Análisis de Heavenly Sword

La historia de una Espada Celestial.

 

 

Hoy tengo entre manos un juego singular. Singular por tratarse de uno de los de la primera hornada de Playstation 3, singular por ser muy recordado, quizás precisamente por ser uno de los primeros y singular por sus valores de producción con grandes luces y algunas sombras. 

Heavenly Sword es un hack´n slash, un mata-mata, un yo contra el barrio de toda la vida. En los últimos años parece que God of War es quien ha inventado el género, a pesar de la cantidad de monedas de cinco duros que muchos hemos gastado en los salones recreativos. Este juego nació a la sombra del dios de la guerra, saliendo entre God of War 2 y 3 y aprovechando ese tirón comercial. 

Así que precisamente eso es lo que nos encontraremos, un juego en tercera persona donde tendremos que acabar con todo lo que se nos ponga por delante, exclusivo para nuestra Play que nos hará desgastar bastante nuestro dualshock (si lo jugamos ahora ya que los primeros mandos no eran dualshock, eran sólo sixaxis, con sensor de movimiento, cosas de la industria). 

Cuando introducimos nuestro disco en la consola nos aparecen unos menús bastante simples pero con unas presentaciones ciertamente atractivas donde se ve a nuestra protagonista Nariko, una joven de laaaaaaaaaarga melena roja y ropa con mucha gasa que deja ver bastante carne, que destila mucho carisma, sobre todo por el espadón que maneja, fácilmente pesará dos o tres veces lo que ella. 

 

Los gráficos del juego son muy bonitos, así es como yo lo definiría, muy bonitos. El ambiente general del juego es bello, la protagonista está excepcionalmente diseñada y es un placer dejar el mando quieto y ver a nuestra protagonista insertada en su mundo. La cámara es prácticamente fija, con lo que se permite aprovechar la potencia del hardware al máximo, para la época en la que salió.

 

  

 

Las animaciones son buenas, aunque la velocidad a la que se mueve todo impide a veces seguirlas, el diseño de personajes es excepcional con una estética medieval mezcla de japonés y edad media europea y en general los escenarios son preciosos aunque a veces pecan de simples (quizás porque me recuerdan a las estructuras del castillo de ICO, con ya bastantes años a sus espaldas). Los enemigos está bien diseñados, pero con bastante menos carisma, salvo los jefes finales. 

 

Tan sólo destacaría las fases de batalla donde los enemigos se vuelven incontables, cientos y cientos de enemigos que aunque se trate de una cortina de humo gráfica a mí me gustó mucho. En general creo que se trata de unos gráficos excepcionales que no llegan al sobresaliente por pequeñas lagunas como animaciones y no alcanzar el nivel en el diseño de algunos elementos como escenarios, además de notarse que se trata de la primera generación de juegos de Playstation 3. Para mí unos gráficos muy notables, de 8. 

 

El sonido es muy bueno, la música y efectos están perfectamente implementados, quizás la música no alcance un carisma excepcional pero no tiene ningún pero y lo que realmente destaca de este juego es su doblaje. Se trata de una producción de doblaje sobresaliente, realizado además con captura de movimientos, como las animaciones, con la tecnología de los creadores del Señor de los Anillos y Andy Serkins (Gollum) como director artístico de interpretación. Posee una producción efectivamente muy profesional y el doblaje al castellano es estupendo así que el producto final queda muy peliculero, algo que se pretendía desde el principio. Así es un placer ver y oir el juego, casi como una película, por lo que el sonido para mí también es de notable alto, otro 8, ya que aunque el doblaje es excepcional la música no alcanza tanto carisma ni se recuerda tanto.

 

  

 

En cuanto a jugabilidad este juego supone una alegría al intentar innovar dentro de su género. Ésa es la buena noticia, la mala es que no estoy totalmente seguro que el resultado de la innovación, de su originalidad, haya dado el resultado deseado. Aunque en un primer momento pueda parecer un clon de God of War hay bastantes aspectos de su jugabilidad que se diferencian notablemente. Los principales son que en Heavenly Sword no hay plataformas aunque sí hay fases de disparos, pero más que como un shooter, se llevan a cabo conduciendo los proyectiles (bien con el sixaxis o con el stick). Estas fases son divertidas, sobre todo por nuevas, pero tampoco dan más de sí, haciéndose alguna de ellas incluso pesada. 

