Análisis de God of War

Demos labienvenida al Dios de Playstation.

 

 

 

Allá por el año2005 llegó a ps2 un juego hecho por la división de Sony en Santa Mónica quehasta ese momento no había hecho mucho ruido, pero que llegó para quedarse. Unhack´n slash de la vieja escuela, God of War como título genérico y Kratos comoprotagonista absoluto de una nueva franquicia que la facción americana de losjaponeses de Sony nos regaló.

 

God of War esun juego en tercera persona de los típicos de Yo contra el Barrio, que nosrecuerda en sus mecánicas a las viejas recreativas como Final Fight. Nuestroprotagonista, Kratos, nos llevará a lo largo de un juego por una fantásticarecreación (muy americana, muy libre, rendida al espectáculo más que a lareproducción histórica) de la mitología griega. Dicho recorrido se realiza conuna extraña mezcla de lucha y plataformas con algún aderezo de puzles que en susabia proporción nos sorprenderá bastante.

 

Dado que todoel mundo habló bien de ese juego, es curioso que no he leído ni una crítica, medecidí en su día a hacerme con él. A día de hoy voy a jugarme su tercera parte,pero antes de hacerlo conseguí por doce euros (y nuevo) la God of WarCollection (es decir God of War 1 y 2 en HD para ps3) y no me resistí a volvera jugar los primeros en HD antes de acabar con la trilogía. Este análisis esexclusivo de God of War para ps2, más adelante haré otro de God of War 2 paraps2 y finalmente haré una reseña del conjunto recopilatorio en HD para ps3.

 

Llegados a estepunto iniciamos nuestra particular odisea en compañía de Kratos y comenzamosnuestro análisis por los gráficos.

 

God of Warposee un fantástico trabajo de diseño de conjunto. El diseño de nuestroprotagonista, de los enemigos, de los escenarios y de los niveles es muy, muybueno. Todo está muy trabajado y su composición y funcionamiento está siempreperfectamente adaptado al momento en que se juega.

 

God o War se vemuy bien, sobre todo en movimiento. Bien es cierto que a veces apreciaremosniveles no muy elevados de polígonos, pero contrastará con momentos dondeveamos multitud de enemigos, enormes escenarios y nuestro Kratos moviéndosecomo pocos en un festival de sangre y llamas fruto de nuestras Espadas delCaos.

 

La estética deconjunto, como ya dije antes, es muy americana, es decir coges a unos jóvenescalifornianos y los pones a reinterpretar la estética griega… Claro, loseuropeos veremos cosas “raras” pero considerando que aquí el rigor no esimportante (no es Assasin´s Creed) sino que es una mezcla de mitos y estéticasal servicio de la diversión creo que el conjunto es sobresaliente.

 

 

 

Las animacionesde Kratos y sus movimientos de ataque con las Espadas del Caos son simplementeespectaculares. Debemos considerar, para el que no lo sepa, que el armaprincipal de Kratos son estas espadas, que están atadas al propio Kratos porcadenas por lo que la mayoría de sus golpes no son directos con la espada sinoque las lanza contra sus enemigos, recuperándolas con las cadenas. Esto enpantalla, con los efectos de iluminación al moverse y con la sangre al golpearhace que God of War en movimiento sea un espectáculo visual único, casi unacoreografía.

 

Muy buen diseñode personajes, excepcionales animaciones, trabajado, aunque subjetivo, diseñode conjunto y todo esto llevado a cabo de una forma impecable técnicamente. Eltruco está en su cámara fija, pero está tan bien resuelta que lejos de ser unproblema, al revés, siempre te ofrece la mejor y más bella perspectiva delconjunto o del momento. Un apartado sobresaliente con momentos inolvidablespara la historia del videojuego como la épica lucha contra la Hidra del iniciodel juego, de 9.

 

Jugar a God ofWar es un placer visual, pero escuchar God of War también lo es. Quizás labelleza no sea la característica fundamental que prime en el juego, pero es queno lo busca. Lo épico, lo brutal es mucho más adecuado y la sintonía base, nosólo para este videojuego, sino marca ya de la saga en todas y cada una de susversiones es simplemente excepcional. Llena de carisma, cada vez que arrancasel juego te mete en situación, llena de instrumentos de viento un tantomarciales, de manera que a lo largo del día te encontrarás tarareándola sindarte cuenta.

 

TANTARARÁAAAAAAAAAAAAAAAAN TAN TARARÁN

 

Además está eldoblaje y los efectos de sonido. Los efectos de sonido están muy bienimplementados, todo en su sitio y además el juego está totalmente localizado alcastellano, como suele hacer Sony con sus grandes franquicias. El doblaje esestupendo, en principio nada que objetar salvo por la voz del propio Kratos. Laproductora de doblaje española creo que no acertó, su voz no es mala, pero estálejos del carisma y profundidad que transmite la voz original inglesa. De hechocuando ves a Kratos si sólo lo has escuchado antes piensas, ¿pero no era un muchachoel que hablaba? En lugar del bruto e inclemente Kratos.

 

No sabe unocomo acertar, si viene en versión original nos quejamos, y si viene doblado nosgusta más el doblaje original. Total que le voy a dar un 9 también al sonidoporque no hay peros que poner, se oye de forma sobresaliente y encima traídoaquí a nuestro idioma, sobresaliente también.

