Metal Gear “Blue” Ray: Construyendo tu propio Metal Gear

Hace ya unos meses os enseñé mi maqueta de un Metal Gear Rex. Laexperiencia de montarlo y su resultado final fueron tan satisfactorios, almenos para mí, que me quedé con ganas de más, alentado por el apoyo del propioBlog de Konami UK. Lo peor de todo es que como sabía que Kotobukiya, el fabricante de tanexcepcionales maquetas, había sacado recientemente un plastic model kit deMetal Gear Ray, estaba ansioso por hacerme con un nuevo Metal Gear. Dicho yhecho, aquí podéis ver el resultado final, y a continuación os contaré todo elproceso de cómo construí mi propio Metal Gear Ray, algo con lo que nuevamentehe disfrutado mucho. Espero que os guste. 

 

 

 

 

Presentar al Metal Gear Ray en este punto significaría que notienes muy claro que haces por estas páginas de Gamefilia, pero para el totalneófito comentaré que Metal Gear es una excepcional saga de videojuegos deinfiltración (de espías) cuyos jefes finales suelen ser Metal Gears, es decirvehículos bípedos tripulados con capacidad nuclear. Pensados por el genio HideoKojima y diseñados por el maestro Yoshi Shinkawa, los Metal Gear representanuno de los mejores baluartes del ocio electrónico y unos caracteres deexcepcional factura y diseño llenos de carisma y personalidad.

 

En este caso Metal Gear Ray es un Metal Gear anfibio, sincapacidad nuclear, pensado para luchar contra otros Metal Gears, como el Rex,tal y como se puede apreciar en este video.

 

 

 

 

 

 

 

Su primera aparición fue en Metal Gear Solid 2: Sons of Liberty, con unfantástico papel en Metal Gear Solid 4: Guns of the Patriots y un eleganterediseño en Metal Gear Rising. Pero a lo que vamos, Ray es un Metal Gear másesbelto y evolucionado, de formas curvilíneas que recuerdan tanto a elementosmarinos como aéreos, y que da un paso más allá de los diseños mecánicoiniciales del Metal Gear Rex. Lo que viene a ser UNA PASADA.

 

 

Lo primero es lo primero y es que hay que comprárselo. En Españano se comercializa así que a buscar lugares de confianza por internet. Al finallo encontré a un muy buen precio en una tienda filipina (no es broma) por Ebay,siendo tan amables de enviármelo de manera que no me lo pararon en la aduana,con el consiguiente ahorro de impuestos. Estas figuras no son baratas, sinrebuscar su precio base con envío puede rondar los 80-90 euros, pero si tegusta montar maquetas, con la cantidad de horas que requiere están bienamortizadas, eso sí, si lo que quieres es una figura de acción chula entoncesmejor busca otro producto. Una vez llegó la preciosa caja con todas lasmatrices de plástico, instrucciones y calcas ¡Manos a la obra!

 

 

 

 

 

Bueno en realidad antes de trabajar materialmente con el MetalGear está el paso más importante, al que me había dedicado mientras esperabaque llegara el envío, y es pensar cómo vas a personalizar la maqueta. Loprimero es pensar en un coloreado base, aunque viene con una propuestaverde/mostaza, hice  varios esquemas decolores, desde los más clásicos de los juegos hasta otros totalmente novedosos,ahora os dejo un ejemplo. Reconozco que de tener la ocasión la versión rojo/naranjaes muy, muy atractiva, parecida a las versiones alternativas que el propioShinkawa pensó para los Metal Gear de Peace Walker. Pero disponiendo de sólouna oportunidad estuve dudando entre una versión azulada (en lugar de verde)más cercana a la de Metal Gear Solid 2 o la gris/negro de Rising.

 

 

 

 

 

Siendo fiel a la serie finalmente me decidí por un azul muycercano al verde (Thunderhawk Blue de Citadel) pero con un acabado verdoso,usando una tinta de lavado (Coelia Greenshade). De esta forma tendría un Rayazul pero con un acabado “mojado” con tintes verdosos, imitando el estado justoal salir del agua, ya que es anfibio. Para rematar este efecto busqué un barnizmuy brillante, que diera el efecto mojado reflejando la luz. El otro colorbase, dorado en las imágenes que dan de ejemplo para la maqueta, no meterminaba de convencer así que busqué una alternativa, con efecto metálico(creo que al final muy conseguido), el Sycorax Bronze. El tono bronce, másmarrón, le dio un efecto textura fantástico pasando de ser un trozo de plásticoa ser paneles metálicos.

