Análisis de Toy Story 3: Dentro de una historia de juguetes

Me gustaría comenzar con una reflexión, y es que algo hemos perdido. El videojuego de Toy Story 1 era un plataformas divertido que servía para seguir la película. Con el mismo cariño y buen hacer recuerdo juegos como El Rey León o Aladdin. Eran juegos buenos, basados en películas de dibujos animados, pero no infantiles. Dichos juegos fueron durante un tiempo los que mantuvieron el género de plataformas. Hoy en día hemos perdido la intención de hacer buenos juegos, tenemos una capacidad técnica simplemente inimaginable hace 10 ó 15 años, pero en lugar de seguir haciendo buenos juegos nos encontramos productos como este Toy Story 3 que simplemente se niega a ser un buen juego y lo único que busca es vender una imagen, la de la película.

 

 

 

Una pequeña muestra del Toy Story original.  

Hablando de videojuegos, algo hemos perdido. Antes teníamos buenos juegos basados en licencias infantiles, hoy tenemos buenas licencias con juegos infantiles ¿qué hay que hacer para recuperar los juegos, para que se tome con seriedad un medio que antes se trataba de forma digna? 

Bueno, una vez reflejada esta, para mí, triste reflexión, hablemos propiamente del juego.

 

  

Toy Story 3, es el último juego que he jugado, al que ahora le llega el turno de analizar. ¿Toy Story 3? Sí, las circunstancias personales de uno cambian, http://blogs.gamefilia.com/chtcastro/15-12-2010/38201/la-edad-y-los-videojuegos ,  y con mi hija de dos años y medio no puedo jugar libremente a Dead Space. Así que para la conciliación de mi vida familiar con mi afición vendí el susodicho Dead Space (una vez completado) y adquirí este Toy Story 3 que voy a analizar a continuación. Ya os digo yo que mi hija salió encantada de la tienda Game. 

Bueno pues lo que tenemos entre manos es el videojuego, basado en la película, de Toy Story 3 ¿qué esperábais? Recordaba con bastante nostalgia el buen plataformas de la adaptación del Toy Story original que jugué en un emulador de PC y la adaptación de Toy Story 2, aunque muy barata ahora en el Store de Sony, poco podía competir gráficamente con los 8 euros que me acabó costando nuevo, esta adaptación de la tercera parte, para el goce visual de mi hija (y mi hijo de un año)

.

 

Aquí os dejo un link para recordar el juego original.

http://www.youtube.com/watch?v=U3HSwAYyERc  

Se trata de llevar a nuestros personajes favoritos ¿? Buzz LightYear, Woody, Jessie (¿a quién le gusta Jessie?) solos o a lomos de nuestro fiel Perdigón. A través de una vista en tercera persona, tendremos dos tipos de jugabilidad. En primer lugar a través de una serie de fases cerradas basadas, más o menos, en el argumento de la tercera película, aunque hay una fase absolutamente imprescindible que es el videojuego de Buzz basado en la segunda película que es genial para los nostálgicos, con un enfoque fundamental de plataformas pero con pequeños minijuegos tipo shooter o de distintos tipos de carreras. La otra gran parte de la que consta el juego es un pequeño sandbox, El Rodeo de Woody, destinado a sacarle partido al juego, si tienes ánimo para ello, claro. El sandbox se basa en pequeñas misiones en esta ocasión más relacionadas con la personalización del entorno aunque también con carreras y distintos minijuegos. 

Gráficamente el juego es un homenaje directo a todas las películas y a los aficionados. La calidad técnica de las máquinas de hoy en día hace que gráficamente sólo se esté un pequeño peldaño del resultado visto en las pantallas de cine, o de nuestra televisión. Las animaciones y entornos (estos un tano irregulares) nos traen como nunca a estos personajes entrañables a nuestro salón, siendo además perfectamente controlables y cada uno con sus características personales. Aún estoy explicando a mi hija la diferencia entre película y videojuego ya que ella al principio no los distinguía. Ahora sí, porque la x salta y la palanca mueve al personaje.

 

  

Si nos ponemos serios los gráficos y animaciones beben directamente de las películas, lo que es una fantástica noticia, pero tanto los entornos como la cantidad y tipo de movimientos de los personajes, en general, son bastante limitados. Todo es muy lineal y tienes muy poco margen para la variación. El sandbox también es muy, muy limitado en tamaño y además los personajes secundarios ahí sí que pecan de simplones. 

No es una bestia de última generación, es la mejor y más fiel adaptación de Toy Story a los videojuegos, por el carisma que destila cada una de las animaciones de Buzz o Rex o por la calidad de sus escasísimas cinemáticas, los gráficos son notables. Le adjudico un 7.

En el sonido la cosa también pinta bien, tenemos por un lado la excelente banda sonora de Toy Story 3 con sus músicas originales (a ver cuándo las traen Saint Seiya o Dragon Ball) además de un doblaje de un excelente nivel con muchas de las voces también originales (no así las de los protagonistas con lo que canta un poco), escuchar las quejas de Rex es como vivir la película. Los efectos de sonido cumplen sin más, un buen nivel, pero sin nada esencialmente destacable. En general el juego suena muy bien, quizás algo mejor que los gráficos, un 8 por su carisma. 

