ANÁLISIS DE NARUTO ULTIMATE NINJA STORM: ESENCIA ANIME DESTILADA EN TU CONSOLA

Ya que está recién salida del horno su segunda parte hoy vamos a recordar la primera iteración de Naruto en ps3 realizando un análisis. Aunque esta obra no posea el peso o madurez de otros videojuegos más propios del medio no debemos engañarnos, se trata de un excelente videojuego. 

 

Mis últimos contenidos han servido un poco de homenaje a los contenidos analizados, pero para romper un poco la línea voy a detallar este Naruto Ultimate Ninja Storm, uno de los últimos juegos que me he terminado y que también merece un espacio, quizás algo más desenfadado, pero no exento de calidad. 

 

 

Ante todo os contaré que me encantan los videojuegos basados en licencias de comic o anime. Estamos de acuerdo que la calidad puede variar mucho dependiendo del cariño que se le haya puesto a la conversión a videojuego, pero casi siempre tienes asegurado el carisma de los personajes, salvo tragedias en el desarrollo. Así me lo he pasado genial con los X-Men Legends, Marvel vs Capcom, Spiderman 2, Dragon Ball Z Budokai o Tenkaichi 3, Saint Seiya (Los Caballeros del Zodíaco, para los más viejos del lugar) o este mismo Naruto con el que nos encontramos. 

 

Es difícil que estas visitaciones en formato jugable hagan avanzar por sí solas al mundo del ocio electrónico, pero tampoco deben despreciarse. La base de jugadores puede ser muy amplia y se pueden llegar a soluciones y diseños que de no ser por el público ya garantizado o por las propias circunstancias de la serie nunca se darían, aportando a veces un soplo de aire fresco. 

 

En este caso nos encontramos con un buen juego que destaca sobresalientemente, y por encima de ningún otro juego hasta la fecha salvo su continuación, en el uso de los gráficos cell Shaded. Una técnica que en lugar de renderizar muestra dibujos directos sobre los modelados acercándose a cómo se ve en un anime y, en este caso, superando al original. Pero antes de adelantarnos vamos a darle al asunto orden y empezaremos oficialmente el análisis. 

 

En plena marabunta de juegos de Naruto para todas y cada una de las plataformas que existen en el mercado, incluso me parece que han salido juegos para plataformas que no existen, navegando aún con juegos para ps2, nds, psp y Xbox 360 apareció en exclusiva para ps3 (exclusividad que se pierde en su segunda parte) este Naruto Ultimate Ninja Storm que no hace más que pulir todo lo que hasta ahora se había publicado, de la mano de Cyberconnect 2, con un resultado realmente agradable, aunque no homogéneo en todos los aspectos. 

 

Ya hemos empezado a hablar de los gráficos, sencillamente excepcionales. Si te gusta el anime te quedarás con la boca abierta de lo que hace el juego “in game” y te preguntarás ¿no es un vídeo? Pues no, el juego es así de bueno, nada más por eso yo me lo compré y, en ese sentido, puedes estar tranquilo, no te decepcionará. 

 

Como ya he dicho tenemos el mejor uso de Cell Shading hasta la fecha en consola, si obviamos su continuación, pero potenciado con una animación de los personajes sencillamente exquisita. Al principio os hablaba de esto, aunque este juego no vaya a revolucionar el género sí que ha significado un puñetazo encima de la mesa sobre lo que se puede hacer gráficamente, si se quiere, en un videojuego. 

 

Debemos pensar que nos encontramos ante un juego de lucha 1 vs 1, por lo que el movimiento de los personajes se antoja fundamental y lo que se ha conseguido no sólo es que funcione perfectamente, es que la fluidez es tal que supera lo visto en el propio anime e incluso hará que falles muchos golpes o defensas al quedarte anonadado viendo lo bien, rápido y fluido que pasa todo por delante de tus ojos. Los escenarios están tratados con idéntica calidad, quizás algo vacíos, pero fantásticos en su desarrollo.  

 

Además de los característicos combates de un personaje contra otro, con posibilidad de transformaciones o apoyos de compañeros todo moviéndose siempre de la forma fluida con hasta seis personajes con sus efectos visuales en pantalla (impresionante), existen otros dos tipos de situaciones en combate, ambas también geniales.

 

 

Por un lado tendremos los combates contra los enemigos gigantes, donde cambia la dinámica de combate, de una forma quizás no muy acertada pero sí al menos rompe la rutina, con una solución en pantalla simplemente espectacular. 

