Retro Análisis veraniego: Nintendo Wii

Pues sí, hoy voy a analizar laconsola de sobremesa Wii, el gran éxito de Nintendo. Evidentemente es unaconsola más que sobrepasada temporal y tecnológicamente con su sucesoraNintendo Wii U dando sus últimos coletazos y a punto de ser presentada la aúnincógnita NX, pero aprovechando estas largas tardes de verano llenas de horasde ocio vacacionales (para quien las tenga) voy a hablar de “la Wi”.Considerando que es un producto sin Alta Definición, pensado para nuestras vetustasteles de tubo lo he denominado retro análisis, aunque debo adelantaros quedespués de jugar y probar varios juegos habría que pensarse muy seriamentedicho “retro”.

 


La consola Nintendo Wii va acumplir en unos meses los 10 años de edad, algo que no está nada mal, pero lapregunta que surge es ¿por qué la analizo ahora? Ya he comentado en otros posts la incidencia de la paternidad en el mundo del jugador así que considerando quesiempre tuve una enorme curiosidad por dicha consola y muy poco tiempo librepara comprarme más de una consola principal me decidí regalarle a dos de mishijos por su cumpleaños la Wii. No todo es egoísmo, ellos (y yo) lo han flipadocon Rayman Origins (y Legends) jugando todos juntos, además de quemar latambién vetusta DS con Super Mario Bros. Sabiendo que New Super Mario Bros paraWii es un juego muy bueno para compartir me decidí. Una consola de Nintendo queme de juegos accesibles y divertidos para ellos, que me permita revisar viejasglorias a mí, y a un ridículo precio de segunda mano.

 

 

 

 

 


Dicho y hecho, descarté la Wii Upor su elevado precio, dada la edad de mis 4 retoños (7 años la mayor, 6 elmediano y 4 los dos mellizos), considerando que con la Wii ellos no notaríangran diferencia, y debo reconocer que acerté de pleno. De hecho lo primero que megustaría destacar es que una ps2 conectada por componentes a una televisión HDse ve de pena, peor que en una televisión de tubo clásica. La Wii evidentementeno se ve en HD, pero sí que se ve bastante mejor que la ps2, no sólo porquefuera levemente superior como hardware, quizás por el propio tipo de gráficosde los juegos que he probado, más dibujo y cartoon que render 3D. Desde luegolos juegos de Wii visto desde una Wii U HD deben ser magníficos, alejando eseaire retro del que os hablaba antes.

 

 

 

 

 


 

Pero vayamos al lío, uno secompra una Wii y ¿qué se compra? Pues lo que se compra es un aparatoparalelepípedo, del tamaño de una disquetera externa de cd antigua con tresbotones, uno para encender y apagar, otro para extraer disco y otro pararesetear. Reconozco que me encanta de Nintendo el botón de reset en susconsolas, nada de software que se queda colgado ni nada de eso, le das al resety empiezas así de simple, hace tantos años que no lo veía que no me daba cuentaque lo echaba de menos.

 


A nuestra consola base leenchufamos su fuente de alimentación externa, su sensor de movimiento (encima odebajo de la televisión) que es muy ligero y discreto, y su conexión porcomponentes con la televisión. Además tenemos nuestro mando, otroparalelepípedo con tamaño parecido a un mando a distancia muy gordo, cómodo deagarrar, aunque aconsejan que le coloques funda y correa (especialmente paralos críos más entusiastas). El mando es un tanto simple y según el juego sepuede emplear con una mano vertical u horizontal como un mando clásico deNintendo. A dicho mando (que va a pilas, aunque estas duran semanas) se lepuede enchufar una ampliación llamada Nunchuk que se agarra con la otra mano(izquierda para un diestro) y que posee un stick analógico y otros botonessecundarios.

 

 


Y ya está. Al principio el mandosimple se ve eso, demasiado simple, y el Nunchuk un tanto raro, aunque laverdad van muy bien con los contenidos de los juegos. Los juegos sencillos sebastan con el mando principal que puede funcionar vertical, horizontal oincluso con el sensor de movimiento en plan volante. Con el Nunchuk la consolase vuelve hardcore capaz de atrapar al más experimentado jugador en aventurastan extraordinarias y asombrosas como Muramasa.

