrar en mi casa, ya fuera por olvido o por que debido a mi torpeza no tenía la suerte de toparme con el, pero ayer buscando algo de Lovecraft, voy y me encuentro en la biblioteca paterna con La Sombra del Águila.

Reverte escribió esto, poco antes de cubrir como reportero,  la cruel guerra que se libró en Bosnia Herzegovina. Eso fue por el año 1993, y La Sombra del Águila, se publicó en tono, forma y sobre todo caracter de folletín, en el prestigioso diario El País.  Pero vayamos a la sinopsis:

En 1812, durante la invasión de Napoleón Bonaparte a Rusia, en la batalla de Borodino, el masacrado flanco derecho de las fuerzas francesas se deshace ante los cañonazos de la artillería rusa. Cuando de repente, el Emperador Napoleón I Bonaparte, pone su vista en un batallón que avanza impasible ante el fuego enemigo. Pregunta Napoleón quienes son esos valientes que no se salvan del desastre. Su Estado Mayor responde, que es el 326 de línea, el batallón español. Napoleón mira seriamente a Murat, mariscal del Imperio y le ordena que comande una carga de caballería para auxiliar a los españoles que tan bravamente y por la gloria del Imperio de Bonaparte se lanzan contra los cañones rusos.

Lo que todos ignoran en el alto mando, es que las intenciones del batallón, no son otras que las de desertar y pasarse a los rusos, y luchar contra sus verdaderos enemigos, los franceses que de hecho están matando, violando y saqueando en su España natal…

Reverte inicia así un corto, pero apasionante relato, sobre un grupo de desgraciados y supervivientes, que tratan por todos los medios volver a su España querida o al menos, de luchar contra aquellos que oprimen su tierra. Los personajes, atrapados en la retirada de la expedición del Marqués de la Romana a Dinamarca, son apresados y encarcelados en un campo en Hamburgo y con la alternativa de morir de hambre allí dentro o alistarse a servir en la campaña de Rusia. Así pues vemos desfilar en esta penosa retirada en un entorno totalmente hostil, a personajes como el capitán García, el alférez Muñoz, Pedro el Cordobés y Minguez el mariquita de San Fernando. Todos ellos resignados, duros y sobre todo valiente, afrontando un destino incierto en el que pintaban bastos con gallardía y valor.

Lo único que lamento, son dos cosas, la primera es no haberlo antes, y la segunda no haberlo leido por lo épico que resulta leer esto de primeras. Así que queridos lectores, os recomiendo este breve, pero brutal relato sobre las Guerras Napoleónicas en general y la Campaña de Rusia en particular. Lo vais a disfrutar. 

Como mención especial, la Sombra del Águila, sirivió para que un grupo de roleros, creasen un interesantísimo juego de rol, donde a través de foros y espacios de msn (cuando se usaban estos últimos) recreaban la época napoleónica, metiéndose en la piel de los personajes históricos de primera fila o en algunos inventados, pero que vivian los rigores de la época. Un saludo para ellos también y sobre todo a su noble y grandioso esfuerzo.