Si hablamos sobre el control del personaje nuevamente supone una innovación y nuevamente no me queda claro si es para mejor, aunque siempre se agradece el intento. Vamos a ver, Nariko NO SALTA y NO SE PROTEGE. En realidad sí salta y se protege pero son acciones no controlables por el jugador. Nariko salta sola cuando hace falta y con algún Quick Time Event (¿alguien dijo God of War?) y se protege automáticamente si no haces nada. ¿? Sí, se protege automáticamente salvo cuando los enemigos hacen unos ataques especiales donde hay que cambiar el tipo de ataque de Nariko y entonces se protege sola otra vez.

 

  

 

Esto no quiere decir que no te hagan daño, si no cambias a tiempo tu forma de lucha o si te golpean con ataques imparables, que también los hay, te hacen daño. La jugabilidad está balanceada, según el nivel de dificultad elegida, pero es que es muy raro. Yo no conseguí acostumbrarme bien, no puedo elegir directamente ni cuando saltar ni cuando defenderme… 

 

Como he dicho antes en cuanto a ataques el espadón de Nariko, perdón el Heavenly Sword, tiene tres ataques: el fuerte, con la espada completa, el veloz con la espada dividida en dos y los ataques a distancia, con las dos espadas con cadenas (¿otra vez God of War?) con los que puedes lanzar a los enemigos al aire ¿? Eso sí las animaciones de Nariko son espectaculares, se producen auténticas coreografías pero al final en lugar de tanto combo con los distintos tipos de luchas acabas haciendo, el 90% del tiempo, el mismo ataque una y otra vez porque de otra forma el conjunto queda demasiado caótico con unas animaciones tan rápidas que resulta muy difícil de controlar. Ahora bien la nula IA de los enemigos siempre estará ahí para echarte una mano, y cuando digo nula me refiero incluso a los enemigos finales, que poseen un buen diseño pero unos patrones absolutamente cerrados y rígidos, por lo que no resultan tan divertidos como en otros juegos.

 

Aquí un link de un video del juego en movimiento: 

 

http://www.youtube.com/watch?v=cNfhEpkYIJU  

 

En conjunto una jugabilidad diferente a otros juegos, aunque hay cosas que recuerdan excesivamente a los grandes del género, donde el control tan diferenciado y las secciones de proyectiles dan un toque de agua fresca, pero un tanto amarga. No me apeteció seguir rejugándolo para desbloquear todas las imágenes, más me apeteció por volver a ver determinados paisajes o la estampa de Nariko, (o de Kai, otro personaje controlable), en la pantalla. Lo siento, buen intento pero deberá continuar mejorando, para mí un 6. 

 

Llegando a la historia encuentro nuevamente luces y sombras. Las luces son claras, una buena historia de fantasía medieval llena de sus clichés, bueno muy bueno, malo muy malo y conflictos con la familia que hacen que el héroe sea aún mejor. Todo muy bien hecho pero el problema es que todo es demasiado corto, y cuando digo corto no es sólo porque el juego no dure mucho más de 6 ó 7 horas (y se meten con Vanquish, éste sí que es corto) sino porque la historia es muy breve y con muy pocos matices ni contexto para los personajes. Pasa esto y ya está. Vale que era un título que tenía que salir en una fecha concreta y que seguro que el presupuesto tampoco daba para más, incluso habría que agradecer que no lo hayan alargado artificialmente, algo que me parece nefasto cuando se produce, pero es que ya está. No hay más.

 

  

 

Lo dicho, no tengo ganas de volver a jugarlo ni porque sea divertido de jugar ni por lo épico de su historia, que lo es pero una vez vista ¿qué más da?, tan sólo por los paisajes, las animaciones y los personajes. Para mí una historia de 6, porque lo poco que hay está bien resuelto. 

 

En conjunto me ha dejado un buen sabor de boca, con un gusto un tanto diferente y efímero, aunque siempre recordarás el agua cayendo, el pelo rojo moviéndose por tu pantalla y la hierba verde moviéndose a tus pies antes de entrar en una frenética lucha. Una gran producción para un buen juego con el que pasar un buen rato frente a tu pantalla de televisión (cuanto más grande en este juego, mejor). Para mí un juego notable que si tienes una Playstation 3 no deberías dejar de probar más aún cuando de segunda mano en cualquier tienda lo puedes encontrar hoy en día por 9,95 euros. 

 

¿Saldrá una segunda parte? Yo espero que sí porque me encantaría volver a ver esa melena roja moviéndose por tooooda la pantalla.