Portal: Entrada a otros Mundos

Saludos mortales:

 

Hoy os voy a enseñar talvez el lugar mas mágico de Kalma, el Portal. Este artilugio os ara poder ir a cualquier lugar del cosmos. Desgraciadamente, a mi se me esta prohibido salir de mi presión eterna, algún día os contare el porque. Adentraros, os he localizado un mundo muy interesante para este vuestro primer viaje. Saludad de mi parte ha Lester Knight, es un morador de aquellas lejanas tierras.

Entrad al Portal: http://blogs.gamefilia.com/lester-knight

 

La colina de la amargura.

Saludos mortales:

¿Que tal vuestra estancia en Kalma? Espero que bien. Hoy os voy a llevar a un lugar donde almas malditas vagan y repiten su triste historia una y otra vez.

 Bienvenidos a la colina de la amargura.

Mirad la alma de aquel joven. Lleva aquí tanto tiempo que ya ni recita su triste historia, ahora solo gime y tiembla. Ya que parece que nuestro amigo hoy esta callado… (una risa burlona y malévola) os contare yo su amarga despedida de entre los vivos.

Un muchacho de tez blanquecina y de largos cabellos de color carbón, vivía momentos de intenso dolor, pensaba que todo lo que había vivido no servía para nada y por eso se sentía vació y solo. Durante su corta vida demasiadas penas había ya soportado su corazón, y un corazón de 20 años debe de ser vigoroso y lleno de ilusiones. El corazón del muchacho era como el tronco quemado de un árbol, seco, frágil y devastado. El joven no sabia si vivir por vivir o morir, y se preguntaba mas de una vez ¿Que diferencia hay en vivir por vivir o estar muerto? ¿Acaso no es lo mismo? En muchas ocasiones pensó en acabar con todo ese sufrir, pero una fría noche de invierno su suerte iba a cambiar. En un lejano pueblo, por casualidad el chico vio a una bella dama y como si estuviera hechizado la invito ha bailar. La joven se negó pues ella no sabia bailar, pero el chico insistió y al final lo consiguió. Esa noche la pasaron juntos y entre risas y cantos un inocente beso apareció, y ese beso fue el comienzo de una bonita historia de amor. El tiempo raudo paso y los jóvenes las calles llenaban con su amor y toda su existencia era perfecta. Pero las tranquilas noches, en poco tiempo se pueden convertir en devoradoras tormentas, pues así fue, ese eterno y verdadero amor un día se desintegró, cuando el joven conoció que su pura dama con otro hombre durante todo este tiempo le había engañado. Tras 3 días de llorar sin cesar, con su corazón en una mano y el la otra frió acero asta la casa de su antigua diosa se acerco, y en ella estaban los dos traidores de su amor. Con voz sepulcral y los ojos en blanco lanzo su corazón a los pies de la mujer, y le grito: -de tristeza morí, pero la Muerte no me dejo en sus tierras quedarme, dijo que volviera y acabara mi labor y en una mano mi corazón me dio y en la otra esta fría espada-. Termino de hablar y la espada levanto, los dos traidores sus rostros taparon con sus brazos. La espada corto el aire y en el trozo  del suelo donde estaba el corazón golpeo, partiéndolo en dos. La mujer y el hombre la escena aterrorizados contemplaron y después esto escucharon: -mitad para ti y mitad para mi, pues mi corazón por siempre te entregue pero ya no creo que entero te lo merezcas- y en las sombras el amante errante desapareció.

 

 

Tristeza… ¡Odiada!, pero mi eterna amiga

Saludos:

Hoy no vengo a enseñaros nada de mi mundo, ni a contaros historias de otros lugares. Hoy quiero contaros solo lo que mi corazón escribe con su negra sangre, el los pergaminos de la soledad.

Un antiguo pensador proclamo estas sabias palabras: "La inmortalidad niega a los seres sus mas bellas emociones y sentimientos, los convierte en fríos tempanos de hielo. Pero por suerte también reduce a cenizas los dos mayores sufrimientos, la tristeza y la soledad. En una vida inmortal carece de sentido el amor o la bondad."

