Cómo colorear los ojos en una fotografía (tutorial en photoshop)

Éste es el segundo mini tutorial que elaboro acerca de la aplicación de Photoshop (CS3). Trata acerca de cómo dar un color diferente a los ojos de una persona en una fotografía fácilmente, además de incluir una sencilla técnica para aprovechar de mejor forma el cambio de color resultante. Como en la entrega anterior, incluyo el video (que contiene importantes anotaciones) y la explicación escrita.

Videotutorial
(Importante leer la descripción del video en youtube)

Explicación escrita

Teniendo la fotografía que deseamos modificar abierta en Photoshop (en este ejemplo, una fotografía de Stacy Keibler) usaremos la herramienta de zoom o la tecla alt y la rueda del mouse para acercar y centrar la zona que nos interesa en esta ocasión: los ojos de la persona.

Cambiaremos el tipo de selección a marco elíptico. Ahora seleccionaremos un ojo, no importa si la selección no está ubicada correctamente o si sobra parte de la misma, lo compondremos después. Para seleccionar el otro ojo, usaremos la tecla de mayúsculas, o shift. Deberemos ser cuidadosos con esta segunda selección porque moverla también afectará a la primera.

Ahora crearemos una nueva capa desde el panel de capas; seleccionaremos la primera capa y copiaremos la selección usando el metacomando de ctrl + c. Seleccionaremos la segunda capa, que está vacía, y usaremos el metacomando de ctrl + v para pegar lo anteriormente copiado. Iremos al menú Imagen, buscaremos la opción de ajustes y usaremos la herramienta llamada desaturar, que también puede usarse a través de las teclas shift + ctrl +u.

Ahora corregiremos los desperfectos de nuestra selección usando cualquier herramienta de borrador. Si es necesario, acercaremos más la zona de la imagen con la que estamos trabajando. Este proceso debe hacerse cuidadosamente.

Iremos al panel de capas y daremos doble click al lado del nombre de la capa donde estamos trabajando o, bien, daremos click derecho y escogeremos las opciones de fusión. En el panel de estilo de capa, elegiremos la opción de superpocisión de colores.

Primeramente, bajaremos el nivel de opacidad a 20%; después, cambiaremos el modo de fusión a color. Ahora podremos cambiar el color de los ojos al que nosotros queramos: ámbar, verde, violeta, azul, etc. Podremos hacer uso del código hexadecimal para obtener colores RGB precisos.

Si la intensidad del color de los ojos no nos convence, podremos variar el nivel de opacidad hasta encontrar el que se vea mejor. Recomiendo usar de 10 a 20%.

Al dar click sobre el ojo que aparece al lado de la palabra efectos, abajo del nombre de la capa afectada, desactivaremos la superposición de colores. Si damos doble click sobre la opción que aparece de superposición de colores, iremos directamente a las correspondientes opciones dentro del panel de estilo de capa.

Al alejar la imagen podremos ver el resultado final de nuestro trabajo: una fotografía con un color diferente al original de ojos. Con esta técnica para cambiar el color de los ojos podremos darle algunos efectos especiales a las fotografías que deseemos editar; usando, por ejemplo, el siguiente método:

En primer lugar, elegiremos la capa que contiene la fotografía original y usaremos la herramienta de desaturar del menú imagen. Ahora, seleccionaremos la capa que contiene los ojos con el color que nosotros le dimos, la duplicaremos usando el metacomando de ctrl + j.

Cambiaremos el modo de fusión de la capa recién duplicada a luz focal, para darle un ligero toque de intensidad al color de los ojos. Seleccionaremos las dos capas que contienen los ojos únicamente y las combinaremos a través del menú que aparece dando click derecho sobre cualquiera de ellas.

Crearemos una nueva capa y la situaremos entre las dos que ya teníamos anteriormente. Teniendo seleccionada la nueva capa vacía, y la tecla ctrl presionada, daremos click izquierdo sobre la miniatura de imagen que aparece a la izquierda del nombre de la capa de arriba para seleccionar el área de los ojos.

