Metal Gear Solid V: Ground Zeroes. El regreso de Big Boss

MetalGear es una saga histórica y mítica, hasta ahora sólo han salido cuatroentregas numeradas, además del magnífico Peace Walker, y desde el momento enque se anunció que la quinta parte estaba muy cerca toda la expectación de laindustria, medios de comunicación y fans estalló y creció hasta límitesinsospechados. La sorpresa surgió cuando por primera vez en la saga el capítuloinicial que suele servir de prólogo estaría separado del juego principal. En2014 nos llegó el prólogo que vamos a analizar, Ground Zeroes, dejando para el01 de septiembre de 2015 el lanzamiento del juego definitivo, The Phantom Pain.Esta decisión llenó de polémica el lanzamiento del juego. Ahora mismo vamos aver si Ground Zeroes merece o no merece ser un juego independiente y quévaloración tiene como tal. Como avance sí os advierto una cosa: Big Boss havuelto.

 

Kojimasiempre ha ido creciendo con sus videojuegos, haciendo evolucionar su obra concada paso, para ello se toma su tiempo e inversión económica y de personal.Estas razones, junto con un ego quizás de excesivo tamaño, han tenido comoconsecuencia los problemas con Konami y su posible salida de la empresa dondenació, creció y triunfó, cuando acabe The Phantom Pain. Pero eso es futuro yhoy hablamos de presente, y Ground Zeroes es una prueba de la evolución queKojima le ha dado a su mayor creación: Metal Gear.

 

GráficamenteGround Zeroes crece respecto a lo último diseñado en consolas de sobremesa,Metal Gear Solid 4 Guns of the Patriots, lo que no es poco. Escenario abiertosin tiempos de carga, modelados de infarto, animaciones espectaculares,fluidas, suaves. Realismo en todo lo que se aprecia, efectos de lluvia,iluminación, todo es lo mejor que vas a ver hasta ahora. Es cierto que en ps4es donde se alcanza ese techo, ya que en ps3 la resolución baja a HD Ready(720p en lugar de 1080p), la tasa de framerate puede resentirse (da tirones enocasiones), hay un acusado popping y las sombras tienen unos enooooormesdientes de sierra, pero aún así es increíble lo bien que se ve.

 

 

 

 

 

Escierto que donde mejor se aprecia el techo gráfico de este juego es en lasconsolas de nueva generación, pero el diseño del conjunto, de nuevo (menos mal)bajo la batuta del maestro Yoshi Shinkawa, hace que si estos detalles técnicosno te abruman, puedas disfrutarlo igual. El trabajo gráfico en todo caso estitánico en calidad técnica y de diseño. La reproducción del propio Big Boss,del Campo Omega, de los vehículos, soldados, entornos, interiores, armas y,sobre todo, el ambiente es de obra maestra. La noche lluviosa de la historiaprincipal, con esa ambientación de tristeza, con los efectos dedeslumbramiento, o la base iluminada al atardecer dan una imagen característicay nuevamente un paso más allá de lo que vimos en Guns of the Patriots.

 

Laculpa, además de Shinkawa, es del nuevo motor gráfico que Kojima se haencargado de crear para la ocasión, el Fox Engine. El Fox Engine vale cada yenque haya costado y da un solidez y fluidez al conjunto que lo distingue delresto de juegos que hasta ahora hemos visto. Guns of the Patriots eran grandesáreas con elementos scriptados y un tanto robóticos, muy bien optimizados paraps3, pero encorsetados al fin y al cabo. No le echamos nada en falta ya quehasta ahora así habían sido los juegos de Metal Gear. Pero con el Fox Engine sele da viabilidad a la gran apuesta que es Metal Gear Solid V: libertad. Estemotor permite que el juego pueda jugarse de diferentes formas, que no todo estéprefijado, permitiendo que ocurran cosas diversas en cada partida, ymanteniendo los gráficos al máximo nivel.

