“Damaged” Jehuty o Zone of the Enders según Kotobukiya

Aunque empecé mi blog hace ya más de seis años pensando enhablar de videojuegos, últimamente estoy aficionado a montar maquetas defiguras de videojuegos y publicar su proceso. Fundamentalmente lo hago porquees muy, muy divertido y además me gusta compartirlo aquí ya que los modelos quehe montado son de Metal Gear Rex y Metal Gear Ray y, claro, solo los aficionadosa los videojuegos los conocen y pueden valorarlo. En esta ocasión y animado porotro compañero aficionado a las maquetas de Metal Gear me decidí por el modelode Jehuty, en su versión HD, del fabricante Kotobukiya. Sin embargo no me conformécon montar dicho modelo, para hacerlo aún más personalizado decidí realizar miversión de Jehuty, “Damaged” Jehuty, con nuestro Orbital Frame, sacadodirectamente de Zone of the Enders, más bien maltrecho, tal y como lo vimos ensu segundo juego, The Second Runner. Espero que os guste.

 

 

 

 

 

Por cierto que para el que no lo sepa Zone of the Enders es unvideojuego editado por Konami, producido por Hideo Kojima, diseñado por YoshiShinkawa, para ps2 con versión HD para ps3, donde controlas un Mecha (unMazinger Z para el que no se entere) que tiene que luchar contra cientos deenemigos de su mismo calado encontrándose con malignos, aunque muy divertidos,jefes finales a su altura. Anubis es el Orbital Frame (como se les llama aestos robots tripulados) gemelo a Jehuty que en su segunda, y mucho más ágil ydivertida parte, pretenderá apoderarse del universo, aunque tranquilos tenemosa ADA y Jehuty de nuestra parte. Clásica ciencia ficción, robots, futuro, Martey espacio en una coctelera made in Japan que a mí siempre me ha encantado.

 

Al que no sepa nada de las maquetas, plastic model kits, tansólo tengo que decirle que son las típicas maquetas de tanques, aviones ocoches, pero de personajes de videojuegos que se comercializan exclusivamenteen Japón, de donde son sus fabricantes. Cada vez se importan más en occidentepero normalmente el acceso a estas maquetas es difícil y caro, ya que además deno ser baratas hay que añadirles gastos de envío o impuestos. En mi caso, paraeste Jehuty, aproveché un ofertón y la maqueta en casa me costó menos de 50euros.

 

Lo siguiente que hay que advertir es que no son figuras de acción,aunque estas maquetas están muy articuladas, incluso más que dichas figuras, noestán pensadas para moverse mucho ni forzarlas por lo que aunque puedesmoverlas y posarlas como quieras, con enormes posibilidades de personalización,la realidad es que dicha libertad sirve sobre todo para elegir la mejor pose enla que dejarás la figura ya que no permiten que se manipule constantemente bajoriesgo de desmontaje y caída de piezas.

 

A partir de aquí se trata de unas matrices de plástico concolores básicos que requieren su total despiece, desenganchando las piezas dela matriz, su pintado total y el estudio del conjunto para ir trabajando cadauna de las piezas ya que muchas veces no será posible revertir lo que se hayatrabajado en una pieza una vez montada o pintada, durante esta entrada os daréalgunos ejemplos.

 

Pero lo divertido no acaba aquí, es donde empieza, una vezpintada y montadas sus partes principales pensando el posado final (después deun profundo estudio de las complejas instrucciones de sus cientos de piezas)arranca la personalización de la maqueta. Pintura personalizada, efectos demaquetas clásicos como lavados o técnicas de pincel seco, que le dan un airemás “realista”, así como acabados finales con barnices permiten que el modelofinal, después de unas 50 horas de trabajo luzca infinitamente mejor que unafigura de acción (de tamaño y precios similares). Aún más, si uno se hapreocupado del diseño la figura final es única e, independientemente de lacalidad que uno consiga, muy valiosa para el que la ha estado trabajandodurante todo ese tiempo. Un poco del cariño que le he puesto durante losúltimos meses es lo que os quiero transmitir.