  

 

 

Por último tenemos las escenas interactivas, con quick time events, o apretar el botón justo en el momento justo, que junto con los videos de las técnicas definitivas representan la superación del propio anime. 100% que vas a fallar en los botones por mirar el video, y te aconsejo que te olvides de los botones porque realmente merece la pena fallar para no perder detalle. Bueno después de fallar un par de veces hazlo bien para ver el video final. Jugablemente no aporta nada pero rompe el ritmo, amenizando los combates, y te introducen de pleno en la historia.

 

Por cierto que no lo he dicho pero se sobrentiende, absolutamente todo fiel 100% al anime de donde proviene. El diseño global del juego es excelente respirando esencia Naruto por todas partes con un enorme añadido, la posibilidad de moverse por la Villa de la Hoja con total libertad en la búsqueda de misiones y cumplimiento de objetivos, con una puesta en escena fantástica. Estás dentro del anime. Jugablemente esto supondrá un importante sacrificio, como más adelante detallaremos. 

 

  

Naruto se puede cabrear mucho. 

 

 

Los videos del modo historia no están mal, salvo que, AY, son muy escasos y cortos y ahí sí que se echa de menos que se lo hubieran trabajado más. No hace falta repetir episodio por episodio, pero dada su calidad se ven muy cortos y escasos.

 

Aquí os dejo el tráiler de inicio del juego:

  

 

En conjunto los gráficos son de sobresaliente, le puedes dar de 9 a 10 lo que tú quieras, según te guste menos o más la estética de Masashi Kishimoto, creador y alma de la serie. Para mi estos gráficos son de 10 ya que realmente aportan y alcanzan un nivel que rompe todos los techos antes ejecutados (y que vuelven a ser de 10 en su continuación).

 

  

Aquí una muestra de la belleza de este Cell Shaded. 

 

 

Si nos ponemos a escuchar el juego tenemos una de cal y otra de arena. Por un lado tenemos las excelentes voces en japonés (también están en inglés pero a no ser que quieras practicarlo ni te acerques a ellas) y los magníficos efectos de sonido. Todo suena como debe sonar, como siempre ha sonado en Naruto y encaja a la perfección. 

 

Para mí el punto negro lo ponen las músicas, que sin ser malas, tampoco es que sean excelentes sobre todo contando con las excelentes piezas musicales que siempre acompañaron la primera parte de esta serie. Acompañan, dan buen ambiente y poco más. Esta situación es continua en las músicas provenientes de oriente (qué le vamos a hacer a los Dragon Ball) y a mi particularmente me resta mucho carisma, así que en el apartado sonoro le doy un 7 por las excelentes voces (considerad que yo he visto la serie en versión original subtitulada con lo que se potencia mucho más la apreciación de su inclusión). 

 

Jugablemente el juego podría definirse como divertido pero poco profundo. Es un juego de lucha, como ya hemos comentado, muy fácil y simplón (puedes poner a los rivales muy duros, que seguirá siendo simplón). Se busca la espectacularidad, que se consigue, por encima de la base jugable, y se nota. 

 

Mientras lo juegas no te importa demasiado hasta que acabas la historia y desbloqueas las cosas que te apetecen, pero más allá no encuentras desafíos para seguir jugando. Los ataques son todos con un botón, con algún elemento secundario como lanzamiento de objetos, y las típicas barras de “magias” que cuando las sueltas muestran toda la belleza gráfica del juego, pero que se repiten, se repiten, se repiten… Hasta que ya no juegas más, claro. 

 

Se rompe la monotonía con escenas Quick Time Events y con rivales gigantes, típicos de la serie, que son vistosos pero que jugablemente tampoco destacarán. 

 

Como juego de lucha no es nada bueno, pero es que en la inclusión del recorrido por la Villa de la Hoja, aunque se agradece por su variedad existe una gran tara. Debes recorrer mil y una veces la Villa para poder desbloquear las cosas en el juego, incluido el modo historia, por lo que al final acabas HARTO de dar vueltas por la villa para poder avanzar en la historia. El sentido de esto es que no te fundas el juego en dos tardes, pero es que me da la sensación de que habría preferido acabar pronto el modo historia y que no me hicieran penar recogiendo objetos por todas partes. Tal fue así que una vez acabé el modo historia aparqué el juego antes de seguir completando cosas (que hay muchas, algunas muy curiosas como los dioramas, pequeñas escenas sacadas del anime, o los videos de los ataques). 