Que confundido estabas viejo amigo… no conoces el sufrir de los corazones inmortales, pues bien es verdad que hay emociones que mi alma ya olvido y que en frías palabras habla mi voz. Pero no es cierto que la tristeza muere, pues es aun mas inmortal que los dioses. Despertar cada día con voz temblorosa y lágrimas en los ojos, cicatrices tan ondas como los abismos en mi rostro de siglos de llorar ese es mi destino.

Ya hace tiempo que deje de recitar, pues ya renuncie a que a nada o nadie le importara, pero hoy os voy a recitar algo que escribí ya hace tanto, que no se si lo podre recordar:

"No soy mas que la polvorienta sombra de un joven que murió por amor. Condenada a errar por el mundo sin consuelo ni perdón, solo y durante solo un fugaz momento los rayos del alba me hacen sonreír, me hacen creer de nuevo, pero nada es sincero, solo mentira y desasosiego. Leve sonrisa en el rostro etéreo de una sombra sin pasado, presente ni futuro, cicatrices negras de las lágrimas derramadas, ecos desgarradores de llantos de un amor que murió nada mas nacer. Estas son las ultimas palabras del sombrío ser que camina por las frías noches de la amargura, adiós, adiós y solo adiós, pues yo ya estoy perdido, olvidado, muerto…"

 

La Senda de los Olvidados

 Saludos Mortales:

Hoy os voy a llevar a uno de mis lugares favoritos de los Bosques Yermos. Mirad allí a lo lejos, esa es la entrada al bosque, también llamada la Senda de los Olvidados. Aquí hay infinidad de historias ya perdidas en el olvido, una de mis favoritas es la del joven Healt, un joven torturado por su pasado que quiso, estar seguro de su destino aquí en Kalma, pero se equivoco…(una desgarradora risa.) Escuchad el susurro del bosque que trae el viento… escuchad… escuchad…

 

Una noche cerrada, delante una frondosa senda, a cada lado del pequeño camino los oscuros arboles desnudos entrelazan sus ramas. Me pare ante ese sendero que parecía que no llevara a ningún lugar, bueno si a la mismísima oscuridad, al propio infierno. Mantuve mi respiración durante un instante y comencé a andar hacia el portal oscuro que estaba ante mi, cuando faltaba un par de metros para entrar en la oscuridad, una figura emergió de entre las sombras. Me asuste, pero solo durante un instante, pues después lo que mis ojos observaban era la cosa mas bella y a la vez mas aterradora que nunca había visto. La figura era una mujer de tez blanca, casi mortecina vestida en harapos negro y casi semidesnuda, sus cabellos casi asta la cintura se fundían con la oscuridad que tras ella arrastraba. Se acerco hacia mi. Yo ni siquiera podía moverme estaba paralizado, no se si por un hechizo o por el miedo, alargo la mano y acaricio mi mejilla, me miro con sus ojos blancos por completo y me susurro en voz casi tenue: -Se quien eres y que buscas, huyes de tu destino de tus pecados, pero el destino siempre te encuentra y yo soy ese oscuro destino-. Me agarro de la mano y me adentro en el bosque, yo intentaba escapar pero mis piernas seguían a la dama oscura a voluntad, como si yo ya no fuera dueño de mi propio cuerpo. Lo ultimo que en la oscuridad de oyó fue un grito que casi la realidad partió, y entre las sombras la risa de la joven… y al final solo silencio solo eso, silencio.

El destino es una sombra que no descansa, el destino de todo mortal es la muerte, y incluso aquí la muerte puede encontraros, ¡No lo olvidéis!

El Oscuro Cuentacuentos [Capitulo 1]

Saludos mortales:

Aquí de nuevo esta vuestro anfitrión, hoy os quiero presentar a uno de los moradores mas carismáticos y extraños de mis tierras. Razarok, el peregrino de mundos, que tras sus incontables viajes decidió quedarse en la parte mas norte de mis tierras, en el Crepúsculo Oscuro, un lugar donde el día y la noche se estrechan en un inmortal abrazo. Os dejo en sus sabias manos.

