Doom II: Hell on Earth

 

Bueno, ya hablé una vez de mi primer ordenador, como ya dije hoy en día hay cafeteras más potentes. Pero nunca dudé de que fuera una buena adquisición, más porque llevaba un juegazo en memoria. Os hablo del “Doom II: Hell on earth”, mi primer shooter en primera persona. El juego era flipante, sobre todo para un chaval acostumbrado a las consolas de la época. 

 

 

Para quien no lo sepa, Doom II, es un videojuego en primera persona desarrollado por ID software (padres de los Shooter). Salió al mercado solo unos pocos meses después que su predecesor, incluyendo nuevos niveles, armas y enemigos simplemente para aprovechar el tirón que supuso la primera parte, aún así se situó como el mejor del género en su época. Yo simplemente analizo la secuela porque fue mi primer Shooter en primera persona. Treinta niveles, eran los que debíamos recorrer armados de plomo y de valor para realizar la hazaña de terminar el juego, además había dos niveles secretos, que eran recreaciones de niveles del Wolfenstein 3d, donde debíamos ejecutar a 4 “Commander ken”.

 

La jugabilidad era más que acertada, con 5 niveles de dificultad para todos los gustos, era un juego apto para hardcores y casuales. Además, existía un montonazo de trucos que convertían el juego en la mayor de las delicias. No solo estaban los ya típicos de invencibilidad, de todas las armas,  o de escoger nivel, sino que también teníamos el modo berseker permanente, que nos permitía espachurrarlo todo solo con los puños, atravesar paredes o invisibilidad. Estos dos últimos también estaban disponibles como power-up temporales.

Hablemos de enemigos, el juego tiene los necesarios y más. En los primeros niveles derrotaremos hordas de zombis armados, bastante fáciles de derrotar, pero poco a poco nos iremos encontrando con demonios cada vez más fuertes, mecanizados y numerosos. Independientemente de la dificultad elegida, el juego cada vez se vuelve más y más exigente.

 

 

Todavía no se qué hacía ese juego en mi “nuevo” disco duro. Qué gran sorpresa, el juego que probé en la feria de la ciudad con esas aparatosas gafas de “realidad” virtual de la época, en las que siempre te quedabas enredado en los cables de ellas y del guante ese que no funcionaba como era debido, estaba en mi PC.

No jugaba mucho al día, solo unos pocos niveles porque me daba bastante miedo, pero poco a poco fui avanzando hasta terminarlo, para ver una gran cabeza de demonio que hacia de final boss y dispararle al cerebro evitando monstruos y más monstruos, para finalmente encontrarse con la cabeza empalada de John Romero creador del juego y reventarla. Después de esto aún habia más carnaza. En los créditos se podian  espachurrar a todos los monstruos del juego pulsando cualquier tecla, por si aún nos sobraban ganas de ver higadillos.

 

Bueno, aquí acaba mi análisis de este gran hito de la historia de los videojuegos. Un juego que popularizó el género de los Shooters hasta niveles insospechados, que magnificó lo logrado en Wolfenstein3d sentando las bases del genero insignia de esta generación. Espero que os haya gustado. Saludos.