UN NUEVO PASO EN LA OSCURIDAD: SILENT HILL 2, EL AUTÉNTICO INFIERNO (2 de 5)

Hola peña, hoy tenemos la segunda parte de mi serie de entradas dedicadas a Silent Hill, y, claro, al ser la segunda, estamos hablando de uno de los mejores videojuegos de la historia. Hay tanto que decir sobre este juego que es muy difícil saber por donde empezar y no dejarse nada en el tintero.

  

Para los no iniciados hablaré de la historia en un apartado específico para que los spoilers no les afecten. Eso sí esta segunda parte de Silent Hill no es ninguna continuación es un capítulo totalmente independiente, autoconclusivo, que lo único que comparte con la primera parte es la mécanica, lo demás es otra historia, y vaya HISTORIA.

  

Ante todo quiero aconsejar a todo el mundo que lo juegue, jugadlo, no dudéis, pilladlo como sea y jugadlo, si no lo encontráis, por eBay hay ediciones baratísimas inglesas, que tienen exactamente el mismo disco que la edición española, esto es con voces en inglés y subtítulos en castellano. Dentro os encontraréis, para mi, la mayor historia de terror de los videojuegos, de hecho la mayor historia de los videojuegos.

  

La historia no es especialmente enrevesada, pero es muy compleja, tiene múltiples lecturas (al igual que hay múltiples finales) y los personajes son ricos en matices, complejidad e intenciones. Además existen multitud de interpretaciones y reinterpretaciones de cada una de las historias de los personajes y, por supuesto, de la historia principal.

 

Silent Hill 2 no es un videojuego, es un viaje, más allá del medio con el que se desarrolla te hará replantearte tus ideas, tus pensamientos, hará que te analices a ti mismo y que te llegues a plantear o replantear determinadas formas de pensamiento. Está claro que habrá gente que no alcance esto, que diga que no es más que la segunda parte de un juego de terror, para esa gente tan sólo tengo que decir que lamento que se hayan perdido la parte más rica de la experiencia de Silent Hill 2. Es como decir que El Quijote es la historia de un anacrónico caballero andante en lugar de una reflexión y crítica de un pueblo, una nación, y al fin, del ser humano.  Aquí tenéis su SILENT HILL 2 INTRO  

 

  

 

 

Si nos ponemos a hacer una análisis medianamente por apartados empezaríamos por los gráficos. Los gráficos son muy buenos, lo mejor de la PS2 en su momento, aunque más tarde fueron superados, Silent Hill 3 es de lo mejorcito. Sin embargo los gráficos son aún mejores por su diseño, los espacios que visitaremos, los infiernos que viviremos, la niebla envolvente, todo es sólido, la experiencia global es genial, para mí de 10 ya que era lo mejor de su época. Además para jugarlo hoy en día, a oscuras y con contraste bajo, ni te das cuenta que es una PS2.

  

Esto nos lleva al otro gigantesco apartado del juego, el sonido. Y es que si hay algo aún más sobresaliente que los gráficos, en este caso es el sonido, además actúan en sinergia, enlazándose unos y otros creando aún más solidez al conjunto. Las voces son fantásticas, en inglés, y los sonidos y música de Akira Yamaoka… Simplemente de lo mejor de la historia de los videojuegos (no se qué es lo mejor, pero si hubiera que elegir entre los mejores Silent Hill 2 sería uno de ellos). De hecho los sonidos de Silent Hill 2 son su alma, son tan oscuros como sus gráficos y los que te harán detestar volver a encender la consola. Yo nunca olvidaré el sonido de la caja de música en el hotel, justo antes de entrar en la habitación. Absolutamente inquietante. Por cierto el nivel del sonido y su integración en el juego está aún nivel genial y, curiosamente, como en Silent Hill 1, aunque ese primer juego sobresalía aún más porque quizás el resto de los elementos estaban un poquitín por detrás.