Iremos al menú de selección, buscaremos la opción de modificar y escogeremos la herramienta de expandir que se halla ahí. En el panel de expandir, escribiremos 5. Ahora elegiremos la herramienta de bote de pintura y buscaremos un color similar al que tienen los ojos de la imagen; en este caso, verde oscuro. Aplicaremos el color en la selección de ambos ojos.

Iremos al menú de filtros, buscaremos el submenú de desenfoque y elegiremos la opción de gaussiano. Aquí podremos ver el efecto previo de los valores que deseemos aplicar hasta hallar uno adecuado. En este ejemplo, usaremos el valor de 30. Con este efecto, los ojos se destacan como el elemento central de toda la composición fotográfica.

Cualquier duda o sugerencia será bien recibida y atendida, de ser necesario, en la brevedad posible.

Nota importante: No publicaré comentarios en mis propias entradas, la razón aquí.

Saludos,
Desmodius.

Concurso de relatos: primera edición

Hoy, estimados lectores, he venido a proponerles una interesante iniciativa que se ha llevado a cabo en el foro de Literatura de Meristation desde hace casi dos años gracias a Esdrás; se trata de un concurso mensual de relatos. ¿Cómo funcionaría, cuáles serían las reglas, no sería lo mismo que está organizando MaQy? Daré las respuestas a continuación.

La mecánica sería similar a la que se lleva a cabo en el Foro de Literatura mes a mes, solicitando algunas condiciones obligatorias para los relatos (el párrafo inicial, género, el punto clave de la trama o algún otro detalle similar), estableciendo el sistema de votos abierto para toda persona que desee participar (a través de la mensajería privada) y algunas otras nimiedades. Esta iniciativa no es igual al concurso que está organizando actualmente MaQy, ya que se exige un relato original y escrito únicamente para el concurso.

Si la idea les parece correcta, les planteo a continuación las primeras condiciones y fechas para presentar los relatos. Cabe destacar que cualquier duda que pueda surgir al respecto será atendida en esta misma entrada, por lo que -de forma excepcional y temporal- ignoraré lo que planteé en esta entada.


Concurso de Relatos

Esta primera edición será una prueba para ver si la mecánica del concurso puede llevarse en los blogs de forma mensual o si deben hacerse ajustarse los plazos y reglas. A continuación colocaré las reglas a seguir:

Reglas del concurso de relatos (enero 2009)

  1. -El concurso se llevará a cabo de forma mensual, si los participantes no tienen objeción.
  2. -La participación se limita a los usuarios de Meristation (y, por extensión, de Gamefilia).
  3. – Además de seguir las condiciones específicas de cada edición, los relatos deben ajustarse a un mínimo de 850 palabras y a un máximo de 2200 (incluyendo el título).
  4. – Los relatos se enviarán a Desmodius a través de la mensajería privada del foro antes de concluir el día 3 de febrero junto con un comentario de cómo fue elaborado, detalles "ocultos" de la trama o cualquier dato de interés que se desee compartir (tales detalles serían publicados posteriormente).
  5. – Los relatos, que figurarán de forma anónima, se harán públicos el día 4 de febrero en una nueva entrada recopilados en un archivo pdf adjunto.
  6. – Cualquier persona podrá votar las categorías de mejor relato, relato mejor escrito y relato más original.
  7. – En caso de ser un participante, no está permitido votar al propio relato en categoría alguna.
  8. – El voto a mejor relato implica escoger tres de los relatos presentados a concurso y darles un valor de 3, 2 ó 1 punto. Ésta es la única categoría obligatoria a votar.
  9. – En las categorías de mejor escrito y más original se elegirá un único relato para cada una de ellas.
  10. – Los votos se enviarán a Desmodius a través de un MP antes de concluir el día 12 de febrero, indicando claramente el título y número de los relatos elegidos así como la puntuación otorgada en las diferentes categorías.
  11. – El día 13 de febrero se harán públicos los votos, en esta entrada, de todas aquellas personas que hayan votado (participantes en el concurso o no), así como la clasificación de los relatos en las diferentes categorías. Si los participantes lo creen conveniente, será hecho de forma anónima.
  12. – A partir del día 14 de febrero se publicarán los comentarios, detalles y pormenores de cada relato dados por su autor y por los participantes que deseen comentar los relatos (no resultaría necesario comentarlos todos), donde se aceptarán las opiniones de todos los participantes. La mejor opción para enviar los comentarios a los relatos ajenos sería junto con los votos.
  13. – Si bien comentar los demás relatos no es obligatorio, es altamente recomendable.
  14. – El ganador de cada edición establecerá las condiciones y organizará el concurso del próximo mes, pudiendo ceder el segundo privilegio a quien desee.
  15. – Por ahora, se acepta cualquier tipo de condición a establecer para los relatos; teniendo en cuenta que sólo se podrán limitar dos aspectos del escrito.