 

 

 

 

 

 

Todo esto era en teoría, hasta que no vino la maqueta no pudeempezar a realizar pruebas reales de cómo quedaban los efectos. La impresión alver las piezas es bastante pobre, ya que se ve todo muy plasticoso, peroempezar a comprobar cómo cambiaban de aspecto al aplicarle pinturas y texturasfue algo muy divertido, incluso inesperado. Lo mejor fue descubrir el efectoque el lavado verde producía sobre la pintura bronce. Si bien sobre la pinturabase azul le daba un toque húmedo, gastado y acuoso, sobre el bronce aportó unasensación de óxido húmedo muy apropiada para un gran aparato metálico que semueve en el agua, dando más realismo al conjunto.

 

 

 

 

 

Montar las primeras piezas fue muy emocionante ya que el diseñotanto del Metal Gear como de la maqueta de Ray es muy distinto de Rex, yempezar a comprender qué dinámicas de trabajo y procesos iba a tener querealizar, como ya dije, fue lo más ilusionante y divertido.

 

 

 

 

 

Empecé a darme cuenta de los distintos ritmos que iba a tenerque seguir para montar a Ray empezando por la pintura. Dado que iba a cambiartotal y radicalmente el color original lo primero iba a ser pintar todas laspiezas antes de sacarlas de la matriz, así se pintaron mejor y sólo tuve quehacer pequeñas correcciones cuando alguna imperfección quedaba a la vista. Esteproceso lo realicé separando por grandes piezas, es decir Ray se puede dividiren dos brazos, dos piernas, una cabeza un torso y un abdomen, además de la basey las figuras. Pues empecé a montar cada una de esas piezas independientemente,en lugar de todas a la vez, para finalmente, con todas terminadas, realizar unmontaje final. No me gusta hacer montajes intermedios ya que estas maquetas sonfrágiles y si las montas y desmontas pueden deteriorarse sus uniones, además eldía del montaje final, al reservarlo, se convierte en un día muy especial.

 

 

 

 

 

El torso fue la primera parte que abordé, una pieza muy singularcon una base metálica, con la carcasa azul en la espalda y con una protecciónpectoral negra. Aquí os empezaré a dar algunos detalles de montaje. Ray poseemuchos elementos circulares por su cuerpo, a modo de discos que giran, o almenos eso me imagino yo, así que para resaltar dichos elementos pensé en nodarles el lavado verde, así quedarían en color bronce puro, resaltando sobre labase más oxidada, de esta forma el conjunto coge volumen al darleheterogeneidad a su diseño base. Por otro lado aunque los colores que primanson el azul/bronce Ray posee también elementos negros. Para su acabado recicléla pintura gris oscuro de Rex, con el lavado verde, que aunque no le aportacolor sí homogeniza la textura. Sin embargo esta elección de colores dejaba unpoco plano al conjunto y como estaba deseando probar cosas nuevas me decidí aprobar la técnica de pincel seco en los paneles azules y negros, con la propiapintura bronce.

 

El pincel seco consiste en dar brochazos con un pincel duro ycorto, con muy poca pintura, casi seco, de manera que en lugar de pintar algolo que haces es ir manchándolo poco a poco. Después de unas pruebas me dicuenta que añadir este efecto le daba mucho realismo y volumen ya que podíadestacar los bordes donde se aprecia más gastado el Metal Gear, y dar mástextura a grandes zonas planas.

 

 

 

 

El siguiente proceso para cada pieza es la colocación de lascalcas o pegatinas. La gran diferencia con respecto a Rex es que en Rex laspegatinas eran sobre todo pequeños textos que le daban un aire militar, como detanque o avión, y los patrones de camuflaje había que hacérselos a mano. Estono era muy complejo considerando que Rex posee un diseño muy recto en suspiezas. Ray sin embargo, con un diseño mucho más orgánico, está lleno de curvas,por lo que realizar patrones de camuflaje personalizados, aunque parece muyatractivo para futuras ideas, en la práctica es muy complicado. Pero lo másimportante es que Ray viene con calcas que representan el camuflaje original desu diseño. Así que una vez terminado el trabajo de pintura coloqué las calcasde camuflaje y por último las de los textos.