  

En cuanto a jugabilidad este juego es muy bueno. Si queremos considerarlo como un juego de acción, pues no es posible, porque no lo es. Es un juego de exploración y puzzles, nada parecido a los Resident Evil últimos. Aquí no se trata de ir pegando tiros ni de apuntar. Moverse y atacar monstruos no resulta satisfactorio, puedes verlo como una pega, pero en realidad es otra virtud porque la mecánica trata de resolver los puzzles que te vas encontrando, cada uno de los cuales te irá dejando pistas de tu historia. Nunca llegarás a resolver el rompecabezas, pero podrás ir haciéndote una idea, al menos, de cómo funciona. Esa sutileza en la mecánica, el mantenerte permanentemente enganchado por conocer un aspecto más de Silent Hill y de tu historia, es genial. El juego es corto, y de esta forma se te hará aún más corto, ahora bien cada minuto en Silent Hill será recordado, mucho más que una hora dando vueltas en Final Fantasy para poder subir de nivel. Claro que si a ti lo que te gusta es pegar tiros, no es que este juego no esté bien, es que te has equivocado y en el buscador deberías escribir Geas of War.

  

Al fin llegaríamos a la historia, y enlazando con lo anteriormente dicho, pues es redonda. No quiero decir que sea lineal, exacta y clara. Es sutil, imprecisa, inquietante y nunca la olvidarás. Eres James Sunderland y estás en Silent Hill para encontrarte con tu esposa muerta hace dos años, ya que acabas de recibir una carta firmada por ella.

  

Os presento a James Sunderland, al iniciar el juego.

 

 

    

 

 

 

A partir de aquí habrá spoilers así que aparte de irte corriendo a acabarte el juego para poder seguir leyendo tan sólo tienes que saber que es un juego 10.

  

Entrando algo en detalle en la historia AQUÍ SPOILERS simplemente es genial, descubrir quién eres, cómo eres y por qué eres así, acompañado de los personajes que te ayudarán a descubrirte a la vez que los descubres de forma lenta y pausada es algo que muy pocos juegos han conseguido. Las pesadillas que te acompañan durante el juego, que te persiguen cuando apagas la consola, descubrir la verdad sobre ti, de forma paradójica y excepcionalmente explicada en el inicio de juego al verte en el espejo, son dignas de las mejores obras expresivas.

  

El terror durante el juego es anecdótico, porque los monstruos, la sangre, los ruidos malditos lo que en realidad hacen durante toda la historia es avanzarte la verdadera pesadilla, el infierno que vas a vivir, y que has vivido a través de un auténtico purgatorio que en el juego se llama Silent Hill. El título del artículo iba a ser el auténtico purgatorio, que es el desarrollo del juego, pero el auténtico infierno se refiere a la realidad que debe vivir James Sunderland y a la que ha vivido.

  

Ese inicio pausado, entrando en Silent Hill, el final en la habitación del hotel y la carta con la que termina el juego nos hablan de experiencias que buscan llevarnos más allá de la diversión, quieren transmitir y lo consiguen. Se alcanza un nivel oscuro y complejo, como quizás sólo El Exorcista logra alcanzar, con muy pocos elementos, pero qué bien, qué bien enlazados.

  

Tan sólo lamentar que mi final fue el del perdón, un perdón que no merezco, después de lo que le hice a mi mujer, tan sólo debería suicidarme, y sin embargo he sido condenado a sufrir lo que me queda de vida viviendo con lo que hice…

 

 

PD 1. Os dejo el link del blog de Halycarnaso, un forero del Podcast, con un interesantísimo análisis de James Sunderland.

http://blogs.gamefilia.com/halycarnaso/04-10-2008/13912/james-sunderland-nuestro-querido-antiheroe  

 

PD 2. Os dejo el reanálisis que le hice en Meristation, algo más breve.

 

  

Nota
10

Bueno peña, otro reanálisis de verano, aprovechando que la cosa está tranquila de actividad. Bueno, juegazo de todas todas. Aviso a todo aquel que tenga dudas: NO DUDES Y JUÉGALO.