Las condiciones específicas para esta primera edición del concurso de relatos son las siguientes:

  1. – El relato debe comenzar con la siguiente frase: Hace un par de horas, esto hubiera parecido imposible.
  2. – La trama debe girar en torno a un recuerdo, pudiéndose expresar con un flashback o un racconto.


Los puntos 1, 5, 12, 14 y 15 pueden ser discutidos y modificados en los siguientes días. Espero que esta iniciativa les agrade, amigos blogueros; al redactar esta entrada me imaginé cómo debió haberse sentido Esdrás al organizar el concurso por primera vez.

Respecto al proyecto de la prisión, decidí posponerlo algunos meses para poder organizarlo mejor. Cualquier persona es bienvenida a participar en dicho tema que iniciará, probablemente, en junio o julio. Y, finalmente, sobre el segundo anexo de cazadores de sombras, me disculpo enormemente por la tardanza que ha sufrido, pero no me será posible enviárselo a Electroduende en estos días (aunque haré lo posible por entregárselo antes del lunes).

Cualquier duda sobre el tema, será atendida en el menor tiempo posible; los plazos de entrega y de votaciones podrían variar según la conveniencia de los participantes. Si alguien desea enlazar esta entrada en su blog, puede hacer uso de esta versión del banner de arriba.

Nota importante: En esta entrada sí comentaré personalmente, pero borraré mis propios comentarios después de algún tiempo.

Saludos,
Desmodius.

Cazadores de sombras – Capítulo VIII

Con unos días de retraso, estimados lectores, he aquí el octavo y penúltimo capítulo de la primera parte de esta historia. Éste trata sobre "el otro lado" de los primeros siete capítulos, narra las razones del asedio de "aquella nublada tarde" en el reino de Norum. Por si acaso no lo han hecho, les recomiendo leer el primer anexo de la historia en los Relatos de Suburbia.

Bueno, sin mayores preámbulos, he aquí el octavo capítulo de la historia de Los Cazadores de Sombras.


Cazadores de sombras

Capítulo VIII
El regreso del caos

Nueve años atrás, La Orden de Los Cazadores de Sombras había sido traicionada por uno de sus más nobles caballeros: Sarianset. La última vez que La Orden supe de él fue cuando se le encomendó una sencilla misión en Eurrer, de la que nunca volvió. Cuando algunos cazadores de sombras fueron en su búsqueda, descubrieron que su colega había dirigido un poderoso asedio contra la pequeña ciudad.

Los cazadores de sombras ayudaron a algunos sobrevivientes, pero el estrago causado en la ciudad era aterrador. Las pocas personas que habían sobrevivido aseguraban que los demonios habían tomado algunas personas como prisiones. Desde ese día, los cazadores de sombras siempre tenían en mente la duda del destino de Sarianset y el por qué de su repentino e inexplicable cambio de actitud.

Sarianset, desde su última cacería de demonios, había cambiado radicalmente: su aspecto era el de un aterrador demonio negro con penetrantes ojos rojos, su voz era áspera y poco quedaba de la imagen del aguerrido y leal cazador de sombras que algún día había sido.