 

Ya con la pieza terminada de pintar y con las calcas colocadaslas rematé con una buena capa de barniz brillante, esto consigue fijartotalmente las calcas y además añade el efecto húmedo recién salido del agua.La verdad es que quedé muy impresionado al ver el torso del Ray terminado,después de varios días de trabajo unos trozos de plástico se habían convertidoen una magnífica representación del cuerpo de un Metal Gear.

 

 

 

 

 

Llegados a este punto ya os podéis hacer una idea del desastreque es la mesa de trabajo, matrices sin pintar, matrices pintadas, piezas yacortadas, botes de pintura, pinceles, tijeras, cutter, piezas ya montadas,pinzas, instrucciones, recipientes de agua… Cuando veo la foto del aspecto dela mesa no puedo evitar una sonrisa recordando lo bien que me lo pasé.

 

 

 

 

 

El proceso de trabajo se sistematizó muchísimo una vez montadaslas primeras dos partes: pintar en matriz, montar, dar lavados y óxidos,aplicar pincel seco, añadir calcas de camuflaje y de textos y barnizar. Laúnica pega de este proceso es que una vez montado un brazo y una pierna, y unavez investigado cómo funciona y cómo es mejor resaltar cada detalle, elsiguiente brazo o la siguiente pierna se vuelve un proceso más monótono. Volvera cortar o pintar ya no es tan satisfactorio, aunque sí lo es cuando vuelves adar pincel seco, ya que es el momento donde rompes la simetría y decides añadirdesgaste más por otro lado e incrementar el efecto volumen. Para romper estamonotonía no monté los brazos y las piernas del tirón, después de montar unosseguí con otras piezas, para retomarlos más adelante.

 

Un aspecto muy interesante de estas maquetas de Kotobukiya esque no son estatuas. Por un lado poseen un elevado grado de articulación lo quete permite montarle en la pose que más te guste, pudiendo variar más adelantesu posición, aunque repito que no es una figura de acción y no se “dobla” bien,ya que está pensada para figurar y no para jugar. De esta forma uno puede nosólo darle el aspecto que más le guste con las pinturas, sino además la poseque mejor se adapte a su lugar de exposición, por ejemplo. Pero Kotobukiya nose conforma con esto y te da más opciones, en este caso puedes elegir si lacabeza las vas a montar con la versión tripulada o no tripulada de Metal GearRay (la de Metal Gear Solid 4 o la de Metal Gear Solid 2), ya que cambiasutilmente el aspecto de varias piezas de su cabeza. Por otro lado tambiénpuedes escoger entre la versión con la “boca” cerrada, la clásica con aspectode cabeza de ave o con la boca abierta, más agresiva, que representa el cañónde agua a presión. Reconozco que me quedé con las ganas de montar la másdinámica con el cañón abierto, incluso lo pinté para ver su acabado, pero comono viene con las piezas necesarias para montar los dos modelos a la vez, tienesque elegir. Finalmente me decidí por la original por ser más estilizada y sermás apropiada al diseño de conjunto, pero no creáis que no tengo una espinitaclavada…

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

A continuación os dejo una sucesión de detalles del proceso demontaje de los brazos. En primer lugar están las pruebas de pincel seco, antesdel pintado inicial, donde me convencí totalmente de su utilización al apreciarcómo mejoraba el detalle y textura de la pieza, se puede apreciar una sinpincel seco y otra con la técnica ya aplicada.

 

 

 

 

 

Aquí podemos ver cómo gracias a la pintura bronce el plástico escapaz de volverse metal cambiando totalmente el aspecto original.

 

 

 

 

 

En esta imagen podéis apreciar el verde del plástico original ycómo cambia la base de la figura con el pintado en azul, aunque su aspectofinal cambiará con los siguientes tratamientos. Todos estos procesos losrealicé aún con las piezas en sus matrices originales.