La cosa cambia si hablamos de jugabilidad, ¿es divertido de jugar? Sólo a ratos, realmente en las pocas fases con la que cuenta el modo historia sólo son divertidas, y sólo parcialmente, las fases del tren y del videojuego de Buzz. El resto son repetición de plataformas, carreras y disparos que sin ser muy largos se hacen repetitivos, y eso que hay pinceladas de jugabilidad con mucha imaginación. El añadido de El Rodeo de Woody, el modo sandbox, aunque de agradecer, no aporta sino más tedio en forma de personalización una vez pasados los primeros instantes de investigación. Todo esto hace un juego poco atractivo para un adulto, quizás atractivo para un infante por los personajes, pero poco más.

 

Aquí tenemos un gameplay del videojuego de Buzz, lo dicho, impagable.

 

http://www.youtube.com/watch?v=yW5zhnlqqaM&feature=related  

Una jugabilidad tan corta no sé si llega a merecer un 5, las pistas, el sistema de ayudas progresivo hacen que mi hija sin darle a ningún botón se pase la primera fase ¿? Vale le daré un 4 por los toques imaginativos de plataformas y por el esfuerzo de colocar el modo libre. Lo mejor el modo cooperativo, colocando un segundo mando, con carreras a doble pantalla que, por definición, puede divertir a los más pequeños. 

La historia simplemente no existe. El modo historia en sí son una serie de fases inconexas entre sí que persiguen en la lejanía la historia de la película como excusa para existir yendo de más a menos. El Rodeo de Woody ni siquiera tiene historia o un fin determinado por lo que una vez visitadas todas sus fases el juego en sí no tiene más sentido, salvo la limitada jugabilidad. Nuevamente es cierto que mi hija, os recuerdo que tiene dos años, no necesita dicha historia para coger el mando y darle a la x para que Buzz salte, pero el juego no da para más. En historia le voy a dar un 3. 

Hablar de medias parece absurdo con notas tan irregulares, en global le daría un 5. ¿Un aprobado? Sí porque realmente puedes manejar a los personajes como si fueran de la propia película y su carisma está fielmente reflejado en el juego. Además mi hija todas las noches me sigue pidiendo antes de dormir que pongamos “Toristori” y se queda embobada dándole a la x que, por si se os había olvidado, salta. Además jugar por fin al videojuego de Buzz merece un aprobado. Como juego infantil seguro que se llevaría un 7 o un 8, pero hablando con seriedad  no merece más que ese aprobado raspado. 

El juego sólo lo recomiendo para los niños (grandes o pequeños) que quieren manejar a sus héroes, pero no busquéis un buen juego, tan sólo una buena licencia.

Análisis de Transformers War for Cybertron

Profundizando en los orígenes de los Transformers. 

Ahora sí, se me coló el análisis del juego de Transformers del año 2004 para ps2, pero ahora quiero hablaros de Transformers: War for Cybertron o Guerra por Cybertron en nuestro idioma, que he finalizado recientemente. Lo que parece claro es una cosa en relación con los juegos de Transformers, cuando se liberan de la presión de una licencia de película, mejoran y en este caso eso es lo que ocurre.

 

 

  

Después de varias versiones de las distintas películas y antes de la llegada de su última adaptación, Dark Side of the Moon, nos encontramos con esta sorpresa, un nuevo juego de Transformers. Lo curioso es que War for Cybertron es mejor en todo a Dark Side of the Moon, y eso que se hizo un año antes, lo dicho, las licencias lacran los juegos. En este caso nos volvemos a encontrar con un shooter en tercera persona, y es que parece un género hecho a la medida de nuestros robots favoritos, pero en lugar de ceñirse a una historia predeterminada anteriormente, nos narra de forma original los hechos acaecidos en Cybertron antes de la partida de Optimus, Megatron y compañía hacia la Tierra. 

Aunque en principio puede no resultar muy atractivo para el fan, ya que todo está rediseñado, desde los personajes con sus transformaciones hasta los entornos y no sigue fielmente la estela de otros diseños Transformers, en realidad todo el conjunto está tratado con respeto para el fan y, una vez profundizando en el juego, se nota que se trata de un homenaje al fan realizado por fans, con cariño y calidad. 

Visualmente el juego es una maravilla, Cybertron es un mundo mecánico, pero vivo, donde nuestros robots son también máquinas vivas. El conjunto siempre tiene vida, los pistones de los Transformers se mueven por sí solos y el rediseño sienta muy bien. Todo se basa en recordar las imágenes tradicionales con formas actualizadas y modernizadas, pero con un aspecto propio, lejano de la “realidad” terrestre que coches y aviones poseen. Se trata de un aspecto Cybertroniano, si hay que llamarlo de alguna forma, y la verdad es que luce muy bien.