 

 

 

 


Creo que es el punto para hablardel control de movimiento, después de tantos años y ver cómo se ha abandonadodicho concepto hay que decir que es algo totalmente secundario dentro de lajugabilidad dado su carácter totalmente impreciso para un juego difícil ocompetitivo, aunque resulta enormemente divertido como complemento ojugabilidad ocasional e infantil.

 

 

 

 

 


Así que al enchufar la consola,con su característica luz azul en el lector de discos (que no lee DVDnativamente), nos encontramos con una serie de menús sencillos y limpios dondeconectar la consola a internet (aún no he sentido la necesidad de hacerlo),opciones de la consola, crear avatares o, lo que más nos interesa, jugar.
Para empezar he contado con lossiguientes juegos: New Super Mario Bros Wii, Super Mario Galaxy, Epic Mickey,Wii Sports, Mario Kart, Dragon Ball Revenge of King Piccolo y Muramasa de DemonBlade.

 

 


Lo primero que hay que destacares el propio catálogo de la Wii, algo por lo que aún tenía ganas de tener dichaconsola, y es que tuvo tantos y tan buenos juegos exclusivos, tanto de Nintendocomo de Third Parties, que la lista aún es larga. Aún tendré que buscar SonicColours o neoclásicos como Donkey Kong Country Returns por no hablar de losZelda, estrellas solitarias como Mad World o tantas y tantas otras joyas.Además siendo la consola totalmente retrocompatible con GameCube no descartoincluso conseguir alguna joya tipo Star Wars o el remake del primer Metal Gear…

 

 

 

 

 


Lo dicho la retrocompatibilidadde la consola con GameCube o aún mejor, con Wii U es simplemente excepcional:la biblioteca que hemos empezado a juntar nos podrá servir en el futuro en unaposible Wii U, algo que lamentablemente no puedo hacer en mis Playstation y queme parece realmente lamentable.

 

 


Lo siguiente que quiero comentar,sin entrar a analizar ningún juego en sí en detalle, algo que ya realizaré másadelante, es el tipo de juegos de Wii, y es que no tiene el mismo tipo dejuegos, ni el mismo tipo de jugabilidad, y eso es bueno, como diría mi retroamigo Ralph. Me voy a explicar.

 

 

 

 

 


Jugar con los juegos de Nintendoes jugar a los juegos de siempre, New Super Mario Bros Wii se juega,básicamente, como el primer New Super Mario Bros. La estructura de aventura deEpic Mickey sigue la clásica aventura de los primeros juegos en 3D, MarioGalaxy revoluciona las plataformas 3D de manera natural y Goku se encuentra derepente en una clásica aventura de scroll lateral en la jugabilidad másparecida que he visto a los viejos arcades de las máquinas recreativas de yocontra el barrio. Además la jugabilidad del sensor de movimiento le aporta unafrescura divertida, aunque a veces prescindible.

 

 

 

 

 


Todo esto junto te hace descubrirtodo un UNIVERSO de jugabilidad que yacía escondido en una pequeña caja blancaque hoy puedes encontrar por 40 míseros euros, además se ve mucho mejor de loque uno podría esperar.

 

 

 

 

 


Por todo esto creo que todoamante de los videojuegos debe hacerse con una Wii siendo éste el momento dondemás barato puede hacerlo y donde aún la calidad de los juegos no está tanalejada en el tiempo como para observarlos antiguos. Quizás se trate de juegosmenos ambiciosos, menos pretenciosos en gráficos o complejidad, pero totalmentedivertidos y, en su espectacular catálogo, que te están esperando para hacertever por qué Nintendo es Nintendo.

 

 

 

 

 


Si nunca hubieses probado unjuego de Mega Drive ¿no te encantaría tener una? Si nunca hubieses probado unjuego de la primera PlayStation sería estupendo que te regalaran una ¿no escierto? Entonces… ¿Por qué no una Wii?

 

Os dejo porque tengo que jugarcon mi hija de 4 años a Mario, ya que se le atasca la fase del castillo deBowser y porque cuando ya la tenga sólo para mí voy a seguir partiendo sablesen Muramasa, una de las grandes joyas de Vanillaware, que luce como unauténtico dibujo animado, en la tele de mi salón.