El primer SH fue genial, con él empezó todo, en PSX.

Éste es mejor, mejores gráficos (no son el culmen de ps2, pero es de 2001 y el diseño es genial), probad a jugar totalmente a oscuras y con el contraste bajo, y veréis lo bien (mal) que lo pasáis. Engachad un sistema de sonido surround, y estaréis asustados (por no hablar mal) todo el tiempo, de verdad. Este juego no es de terror como tal, a mi me dió menos terror que el 1, pero la sensación de inquietud es constante y mayor en todo el juego.

El control es malo, sí, pero no caigáis en el error de pensar que es un juego de acción, que no lo es, es tan sólo una historia de silent hill, es un viaje aterrador (sí aterrador, aún más que los juegos de terror convencionales con fantasmas, por lo genial de su historia). Por tanto el control no es importante en este caso.

Quizás no sea tan original como el primero, pero, quizás sí que lo sea, el primero fue original en su mecánica, pero éste es original en su historia, y yo diría que lo es más allá incluso de los videojuegos.

En conclusión yo creo que éste juego trasciende su calidad más allá de los videojuegos, su inicio (que cobra más sentido al final) y su final son de lujo auténtico y su desarrollo es un auténtico placer ya que aunque uno se pueda quedar atascado un poco, pensad que no es muy largo y que jugablemente la gracia está también en resolver los puzzles, ir desgranando cada una de las ambiguas facetas de su historia te dejará un sabor amargo al final del paladar que recordarás siempre.

No voy a hacer puntuaciones parciales porque el conjunto lo sobrepasa. Un diez del tirón. 

UN NUEVO PASO EN LA OSCURIDAD: SILENT HILL, el comienzo de todo (1 de 5)

Muy buenas Peña, retomo mi blog con una entrada que de por sí tiene su historia. Ante todo sirva de homenaje a la fantástica saga de terror que es SILENT HILL y lo que supone en el mundo de los videojuegos.

 

Mi intención no es dictar sentencia ni mostrar mis conocimientos enciclopédicos, que no los tengo, tan solo dedicar un espacio en mi blog a una saga que me entusiasma. En primer lugar comentaré que lo que iba a ser una entrada sobre Silent Hill 1 y 2, mientras me jugaba el 3, se va a convertir en una serie de entradas dedicadas a los Silent Hill que he jugado (1, 2, 3 y Origins). Evidentemente tengo pendiente por jugar al Silent Hill 4, aquel que muchos dicen que no es un Silent Hill, pero que es igual de bueno, y el Homecoming, pero lejos de verlo como una falta en mi haber lo veo como un aliciente de lo bien que me lo pasaré en el futuro cuando los juegue. Si me animo introduciré también algunos comentarios en futuras entradas sobre la película y sobre esa rareza que fue el UMD de Silent Hill Experience. 

 

Bueno, pasada la introducción, vamos al meollo, hablemos de:

 

 

  

 

 

SILENT HILL

 

En primer lugar os comentaré cómo me hice con el Silent Hill de ps1. Yo había oído hablar algo de Silent Hill, pero el terror nunca fue mi género favorito (ahora tampoco lo es), pero coincidiendo con la baja maternal de dos meses por mi primogénita, mi compañera de trabajo, hace un año, me dijo que ella recordaba hacía años haber jugado a un juego muy chulo que se llamaba Silent Hill, pero que era de los antiguos, de la “play uno”. 

 

Bicheé un poco por Internet y me asombró ver que la saga era de una calidad excepcional, y que poder disfrutar de la primera parte era casi un privilegio, dado lo raro de encontrar hoy en día (salvo por su acceso en el store de playstation, ahora lo tengo “encerrado” en mi psp). En un principio los gráficos me hacían dudar, además las críticas hablaban de un control imposible… Pensé en coger mejor otro más actual, pero ya que dispondría de dos meses, con sus noches (normalmente tengo que acostarme temprano para el curro), decidí intentarlo.