 

 

 

 

 

Losgráficos de Ground Zeroes para mí son de sobresaliente, quizás estáticamente enps3 se vea mejor Guns of the Patriots, pero en movimiento Ground Zeroes esmucho más satisfactorio y sólido. ¿Es una obra maestra? Pues creo que no, y nolo es porque le falta fondo de armario, es decir se nota que Ground Zeroes essólo un trozo del cuadro, muestra cómo va a ser Metal Gear Solid V en su conjunto,pero aún no aparecen tantos y tantos diseños por ver (personajes, entornos,jefes finales, etcétera). Lo que hemos visto está genial, pero no completo, ycreo que gráficamente también se aprecia. Es como ver un tráiler de unapelícula, por supuesto que ya puedes observar su fotografía, iluminación ycaracterización de personajes, pero le falta el tiempo completo que una obranecesita para que quede fijada en nuestras mentes para siempre. Nos quedamos ala espera de los aplastantes gráficos que ya sabemos que vamos a ver en ThePhantom Pain, si todo lo que hemos visto se mantiene la obra maestra engráficos será indiscutible.

 

 

 

 

 

Encuanto al sonido volvemos a tener un juego con sobresalientes valores deproducción al que poco puede pedírsele ya. Tan sólo podemos analizar losdetalles. La música es maravillosa, como en toda la saga. Hay nuevascomposiciones del ya clásico Harry Gregson-Williams, canciones extraídas deotros juegos de la saga e incluso podemos importar música para implementarla endeterminados momentos. Quizás no tengamos esa canción que es piedra angular deljuego (tipo Snake Eater o la misma Nuclear del tráiler de The Phantom Pain),pero poco más podríamos pedir.

 

 

 

 

Losefectos de sonido, pasos, explosiones, armas, vehículos, como siempre rayan almáximo nivel, un placer para jugar con un sistema de sonido envolvente. Y encuanto a las voces y doblaje, nuevamente nos encontramos con una épicareproducción artística con voces perfectamente adaptadas a los personajes quenos introducen y nos llevan por toda la historia, llenas de carisma.

 

¿Carisma?Bueno… Si hay un detalle que no entiendo, que no entiendo, es el cambio dedoblaje de Big Boss. Snake es David Hayter sí o sí, pero no, en Metal GearSolid V es Kiefer Sutherland, últimamente más reconocido por ser elprotagonista de 24. ¿Kiefer Sutherland? No me habría parecido mala elección siantes, en todos los demás juegos, no hubiésemos escuchado a David Hayter queinterpretaba el papel a la perfección con CARISMA, así con mayúsculas. Kieferno le pega mal, pero no es él, y no sé si para bien o para mal, como casi nohabla, pues no se nota mucho… Total que nos cambian la voz y además habla poco,y eso queda un poco raro la verdad, comparado con el resto de juegos de la saga.Entendedme, que no es que sea malo, es que se ha cambiado algo que no había quecambiar, más aún cuando creo que en Japón la voz de Snake sí que es la misma…

 

Unsonido sobresaliente con un punto negro que no se comprende, y que según parecetendrá las mismas consecuencias en The Phantom Pain…

 

 

 

 

 

Ahorahablamos de jugabilidad y aquí diría que es donde más ha crecido, y para mejor,el juego. El sonido se mantiene (ejem) igual de bien que en el resto de lasaga, los gráficos han mejorado adaptándose a la jugabilidad, pero es que éstaha dado el salto de calidad para definir que Metal Gear Solid V es un juegodistinto a Guns of the Patriots, pero sigue siendo un Metal Gear.

 

Laidea es la misma, nos infiltramos en territorio enemigo sin que nadie nospille, bien pasando desapercibidos, bien acabando silenciosamente con nuestrosenemigos, penalizando entrar disparando a todo lo que se mueve. Hay otrassecciones del juego, misiones, donde nos dejan que nos divirtamos disparando alpato, que siempre entretiene, y luchas contra jefes finales, en este GroundZeroes nos tenemos que conformar con algún tanque o helicóptero, sin un jefefinal así a lo clásico.