 

Tendremos además de las propias luchas otras fases jugables, menores en el conjunto de pequeñas plataformas tipo escalada de árboles o persecuciones por los bosques que aunque no son el colmo de la originalidad y diversión, se agradecen para romper la dura mecánica de combate-villa-combate-villa-combate… 

 

En otros juegos la jugabilidad puede parecerme tosca, primitiva, pero en este caso me parece más bien simplona por lo que al conjunto le daría un 6. Juegos como Budokai 3 son mucho más profundos, sin ser la panacea de la lucha, y se realizaron hace ya muchos años. Incluso El Santurio de Saint Seiya, con lo tosco y primitivo, poseía una jugabilidad más entretenida y precisa quizás. Vale, se nota que esta parte no me ha gustado. 

 

Estamos hablando de un juego de lucha, por lo que la historia no es muy importante, salvo por el hecho de que es un juego de Naruto más que un juego de lucha. Como juego no es muy bueno, por lo que para destacar como juego de Naruto la historia debe desarrollarse adecuadamente, y esto creo que no se consigue, como ya hemos adelantado. 

 

La historia de Naruto se cuenta en el juego, pero de forma grosera, rápida, con textos la mayor parte del tiempo y saltándose partes completas de la trama, como es el primer arco argumental de la serie. Está claro que la historia debe resumirse, es un juego, no la propia serie, y por eso entiendo que se hagan recortes. Pero creo que deberían haber realizado un mayor esfuerzo concreto. Para mí el ejemplo perfecto de juego/anime es El Santuario de Saint Seiya, incluso mejor que su continuación. Te contaban la trama principal, olvidando elementos secundarios y con un montón de videos que recrean el anime y le daban una fuerza total al juego cuando llegaba el momento de hacer el combate definitivo. 

 

Esto en Naruto ha quedado cercenado, porque lo triste es que esto ocurre, pero 3 veces en todo el modo historia, con sus 10-15 horas que necesitas para poder llegar a terminarlo (más que nada por la vueltas que hay que darle a la Villa, no por la longitud del modo historia en sí). 

 

De esta forma aunque la historia es algo secundario en un juego de lucha, la forma de tirar por el suelo la gran recreación que podría haber sido sólo puedo tacharla de desidia y ganas de cerrar el producto para hacer caja, en lugar de cuidar al usuario. Le doy un 6 por lo bien que queda, cuando deciden hacerlo.

 

Aquí tenéis una muestra de Naruto en juego:

   

 

A pesar de sus maravillosos gráficos nos encontramos con un juego irregular, en conjunto para mí de 7, divertido de jugar, pero no para profundizar. Los seguidores de la saga le pueden subir los puntos que quieran, ya que es casi el sueño húmedo del fan. La buena noticia es que parece que todo esto se ha pulido en parte en su segunda parte, que al abordar el arco argumental Shippuden queda perfectamente separada de esta primera parte. 

 

Pasaréis un gran rato con el juego, os divertiréis y no os creeréis las impresionantes secuencias de video y juego que tendréis delante de los ojos. ¿Queréis una obra maestra? Jugad a Metal Gear Solid 3, Silent Hill 2 o Shadow of the Colossus. 

 

KAGE BUNSHIN NO JUTSU!   

LA EDAD Y LOS VIDEOJUEGOS

Los videojuegos cumplen cada vez más años, 38 años como máximo desde su origen, aunque tal y como los conocemos con su desarrollo masivo podemos contar con 30 años o menos. En esta ocasión quiero reflexionar sobre el hecho de que el jugador también cumple cada vez más años y cómo eso influye en el ocio electrónico.

 

Aquí tenéis PONG el primer videojuego comercial de la historia, tal y como los conocemos hoy en día. 

 

En los inicios de los videojuegos, y siempre dejando a un lado a los profesionales que viven directamente de su desarrollo, los videojuegos estuvieron dirigidos a niños, adolescentes y jóvenes. La ligereza del público objetivo ha hecho que tradicionalmente los videojuegos sean considerados un entretenimiento infantil.

 

Es evidente que en tiempo el videojuego está en pañales, o como mucho dando sus primeros pasos. Pensad cómo ha evolucionado la pintura o la literatura, incluso la música, desde que se crearon y cómo pueden ser los videojuegos dentro de mil o dos mil años. Parece imposible pensarlo ¿verdad? Lo que quiero decir con todo esto es que cuando ha ido creciendo el medio, los propios juegos se han expandido en temáticas alcanzando la madurez de las mismas.