Disfrutad…

Saludos desde el Crepúsculo Oscuro. Me presento soy Razarok o el Oscuro Poeta, lo que os suene mas familiar (risa mortecina). Os vengo a relatar las leyendas que he ido encontrando en mis viajes. Algunas son verdaderas poesías en vida y otras son pesadillas de carne y hueso, algunas cuentan relatos de mundos bellos y áureos y otras de mundos de terribles y amargos, otras cuentan amores perfectos y eternos y otras cuentan amores rotos y bañados de sangre. Aquí comienzan mis relatos…

 

Esto es la historia de como un solo hombre, intento cambiar su suerte y la de su tierra dando su vida a cambio. En la tierra en la que esta leyenda nos adentra, no hay ni bellos bosques, ni majestuosas ciudades, solo desierto eterno y paramos helados. Esta historia comienza en una pequeña aldea, en lo mas profundo del desierto de Gransta.

– Estas tierras son propiedad de mi señor Kruak, desde el mas insignificante granito de arena del desierto, hasta el ultimo hombre, mujer y niño- Estas eran las palabras de Soulment, el orgulloso comandante del ejercito escarlata de Kruak.

La ultima noche de cada mes Kruak, ordenaba a Soument y a sus guerreros que recolectasen por cada aldea de su desierto 10 almas para saciar su hambre, y la recolección siempre comenzaba con estas perturbadoras palabras:

– Kruak mano de fuego, ordena a los habitantes de esta aldea que deben entregar 10 almas como ofrenda a su misericordia, y si no es así, seréis capturados uno a uno y vuestra aldea sera reducida a cenizas- Grito Soulment con voz autoritaria y cruel.

Este ritual ya llevaba mas de mil años haciéndose y las gentes ya no vivían, simplemente esperaban su turno ha sucumbir, pero esa noche algo muy distinto iba a suceder en aquella pequeña aldea… Derrepente desde el horizonte se escucho -Marchaos criaturas del mal si no queréis ser aplastadas por la luz que hoy traigo para estas tierras- Un Grupo de unos 30 jinetes montados sobre corceles blancos y a su cabeza Mriel un guerrero vestido con una majestuosa armadura blanca y montado sobre un Lobo Gigante blanco, aparecieron como un rayo en la oscuridad.

Los jinetes blancos llamados lobos grises y los hombres de Soulment estaban frente a frente inmóviles , mirándose y analizándose.

– Como osáis desafiar al poder de mi señor, ni siquiera como osáis en adentraros en sus tierras- Grito Soulment en un tono de ira. -Marchaos por donde habéis venido o sucumbid a mi esp…- Antes de poder acabar su frase una flecha plateada fue a impactar en su cara, haciéndolo caer de su montura. En ese mismo instante, los lobos grises atacaron sin dilación a los guerreros de Kruak y en menos de lo que muere en estas tierras una flor, uno a uno cada soldado enemigo había sucumbido.

– ¡Si, lo logramos!- -¡Otra victoria para la libertad!-… y ese tipo de gritos de júbilo se escuchaban de las tropas salvadoras, pero poco duro la alegría por que ante ellos, como si de la nada, una sombra surgió. ¡Era Kruak!

– Estúpidos mortales como osáis mancillar mi reino con vuestra presencia, ahora vuestro destino sera morir.- Tras esas palabras, de sus manos emano un fuego oscuro, que se extendió como una explosión, hacia todos los lados, no dejando ni un alma con vida ni una sola casa en pie. Mientras se disipaba el humo, en el centro de la escena, solo se veía a ese ser oscuro y sombrío, y a sus pies solo hombres y mujeres quemados hasta las entrañas.

– Este es el destino que yo vuestro dios os otorgo- Dijo en voz baja la criatura, mientras se alejaba y se fundía en la noche…

Saludos mortales

Saludos mortales:

Me presento soy Dark Drakkon, Señor y Soberano de las tierras en las que hoy os habéis adentrado. Permitid me enseñaros las maravillas y horrores de mi legado. Escuchas sus sueños y sus desgarradores gritos, mirad en sus abismos etéreos y en sus infinitos cielos.

Aquí comienza la aventura, la leyenda. Muerte o vida eso solo vuestro destino lo sabe.

 

Bienvenidos