Spiderman en ps4, de vuelta a casa

Poco, muy poco, voy a poder decirhoy que no se haya dicho del Trepamuros. Hoy tan sólo voy a contaros mis mássinceras impresiones de la última iteración de Spidey en el mundo de losvideojuegos: Spiderman. Así, a secas, y además exclusivo para la ps4 y del quetodo el mundo habla bien, oye. El viejo Peter Parker tiene una larga lista devideojuegos a sus espaldas, algunos especialmente memorables, para mí losviejos arcades Spiderman Maximum Carnage o el magnífico Spiderman 2, videojuegode la película de Sam Reimi y aún más. Dicho juego marcó un antes y un después,aprovechando la estructura sandbox de los GTA, con una libertad inusitada porlas calles de Nueva York, un magnífico doblaje al castellano y toneladas dediversión entre telarañas. De hecho los mejores juegos de Spiderman desdeentonces lo único que han podido hacer es replicar, con mayor o menor fortuna aSpiderman 2.


¿Y por qué hablo de Spiderman 2de ps2 de hace doce años? Porque este Spiderman de ps4 es un más que un dignoheredero aderazado con toques de otros juegos más actuales. Y lo bueno es quela fórmula funciona y nos permite disfrutar nuevamente de nuestro superhéroefavorito sin mirar hacia atrás con tristeza. Un poco de nostalgia siempre, perocon alegría. Así que, bienvenidos a Nueva York, bienvenidos a una nuevaaventura del lanzarredes, bienvenidos a Spiderman, de vuelta a casa.


 


Pues lo que tenemos entre manosno es más ni menos que un juegazo en lo visual, así de entrada. Spiderman, ysus decenas de trajes, lucen de escándalo. Bien con el traje con insercionesblancas de la portada, o con el clásico, o con cualquiera de las variantesPeter Parker se mueve como nunca entre los edificios y rascacielos de NuevaYork. ¡Y qué Nueva York! Más allá de modelados de personajes o de fluidez demovimientos la ciudad luce absolutamente espectacular y de una formaenormemente fluida, sin tiempos de carga en ningún momento del juego.


 

 


La ciudad es el absolutoprotagonista del juego y recorrerla hasta el último extremo será lo mássatisfactorio del juego. Los detalles de los interiores a través de lasventanas, la densidad de la circulación y la majestuosidad de la ciudad bien alatardecer o bajo las luces en la noche de la ciudad que no duerme jugar aSpiderman es un auténtico placer. Es más, el diseño estético con unailuminación o filtro con tres o cuatro ambientes absolutamente espectacularessuperan enormemente el gran punto débil del clásico de ps2 que era lo pobre desus gráficos. No hay cambien de hora en tiempo real, pero ni falta que le hace.Balancearse entre las ventanas de los rascacielos hacia el sol poniente haráque te olvides de la misión, de la historia y de cualquier otra cosa. Sin dudalo mejor del juego.


 


El resto de apartado gráficotambién está muy bien, diseño de personajes, modelados, texturas,localizaciones interiores y lo que tú quieras, pero quedaos con esto: laciudad. El nivel es sobresaliente, alcanzando la excelencia en Nueva York, másprotagonista que nuestro Spidey.

 

 

 

 

 

 


En cuanto al apartado sonorotambién estamos de enhorabuena. Está completamente doblado y traducido alcastellano, y a un nivel triple A como solo Sony sabe hacer con susproducciones exclusivas. Peter Parker es el absoluto protagonista con su voz ycomentarios que te acompañan durante todo el juego, acompañado con sus clásicospersonajes secundarios de forma coral. Quizás se escape algún comentario demuchedumbre en inglés, pero los videos in game son de nivel de cine, aún máspotenciada con su banda sonora. La banda sonora, quizás no muy rica, pero sícon gran carisma que te rememorará la música de las películas, sin copiarla, yque caracteriza de forma totalmente reconocible y con la adecuada carga épica anuestro héroe.


 


Por supuesto los efectos degolpes, los ruidos de la ciudad y en general todo lo que se oye en el juegoestá nuevamente a un nivel sobresaliente, quedando el conjunto audiovisual a unnivel tan elevado que no es posible exigirle nada más al juego y con el quequedarás seguro satisfecho y encantado. Tampoco es que sea una obra maestra, nifalta que le hace.


 


Hablemos ahora de la jugabilidadque en este apartado tenemos más tela que cortar. En primer lugar el juego nosenseña a movernos, y eso en Spiderman es balancearse con las telarañas. Lamecánica es sencilla y rápida de dominar, existiendo a lo largo del juegodiversos retos para llegar a ser un maestro de la tela. Combinado con unaespecie de parkour, que impedirá que acabemos estrellados contra losrascacielos, moverse por Nueva York resulta enormemente sencillo ysatisfactorio. Mis hijos de seis años dominar el arte de la telaraña sinproblema, y puede que ése sea el problema, y es que ya en el juego de ps2moverse con las telarañas era más profundo, con elementos añadidos para darseimpulso y frenar que hacían las pruebas de movimiento por la ciudad unauténtico reto de velocidad y precisión, resultando ahora, si quieres profundizar,excesivamente sencillo y/o automático.