 

 

Aquí teneis OXO el primer videojuego gráfico de la historia, 20 años antes que PONG, pero era un experimento de una universidad no un elemento de ocio electrónico en sí. 

 

No debemos confundir alcanzar la madurez en las temáticas con alcanzar la madurez del medio. Los videojuegos siguen siendo una industria joven que se mueve con demasiados clichés y que no arriesga todo lo que podría. Pero eso no es inherente al videojuego, es inherente al modelo de negocio de masas que la economía actual provoca, sólo hay que echar un vistazo a la cartelera de un cine (llena de títulos infantiles o adolescentes) o a las noticias deportivas (fútbol, fútbol y fútbol) dejando en un segundo o tercer plano cualquier otra variante del medio.

 

De esta forma tenemos gente que empezó a jugar hace 30 años, y aunque los niños siguen siendo una gran parte del público objetivo de los videojuegos, sin embargo tenemos algo hoy en día que antes no existía, esto es gente madura que lleva muchos años jugando, con todo lo que eso implica. Antes la media de edad del jugador era de 15 años, hoy es de 25 años y dentro de 30 años será de 45  o 50 años, con lo que realmente podremos encontrarnos a abuelos jugando con sus hijos y/o nietos (más allá de los anuncios de Nintendo, claro).

 

Aunque hay mucha gente, los que realmente no se han acercado al medio, que piensa que es algo para niños, lo cierto es que yo tengo 34 años (ya mismo 35) y llevo toda mi vida jugando a los videojuegos, desde las consolas de nintendo de regalo de comunión, pasando por la cantidad de horas frente a las recreativas, juegos varios de ordenador o las no ya tan nuevas consolas domésticas. De hecho la persona con más edad que conozco que juega habitualmente es un compañero de trabajo que tiene 52 años (gracias Rafa por dejarme el Assasin´s Creed 2) y claro, viendo esto, me doy cuenta de lo lejos que estamos Rafa y yo del nieto de 8 años que lleva a su abuela a la tienda Game para que le compre un videojuego.

 

Esto es fantástico, porque al existir un público objetivo diferente (minoritario con respecto al usuario medio, pero cada vez con más peso), implica que cada vez más nos podemos encontrar con contenidos de calidad.

 

Así estaremos dentro de 40 años.  

 

Obras como Shadow of the Colossus, aunque ocultas tras una temática simple, te muestran motivaciones y reflexiones muy profundas. Silent Hill, con su segunda parte como estandarte, nos llevará de la mano a través de nuestras peores pesadillas, haciéndonos reflexionar de paso sobre la propia condición humana. Metal Gear nos recrea auténticas películas de espías, de las de antes, con auténticas superproducciones dignas de Hollywood. Y todo esto rascando en la superficie de grandes sagas conocidas por todos los fans.

 

Adentrándose en obras menos conocidas o que no son superproducciones, encontramos elementos más experimentales que se acercan a otros elementos de las artes y la interactividad, encontrándonos videojuegos que se entrelazan con la música, la pintura o incluso simuladores sociales o de la naturaleza. Como ejemplo de esto último no puedo dejar de hablar de Flow, para mí una pequeña joya que toda persona debería experimentar, lo que no quiere decir que le vaya a gustar a todas las personas. Se trata de un simulador de vida protozoica, casi sin acción, perfecto para relajarse, un ejemplo más de que el ocio electrónico va más allá de los videojuegos y de que los juegos crecen con los jugadores.

 

Así se ve FLOW en cualquiera de las diversas plataformas en las que ha salido. 

 

Dentro de otros 30 años se habrá cerrado el círculo, toda la pirámide de población habrá tenido acceso a los videojuegos, que tampoco querrá decir que todo el mundo juegue, y posiblemente nos encontremos con nuevos juegos pensados para gente que ya no es nueva. En realidad pensar que esto lo vamos a ver, ser consciente de que viviremos estos cambios, nos dejará un gran sabor de boca cuando dentro de unos años los reconozcamos. Más allá de kinects o 3D me interesará cómo habrá evolucionado el medio y todo lo nuevo que habremos disfrutado.

