Los Caballeros del Zodíaco en PS2.

SaintSeiya Santuario y Hades.

 

Enbreve tendremos en nuestras tiendas Saint Seiya Batalla por el Santuario, o loque es lo mismo la enésima revisión, en esta ocasión para las consolas de“nueva generación”, de una saga tan carismática y querida por muchos como esLos Caballeros del Zodíaco.

Muchose está hablando sobre el juego que va a venir, por lo que parece será un granjuego para fanboys pero bastante limitado si obviamos la franquicia, pero mipregunta en realidad es ¿Será un juego tan bueno, al menos, como los de PS2? Midecepción con los juegos de otra gran saga, como es Bola de Dragón, es enormeya que aún no se han podido acercar en la “nueva generación” a la calidad delos juegazos que fueron Dragon Ball Budokai 3 y Tenkaichi 3 para nuestravetusta PS2.

 

Noos equivoquéis, para mí no todo tiempo pasado fue mejor, pero me parece muytriste que después de 7 u 8 años, con mejores tecnologías no se hagan mejoresjuegos, al revés, se hagan juegos peores que lo único que buscan es vender sin alcanzarun salto cualitativo, aún peor, rebajando la experiencia jugable.

 

Enlo que a Los Caballeros del Zodíaco se refiere espero exactamente eso del nuevojuego, una mejora con respecto a los de anterior generación y, precisamentecomo refresco de dichos juegos, he vuelto a poner en marcha mi “plei dos” conSanctuary Battle y me he decidido, como antesala de lo que nos espera, aredactar un doble análisis de dichos juegos como referencia previa.

 

Loprimero es dejar claro que el juego que viene, Batalla por el Santuario cubreargumentalmente dicho arco del manga y del anime, el Santuario, igual que elprimero de PS2, pero en lugar de hacerlo en luchas 1 vs 1 como los juegos dePS2, lo hará en forma de aventura de acción en tercera persona en una mezcla deestilos Dinasty Warriors con God of War. Ya que argumentalmente vamos a ver lomismo, se agradece que cambien el planteamiento, al menos.

 

Perocentrémonos en nuestros juegos de la pasada generación: lo dicho, dos juegosmuy similares, que recogen dos arcos argumentales diferentes, aunque al que noconozca la serie le parecerán muy similares, con una base de lucha 1 vs 1clásica, en 2D (aunque con modelados en 3D), con pequeños extras en forma defases bonus tipo beat´em up (en las que parece basarse el nuevo juego) y unmontón de objetos desbloqueables y formas de juego alternativas que puedenalargar exponencialmente la experiencia jugable de la, entrañable, historiaprincipal.

 

GráficamenteSanctuary Battle, el primer juego, nos ofrece una de cal y otra de arena. La decal, la buena por si alguien no lo sabe, son los modelados y animaciones de losprotagonistas. Sus armaduras, movimientos y rostros son 100% Caballeros delZodíaco, por lo que ya hasta ahí el juego cumple sobradamente. Los efectos delos ataques especiales, individualizados para las decenas de personajescontrolables, más allá de nuestros cinco protagonistas de armaduras de bronce,son un placer para el fan. Todo aquel que no conozca la serie se perderá laemoción que desprenden, claro, pero no dejan de estar muy bien implementados.

 

Lassecuencias de los ataques más poderosos así como las animaciones entre batallasrecrean, casi como ningún juego de dicha generación (y de la presente) el animeen nuestra consola. Es evidente que se trata de una ps2, y quizás alguienpiense que unos Cell Shading le habrían sentado de perlas (yo soy uno deellos). Pero el efecto es magnífico de todas formas.

 

 

Comocolofón el diseño del conjunto del juego, menús, pantallas, etcétera es 100%Caballeros del Zodíaco o Saint Seiya, como tú prefieras.

 

Laparte de arena, la mala, es que los escenarios son muy, muy pobres. Nos llevana recreaciones de manga y anime, pero quedan muy poco trabajados, con unasensación muy plana, aunque bien es cierto que la serie no se conoció por susfantásticos escenarios.

 

Comoresumen de nota podríamos decir que es un juego notable por su excelenterecreación del anime, aunque técnicamente no es muy avanzado, digamos un 7.

 

Elsegundo juego, Hades, se supone que mejora los escenarios, al hacerlos másgrandes y destructibles. La realidad es que no se consigue mucha mejoría,incluso a mi parecer pierde mucho al desaparecer prácticamente la totalidad delas escenas animadas intermedias, sustituidas por dibujos estáticos con texto(algo muy japonés).

 

Ningunode los dos juegos es una maravilla técnica, pero el primer juego, por susfantásticas animaciones y recreación de la historia creo que alcanza un notablemuy, muy alto, un 8, que en el segundo juego se reduce hasta poco más que unaprobado, no más de un 6. Aunque si uno mira la televisión las diferencias enuna lucha son mínimas.

 

Encuanto al sonido, otra vez tenemos cosas buenas y malas. Lo bueno, en ambosjuegos, es la posibilidad de escoger las excelentes voces japonesas, lasoriginales. Algo realmente relevante si has tenido la ocasión de ver losdibujos en su versión original. Pensar en tener el doblaje al castellanooriginal es tan sólo una quimera así que lo que tendremos en castellano seránlos subtítulos. Los efectos especiales de la serie también están calcados deloriginal: PEGASUS RYUSEIKEN!