 

La otra cosa que rápidamente unoaprenderá en Spiderman es a luchar. En este caso el juego bebe de la serieBatman Arkham, pero lo hace de forma positiva. Spiderman, con una serie debotones sencilla, es capaz de ejecutar las más alocadas acrobacias, rematar alos malos a base de jarabe de palo, y utilizar sus redes en el combate tal ycomo esperaríamos que lo hiciera nuestro hombre araña. El resultado esespectacular en pantalla, y bastante divertido en la práctica, siendo estesegundo pilar de la jugabilidad también enormemente divertido. Nuevamente elproblema es que el combate se convierte en algo bastante automático y/omonótono. Las mecánicas son idénticas independientemente del nivel dedificultad, ajustable en cualquier momento, y aunque los enemigos soporte másdaño al final los combates siempre se resuelven igual.


 


El combate posee muchosaccesorios y movimientos, como en Batman, que se van desbloqueando poco a poco,pero no son imprescindibles. Con lo básico del principio, y poco más, enrealidad puedes pasarte el juego. Por lo que todo lo desbloqueable es meramenteaccesorio. Y no es poco que entre movimientos diferentes, artefactos, trajescon poderes únicos y fases de sigilo la cantidad de posibilidades puedes serabrumadora. Hay mucho que hacer, pero poco importante.


 


Los jefes finales, los clásicosenemigos de Spiderman, están convenientemente trasladados al diseño del juego,bastante realista, y funcionan igualmente como típicos jefes finales. Una ovarias rondas de lucha para acabar en pulsar la tecla adecuada en el momentoadecuado, vamos el quick time event de toda la vida.


 


Pero la jugabilidad aún tienemás, hay fases en las que llevaremos a personajes que no son Peter Parker, dandouna variación a la jugabilidad. Es de agradecer la intención, pero en miopinión son de relleno porque aportan poco en lo jugable y, al menos yo, me lasencontré más como una barrera para avanzar, para alargar el juego, que por lasauténticas posibilidades jugables.


 


Y sí, aún aún tenemos más, haytambién gran cantidad de puzles, omitibles por cierto, que la verdad, no hacenmás que introducir varias mecánicas que nada tienen que ver con Spiderman(laberintos eléctricos, suma de barras, abrir cerraduras…) En niveles avanzadosdel juego sí que dan ganas de saltárselos, por lo menos a mí no me parecieronespecialmente inspirados, aunque sí a veces complejos.


 


Para terminar tenemos en el juegolas típicas misiones de sandbox, reunir coleccionables, desbloquear mapa de lasbarrios de Nueva York (aunque puedes recorrerla entera desde el principio),misiones secundarias, carreras, fotos… El juego ha sido criticado por estesistema de misiones que se encuentra ya un tanto obsoleto, y no digo que notengan razón, pero está muy bien implementado y siempre hay algo que hacercuando enchufas la consola.


 


Y puede que ésa sea la mejorparte del juego, porque la historia, que no es mala, de hecho creo que esnotable en lo que cuenta, dando un interesante giro de tuerca con personalidadpropia al universo de Peter Parker, no está igual de bien contada. Quizás eljuego la alarga demasiado, quizás es que la parte que no es de la historia, dejuego libre, sea más divertida. Quizás simplemente es lo que le pasa acualquier sandbox.


 

 


Hoy en día parece que hay juegosque van más allá, como Skyrim, GTA o Zelda, pero en este caso nos encontramosmás cerca de Arkham City. Diversión y contenido a raudales, sin complicaciones,diversión a tope. No sé si los juegos de Batman quizás llegasen primero y,especialmente en City, su jugabilidad fuese un poco más pulida, pero nadie semueve entre los edificios como nuestro viejo Peter. Y la verdad, para un juegode Spiderman, tampoco creo que haya que romper la cuarta pared ni romperse lasesera evolucionando el medio de los videojuegos: ¡a lanzar redes y repartirmamporros!



 


En nuestro caso, al poner eljuego y ponerte tu traje favorito, encaramado en lo alto de una cornisa, aunquepienses en dirigirte a la nueva misión por el camino te distraerás saltando deedificio en edificio, evitando atracos, recogiendo palomas en frenéticas carreras,parando el juego y sacando la foto más divertida o épica de tu superhéroefavorito, o simplemente navegando por Nueva York. ¿La historia? Ah si lahistoria, ahora voy, ahora voy…


 


En conclusión tenemos un juegoaudiovisualmente sobresaliente, con una jugabilidad muy, muy divertida, aunqueheterogénea con partes que pueden resultar prescindibles, y con una historiaque se trata con el respeto y la épica que Spiderman merece, aunque no sea lomás importante del juego. Lo más importante es que cuando ves la carátula loque piensas es que Spiderman ha vuelto a casa.




 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *