APOYO A BALTASAR GARZÓN

Hoy estoy con los huevos particularmente hinchados y tocados, debido a la inhabilitación que ha sufrido el Juez BaltaSar Garzón por las escuchas supuestamente "ilegales" hacia los acusados de la trama Gürtel en el PP valenciano. Según informa la prensa como podeís ver aquí http://politica.elpais.com/politica/2012/01/23/actualidad/1327315561_578421.html.  Este país es un cachondeo enorme y aberrante, resulta que tu puedes aprovecharte de la confianza que los ciudadanos depositan en tí, mediante el sufragio universal y libre, y abusando de esa confianza, crear una trama de latrocinio, clientelísmo, corrupción, obras faraónicas y demás lindezas, que por un "jurado popular" vas a salir absuelto y de rositas. Ahora bien, eres un juez, un funcionario público que representa a uno de los 3 poderes, y resulta que por cumplir con tu deber para con tus conciudadanos y tu país. Te inhabilitan durante 11 años.

Lo que queda claro de esto, es que en España, por desgracia, sale muy barato matar y robar, y muy caro buscar la justicia y llevar a los criminales al banquillo de los acusados y que estos sean condenados. Es de vergüenza. Además sobre el juez Baltasar Garzón, todavía queda que el Tribunal Supremo, o mejor dicho, la mayor puta vergüenza de la Democracia Española a nivel mundial,  sobre investigar los crímenes de la dictadura franquista.

Otra cosa que por supuesto está mal hacer. Ojo no me confundan con un comunista o un talibán de la extrema izquierda, ni muchísimo  menos, no niego que los combatientes republicanos cometieran atrocidades en la Guerra Civil, es más lo condeno enérgicamente. No obstante, a diferencia de los crímenes del franquismo, los del bando republicano, ni uno solo fue ordenado por el Gobierno de la República española, siendo en su mayoría iniciativas de caracter personal y político, llevadas a cabo por comunistas y anarquistas. La diferencia además, radica que esos crímenes, ya están juzgados y sus culpables han sido condenados. Los crímenes, institucionalizados desde la dictadura franquista y ordenados por la Junta Militar de Burgos y posteriormente el Gobierno de Franco, no han sido investigados al 100% y no se ha podido emitir condenas, debido a la ineptud y debilidad mental del Tribunal Supremo y a los malnacidos de la Falange Española.

 

El Tribunal Supremo, es objeto de mofa en organizaciones como Anmistía Internacional y en el resto del ambito jurídico democrático internacional, debido al presunto delito del juez al violar la Ley de Anmistía de 1977. Esta ley, promovida por el Gobierno de Adolfo Suarez, servía para despenalizar todos los delitos políticos concurridos durante la dictadura franquista. Es decir una persona que antes estaba en la carcel por pertenecer al PSOE o a las Comisiones Obreras, PNV o cualquier otra organización política, quedaba en libertad y no se penalizaban sus ideas. Ahora bien, los de Falange, como muestra de su maldad intrínseca, han desvirtuado una ley que protegía a las personas perseguidas por una dictadura, le han dado la vuelta para poder esconder los crímenes de sus correligionarios de los años 40. 

Debo recordar que los más de 100.000 desaparecidos y los muertos que aparecen de forma casi mensual en todas las cunetas de España, sin olvidar el más del millón de exiliados, son delitos CONTRA LA HUMANIDAD. Y los crímenes contra la Humanidad, no prescriben, por ello deben de ser investigados y absolver a todos los pobres desgraciados que fueron ejecutados, por la mala suerte de estar en el lugar equivicado en el momento equivocado.  Pero a ver, es lo que tiene España, que sale muy barato matar y muy caro buscar justicia. Por cierto, si algún fachorro me recuerda lo de Paracuellos del Jarama, le respondo que me pareció algo atroz y que eso no ha sido nunca iniciativa de Santiago Carrillo, si no que fue cosa del NKVD soviético, ensayando para hacerlo después contra la oficilidad Polaca, los 40.000 cadáveres encontrados en la fosa de Katyn.

 

Desde Videojuegos e Historia, presto mi apoyo total y absoluto hacia el Juez Don Baltasar Garzón, un demócrata en toda regla, un hombre que ha perseguido a los miserables de ETA y que llevó ante un tribunal al dictador Pinochet. Y que ahora está siendo acusado y criminalizado por el único delito de buscar justicia y de sacar a relucir la verdad.