Taller de Maquetas en FicZone: El Halcón Milenario

Últimamenteademás de entradas sobre videojuegos también estoy realizando entradas sobremaquetas, aunque también son de videojuegos. Hoy no os traigo una entradadedicada a una maqueta. Lo que hoy os traigo es la reseña sobre la actividad deTaller de Maquetas que la organización de FicZone 2016 me permitió desarrollaren su seno. La idea, muy simple: montar una maqueta con el público durante lasdos jornadas que duró el festival. El resultado es muy vistoso, como podéis veren la siguiente foto, pero, sin duda, lo mejor fue la experiencia de todo elfin de semana, el contacto con la gente, y eso es lo que voy a compartir convosotros a continuación, si os apetece.

 

FicZonees un Festival dedicado a lo fantástico: animación, videojuegos y manga. Peroes mucho más. Se celebra en Granada en primavera y con cada año que pasa creceen interés, público (unas 13.000 personas) y cantidad de actividades. Es muchomás porque FicZone es un cajón de sastre de algo difícil de definir con unidady que el propio nombre del festival resume muy bien, en su interior tienencabida conciertos, tiendas, cosplays, torneos de videojuegos, de comic, depintura de miniaturas, exposición de Scalextric, de juegos de mesa, de combatesde vikingos, conferencias de mangakas, firmas de ilustradores y para qué seguir…Ah y este año hubo también un Taller de Maquetas.

 

Porsupuesto el Taller lo organicé yo, je, je. Montar maquetas te hace estudiar sudiseño y forma así como la manera en que uno lo va a personalizar. En otroevento, Granada Gaming, propuse a los organizadores montar un Metal Gearponiéndoles de ejemplos anteriores montajes realizados por mí, pero en estaocasión haciendo que el público trabaje de manera que se divulga la actividad yse le hace partícipe en primera persona.

 

Laorganización me comentó que no le encajaba en el Festival  de videojuegos pero que en FicZone quizáspodría funcionar mejor. Unos meses después volví a plantearles el tema y nospusimos de acuerdo en montar el Taller de Maquetas pero con el HalcónMilenario. Dentro de FicZone hubo una exposición de Star Wars con figuras,dibujos y cosplays y parecía el sitio perfecto para montar una auténtica navede La Guerra de las Galaxias. Evidentemente el tirón del Episodio VII, ElDespertar de la Fuerza, tiene aún, valga la redundacia (y el chiste) muchaFuerza.

 

Comoera la primera vez que íbamos a montar dicha actividad tuvimos que pensar cómohacerlo: una vitrina de exposición con maquetas ya montadas, unas mesas ysillas para el público, otras para mí, una maqueta absolutamente espectacular,traída con tiempo desde Japón, unas cuantas pinturas, barniz y una base decorte que le diese un aspecto profesional al Taller. Para redondear laactividad acordamos sortear el Halcón entre todos aquellos que se acercasen amontarlo, a modo de reclamo.

 

Comopodéis comprobar el Halcón, que vino a tiempo y sin pasar por aduanas, teníauna cantidad importante de matrices con cientos de piezas, de calcas y mucho,mucho trabajo por delante. Vale que se iba a montar con varios equipos detrabajo pero terminarla a tiempo en dos días iba a suponer un auténtico reto.

 

Atres semanas del evento hubo una noticia impactante: Yoshiyuki Sadamoto, fundadorde estudio Gainax, diseñador de personajes de Evangelion y creador exclusivo desu manga asistiría en su segunda visita a Europa a FicZone para acercarse a susfans y dar una charla. Evidentemente supuso todo un golpe de efecto para elFestival, a pesar de que se iban a prohibir las fotos y que para las firmashabría que recurrir a sorteos, su presencia exclusiva le dio gran empaque aesta edición.

 

Paracelebrarlo, y apoderados de un gran hype, acordamos buscar otra maqueta deEvangelion en esta ocasión, y montar las dos maquetas a la vez. Tuvimos querecurrir, por cuestiones de presupuesto y tiempo, a una de Bandai del EVA 00 BluePrototype procedente de la serie original, aunque finalmente se demostró quefue una gran elección. Por si tenía suerte me hice con el número 1 del tomo delmanga de Evangelion y me puse como misión intentar que “El Sadamoto”, tal ycomo se le conocía por la gente de la organización, me lo autografiara.