Poco tiempo después de aterrorizar a la ciudad de Eurrer, Sarianset buscó pequeñas hordas de demonios con las cuales formar un ejército. Dos años después, tenía a cientos de demonios a su disposición. Algunos veían en él la resurrección del único demonio que se había atrevido a enfrentar a Samael siglos atrás: Luxiel, el demonio de ojos rojos.

Sarianset se hallaba confundido y desconcertado, pero sabía que las acciones que llevaba a cabo eran por voluntad del último demonio que había vencido, no por sus deseos; desconocía su verdadera identidad y se debatía entre su esencia humana y la esencia de su demoníaco invasor. Bastaron algunos meses más para que él mismo se proclamara como el gran demonio de sangre negra Luxiel.

Los demonios a su servicio y él se escondían en una pequeña ciudad subterránea abandonada al sur del reino de Norum. Era un lugar hostil y rodeado de acantilados, pocos humanos habían osado acercarse más allá de unos escasos pasos a tal lugar. Luxiel había convocado a sus soldados a la plaza central de la ciudad, iluminada tenuemente por algunas antorchas; tras reunirse todos los demonios en el sitio indicado, Luxiel se dirigió a ellos:

-Hace milenios, hermanos de la oscuridad… nuestro reinado cayó por causa del poder de los hechiceros blancos. Ellos murieron pronto, como todos los humanos; pero nosotros nunca pudimos recuperar lo que siempre ha sido nuestro por derecho… ¡el mundo entero!

Tras el discurso del reencarnado demonio de ojos rojos, todos los demonios frente a él lo aclamaron enérgicamente. Unos segundos después, Luxiel continuó:

-Debemos reclamar nuestra herencia y convertir a los débiles humanos en nuestros esclavos… ¡como siempre debió ser! Así es, hermanos demoníacos, ésa es la misión que debo cumplir con ustedes; pero aún no es tiempo para ello. Nuestro principal obstáculo para alcanzar la victoria son los desdichados cazadores de sombras, sin duda alguna. Por ahora, debemos refugiarnos en la oscuridad, forjar nuestras armas, preparar nuestro ejército y, cuando sea el tiempo adecuado, ¡destruiremos a los cazadores de sombras!

Nuevamente, los demonios prorrumpieron salvajemente en aplausos ante las palabras de su líder. Los años continuaron transcurriendo, con lo cual el número de siervos al servicio de Luxiel incrementaba lentamente.

Algunos demonios lo consideraban como una deidad infernal, dado su enorme e inigualable poder; pero otros se oponían a él alegando que Samael era el único dios oscuro al que debían adorar y servir. Conforme Luxiel conseguía adeptos, también conseguía enemigos; transcurrió poco tiempo para que las guerras entre los seguidores de Samael y los soldados de Luxiel fueran habituales dentro de las murallas de Norum. Las tribus se enfrentaban en campos abiertos o, bien, adelantando sus estrategias y conquistando las fortalezas enemigas en nombre de su dios oscuro.

El gran río que dividía al reino se convirtió, con el paso de los años, en la muralla entre ambos bandos. El norte era controlado por los demonios que adoraban al caído demonio Samael y el sur, por los siervos de Luxiel. El poder y la presencia de los demonios comenzaron a incrementar en Norum desde el inicio de sus guerras, hecho que los cazadores de sombras no podían impedir a causa de su desventaja numérica y lo poco favorable que eran los lugares donde se llevaban a cabo las guerras para ellos.

Luxiel había adquirido un gran poderío y un imponente séquito de demonios a su disposición con el paso del tiempo, su ataque contra el cuartel general de La Orden estaba cerca. Habían transcurrido siete años desde su exilio, como Sarianset, del mismo lugar que deseaba destruir. Dado el caos que volvía a cernir sobre Norum, pronto fueron capaces de volver algunas tribus de orcos al reino para servir al culto demoníaco que más le conviniera.