 

Ese futuro, en realidad, es nuestro presente también. Hoy en día podemos obtener la misma sensación y disfrutarla igual, si miramos con perspectiva y eso ocurre en muy pocos medios, tan sólo en los que son tan nuevos y están dando tan sólo sus primeros pasos como pasa con los videojuegos.

 

ANÁLISIS DE ZONE OF THE ENDERS THE SECOND RUNNER: UNA GRAN ÓPERA ESPACIAL.

Hola gente, ya estamos con aquí de nuevo, a la carga con nuevos análisis, o no tan nuevos, ya que son juegos con sus años, pero con la caída de precios de los juegos de ps2, es un gran oportunidad de hurgar en su catálogo. De primeras os contaré cómo me llegué a esta saga. Por un lado con Metal Gear Solid conocí a Hideo Kojima, y gracias a eso conocí otras obras suyas. De ahí, entre otras conocí que Kojima fue el productor de Zone of The Enders (ZOE) y de Zone of The Enders the Second Runner (ZOE 2).

 

 

Aquí tenemos la portada del primer ZOE. 

 

Navegando por internet, al tratarse de juegos de principios de la década casi no había videos ni análisis decentes (esto sólo existe de los juegos en los últimos 5 años, hace diez años no existían estas cosas, parece mentira). Pero de lo poco que vi se trataba de juegos de mechas, de grandes robots japoneses que disparan (si queremos simplificarlo a ese extremo). 

 

El anime siempre me ha gustado y me atrajo la idea, así que me decidí a buscar ZOE, me gusta siempre el orden. Por internet en Inglaterra encontré barato un ejemplar (salvo el manual el disco es igual que la versión española) y me zambullí en el juego. La verdad es que me gustó, pero me dejo un sabor agridulce.

 

 

This is Jehuty (versión ZOE). 

 

Como todo el mundo decía que ZOE 2 era como ZOE pero potenciado me animé a buscar otra vez en internet un juego barato (nueva versión inglesa, idéntica a la española, pensad que los dos juegos me han costado, con envío incluido 25 euros, en perfecto estado). Y recientemente me zambullí en el nuevo juego, disfrutándolo como un enano por cierto. De esta forma me decidí a realizar este análisis-artículo de Zone of the Enders the Second Runner, aunque creo que voy a añadirle el extra de analizar en paralelo el primer ZOE.

 

 

Esta es la portada de Zone of the Enders: The Second Runner.

 

Pasados los preámbulos os diré que se trata de una gran serie de juegos de la que espero con ansiedad una tercera parte para la PS3 (que es la que tengo) ya que son grandes juegos, sobre todo el segundo. Hideo Kojima como productor lleva a cabo la creación de un fantástico nuevo universo, alejándose de los engranajes sólidos, pero manteniendo cerca al equipo con el que ha creado las grandes obras maestras. Todo esto se realiza con un cambio de temática con el siguiente resultado: una fantástica producción, muy sólida (perdón por el chiste), con un registro y jugabilidad que se distancian un tanto de los estándares del medio, pero totalmente adictiva. De hecho al jugar a estos juegos me hago una idea más cercana de lo que puede resultar Metal Gear Rising, al aportar una jugabilidad distinta pero frenética. 

 

Como decía al principio nos encontramos con unos juegos de mechas, de robots, que disparan, un shooter, vamos. Los juegos evolucionan, desde el principio del primer juego hasta el final del segundo, de más lento a más rápido y adictivo. Todo esto se mezcla con ciencia ficción de la buena, de la de la vieja escuela, con colonizaciones de planetas, luchas espaciales y todos los ingredientes que a los que ya tenemos una edad nos dejan buen sabor de boca. Si te gusta todo eso, como a mí, independientemente de la plataforma o edad del videojuego, te encantará la serie. 

 

 

Así se ve The Second Runner en pantalla.

 

Comenzando con el aspecto gráfico, en general y de un primer vistazo ambos juegos pueden parecer muy similares, aunque ZOE 2 sufre una gran mejora respecto al primer ZOE. Para su época los gráficos de ZOE no estaban mal, fue de los primeros en salir con la ps2, aunque visto como acabó (FFXII, God of War II, etcétera) podemos ver que es un poco justito. Son renderizados en 3D, con baja calidad de texturas, con secuencias de video con idéntica tecnología, un tanto burdas. Aún así hay que contar con que es un juego muy cinético (con mucho movimiento) por lo que cuando la acción comienza todo se mueve de una manera muy agradable, con efectos de luces y movimientos de cámara que te hacen olvidar el aspecto un poco tosco cuando todo permanece estático. 