 

Bien,ya en la última semana ultimé las compras para tener hasta el último detallepara el Taller, además de llevarme mis propios utensilios por si hacían faltarefuerzos, que más tarde se mostraron imprescindibles. Aquí os dejo losmateriales listos para empezar.

 

FicZonetenía su día grande el sábado, pero el viernes tocó ir a montar el taller y laexposición. Con la ayuda de los organizadores y mi familia realicé el montajedel stand, no sin una pequeña “anécdota”. Os podéis imaginar el cuidado con elque trato a todo este material, sin dejar que nadie lo toque. Os podéisimaginar el cuidado con el que trasladé las maquetas ya finalizadas, dentro deuna caja abierta con protección entre ellas. Pues bien, después de dejar todoslos materiales me acerco a coger dicha última caja y al llegar, con todo elcuidado del mundo, la dejé sobre una silla. Conforme la solté la caja volcó ytodo su contenido cayó con gran estrépito desparramando las figuras, y sus piezaspor el suelo…

 

Ospodéis hacer una idea del cortocircuito que se produjo en mi mente. Los chicosde la organización intentaban recoger las piezas y yo sólo podía balbucear un:”No, por favor, no toquéis nada…” Uno de mis hijos era el que mejor lo encajócogiendo piezas del suelo y diciéndome: “Aquí tienes una, papá”. Je, je. Laverdad es que lo pasé fatal, pero finalmente pude recoger las piezas, darmecuenta de que tan sólo se habían desmontado, sin que hubiese nada roto y pudeterminar de montar la exposición.

 

Osdejo unas fotos de cómo quedó, con Metal Gear Rex, Metal Gear Ray, Jehuty deZone of the Enders o el X-Wing de la trilogía original. No fue nadaespecialmente espectacular, pero a la gente le gustó poder ver dichos modelosterminados y personalizados. En concreto el Rex fue el que más éxito tuvo. Oshe dejado los enlaces por si queréis echarles un vistazo más de cerca.

 

 

 

 

Todolisto, pues a empezar. El sábado abrían las puertas a las 11 pero una horaantes ya se agolpaban miles de personas para entrar los primeros al recinto deFermasa, Feria de Muestras de Armilla. El recinto es un tanto antiguo, peroenorme y lleno de espacios exteriores e interiores donde desarrollar loscientos de actividades programadas. Para el que no lo conozca destaca unachimenea de ladrillo de decenas de metros de alto, huella y recuerdo del pasadoindustrial de la ciudad de Granada que dota al recinto de una personalidadpropia.

 

Lagente empezó a acercarse y pronto el Taller fue todo un éxito. A ver, no seagolparon cinco mil personas a montar, de hecho fue una actividad secundariadentro del conjunto, pero a la gente le gustó mirar cómo se hacía, preguntar ycuriosear y, por supuesto sentarse a montar, algo muy divertido. De hechopodría haber vendido algunas maquetas si nos lo hubiésemos propuesto ya quemucha gente pidió comprarlas. Pero no, allí no se vendía, al revés, se regalabadiversión.

 

Considerandoque el montaje se iba a realizar por decenas de personas la calidad delresultado final estaba comprometida a pesar de mi, inexperta, coordinación. Esosí la maqueta de Bandai, con un magnífico modelado y sencilla de montar, fueuna gran aliada, ya que con un poco de trabajo sencillo enseguida destacó entreel público.

 

Decidídar una base de pintura negra, muy líquida y penetrante, para con una capa deacabado gris, proporción 3/1 blanco/gris, bastante seca, diera el aspectoavejentado y de chatarra que el viejo Halcón merece.

 

Decenasde personas se acercaron a lo largo de una jornada de locos donde apenas tuvetiempo ni de comer. Eso sí, gracias a la implicación entusiasta del propiopúblico, se pudo pintar completamente la maqueta del Halcón y montar (aunquesin pintar) la maqueta del EVA 00.

 

 

 

Especialmérito tuvo el acabado de las figuras de Han Solo, Finn, Rey o BB-8 a escala1/144, realizadas por una chica cuya paciencia y habilidad merecereconocimiento: ¡Gracias Andrea!