 

Ya habéis visto todas las matrices de plástico y la caja y las pinturas principales que utilicé, de la marca Citadel con granpaleta de colores y fáciles de aplicar, aunque también reutilicé otras de otrasmaquetas para pequeños detalles. La idea era, tal y como ya he explicado,acercarme a la versión de “Damaged” Jehuty para lo que realicé capturasdirectas del videojuego y artes conceptuales de Yoshi Shinkawa. La maqueta no estabapreparada para hacer un modelo dañado por lo que había que trabajar mucho lapintura y el diseño de qué partes se iban a incluir en el modelo final y conqué aspecto. Antes os he dejado algunas imágenes de pruebas de pintura, el aspecto de lamesa de trabajo en esos primeros pasos así como las imágenes que utilicé parala comparativa conceptual.

 

Llegados a este punto ya había entrado en faena, pintando lasmatrices con los colores base, mejor con una doble mano para un buen acabado, yliberando las piezas de sus matrices y empezando a montar. En este apartadodebo decir que me llevé una gran decepción con algunas articulaciones algo queno me había ocurrido con las anteriores maquetas. Las articulacionesprincipales son del tipo macho y hembra con cilindros que deben entrar enagujeros, la idea es buena, pero en la realidad las piezas no terminaban deencajar. Esto significaba que no podía completarse la maqueta, algo muy, muyfrustrante. Tuve que utilizar medidas “drásticas” que aunque consiguieron hacerencajar las piezas inutilizaron totalmente algunas articulaciones e, incluso,dañaron levemente el aspecto de algunas piezas.

 

Esto evidentemente es algo negativo, que posteriormente pudecorregir en las siguientes articulaciones que monté, pero si algo es divertidoen una maqueta es la personalización así que utilicé este problema como unaventaja. Las piezas deterioradas no las utilicé, de manera que mi Jehuty dañadoestaba, evidentemente, dañado al faltarle algunas piezas. Por otro lado, comoya he dicho, la ausencia de alguna articulación tan solo limita un poco lalibertad de pose final pero en absoluto impidió un buen acabado ¿verdad que nose nota que el lado derecho tiene reducida su articulación en un 50%?

 

A partir de los problemas con brazo y pierna derechas continuétrabajando montando partes del tronco, manos y la base que sirve para hacerlevolar (aunque también tiene la posibilidad de ponerlo de pie, pero Jehuty nuncafue elegante tocando el suelo). Estas fases de trabajo sirvieron para completarel estudio de la pose final así como del acabado y color de conjunto.

 

 

 

Cuando me decidí a retomar brazo y pierna izquierdos ya habíadado con la solución al problema del defecto macho-hembra y fue reducir elancho del macho en varios puntos permitiendo así una unión mucho más sencilla ysuave, aún a riesgo de que alguna articulación quedara demasiado suelta. Sinembargo eso no ocurrió, el lado izquierdo quedó perfectamente articulado por loque el énfasis en la pose debía recaer en ese lado.

 

Lo siento pero no me he podido resistir a dejaros además de unafase intermedia de trabajo con la parte inferior muy avanzada, un bocetoconceptual de Jehuty realizado por mi hijo de 5 años. Tened cuidado con lo quehacéis que dejáis una huella imborrable en vuestros hijos sin daros cuenta,espero que esto no le afecte muy negativamente en su vida…

A partir de aquí trabajé las partes más carismáticas comocabeza, tronco, alas así como el anillo de radar y misiles tan característicode los barrocos diseños de Shinkawa para Zone of the Enders.

 

Con el modelo prácticamente finalizado y el anillo radar en lamano se empezaba a apreciar la enorme calidad del diseño de Shinkawa así comode la escultura y modelado de la maqueta, realmente impresionantes (mejor quelos sistemas de articulación).