 

 

 

El diseño de los Orbital Frames está muy, muy trabajado, un dibujo conceptual de ejemplo es la imagen de arriba. 

 

Por otro lado el diseño global es excelente, algunos escenarios son pobres y repetitivos al igual que algunos enemigos, sin embargo en general el diseño es sobresaliente. Más que en ningún otro juego creo que el trabajo de Yoji Shinkawa como diseñador de los Orbital Frame (los mechas en el juego) es excelente, al mismo nivel e incluso superando los diseños para los Metal Gear, para que veáis el alcance.

 

    

Aquí podéis ver un trailer de Zone of the Enders. 

 

En global el apartado gráfico resulta irregular, un excelente diseño y conjunto que se queda algo corto al repetirse o simplemente no haberse diseñado. Se notan las prisas que hubo para sacarlo a la luz, antes que dejar que el conjunto madurara. Como nota global yo le daba un 7,5. Sin embargo no os preocupéis, en ZOE 2 todo esto se corrige, por lo menos casi todo. 

 

Los gráficos en The Second Runner suponen el avance que el tiempo y las prisas impidieron en el primer ZOE. Aunque no se alcance el nivel de los juegos del final de su ciclo vital el conjunto es de sobresaliente. La diferencia está en pequeñas correcciones que potencian enormemente el conjunto. 

 

En primer lugar los gráficos ya no son simplemente renderizados, están realizados con una técnica mixta parecida al Cell Shaded (que asimila a dibujos animados) dando una sensación global mucho más suave. Además esto enlaza con el segundo cambio significativo, ya que las cinemáticas ya no son renderizados sino secuencias de anime creadas expresamente para el juego. Vale que estas no son el culmen de la tecnología del anime, pero son muy buenas y dan solidez al conjunto.

 

 

Ken Marinaris, personaje de ZOE 2 que desborda diseño (también arquetipos, claro) y sabor anime por los cuatro costados. 

 

En cuanto a diseño se mantiene la misma dinámica excelente, pero pulida y ampliada. Más y mejores diseños de enemigos, escenarios más trabajados y cantidad, cantidad, cantidad de enemigos en pantalla y todo en un constante e incesante movimiento. Tan sólo puede empañar este apartado gráfico la aparición de ralentizaciones, cuando aparecen decenas y decenas de enemigos a la vez pero a mí eso no me molestó por dos razones: la primera que basta con eliminarlos a todos para que todo vuelva a su estado original de fluidez, y segundo que dichas ralentizaciones me retrotraen a las que tenía el Gradius original, que en cierta forma te “ayudaban” cuando la cosa se complicaba (además en este juego se homenajea a Gradius con un personaje del que toma nombre Vic Vipper).

 

  

Este es un tráiler de Zone of the Enders: The Second Runner. 

 

Al final tenemos un conjunto perfectamente diseñado, que desprende una imagen de futurismo que enlaza perfectamente con la ciencia ficción que relata, una ejecución técnica casi perfecta que te hace moverte, desplazarte y contemplar maravillado toda la acción en la que te ves envuelto. Yo le daba un 9,5 por currarse además secuencias anime “ex profeso”. De hecho a raíz de los dos juegos se lanzó una película OVA (ZOE ÍDOLO) y una serie de anime de 26 episodios (ZOE DOLORES, sí, sí, igual que mi madre) que narran hechos anteriores a lo narrado en los juegos. Si queremos hacer una media gráfica para la serie nos da un 8,5, aunque tanto número no signifique nada, tan sólo importa que te guste. 

 

Ahora hablaremos del sonido, que yo dividiría en tres apartados, efectos, voces y música. En el primer ZOE los efectos tienen un nivel muy bueno de acabado, así como las voces, la música es muy electrónica, apropiada para la acción del juego. Quizás porque yo no sea muy amante de dicho tipo de música no termine de convencerme, aunque le va de escándalo a la acción del juego. En este sentido al sonido de ZOE le doy un 8. 

 

En relación con el sonido de ZOE 2 el nivel de los efectos de sonido, explosiones, etcétera mantiene el sobresaliente de su primera parte, las voces a mi me parecen mejores aún que en ZOE, quizás porque el propio argumento es más adulto, y la música electrónica vuelve a hacer aparición, aunque creo que mejor implementada que en la primera parte, aunque más que por la propia música sea porque encaja más con la acción más fluida que ZOE 2 propone sobre ZOE. Yo le daba un 9 a la segunda parte, lo que de media sale un 8,5 pero ¿a quién le interesa una nota conjunta de los dos juegos? 