 

Nosencontramos ya en el segundo día, por la mañana el recinto se mostraba tanespectacular como el día anterior, con un cuadro de actividades imposible deabarcar, una imagen de Sierra Nevada y la Chimenea absolutamente espectacularesy los pabellones reiniciando su actividad justo antes de la entrada delpúblico. Debió ser especialmente difícil el arranque de la jornada paraaquellos que asistieron a la fiesta que FicZone organizó el sábado noche,empezando a las 00:00 horas. Yo tengo la ventaja de contar con una familianumerosa con niños pequeños que me impiden irme de fiesta, y aún así estabacansado del día anterior… Algún miembro de la organización me confesó sumaltrecho estado después de estar despierto hasta pasadas las 5 de la mañana ytener que estar en pie con la jornada del domingo.

 

 

 

Buenoel domingo fue un día más tranquilo, hubo mucho menos público aunque en elTaller no se notó tanto, manteniéndose las cinco plazas llenas en muchasocasiones e incluso con gente que repitió del día anterior.

 

Entrandoen faena me dediqué a acabar el EVA-00 con las calcas, dando “leccionesmagistrales” de transferencias de calcas con el público, una tarea, la verdad,bien delicada, ya que en caso de error no hay posible corrección. Con un pocode acabado en los accesorios del EVA dicha maqueta quedó finalizada, conaplicación de barniz de acabado incluido.

 

Conel Halcón en sí quedaba el montaje completo, una larga tarea aún, pero sencillacon un público tan entusiasta como el que se acercó. Por la tarde pudimosrematar la maqueta en su base, representando el desierto de ¿Tatoine? con unacabado, creo, que bastante decente dadas las circunstancias.

 

ElEVA 00, con sus espectaculares accesorios como la Lanza de Longinus o el escudodel transbordador espacial, y el Halcón con un toque de hollín en sus motores yun poco de pincel seco en su fuselaje dieron una imagen final de trabajo bienhecho en el Taller de Maquetas. Bien es cierto que dichas maquetas, con algunaotra pintura, más cuidado y tiempo, y realizadas por una única persona habríanquedado mejor, pero el resultado, en cualquier caso fue satisfactorio. Tan sólocomentaros que tuvimos que salvar una pierna montada con la rodilla al revés,un tren de aterrizaje roto por el peso del propio Halcón y algún que otroderrame de agua que en ningún caso impidieron que todos nos diviertiéramos.Misión Cumplida.

 

 

 

 

Laúnica queja, la antena del Halcón Milenario, que al ser la de la versión de TheForce Awakens es rectangular, si hubiese sido la de la trilogía original,redonda, todo habría sido perfecto. Perdón por el comentario friki, pero si hasllegado hasta aquí lo compartirás plenamente.

 

Enresumen, miles de personas en el festival, un ambiente sanísimo los dos díascon gente fabulosa, la oportunidad de compartir con personas de verdad, y no sólotelemáticamente como este blog, aficiones de videojuegos, maquetas, músicas yexperiencias de la vida en general. Conociendo gente nueva, reencontrándose congente que hace mucho que no ves o con la que ves todos los días pero en otrocontexto. Gracias a la organización, a la asociación Xover, a Nacho y a Sergio,por ofrecernos FicZone en general y por permitirme compartir mis experienciascon el público en particular. Ojalá tengamos ocasión de repetir.

 

Paraterminar más anécdotas: el propio Big Boss le dio el visto bueno al montaje delos Metal Gears, aunque estaba un poco molesto porque le picaba el parche y conel brazo biónico no acertaba a rascarse bien.

 

Elsábado no tuve suerte en el sorteo de la firma de “El Sadamoto”, pero eldomingo, con menos público y por tanto más posibilidades, sí hubo suerte y conseguíuna Misato Katsuragi dedicada to Nacho del genial Sadamoto-san. ¿A que mola?

 

Porcierto que antes de sortear las maquetas me dediqué a “rematar” un poco más elHalcón con calcas, envejecidos, más barniz y varios toques de pincel seco,dejando el aspecto final de la foto de inicio.

 

Horade decir adiós, dejamos atrás dos días de intensa actividad y diversión, inolvidablespor el impacto personal y en la propia ciudad, mostrándose FicZone como unevento de primera línea a nivel nacional lleno de contenido y calidad con unaimagen final, con el Sol del atardecer en pleno, para el recuerdo.

 

Ah,se me olvidaba, debéis pensar que montar la nave espacial de un General de laAlianza Rebelde puede no ser una gran idea ni gustarle a cualquiera que pasepor allí. Todo en la vida tiene consecuencias, si consigo liberarme alguna vezde las fuerzas imperiales espero que nos encontremos en algún otro Taller deMaquetas.

 

Quela Fuerza te acompañe mi joven Padawan.