 

 

 

 

 

Aquí tenemos un brazo ya pintado y montado. Aunque se ve bien decolor a mi parecer aún está muy plano y básico, está claro que le falta algo.

 

 

 

 

 

En este momento ya le he dado al brazo la capa de lavado verde,que le da un toque mucho menos plano y acuoso y he empezado a dar eltratamiento de pincel seco. Creo que se aprecia muy bien la mejora en textura yrealismo al parecer más gastado, usado, alejándose aún más del plásticooriginal.

 

 

 

 

 

Ahora tenemos un brazo ya con la capa final de barniz brillantesecándose. Esta parte es muy delicada y dura horas. Con el barniz secado alaire le da un acabado profesional y muy resistente pero cualquier roce o caídade la pieza puede hacer que el barniz se estropee antes de secarse dando elefecto contrario, como ahora después os enseñaré…

 

 

 

 

 

Eh, pues sí, un fallo, un error, una imperfección. Vaya… Os lovoy a explicar. Para aplicar bien el barniz yo sitúo la pieza sobre una baseque pueda girar mientras aplico el barniz, pero lo ideal es, una vez seca, darla vuelta a la figura, y aplicar otra vez barniz para que alcance tanto a laszonas superiores como a las inferiores. El problema es que si das una capadensa de barniz (lo suyo es dar capas finas y sucesivas) el exceso puederesbalar por la pieza y entrar en contacto con la base en la que se apoya.Resultado: al levantar la pieza seca se desprende a modo de desconchón unpequeño área de barniz dando éste resultado.

 

 

 

 

 

Lo bueno de hacer una maqueta con mucho detalle es que en elconjunto ese detalle no se aprecia directamente, sólo al fijarse detenidamente,pero indirectamente le da un empaque a la figura estupendo, dando la sensaciónde realidad en un modelo a escala. Estas pequeñas imperfecciones sonfácilmente, no ya disimulables, sino buenas para aportar más detalle. ¿Qué hayun desconchón en el barnizado? Pues el Metal Gear Ray tiene una zona de mayordesgaste que basta con resaltar, en lugar de ocultar, con un poco de, en estecaso, pincel seco. Al final esa imperfección del barniz se convierte en una“herida” más del Metal Gear aportando más detalle y realidad en lugar deestropearla. Esto es lo divertido del trabajo manual, ser creativo y desarrollarla inventiva para obtener el mejor resultado final.

 

En esta imagen podemos comparar un brazo ya terminado y otro conla pintura y el lavado con el tono verdoso. Se puede observar perfectamentecomo aunque ya no tiene el acabado de plástico original, el tratamiento depincel seco, calcas y barniz hace que el efecto final de otro salto cualitativoimportante.

 

 

 

 

 

Ahora hablaremos de las pegatinas o calcas. El proceso de ponerlas calcas es bastante tenso ya que en caso de error no hay mucho margen paracorregirlo, puesto que las calcas vienen contadas y numeradas. Si se teestropea una ya le puedes decir adiós. Esto hace que colocar cada una sea unpequeño momento de tensión ¡y hay casi 100! En Japón puedes pedir a un precioaceptable que te envíen alguna matriz por separado o otra hoja de calcas, conlo que podrías, por ejemplo, pedir las piezas para crear una segunda cabezaabierta, pero está todo en japonés y desde Europa no tengo ni idea de cómohacerlo así que sí, hay que tener mucho cuidado.

 

 

 

 

 

En este Ray hay dos tipos de calcas las de camuflaje y las detextos. En Black Rex sólo teníamos estas últimas, pero en este caso las decamuflaje son una novedad. Las que primero hay que colocar son las de camuflajeque imitan los patrones diseñados por Shinkawa, con geometrías rectilíneasquebradas, que hay que colocar sobre la superficie curva, o incluso sobrepliegues y esquinas. En elementos pequeños son fáciles de colocar, pero haycalcas gigantes en su tamaño que, una vez mojadas para su colocación, hacencasi imposible colocarlas exactamente y más aún sin que un extremo se arañe orompa. La verdad es que es la parte donde más sufrí ya que era común que algono encajara exactamente o que al forzarlo un poco se rompiera.

