Burnout Paradise; un juego imprescindible

Nunca he sido un gran admirador de la saga Burnout, lo tengo que admitir. A pesar de que es una serie con muchos seguidores y con buenas críticas, nunca me ha acabado de llenar su planteamiento en las entregas anteriores. Pero estos dias he tenido la oportunidad de conseguir Burnout Paradise a muy buen precio (de vez en cuando pasa en ebay…) y me he quedado impresionado. Bienvenidos a Paradise City, una ciudad que jamás olvidarás…

Burnout Paradise

Todavía no he podido dedicarle muchas horas al juego, pero si las suficientes como para afirmar que estamos ante un auténtico must-have de Xbox 360. Un juego que desde la primera toma de contacto nos impresiona por su tremenda calidad gráfica y por su jugabilidad y planteamiento. Si la última entrega de la saga Need for Speed se aleja de la clásica ciudad abierta de Carbono y Most Wanted para mostrarnos un modo organizado por eventos y privándonos de libertad, en Burnout Paradise es precisamente lo contrario. Tendremos una ciudad inmensa, llamada Paradise City en la que nada más empezar el modo "carrera" (creándonos un carné de conducir que tendremos que ir aumentando en número de licencias a medida que consigamos retos) nos planta en medio de la ciudad con una libertad absoluta para hacer e ir dónde queramos.

La ciudad estará representada mediante un mapa en el que al principio no veremos los típicos iconos para ir a eventos, garajes o talleres. En Paradise tendremos que ir descubriendo nosotros todos esos eventos y sitios conduciendo libremente por la ciudad. De ésta manera, encontraremos talleres donde reparar el coche, gasolineras donde rellenar la barra del turbo y distintos tipos de carrera a cuál más emocionante y feroz. Tenemos desde las típicas carreras de llegar el primero (donde tenemos a nuestra disposición 400 atajos que encontrar en Paradise City y que serán útiles en todas las competiciones), "captura" dónde varios coches irán a por nosotros y tenemos que salir "vivos", carreras de destrozar a los rivales (geniales), eventos de realizar puntos mediante saltos, acrobacias… En fin, una verdadera joya del entretenimiento.

El juego dispone de una variedad tremenda, hay que pasarse todos los eventos (algunos especiales para ciertos coches que debemos "buscar" y destruir por Paradise City para que se unan a nuestro garaje) y encontrar un montón de secretos en modo de atajos, vallas para romper, … Pero donde Burnout Paradise consigue estar a otro nivel es (aparte de su inmensa jugabilidad) en el nivel gráfico que presenta. Una ciudad bellísima, que es un gozo visualizar unida a 75 coches de un modelado y una física impresionantes. La verdad es que la primera vez que tengáis un "accidente" y choquéis vuestro coche contra algo no os lo podréis creer. Creo que es de los mejores momentos que he visto en un videojuego. La física de la deformación de los coches es inexplicable con palabras y lo mejor es que pongáis el juego en vuestra Xbox y lo veáis con vuestros propios ojos.

Como véis, todo en Paradise raya a un nivel excelente. Lo mismo si hablamos del sonido o la música en la que gente como Guns’n’Roses, Faith no More o Avril Lavigne nos acompañaran durante nuestros trayectos. Además el juego cuenta con un modo online buenísimo donde sin salir a ningún tipo de menú fuera del modo carrera podemos acceder a eventos con gente de Xbox Live o con amigos. Tan simple como desde la misma ciudad y mediante la cruceta podremos competir con rivales de carne y hueso. Un detallazo. Pero, ¿todo es perfecto en Paradise? Pues casi. Después de algunas horas de juego solo he podido encontrarle un fallo y es que los coches no tienen implementado gráficamente al conductor del vehículo. Cosa que podría no ser importante (ya que normalmente cuesta de ver en un juego de coches por los cristales, puertas etc) pero que en este Burnout canta un poco, ya que a veces, debido a la gran implementación de los daños, veremos como no tenemos puerta y el coche no es conducido por nadie. Un pequeño error. Lo otro que se comenta que es mejorable son las voces en castellano del locutor que parece ser molesta más que ayuda en la versión española. En mi caso no he podido comprobarlo, ya que mi Paradise se trata de la versión PAL-Uk y la verdad es que la voz incluida en inglés es bastante agradable.

Poco más que añadir, solo recomendaros encarecidamente su compra tan pronto como podáis. Sé que es época de grandes lanzamientos pero os aseguro que este Paradise hay que probarlo. No os arrepentiréis. De lo mejor que he visto últimamente.