 

Por cierto os recomiendo sus bandas sonoras, en especial la canción de Beyond the Bounds de ZOE 2 o la canción del título de ZOE.

 

Ésta es la canción del título de ZOE. Para mí es muy sugerente. 

 

 

  

Este es Beyound the Bounds de The Second Runner. Un avance del ritmo que te encontrarás en el juego.  

 

Ahora analizaremos un elemento trascendental como es la jugabilidad, aunque dicha palabra no aparezca en la RAE para mí es como mejor se define cómo es un videjuego, es decir cómo se juega. La serie Zone of The Enders trata la jugabilidad como un juego de acción en tercera persona con una cámara semilibre (no lo es del todo, pero tampoco es fija) que funciona como un shooter de mechas (antes aclaré los términos). En ocasiones (a veces más que de propio shooter) la acción se vuelve cuerpo a cuerpo con un ritmo frenético.

 

En general el juego se divide en fases lineales que suelen terminar con un excelente jefe final. Nuestro Orbital Frame (nombre de los robots en el juego), Jehuty, a lo largo de los juegos irá desbloqueando programas que le permitirán incrementar el desarrollo de su armamento, aumentando a su vez la velocidad y potencia destructora. Aunque hay una serie de armas que debemos usar específicamente en determinados momentos se nos permite normalmente equiparnos con las que nos apetezca para disfrutar de la intensa acción. En determinados momentos se requiere algo de exploración y pequeños puzzles, pero que no os confundan, son la excusa perfecta para dar rienda suelta a la historia y prepararos para la intensa acción que es la base del juego. 

 

Así en el primer ZOE la historia avanza lentamente entre exploraciones un tanto tediosas que llevan a combates frenéticos, aunque quizás la jugabilidad no estaba del todo ajustada, ya que la sensación de manejar a Jehuty no es todo lo poderosa que podría llegar a ser. Esta sensación que se intuye cuando acabas el primer juego se confirma cuando juegas a The Second Runner.

 

  

Aquí podéis ver el primer ZOE en movimiento.  

 

En ZOE 2 la exploración ya sí es una mera excusa, por lo que se elimina el tedio de su primera parte, y la acción se vuelve absolutamente vertiginosa y la sensación de poder creciente recorre todo el desarrollo del juego, siendo a partir de la segunda mitad cuando nos damos cuenta de lo realmente poderoso que es Jehuty, de lo realmente poderoso que eres al manejarlo, claro que los cientos de enemigos que tienes enfrente te harán demostrarlo completamente. La acción como shooter es divertida, con combates apoteósicos contra cientos de enemigos a la vez, y se combina con poderosos combates cuerpo a cuerpo, frenéticos en el cambio de cámara con fijación de objetivo y la combinación de cada uno de los distintos ataques disponibles. Genial, de verdad, sobre todo en las mejoras de ZOE 2. Por esta acción frenética es por lo que os digo que puedo intuir qué puede aportar el futuro Metal Gear Rising con su idea de cortar, cortar y cortar. 

 

Quizás el desarrollo de jefes finales era más variado en el primer ZOE, pero no más divertido. Aunque la jugabilidad es la misma en los dos, es en el segundo por el reajuste de armas, enemigos y velocidad, donde la acción explota. Aquí la música electrónica es donde te volverá frenético y querrás más y más y más… 

 

Las escenas de video están perfectamente integradas para pausar la acción y darle el ritmo justo de acción, descanso, motivación durante todo el juego, sobre todo en ZOE 2 por su sobresaliente historia. Debéis tener cuidado, puede que empecéis a jugar una mañana y no paréis hasta terminar el juego, el primero muy corto de 6-7 horas y el segundo de unas 10 horas. Se puede volver a jugar en modos más difíciles, en ZOE 2 se pueden buscar extras y secretos (la mano de Kojima) y en ambos existe un curioso modo versus para luchar contra los distintos enemigos del juego cual arcade de lucha. Lo importante es la historia pero se agradecen dichos añadidos.

 

  

Este es ZOE 2 en plenitud de movimiento, absolutamente frenético.  

 

Al que le gusten las notas le doy un 7,5 al primero y un 9,5 al segundo (le quito medio punto por la falta de libertad de cámara y la sensación un tanto caótica de determinados momentos), lo que da otra media absurda de 8,5. 