 

Laparte arenosa del sonido son las músicas, y eso que no son nada malas, de hechoa mí me gustan mucho, pero no se puede más que criticar que hayan capado laversión europea. La versión japonesa posee las fantásticas composicionesoriginales, tan es así que hay una excelente recreación de la intro de la serieque en su versión japonesa tenía la música original y que a nosotros nos hallegado con una composición hecha “a medida”, vamos que dure lo mismo paraaprovechar el video. Aún así la música es buena, épica y acompaña bien, peropara el viejo aficionado algo se pierde…

 

Endefinitiva otro apartado notable, quizás un 8, que pierde su sobresaliente enEuropa al perder la música original, en la versión japonesa sería un 10. Enesta ocasión lo dicho sobre el sonido es aplicable a los dos juegos, tanto aSanctuary Battle como a Hades.

 

Encuestión de jugabilidad el primer juego presentaba una lucha 1 vs 1 clásica en2D, algo accesible a cualquier público, más para los que nos gastamoscentenares de monedas de cinco duros en los recreativos. Lo malo es que esalucha no tiene ninguna profundidad, olvidaos de parries, aerial combos,counters y nada de lo que se impone como modelo en el género de lucha.

 

Tenemosataque débil, fuerte, ataques especiales y super ataques de diversa potenciasegún rellenemos la característica barra. Combos muy simples, con un sistema dejuego muy lento y rígido. Es muy simple de jugar, un tanto “duro” y al final sumayor entretenimiento se basa en cuando y qué super ataque especial soltar.

 

Aunqueparece que el sistema es malo, yo diría que es más bien pobre, recayendo ladiversión en desatar los mejores ataques de nuestros caballeros favoritosexistiendo, eso sí, decenas de caballeros cada uno con sus ataques, yanimaciones, específicas. Nuevamente éste será el gran placer que experimentaráel aficionado quedando el neófito un tanto desorientado al desconocer quienesson la mitad de los personajes jugables.

 Como muestra este video, absolutamente genial.

Destacarlas típicas luchas de poder pulsando botones entre caballeros al liberar susataques o la posibilidad de revivir, nuevamente pulsando botones, si nos hanhecho caer con un ataque simple, algo muy típico de la serie.

 

Elsegundo juego, el de Hades, aportó ampliar los escenarios, con la posibilidadde mover más rápidamente a nuestros Caballeros, y una serie de ataquesaleatorios, estilo piedra papel o tijera, que como cambio se agradece, aunqueen la realidad es que poco o nada aportaron al sistema de juego. A cambio seperdieron las fases bonus de Beat´em up del Santuario que, sin ser de grancalidad, aportaban variedad.

 

Labúsqueda del desbloqueo de nuevos personajes y artes, sonidos y videos es laauténtica motivación para terminar el juego al 100%, eso sí sin los trofeos quehoy en día ganas en tu perfil de jugador. Este es de los juegos que me heterminado al 100%, tarea nada sencilla, no creáis pero ¿alguien sabe decirmepara qué sirven los trofeos de ps3 o Xbox? Para mí sigue siendo un misterio…Dime de qué presumes y te diré de qué careces.

 

Enconjunto una jugabilidad tosca, muy similar en ambos juegos, que sirve sólopara divertir, sin ninguna intención de profundizar ni de crear dificultades,pero que es perfecta para mostrar todos los diseños de los personajes y recrearlas horas vividas frente al televisor (o ante el comic). Su jugabilidad nollega a ser notable, quizás de 6, pero más que por su escasa calidad, por supoca diversidad y profundizaje. Es divertido y poco más.

 

Encuanto a historia es donde más se pueden diferenciar los dos juegos. El primeronos recrea el arco argumental del Santuario, con el enfrentamiento entre losCaballeros de Bronce contra los semidioses Caballeros de Oro. Nostalgia y épicareunidas de manera magnífica que en el juego se recrean de una forma más queaceptable (comparado con la mayor parte de los videojuegos basados enlicencias) con escenas de video tomadas con el propio motor del juego.

 

Enel segundo juego, Hades, siendo una historia de épica similar a la primera,aunque quizás menos popular, no se trasladó tan bien al juego. Al eliminar lasescenas con el motor del juego y sustituirlas por imágenes estáticas con textosse pierde intensidad e incluso claridad.

 

Aúnasí las historias son buenas, entendedme, son buenas para ser dibujos animados,no esperéis el Quijote, sobresaliente en el primer juego, de 9 y tan sólopasable en el segundo, quizás de 6.

 

Lavaloración final es de un notable, cercano al 8, para el primer juego y un 6, unclaro peldaño inferior, para el segundo. La saga del Santuario se desarrolló deforma excepcional para el juego, siendo la saga de Hades un producto muchomenos cuidado y prácticamente sin avances, casi al revés.

 

Lasaga de conjunto alcanza un notable, un siete, que será la nota más justa paravalorar una de las mejores recreaciones de anime en nuestra ps2. Para mí esteserá el objetivo del futuro Batalla por el Santuario, que supere ese 7, aunquela verdad me siento un tanto escéptico.

 

Ahorabien, si sois fan de la saga, perdonaréis casi todas las pegas que he descrito,salvo las músicas, pudiendo incrementar la nota fácilmente hasta elsobresaliente en el primer juego por las lágrimas que te hará soltar.

 

Recomendadosa todo aficionado, ya que recuerdo con enorme placer la gran cantidad de horasque invertí, y aún más recomiendo volver a ver las sagas antes de jugar losjuegos para darle más epicidad.

 

DAMETU FUERZA PEGASO.