 

Tal y como ya he comentado lo bueno es que es tal la cantidad dedetalle que se le añade a la figura que las pequeñas imperfecciones no sonapreciables sin buscarlas adrede, por lo que los fallos de las calcas decamuflaje al final no son apreciables. Además hay dos factores que ayudaron aque quedaran mejor. Por un lado el cambio de color que realicé del modelo,aunque sutil, hace que las calcas, que tienen cierta transparencia, nodestaquen tanto como se ve en los ejemplos de las instrucciones, dando unsensación mucho más suave que al final creo que no queda mal ya que potencia laforma de conjunto en lugar de las “manchas” de cada parte.

 

Por otro lado había otro problema, y es que al colocar lascalcas de camuflaje había zonas tratadas con pincel seco, de desgaste, donde lacalca las ocultaba quedando raro que hubiese una zona de desgaste con elcamuflaje intacto. Nuevamente se trata de darle la vuelta a la tortilla, lo queparece un problema, con un poco de trabajo se convierte en más detalleaumentando la calidad del conjunto. La solución fue darle el acabado a todaslas piezas, incluso de barniz, para que las calcas estuviese protegidas, ya queel pincel seco podía estropearlas, y repasar las zonas de desgaste ya con lascalcas, por lo que el camuflaje queda integrado en las zonas de desgasteaumentando, como ya he dicho, la “realidad” de la maqueta.

 

Las calcas de texto sin embargo fueron mucho más simples decolocar, con cuidado y unas pinzas, resaltaron el aire militar del Metal Gear.Así que para terminar, lo dicho: calcas de camuflaje, calcas de textos ybarniz. Donde hizo falta, repaso, a falta de una capa final de remate de barnizal conjunto.

 

 

Ya podemos ver en esta imagen los dos brazos terminados yrepasados listos para el montaje final, la sucesión de imágenes del montaje de losbrazos creo que resume perfectamente el proceso que seguí para todo elconjunto.

 

 

 

 

 

Metal Gear Ray estaba en la línea de montaje cuando tuvimos unpercance. Recibimos la invasión de Metal Gear Basilisk, sacado del Metal GearPeace Walker, de la serie de figuras de Square-Enix Play Arts Kai y no le gustóun pelo la actitud del Ray. Antes del montaje final quiso demostrar quiénmandaba y lo pillé in fraganti…

 

 

 

 

 

Perdón por el comentario psicótico pero no he podido evitarlo.

 

Ya lo tenemos más o menos todo explicado así que os dejo algunasimágenes de detalle, la primera el resultado de aplicar el pincel seco en unade las patas, antes de las calcas y barniz.

 

 

 

 

 

En la siguiente tenemos una pata completa, con su base y todo,lista para ser barnizada. Al lado tenemos el barniz brillo que he utilizado yla base de cartón que uso para poder ir girando la pieza sin tocarla, para darmejor el barniz (low-tech). Al ser un barniz al espray el acabado es totalmenteuniforme unificando la textura que la pintura al pincel deja un tanto marcadapor las propias cerdas del pincel. Lo ideal sería el aerógrafo, si disponéis deél podréis conseguir más y mejores efectos, yo aún sigo con pincel, quizás paraun futuro.

 

 

 

 

 

Por cierto que la base de Ray es importante y es que dada su geometríay diseño Ray es muy inestable, más sobre dos pequeños pies. Puede montarsetambién con posición de navegación (tumbado) o de almacenamiento (arrodillado),moviendo patas y brazos y cambiando algunas piezas de las rodillas. Son otrasopciones interesantes para montar pero no resultan tan espectaculares así quesalvo que tengas tres o más Ray normalmente vas a preferir la posición erguida.Como decía, en esta posición su apoyo es muy inestable para compensarlo vienecon dos bases (que se pueden unir) con forma de nube de hexágonos, muy acordecon la iconografía de Metal Gear Solid 2, de donde proviene su diseño, y quepermite darle unos pies gigantes para que sea mucho más estable. Estuvepensando si elaborar más el acabado de la base pero tan sólo le di un lavadoverdoso, para que el plástico azul transparente no quedara tan plasticoso,dejando gotas de lavado completas para enfatizar el efecto líquido de la base.Además en el barnizado le dejé grandes cantidades que también tuviesen forma degota y la rematé con el sello de Konami y la escala. La verdad es que todo estoapenas se percibe pero estuve entretenido dándole su propio acabado.