 

Bueno, bueno, llegamos a la historia. La historia es la misma para los dos juegos, uno es continuación directa del otro, aunque la segunda parte sabe tratarla con un enfoque distinto, quizás más maduro (se trata de un videojuego de mechas de ciencia ficción, tampoco os esperéis un argumento a la altura de La Montaña Mágica, ni con tantas lecturas por supuesto).

 

Básicamente tenemos una fantástica ópera espacial, con la humanidad esparcida por el Sistema Solar, cuando aún Plutón formaba parte de él. Ya sé que lo de Plutón no tiene nada que ver, pero yo aún sigo en contra de que lo tilden de planetoide en lugar de su antiguo puesto de noveno planeta del sistema solar. En este sistema solar los habitantes de Marte y las lunas de Júpiter son discriminados por ser Enders (habitantes de la zona exterior) y se producen diversas disputas e intentos de independencia entre las facciones. 

 

La temática es muy interesante porque puede acercarnos a cualquier realidad mundana, pero revestida de ese aspecto espacial que Star Wars supo dar como nadie. La introducción de energías imposibles, robots magníficos y malos muy malos y buenos muy buenos hace que lo expuesto en ZOE atraiga y deslumbre como pocos juegos.

 

 

Estos son algunos de los protagonistas de la segunda parte Nohman, Leo, Ken, Dingo, Viola. Carisma por todas partes.

 

 

En ZOE 2 se finaliza la historia que queda a medias en ZOE, cambiando al protagonista y personajes secundarios, lo que es un acierto al tratarse de una persona adulta en lugar de un adolescente, además de dotar a los protagonistas de volumen. Ya no serán ni tan buenos ni tan malos, cada uno tendrá sus motivaciones, todas discutibles desde algún plano moral, lo que unido al magnífico marco creado en la primera parte hace que la historia esté totalmente a la altura de su jugabilidad. A ZOE le daba un 9 por su originalidad y a ZOE 2 un 9,5 por llevar la historia aún más alto (el diez me lo guardo para otras historias quizás más profundas o conmovedoras). El conjunto es de 9,25, pero esta nota ya es absurda del todo. 

 

Si queremos acabar con las medias absurdas el conjunto es de 8,75, dándole un 8 para el primero y un 9,5 para el segundo. Pero olvidaros de números (o no, si no queréis) y vayamos a las impresiones globales, que es lo creo importante para definir un juego.

 

Zone of the Enders es un pedazo de saga como un camión, tiene todo lo que tiene que tener, si te gusta la ciencia ficción. Una historia épica, personajes carismáticos, un diseño tecnológico muy trabajado y creíble y unos enormes valores de producción. Como videojuego además es muy entretenido y tienes múltiples posibilidades para rejugarlo. Incluso la experiencia fue más allá de las consolas con un anime como precuela. Existe otro juego desarrollado para Game Boy Advance, pero es un juego menor al que no he jugado y no puedo decir nada de él, aunque siguiendo esa estela sería genial un ZOE Portable para PSP ¿no creéis? 

 

Después de leer todo este texto (gracias por vuestra paciencia) puede parecer que el primer ZOE es prescindible y que para una buena experiencia deberíamos jugar exclusivamente a The Second Runner. Sin embargo mi consejo no es ese, creo que lo mejor es introducirse en ZOE, donde tendremos una experiencia inicial grata, con una introducción a la historia que deja muy buen sabor de boca, para continuar con ZOE 2 donde se amplía todo, historia, experiencia jugable, gráficos y sensaciones. El recorrido por la segunda parte es mucho más placentero si posees todo el background de la primera parte y te quedarás esperando saber cuándo saldrá una tercera. Por cierto que la tercera parte no para de rumorearse para consolas de nueva generación pero aún no hay noticias, claro que con la potencia de una ps3 ZOE se vería y jugaría mejor que nunca. 

 

ZOE es agua fresca para el mundo de los videojuegos ya que sabe recoger los clichés y tópicos y los transforma en algo sólido y de calidad, en lugar de algo manido y revisitado. Te hace pensar cómo es posible que los otros juegos no lo alcancen si parece tan sencillo. No quiero castigaros más con mis cosas por hoy así que subiros a bordo de vuestro Orbital Frame y cuidado porque el que se aproxima es Anubis, el más poderoso de todos.