 

Sinembargo la diferencia es la libertad, en Guns of The Patriots se rompía lalinealidad del resto de la saga pudiendo alinearse con uno u otro bando de losque nos encontrábamos para facilitarnos la tarea, o simplemente por diversión,o pasar entre ambos (o contra ambos), aunque finalmente esto afectaba a cómohabía que hacerlo no a qué. Ahora los objetivos se pueden realmente afrontar demuy diversas formas, ser silencioso, capturar, entretener, luchar a cuerpodescubierto, o bien cubierto. Puedes cambiar el tipo de arma, usar tuimaginación para despistar, esconder, noquear…

 

 

 

 

 

Cuandojuegas el juego la primera vez esto no se hace evidente, la misión de GroundZeroes es una misión Metal Gear llena de épica y en esa épica, y siendo laprimera vez que uno se enfrenta al juego, uno no es capaz de reconocer esalibertad. Por eso es la mejor misión que vas a jugar, serán las dos o tresmejoras horas del juego, las primeras. Te sorprenderás por todo lo que puedeshacer, por lo sólo que estás en una base enemiga, por las magníficashabilidades de Big Boss pero a la vez por lo cuidadoso que uno debe ser siquiere llevar adelante su misión de rescate. La sensación de lo que has jugadotras ver los títulos de crédito es de las mejores que vas a tener en un MetalGear dejándote con ganas y ganas de que salga ya The Phantom Pain.

 

Elresto del juego, mínimo 15 horas más aunque uno puede jugar ya todo lo quequiera más allá, es diversión pura estilo made in Kojima. Misiones deinfiltración, de destrucción, de homenaje, rejugar Ground Zeroes pero con laventaja de conocer ya la base al dedillo. Ahí es cuando uno descubre lalibertad del juego, aunque en este Ground Zeroes ya llega tarde. Ahora bien,sabiendo esto, las posibilidades de los jugadores en The Phantom Pain van ahacer explotar jugablemente dicho juego, seguro.

 

Parahaceros una idea os comentaré qué cosas cambian a grandes rasgos. El códec esen tiempo real, como en Peace Walker, dando una jugabilidad mucho más dinámica,y subiendo la tensión. Ya no hay radar, aunque podemos “señalar” a losenemigos. Esto lo vi un poco raro, pero al poco de profundizar el juego te dascuenta que es la concesión irreal en lo jugable para que el juego sea másdivertido, tipo radar soliton, además puedes eliminarlo pero entonces sí que escasi imposible de jugar, para auténticos Snakes.

 

Cuandote descubren tienes un tiempo bala para reducir a tu atacante antes de que dela alarma, esto sí que lo desaconsejo totalmente, es mejor quitarlo, ya quequita la gracia al juego y queda “raro”, además tampoco da tanta ventaja. Ya notenemos botones para fijarnos a las paredes, todo es contextual, lo hace Snakesólo al acercarlo, quedando un conjunto mucho más fluido que recuerda más a losmaravillosos Uncharted que a los robóticos Metal Gear anteriores.

 

Existenpequeñas cosas que no quedan del todo bien resueltas y que incluso ya se sabeque serán eliminadas en The Phantom Pain, como el sistema de curación dándoleal triángulo haciendo que Snake se eche un ¿spray? Pero por lo demás no cambiademasiado. Hay variaciones, pero no tan esenciales como la presencia del mapaen el nuevo gadget iDroid, que puedes conectar con tu móvil con una app, algomuy chulo pero que no sirve para mucho más que para sacar fotos y compartirlaspor twitter…

 

 

 

 

 

Enresumen nos encontramos una vuelta de tuerca a la infiltración de Metal Gear,libertad con adaptación a una jugabilidad de hoy en día que hace que no se echeen falta la de anteriores juegos, lo que es más, los deja robóticos yencorsetados, y eso que hablamos de obras maestras del videojuego, ojo.Nuevamente debemos mirar al futuro, a The Phantom Pain y ver que lo que nosofrece Camp Omega no es una obra maestra simplemente porque sabemos que haymucho más escondido y que nos será revelado el 1 de septiembre de 2015, conmayores escenarios, más complejas situaciones y más posibilidades de jugar ydivertirse. Genial.

 

Porúltimo toca hablar de la historia. Ground Zeroes ha sido polémico por ser unprólogo arrancado del tronco del juego, que no digo que no, pero sí es ciertoque en Metal Gear los prólogos siempre han tenido una gran independencia de lahistoria principal, más en este juego que sabemos que habrá un lapsus de 9 añoscon su continuación, y en este caso en concreto la épica se vuelve muy, muyintensa en las dos o tres primeras horas de juego.

