Análisis de Max Payne 3

Disparos y más disparos.

 

Lo primero quequiero dejar claro es que este es un análisis de alguien que no ha jugado losdos primeros Max Payne, por lo que las sensaciones y conclusiones podríanvariar enormemente. Ahora bien, desde la tabularasa vamos a empezar a hablar de un juego que la crítica ha aclamado comoEL shooter de la generación. ¿Es esa mi opinión? Bueno, seguid leyendo y osdescubriré sus luces y sus sombras.

 

A mi me gustanlos shooters, los juegos de disparos. Eso del tiro al pato de la feria, quieraso no, es divertido. De hecho para mí uno de los grandes de la generación esVanquish, por más corto que sea o aunque no tenga multijugador, aún así lopuedes seguir jugando todos los días por lo divertido que es.

 

Con lo bien quehablaban de Max Payne 3 lo tenía en mi punto de mira, y oye, a estas alturas aun insuperable precio de 17 euros, nuevo, me decidí a disparar y disparar. Buenoa estas alturas ya lo puedes encontrar a 15 euros, por lo que sí es superable.

 

Max Payne 3(MP3) es el típico juego de disparos en tercera persona, con la característicaprincipal de que puedes ralentizar el tiempo, el conocido bullet time. Quizásno parezca muy original, pero es que Max Payne lo inventó por lo que se tratade una seña de identidad de la saga.

 

Max Payneademás siempre ha tenido un tono oscuro en su historia (un policía que buscavenganza por el asesinato de su mujer e hijo) sumándose en esta tercera parteuna ambientación marca de la casa de la desarrolladora, Rockstar. La crudeza delos diálogos, personajes, ciudades y situaciones será una constante en eljuego.

 

La mezcla detodo promete.

 

Empezando porlos gráficos hay que reconocer el enorme trabajo que MP3 significa. Losentornos, mayoritariamente urbanos (interiores y exteriores) están repletos dedetalle, detalle al servicio de la ambientación. La ambientación estáperfectamente conseguida con sus gráficos.

 

Cámara libre entercera persona con fantásticas animaciones (tanto faciales como corporales) ytrabajo de captura de movimientos. Las recreaciones de los entornos sonfantásticas, atentos a las fases de las favelas o del hotel abandonado,impresionantes.

 

El número depolígonos o texturas quizás no sea el más elevado que podamos encontrar, peroes que creo que esta generación de consolas no alcanza más. Un diseño oscuro,urbano, en ocasiones desgarrador, con una ambientación muy, muy realista…

 

 

El trabajográfico a nivel de diseño es perfecto, quizás técnicamente podría estar unpeldaño más arriba, pero no puede haber queja alguna, un apartado gráfico másque sobresaliente, muy cerca de la obra maestra, un 9,5.

 

El diseño deMax con su camisa hawaiana, gordo, con barba y calvo quedará para los anales dela historia de los videojuegos.

 

 

Con el sonidopasa igual que con los gráficos, roza la perfección. Quizás aquí haya unapequeña inversión donde lo perfecto es la técnica. Todo está perfecto. Vocesgeniales (en inglés y portugés, incluso español, pero en el original, no haydoblaje), efectos de sonido, sonido ambiente y excelente música. El diseño desonido también es excelente. Otro 9,5, en esta ocasión tampoco es una obramaestra ya que se echa en falta una sintonía carismática que lo ligue alpersonaje, al juego. Pero más que un fallo es una ausencia. Si no te importanlas voces en inglés, estás de total enhorabuena.

 

Menciónespecial a los subtítulos. ¿Por qué se empeñan en hacerlos tan pequeñitos? Mimiopía y yo sufrimos mucho con estos juegos. Menos mal que en Mass Effect 3 lospusieron algo más grandes.

 

Ahora tocahablar de la jugabilidad. En este apartado hay que decir que todo lo que sehace se hace bien. El único pero es quizás lo que no se hace. Empecemos por lobueno.

 

El shooterfunciona genial, tienes varias configuraciones de apuntado y dificultades paraajustar el juego a tu gusto, con diversas armas a tu disposición según el tipode jugabilidad que busques. Marca de la casa es la posibilidad de llevar dosarmas a la vez, que junto a la ralentización del tiempo pueden hacerteprevalecer sobre el grupo más mortífero y nutrido de enemigos.

 

La vida no seregenera automáticamente, necesitas botiquines, aunque según la dificultad, almorir varias veces te los “regalan” para que nunca te quedes atascado.Concesiones del mercado.

 

Laralentización es imprescindible para el juego, no es un añadido, por el tipo desituaciones a las que nos enfrentaremos, y jugar a MP3 es en general muysatisfactorio.

Aquí tenéis el juego en movimiento en una de las fases iniciales donde además se aprecia cómo se va narrando la historia y lo genial de la ambientación del juego.