 

 

 

A continuación os dejo ya la maqueta montada en sus partes, porun lado con los lavados realizados, es decir, con una pintura que envejece elconjunto, así como una vez aplicada la técnica de pincel seco. Esta técnica tepermite dar un acabado de daños y rayaduras al conjunto. Considerando queJehuty acababa de recibir una paliza de Anubis el lavado y pince seco eran muy,muy necesarios. Creo que se puede apreciar muy bien el acabado que se vaconsiguiendo.

 

 

 

A continuación os dejo una imagen final del modelo totalmentemontado, creo que realmente espectacular. Ya tenía una figura de Jehuty, deRevoltech, pero es una figura de acción, muy vistosa de posar, aunque susarticulaciones y modelado son mucho menos cercanas a las originales del juego.En este punto del montaje ya se puede apreciar el acabado muy superior enmodelado de la maqueta, igualita, igualita al juego y con un acabadopersonalizado que, creo, le sienta estupendamente.

 

 

 

Pero, tal y como os he comentado antes, no me conformaba coneso, aún quedaban un par de pasos. El primero de ellos, y con el que estabasoñando desde antes de que me llegara la maqueta, era “personalizar” algunaextremidad. La maqueta viene con cuatro pares de manos intercambiables. Si yoiba a crear un Jehuty dañado quedaría genial una de ellas quemada, fundida,deformada realmente. Dicho y hecho: soplete de cocina, artilugio manual para noquemarse, prueba en matriz y voilá,creo que el resultado quedó a la altura de las expectativas.

 

 

Tal y como ya he dicho, un acabado único e irrepetible en mimaqueta, lo que le confiere un valor proporcional al número de horas que le hasdedicado a pensarla y trabajarla.

 

¿A que mola?

 

Por último quedaba aplicar las pegatinas con letras a lamaqueta, lo que le da un toque más militar y realista tanto al personaje delrobot tripulado como a la maqueta. En este caso y a pesar del minúsculo tamañode algunas de ellas, al no ser muy numerosas y no corresponderse con geometríascomplejas, fue relativamente rápido y sencillo su colocación (con ayuda depinzas, agua y algodón).

 

Os dejo un vistazo de cómo estaba la mesa de trabajo en estafase de la construcción.

 

Ya tenía la maqueta terminada, o casi. A mí me encanta darle unacabado final con un barniz que, por un lado protege las pegatinas y pinturas,y por otro le da la el aspecto final. Para un robot o máquina nueva o mojada,le corresponde un barniz brillante que refleje la luz y que de un aspectolustroso. En nuestro caso, como pasaría con un tanque después de una buenabatalla, elegí un barniz mate, que eliminara cualquier brillo y que diera elaspecto gastado que “Damaged” Jehuty merecía. Aunque para el pintado utilicépincel, por ser más barato, para el barniz, la capa final, utilicé el spray, quete da un acabado profesional de forma muy económica. Por cierto que el acabadofinal me recuerda muchísimo a los diseños conceptuales que salieron delmalogrado ZOE3. Qué interesantísimo juego nos hemos perdido…

 

Fin del trabajo. ¿Qué nos espera ahora?

 

Además de dejarlo en el mejor rincón de nuestra estantería pararecordar nuestro juego favorito y las entrañables horas que hemos pasadomontándolo nos falta ponerlo en valor. Así que os dejo unas cuantas fotosdespués de una sesión de fotografía casera y un tratamiento fotográfico, caserotambién, para que se vea no sólo el aspecto que le he dado a la maqueta,también el magnífico diseño tanto de la maqueta como del personaje original.Creo que el proceso ha merecido la pena, realmente lo recomiendo a cualquieraya que es algo barato y asequible para cualquiera, en cuanto al resultado…

 

Aquí lo tenéis.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Después de todo ¿ahora qué?

 

Tranquilos ¿sabéis quién viene en enero?

 

 

Sahelanthropus Gear.