 

 

 

Aquí va la intro del juego:

 

 

  

 

 

A partir de aquí empieza lo bueno, jugar en tu televisión, con el equipo de sonido conectado, y a partir de las 00:00 horas a oscuras fue, literalmente, entrar en otra dimensión. Es evidente que han pasado 10 años técnicamente, pero no así en su diseño. El tiempo del juego es magnífico, su concepto genial, incluso diría que se acerca a ICO, de Fumito Ueda, ya que este primer Silent Hill aspira, con muy poco, a hacerte sentir sensaciones muy potentes.

 

 

Durante toda la partida avanzas por escenarios sobrecogedores, más que por lo que ves, por lo que apenas puedes discernir (por eso ha envejecido tan bien, porque lo importante no es su representación de la realidad, sino de la oscuridad), temiendo tener que dar un nuevo paso adelante. El absoluto miedo a lo desconocido te atrapa, te envuelve, y así cada noche temía que ya eran las 00:00 y tenía que volver a Silent Hill si quería poder encontrar a Sheryl.

 

 

Sobre el argumento pasaré muy por encima, eres Harry Mason, y tienes que encontrar a tu hija Sheryl, desaparecida tras un accidente de tráfico en Silent Hill. Es lo justo, la motivación que envolverá tu viaje por la oscuridad, encontrar a tu hija… De hecho, cada vez que he vuelto a jugar a un Silent Hill, siempre he vuelto a tener la misma sensación antes de encender la consola, y es la de tener que volver a Silent Hill, a pesar de que es algo desagradable, algo que en realidad no quieres hacer, para poder resolver sus misterios.

 

 

Hablo de misterios porque esa es otra virtud de estos juegos, son juegos de exploración y puzzles, no son juegos de acción, aunque podrían haber caído en ello, como ha pasado con Resident Evil, y de ahí las diferencias notables. Los puzzles te llevan por todas las aventuras, puzzles concretos a resolver y puzzles de la historia que hilvana la jugabilidad. De esta forma aunque el control es arcaico y torpe, en realidad no tiene importancia en esta historia, donde tu único interés será continuar avanzando en la oscuridad, a pesar de todo… Y es que avanzar en este juego es una de las sensaciones más contradictorias que conozco, el juego es feo, los escenarios son terribles, nada te invita a contemplarlos, pero no podrás detener el ojo, además están los sonidos… Los sonidos te harán correr, te harán huir, querrás escapar, pero ya no podrás. 

 

De hecho en este primer juego, más que en los demás, los sonidos (más que la propia música) creados por el genio de Akira Yamaoka son absolutamente geniales y, junto con el diseño estético y de desarrollo del juego, los que han hecho Silent Hill lo que es, una auténtica pesadilla.

 

 

 

Aquí os dejo una muestra:

 

 

  

 

 

La experiencia final fue terrible, por lo que la nota final que le puedo dar, con unos gráficos de escándalo (para la época), un sonido sublime y una jugabilidad que te arrastra a Silent Hill a pesar de que te prometas no volver, no puede ser menor de 9,5. Que conste que no le doy un 10 porque esa nota se la va a llevar Silent Hill 2, auténtica obra maestra de los videojuegos, que desarrollaré en mi siguiente entrada.

 

 

A modo de resumen aconsejaré al que no se haya acercado nunca a Silent Hill que comience con éste primer juego, así no le chocará tanto el atraso técnico, y descubrirá un mundo que hubiera preferido no visitar nunca, así de bueno es. Genial en su concepción y desarrollo, divertidísimo en su disfrute. Jugadlo siempre a oscuras con el contraste al mínimo, solos   y en silencio y con el volumen elevado y, si es posible, por la noche.

 

 

Tan sólo una pega, y es que mi hija Sheryl estaba a mi lado hace un momento y ahora no está, hay una espesa niebla envolviéndolo todo y os tengo que dejar para buscarla. ¡Sheryl! ¡SHERYL!