 

 

 

 

 

Ray viene acompañado de cinco pequeñas figuras, Old Snake,Liquid-Ocelot y tres soldados enemigos. Las figuras están muy bien esculpidaspero son muy, muy pequeñas. A mí me resultan muy difíciles de pintarcorrectamente aunque bien acabadas tienen buen aspecto. En Rex formaban partedel diorama, sobre todo Liquid, ya que iba dentro de Rex, sin embargo Ray noposee cabina articulada donde colocar la figura en su interior. Esto no esmalo, pero hace las figuras mucho más prescindibles. La verdad es que es loúnico que me queda por terminar, estoy a medio camino, aquí os dejo cómo van.

 

 

 

 

 

Llegó el gran día, todas las piezas terminadas: pintadas,montadas, lavadas, texturizadas, con las calcas, barnizadas y corregidas.Después de casi seis meses de trabajo (tan sólo podía sacar rato los fines desemana, en horas habrán sido unas 60) por fin podría ver el conjunto montado.Esta imagen representa el momento antes del montaje final con todas las piezasya dispuestas. Y el resultado… ¡Voilá!

 

 

 

 

 

 

  

Este es el resultado final, para míespectacular. El resultado con “Dirty” Rex me encantó, aunque hoy habríautilizado pincel seco para enriquecerlo más, pero tenía una pega: la versiónnegra, con un tono tan oscuro, es espectacular pero para poder apreciarla bienhay que iluminarla mucho, si no no se aprecian los detalles, pasadesapercibida. “Blue” Ray, dado el tono final que adquirió, luce mejor tan sólopor el color base que posee. Es interesante que además de elegir un color porlo que a uno le gusta es importante escogerlo por cómo se va a ver. Es comohacer un libro bueno, pero que además sea fácil de leer. En resumen estoyenormemente satisfecho tanto por el resultado final de Rex como con el de Ray,sólo que en ésta última figura he podido utilizar más y mejores técnicas portratarse de dos figuras diferentes y porque yo he aprendido más cómo trabajarlas maquetas. Como ejemplo claro os dejo este mismo model kit montado sinpintar, tal y como se puede encontrar por internet, para que podáis apreciar loimprescindible de tratar y personalizar la maqueta. Sólo montada no tiene muchosentido ya que parece una caricatura de un Metal Gear Ray, además una vezmontada ya os digo que sería muy, muy difícil conseguir un buen acabado, hayque realizar los trabajos antes. ¿Qué opináis, ha mejorado?

 

 

 

 

 

También acompaño una imagen del modeloque se usa de referencia en las imágenes de las instrucciones desde fábrica.Como podéis apreciar posee un acabado estupendo aunque bien diferenciado de miacabado final, de mi “Blue” Ray, el otro supongo que se llamará “Green” Ray.Perdón, otra vez estoy soltando chistes tontos.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Ahora os dejo una serie de imágenes amodo de galería final, tanto de detalles como de distintas vistas eiluminaciones. Gracias por llegar hasta aquí y espero que hayas disfrutadotanto el texto como el proceso que os he explicado. También espero que os hayagustado la figura de mi Metal Gear “Blue” Ray, mi pequeño homenaje y disfrutede esta entrañable saga que es Metal Gear y de sus creadores Hideo Kojima yYoshi Shinkawa.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Os despido con una imagen final de Ray,visto como si lo viéramos en primera persona en realidad (bueno, con un poco deimaginación). Tan sólo quiero compartir con vosotros los buenos momentos que hepasado jugando a estos juegos y montando sus maquetas. Estoy deseando queKotobukiya saque otros modelos, mientras os recomiendo que os hagáis con uno ylo trabajéis sin prisa y con mucho cariño. Si alguien no se anima a montarlopero quiere uno, sólo tiene que decírmelo y hay trato, tú me mandas la maqueta yte la pinto y monto a tu gusto (y un poquito al mío) ¿te hace?