 

Aquí tenéis a God of War en movimiento, un pequeño ejemplo. 

 

La jugabilidaden God of War es el elemento más clásico, de hecho es el típico juego derecreativa de cinco duros pero en tu ps2 o ps3. Llevas al ¿héroe? y a lucharcontra los malos, cada vez más duros y cada vez más numerosos y cada vez másespectacular y difícil. Además tiene elementos de puzles y plataformas quepermiten romper la monotonía hilvanando un ritmo de juego muy interesante, demanera que los puntos álgidos están muy bien pensados.

 

Las plataformastienen una dificultad bastante asequible, salvo algún elemento algo más difícilal final del juego, y los puzles no son difíciles pero te obligan a recorrerlos escenarios o a interactuar.

 

El mejor puntoson determinados momentos donde puzles y combates se entremezclan teniendo, porejemplo, que acabar con unos enemigos a la vez que interactúas con losescenarios en un tiempo determinado. Los enemigos, aunque no sean especialmenteduros, te pondrán de los nervios porque no te dejan culminar el puzle o laplataforma.

 

Aunque Kratostenga un extraño doble salto que será la base de las plataformas lo que máshace es matar, matar y matar. ¿Y cómo mata? Pues con una serie de combosbásicos pero muy espectaculares con sus Espadas del Caos (o con otras armas queirá encontrando por el camino) y con diversos tipos de magias. Según avancemospodremos ir mejorando algunos elementos y esto se acompañará con la posibilidadde cubrirnos de algunos ataques y de esquivar con el stick analógico derecho.Ah, se me olvidaba también tenemos un brutal ataque de agarre definitivo paraenemigos débiles.

 

Para lasbatallas principales a los enemigos finales habrá que “rematarlos” consecuencias de botones, quick time events (QTE), que casi se reinventaron coneste juego. Estos QTE también están bien implementados porque no se abusa delos mismos y sirven más para el espectáculo final que para derrotar a losenemigos.

 

En cuanto a lostipos de enemigos, aunque no hay demasiados y acaba usándose el truco desubirlos de nivel, hay que reconocer que son muy originales, con patrones deataque magníficos para la diversión, y cuya combinación, sobre todo en laspartes finales del juego, hace que la diversión de la lucha y del juego lleguea su extremo. Luchar contra medusas, minotauros, arpías, etcétera, todos a lavez hace que no puedas relajarte ni un instante en la batalla.

 

 

 

La jugabilidades excepcional, con jugosos extras en forma de mazmorras con desafíos quemuestran lo divertido, a pesar de lo sencillo, de su planteamiento. Porreinventar un género, por hacernos disfrutar como pocos juegos y porque muchosse han tenido que fijar en este Kratos creo que la jugabilidad de God of War esde obra maestra, por eso aquí le daré un 10. Pueden gustarte más otraspropuestas pero esta, chico, es excepcional.

 

Ahora llegamosa hablar de la historia y en este juego la historia posee dos facetas. Laprimera faceta, como análisis de la historia en sí, es pobre, la historia no esmuy buena, no es muy original y si lo que buscas es una buena historia te hasequivocado aquí, porque aquí sólo hay un buen, buen videojuego.

 

Eso sí lasegunda faceta convierte la historia, sin ser un elemento brillante odestacable en este juego, en lo que le da sentido y diversión al conjunto. Mevoy a explicar más detalladamente: Podríamos estar todo el juego, unas ochohoras, matando y matando pero podríamos aburrirnos, sin embargo lasmotivaciones de Kratos, aunque simples, están bien trazadas. Además la historiaposee una gran cualidad y esta es dotar de CARISMA, así, con mayúsculas, anuestro protagonista.

 

Kratos podráhacer lo que sus guionistas le digan pero desde luego no es un héroe, no es unabuena persona, sus motivaciones no son moralmente éticas. Kratos es rabia,venganza y destrucción, y en este juego se hace muy bien. Discutiremos qué pasóen los siguiente juegos, pero en este se trazó la personalidad de Kratos conlínea muy, muy firme, y qué demonios, nos encata.

 

El juego poseepersonalidad propia y a lo largo de la partida vas buscando unos objetivosconcretos, vas dando unos pasos muy claros, para poder llegar al épicodesenlace, sin perderte en ningún momento y saltando de sorpresa en sorpresa.

 

No es la mejorhistoria, no es especialmente buena, pero es coherente, sólida y aporta carismaa nuestro protagonista dándonos el sabor necesario al final del trago que elconjunto necesita. Una historia notable, de 8, que sabe donde empieza y dondetermina.

 

El conjunto essobresaliente, un gran juego, con fantásticos valores de producción, queredefinió un género y nos regaló un protagonista que formó parte, directamentecon su primer juego, de la historia de los videojuegos.

 

Jugad God ofWar siempre que podáis en la ps2 o en la ps3, y viviréis un pedazo de historia,que a día de hoy sigue estando tan vigente como nunca.

 

Mientras heescrito este artículo ya me he rejugado su segunda parte y finalizado el God ofWar 3 así que en breve tendréis noticias de cómo continuó la saga. ¿Serándignos sucesores?