 

Kojimatoma su Peace Walker, lo vuelve adulto, crudo, y nos lo devuelve en una nochede lluvia donde Snake tiene que rescatar a sus viejos ¿amigos? Chico y Paz. Esmejor haber jugado los anteriores juegos, en especial Snake Eater y PeaceWalker, aunque no imprescindible, pero de esa forma uno disfrutará de laemoción, la tensión y la épica de esas maravillosas horas que tendremos en lamisión Ground Zeroes. Tanto que no creo que nadie sea capaz de no volver ajugarla varias veces para poder apreciar nuevamente los detalles.

 

Escierto que el resto de misiones la historia no es gran cosa, pero la misiónprincipal es Metal Gear total, aún mejor, más maduro aún que antes. La historiaademás se complementa con las decenas de grabaciones de cassette, tipo PeaceWalker, que podremos encontrar por todo el juego dándonos la oportunidad, siqueremos molestarnos, de profundizar en los pormenores de personajes ehistoria.

 

Site gusta Metal Gear no temas Ground Zeroes, te va a encantar, lo único malo enrealidad, es que sabes que después viene The Phantom Pain con un enorme nudo dehistoria por desarrollar por lo que si eres capaz de ser tan frío podríasesperarte a que saliera para jugarlo todo del tirón… Pero entonces no seríasfan de Metal Gear y además que no hace falta, que se puede disfrutar y jugarmagníficamente mientras esperamos The Phantom Pain.

 

Unahistoria sobresaliente, nuevamente no es una obra maestra al no cerrarse sobresí misma, aunque sea autoconclusiva, que nos deja a la espera de lo que va avenir y que todos los fans van a disfrutar como enanos. El corte de la historiaestá bien hecho, justifica que el juego pueda ser independiente (fijaos que hedicho pueda, no que tuviera que serlo) y es todo lo que podemos esperar deMetal Gear, pero más maduro, más oscuro.

 

Lahistoria de Big Boss crece, madura con nosotros con todos estos años, conKojima, sabiendo todos el viaje a la oscuridad que nuestro Snake favorito tieneescrito en su destino. No digo más.

 

Yasólo queda volver al principio de mi entrada para resumir el juego y valorar siGround Zeroes merece o no merece ser un juego independiente, si merece la penasu compra independiente.

 

 

 

 

 

Enmi opinión Ground Zeroes tiene cosas positivas y negativas. Lo positivo es que esun juego que plantea una vuelta de tuerca a la saga, en lo jugable y en lahistoria. Se ha pensado como un producto independiente, por lo que no sólopuede disfrutarse por sí solo sino que es obligado para cualquier aficionado ala saga. Técnicamente sobresaliente y con una gran historia Ground Zeroes y sureducido precio (un tercio de un juego normal) justifica sobradamente su compraindependiente. Su historia principal es corta pero muy intensa y al terminarlaaún nos guarda entre 15 o 20 horas de diversión, como mínimo.

 

Loselementos negativos están en el origen mismo de Ground Zeroes, su pequeñotamaño hace que le falte escala, cantidad, en variedad de escenarios, deenemigos, de canciones y de historia. No es lo mismo desarrollar una historiadurante 2 ó 3 horas que durante 15 ó 20, por lo que no es que esté mal, es queno puede alcanzar el tamaño que los juegos principales de la saga nos han dado.

 

GroundZeroes es un niño, no un bebé, sino un adolescente que aún debe madurar,podemos ver lo que va a ser cuando crezca, cuando sea adulto, podemos sentirnosbien con él y disfrutar su compañía y lo que es más, la mejor bondad queencierra la infancia, nos llena de la ilusión que el futuro puede depararle.The Phantom Pain lo tiene todo para ser una obra maestra, Ground Zeroes no loes, pero nos ha mostrado, regalándonos un pequeño juego, qué es lo que va a sercuando crezca.

 

BigBoss HA VUELTO.

 

Disfrútalo.