 

Ahora bien,¿cuáles son las ausencias? Bien, en primer lugar, y lo más grave, quizás, es laausencia de evolución. Salvo algún arma nueva de la que dispongas al final,siempre jugarás igual, desde el principio al fin, y los enemigos tampocovariarán mucho. Esto hace que el juego poco a poco sea menos desafiante porquele vas pillando “el truco”. Como diseño de juego creo que habría sido más ricosi hubiera podido ir evolucionando la jugabilidad. Podéis pensar que no es algomalo, pero que al final tengas la misma pistola que al principio y queralentices el tiempo y sea todo igual de efectivo hace el juego más plano, queno peor.

 

Otra ausenciaes la variedad de situaciones, que junto con lo “plano” de la jugabilidad puedehacer pecar el juego de reiterativo. Dispara a todo lo que se mueva y punto.Considerad que cuando digo variedad de situaciones me refiero que las fases defrancotirador o en un vehículo son anecdóticas. Más del 90% del tiempo estarásandando, cubriéndote y ralentizando el tiempo. Eso sí, en ese tipo de fases síes variado, pero son variaciones sobre un elemento y no sobre varios. ¿Es estomalo? No, es bueno lo que hace, pero dada su duración (unas 15 horas) se puedeechar de menos alguna otra cosa que hacer.

 

¿Ayuda en estoel multijugador? Para nada. Es algo totalmente accesorio y prescindibledispuesto únicamente para alargar la vida del juego, que bueno, ahí está.

 

Por tantotenemos una jugabilidad excelente, satisfactoria en su ejecución, pero que noaporta nada nuevo y que puede llegar a hacerse un tanto repetitiva. Su duracióncreo que es justa, ya que de ser más largo habría sido un error. Jugabilidadnotable alto, de 8. Disfrutarás el juego, sí, pero ¿otra partida? Puf, no sé…

 

Y ahorahablamos de la historia del juego y aquí hay una de cal y otra de arena (la dearena es la mala para el que no lo sepa).

 

Empezamos porla cal, el tratamiento de la historia es el de una superproducción de Rockstar.Una visión negra del mundo donde los pocos inocentes que te encuentras sonvíctimas y donde todos los personajes son grises, muy grises. Cada uno con sumotivación, con su imperfección, con su debilidad. Realista, muy, muy realista(aunque exagerado, claro, que es un videojuego y tiene que ser divertido).

 

Durante todo eldesarrollo del juego viajamos desde las cotas más elevadas de la sociedad hastalas más bajas, de los más ricos y poderosos a los más débiles y que menostienen que perder. Da igual, todo es gris, todo es pesimista, al igual quenuestro ¿héroe? Un expolicía con graves problemas de depresión, alcoholismocuya única motivación es seguir huyendo de sí mismo sin importar lasconsecuencias, no es el héroe del juego, es tan sólo su protagonista.

 

Un planteamientogenial, adulto, maduro y que invita a recorrer un juego que te hará tragarsaliva más de una vez o dos. Esto hay que unirlo a que la historia principal sehilvana con varios flashbacks que unen la historia original de Max con susituación actual, aunque sean en realidad totalmente independientes. Sonbackground, fondo, paisaje y homenaje. Muy bien Rockstar, bien hecho.

 

Podemos ver que la imagen de Max es muy cambiante a lo largo del juego. 

 

Ahora tocahablar de la arena. Lo malo es que con este planteamiento inicial de partida tanprometedor su desarrollo está por debajo, no alcanza un nivel tansobresaliente. Los personajes con los que Max se relacionará en la historia notienen el mismo carisma, no consigues implicarte tanto con ellos, no sé siporque muchos de ellos van muriendo rápidamente o simplemente porque esdemasiado ambicioso poder llegar hacerlo todo perfecto, ¿o es lo que me ocurre siemprecon las historias de Rockstar que son muy, muy buenas, pero les falta el puntoépico que gente como Kojima sabe darle?

 

No sé, peropara mí le falta ese punto de sal para ser una historia genial. De hecho enocasiones no me importaba mucho lo que estaba haciendo, sabía lo que tenía quehacer: disparar y disparar para seguir adelante.

 

Esto no es lomejor para la historia que debería ser también motor de un gran juego. Unhistoria agridulce en su desarrollo, aunque de gran calidad de conjunto, nos daun notable, de 7, en su argumento.

 

Como resumentenemos un gran juego, con un desarrollo técnico de los mejores de lageneración, con grandes gráficos, música y voces, con una jugabilidad sólida,aunque un tanto limitada, con una historia madura e interesante, aunque con unpoco de falta de carisma, salvado sólo por la presencia del propio Max, sin él¿habría tenido el mismo éxito el juego? Un juego muy, muy recomendable, peroque no es la perfección, de notable alto, de 8.

 

Volviendo alprincipio para mí no es el shooter de la generación, sigue siendo superado porVanquish, más modesto, pero más divertido y frenético. De todas formas siguesiendo una buena opción para seguir machacando nuestros mandos.

 

Os dejo que voya rejugarme la fase de las favelas, a ver si consigo limpiar de ratas estaciudad con disparos y más disparos.