CuasiAnálisis de Tomb Raider (2013). Lara ¿ha vuelto?

Creo que todo el mundo sabe a estas alturas que en 2013Square-Enix sacó este nuevo juego de nuestra arqueóloga favorita partiendo decero, como si los anteriores juegos no existieran. La verdad es que mi relacióncon Lara a lo largo de los años había ido siempre de más a menos, por lo que enprincipio la idea no me pareció muy atractiva.

 

 

Sin embargo la crítica y los jugadores empezaron a hablar biende este juego, tipo Uncharted, con disparos, plataformas y, sobre todo,supervivencia. Bueno, si lo pintan tan bien habrá que probarlo, así que cuandoesté barato me lo compro. La verdad es que ya está barato, pero mi compi Rafase me adelantó prestándomelo, así, a la vieja usanza, que ya casi nos hemos olvidadoque lo mejor de tener amigos no es jugar online con ellos, es prestarte losjuegos. Ayyyy, malditos DLC´s y malditos tiempos modernos…

 

Bueno, que me pierdo, a lo que iba. Meto el disco en la “play” yefectivamente, tenemos a una jovencísima Lara Croft que va a ir aprendiendo aser una superaventurera arqueóloga. Así que entremos en detalles.

 

Los gráficos son estupendos, tiene unos buenos modelados, cámaralibre, sin tiempos de carga (bueno, escondidos en los pasos estrechos), unosamplios escenarios y un magnífico diseño artístico. Para mí lo mejor es esediseño, que le da unidad a todo el conjunto y que lo diferencia de cualquierotro juego. La luz que en todo momento tendremos en el juego, el filtro, elaspecto de la imagen creo que es muy adecuado para conseguir su propiaambientación.

 

 

La cruz de los gráficos es que aunque los escenarios estánchulos, así, coloquialmente hablando, son pasillos. Son pasillos y pasillosconectados entre sí de vez en cuando. Cuando ya llevas unas horas estás hartode pasillos. Pero los pasillos no son sólo interiores, en los exteriores tienestambién pasillos y pasillos, algunos más anchos, pero toda libertad en el juegoestá cercenada. Que el juego esté guiado no es malo, pero en un juego desupervivencia la exploración debería estar mejor resuelta que buscarsimplemente la entrada de una cueva.

Lo peor para mí, que marea. No mucho, algo sutil, pero marea.Después de una hora jugando siempre me he acostado con dolor de cabeza. Valeque esto es algo particular, pero ¿un juego en tercera persona que marea? Ya tedigo el plan, una hora por pasillos y mareado.

Gráficos notables en su conjunto, bien diseñados, bien resueltospero no creo que estén suficientemente conseguidos en global. Les falta unapunta para sobresalir del resto de juegos, aunque verse, se ve muy bien.

El sonido está bien resuelto también, voces en perfectocastellano, efectos especiales bien implementados y música épica. Lo malo esque ninguno es especialmente carismático, quizás el doblaje sí sea muy buenopero lo demás no lo vas a recordar cuando apagues la consola. Otro apartadonotable pero no destacable.

Luego tenemos la jugabilidad, y en este caso es un juego quedesde la segunda hora te establece la rutina que vas a seguir todo lo que tedure el juego (yo voy por el 60% con unas 12 horas y ya no sigo más). Vas porla selva, matas unos malos, descubres un objeto importante tras un puzle ysaltas, automáticamente por supuesto, hasta otra zona aparentementeinalcanzable. A veces cambia un poco el orden. La verdad es que se vuelvetremendamente repetitivo. Los disparos, con armas de fuego o arco, no están muybien resueltos. La mejor característica de los enemigos es el pésimo control detus armas y que normalmente no los ves.

Los puzles no suelen tener mucho sentido, pero no son muydifíciles porque normalmente no hay otra posibilidad que hacer lo que tienesque hacer, y las plataformas… Tomb Raider era el salto ajustado, y este juegoel salto es como el de Uncharted o Assasins Creed, no mides, saltas y ya está,lo que haga falta. Le quita toda la gracia a moverse por los escenarios.

De vez en cuando mejoras las armas y eso, pero lo justo paraajustarte a los nuevos enemigos, por lo que tampoco ves mucha mejora, está parahacerte hacer algo más entre paseo y paseo.

Una jugabilidad de corta y pega de otros juegos, sin carácterpropio, repetitiva y no muy bien resuelta. ¿Esto era un juego, no? Para colmola visión de intuición de Lara, pulsas un botón y se resalta lo importante, alo Batman Arkham. Allí era original y a veces casi imprescindible, aquí…Pasillos, tiros y a darle al botón para ver a qué hay que darle para salir deuna vez por todas de este juego.

Encima está la historia, refrito de mil juegos, con personajessin carisma, es que me da igual quién muera. No hay un diálogo gracioso, no hayemoción, ni enemigo o antagonista a la altura. Total, que por mucha explosión,naufragio o disparos que haya, no son relevantes. Muchas veces Lara va de unlado a otro de la isla porque el desarrollador estaba aburrido y quería alargarel juego.

Lara Croft debe sobrevivir en la isla… Nada de eso, nada másempezar lo que tenemos es una fría y cruel asesina que matará, aniquilará yexterminará todo lo que tenga a su paso. Un Ángel comparado con Max Payne.

Jugabilidad para mí que no llega al aprobado e historia que esincapaz de hacerte llegar al final de juego. ¿Qué está pasando en esa isla? ¿Aquién le importa?

 

A pesar de todo me doy cuenta de que esto es una percepciónsubjetiva, quizás fruto del momento en que estoy jugando el juego, pero noestoy dispuesto a agotar mi tiempo más con este producto cuyo mayor valor esser comercial.

 

 

Esta Lara Croft molaba más. 

 

He jugado Ni No Kuni, he rejugado Metal Gear Solid 1 y 3, hesalvado el universo con Shepard y hasta he dado saltos con Sonic, pero esteTomb Raider no está a la altura ni del original, al que en nada se parece, nidel resto de grandes juegos que hoy podemos encontrarnos.

Como otras veces no voy a valorar el juego al no completarlo,pero no os hará falta deciros la triste y pobre impresión que me he llevado dela nueva Lara. Una lástima.

A jugar a otra cosa.

 

 

 A pesar de los pixeles, en este caso cualquier tiempo pasado fue mejor.