 

 

  

Los escenarios son variopintos, aunque al final pueden resultar un tanto repetitivos, ahora bien, siempre originales. Desde mi punto de vista van de más a menos. En relación con el modelado de los personajes aunque de alto valor de producción resultan un tanto clónicos, sobre todo los enemigos, y la falta de variedad resta algo de valor. 

En general unos gráficos potentes y sólidos que te introducen en Cybertron como nadie lo ha hecho, un mundo extraterrestre mecánico y vivo, que puede pecar a veces de repetición. Yo le daba un notable alto en este apartado, un 8. 

El sonido es excelente, grandes efectos especiales, unas magníficas voces totalmente traducidas al castellano (no pararemos de echarlas de menos en aquellos juegos que no las traen) y una buena música de ambiente. Quizás la música sea la que alcance menos nivel, no porque sea mala sino porque carece de carisma. En general otro 8 por la excelente localización a nuestro idioma, como criterio de que la falta de doblaje no resta, pero su presencia (de calidad) suma. 

Analizando la jugabilidad nos encontramos con un divertido shooter en tercera persona. Nuestros Transformers pueden cambiar entre distintos tipos de arma, nada que destacar en cuanto a variedad o tipología, y a divertirse disparando. Eso sí, lo siento, pero aquí no te puedes cubrir a lo Gears. Como es obligado en cualquier juego de Transformers podemos transformarnos a voluntad en vehículo (terrestre o aéreo, depende del tipo de misión) y aquí es donde se diferencia más de otros juegos. En este caso los vehículos SÍ son fácilmente controlables, de hecho las fases de vehículos aéreos (con viejos conocidos como Starscream o Jetfire) para mí son de las más divertidas.

 

http://youtu.be/Xt68BX8eieY 

 

Existen los característicos jefes finales, algunos con muy mala sangre, otros que evocan una enorme nostalgia, que harán las delicias de todo fan de la saga. En realidad el juego no ofrece mucho más a nivel individual. Con esto quiero resaltar que, por ejemplo, Vanquish es mucho mejor shooter, más frenético y divertido de jugar, aunque claro no tiene el carisma de nuestro Megatron. 

Por otro lado, que creo es una gran baza, tenemos el multijugador online, tanto cooperativo para todo el juego, como competitivo, lo que amplia y multiplica la experiencia jugable, aunque no aporte nada nuevo a la propia historia.

 

  

La jugabilidad individual, para mí la principal, aunque divertida, al final se vuelve repetitiva, por lo que gracias a su buen multijugador es de notable. Yo le doy un 7. Es divertido, pero estaba deseando jugar a Vanquish otra partida, antes de terminarlo, y con Transformers esto no me ocurrió. 

Para finalizar el análisis vamos a ver su historia, aunque no es que sea especialmente importante para un juego de este tipo, donde se supone que la cosa está clara: Autobots contra Decepticons. El juego consta de 10 capítulos, 5 para cada facción, comenzando con los Decepticons, aunque el juego te permite, si quieres, empezar con los Autobots. Aunque estaba deseando controlar a Optimus Prime (optimus prime como suena, nada de óptimus prain, que era como se llamaba hace 25 años) comencé el juego por el principio, que es la campaña Decepticon, controlando a Megatron (que resulta muy satisfactorio de controlar). La verdad es que la campañana Decepticon en general me dejó mejor sabor de boca que la Autobot, quizás porque el juego, para alargarse (no llega a 10 horas en total), te hace dar muchos bandazos y hacer siempre los mismos objetivos, y en la segunda campaña que juegas (en mi caso la Autobot) la sensación de repetición crece y la de sorpresa disminuye. 

La historia trata de coser todo lo acaecido antes de que los Transformers lleguen a la Tierra, y lo consigue, aunque el conjunto es muy simple y el detalle del objetivo de cada misión es absolutamente irrelevante. Conclusión: buenos contra malos en el juego, como tiene que ser, pero hacia el final del juego uno siente cierto hastío de estar haciendo siempre lo mismo. Un ejemplo es que en Transformers 2004 cuanto más jugabas más posibilidades de personalización tenías, mientras que en este War for Cybertron, al final estás jugando igual que en medio, sin más opciones, por lo que se resiente el interés por avanzar. 

La historia es lo que tiene que ser, pero en este caso no llega a ayudar a querer seguir jugando, para mí un 7 porque respeta todo lo que Transformers significa para nosotros (gracias) aunque no aporta nada nuevo ni mítico. 

En general creo que es un gran juego, que cualquiera puede disfrutar, por lo que le pongo un 7, aunque si eres muy friki puedes subirle un punto. El juego tiene sus carencias siendo la licencia Transformers (transformarte en cualquier momento) y su multijugador cooperativo (puede llegar a ser muy divertido) sus armas más firmes. Además supone agua fresca en el pantano de juegos basados en las películas donde las prisas y una jugabilidad tosca y en ocasiones imposible tiran las ilusiones de los jugones por el suelo. 

Si tienes ganas de probar un shooter diferente, o si quieres un buen juego de Transformers no lo dudes, vas a pasar un buen rato. Transfórmate en cualquier momento y ve a toda velocidad contra los Decepticons…

 

 

  

 

POR CYBERTRON.