Los orcos eran grandes y leales guerreros al servicio de quien pudiera prometerles libertad y, por supuesto, carne humana en sus batallas; igualmente, eran excelentes herreros. Luxiel consiguió convencer a algunas tribus de unirse a él y, de inmediato, les ordenó forjar las mejores armas que pudieran ofrecerle.

El gran ataque de Luxiel se acercaba cada día más, el caos volvería a apoderarse del mundo entero con la caída de La Orden. Norum sería la capital del imperio demoníaco, bajo su poderío. Dos años después, cuando Luxiel contaba a sus hombres por millares, se dispuso a llevar a cabo su plan final contra los cazadores de sombras.

Todo su ejército se preparó para el combate con las armaduras y armas forjadas por los orcos, eran ligeras y muy resistentes; hechas de minerales muy extraños y que pocas criaturas en el mundo sabían manipular adecuadamente. Él, el gran demonio de sangre negra, decidió usar una armadura plateada con los símbolos característicos de La Orden; deseaba revivir viejos recuerdos en sus adversarios antes de asesinarlos.

Dio instrucciones a su ejército sobre lo que debían hacer, qué ciudades debían atacar y cuáles eran sus principales objetivos. Primero, una pequeña horda de demonios iría a Areyoum para distraer al ejército real e impedir que interfirieran en su batalla con los cazadores de sombras. La mitad del ejército demoníaco atacaría diversas ciudades desde los exteriores del reino con dirección hacia el cuartel general de La Orden; en medio del caos y la confusión, el resto del ejército de demonios y él irían a la fortaleza de La Orden para destruirla completamente.

Poco tiempo después de que Luxiel y su ejército emergieron de Ceudryll, su ciudad subterránea, el cielo se cubrió de oscuridad con densas nubes. Las tropas se dividieron según sus objetivos y avanzaron rápidamente. El asedio demoníaco fue súbito e inesperado, las ciudades sucumbieron rápidamente ante el caos y la desesperación. El plan de Luxiel funcionaba perfectamente, las tropas del rey se hallaban combatiendo a los demonios que asediaban Areyoum; varias ciudades del reino habían caído rápidamente ante sus tropas demoníacas y él se hallaba frente al cuartel general de La Orden, preparado con cerca de cinco mil demonios a su disposición.

El asedio en Norum era cruel y, conforme el tiempo transcurría, caía mayor cantidad de humanos que de seres infernales. Los cazadores de sombras tardaron cierto tiempo en estar preparados para contraatacar el asedio, pero su ofensiva fue eficaz. Lograron contener el asedio a su fortaleza en poco tiempo, pese a ser superados ampliamente en número. Estando parapetados tras las impenetrables murallas de la fortaleza, sellada con símbolos mágicos para que los demonios no pudieran traspasar sus puertas, algunos cazadores eludieron a los demonios y se dirigieron velozmente hacia las demás ciudades del reino montados sobre sus mejores corceles.

En medio del caos, Luxiel combatía diestramente contra diversos cazadores de sombras, quienes no se explicaban por qué su enemigo conocía sus técnicas de combate o por qué exhibía algunas insignias de La Orden. El demonio de ojos rojos confiaba en su victoria aquel día, sería inevitable.

Repentinamente, una poderosa presencia oscura lo distrajo… parecía provenir del cuartel general, había algo anormal en aquel sitio… pronto, notó la presencia de un enigmático niño que contemplaba la batalla desde los límites de un bosque cercano… su esencia no era humana por completo… podía tratarse de… no, eso era imposible… la mente de Luxiel se tornó confusa por un efímero instante, hecho que los cazadores de sombras aprovecharon para mutilarle un brazo sin piedad alguna.

Luxiel, malherido, adquirió su imagen humana por un efímero momento, tras lo cual supo que no podría obtener la victoria en aquella batalla si ese niño utilizaba sus habilidades ocultas, habilidades que quizá él mismo desconocía. Luxiel ordenó la retirada de inmediato y regresó velozmente a Ceudryll con los pocos soldados que lograron seguirlo. Ese día había perdido a más de la mitad de su ejército, un brazo y la oportunidad para derrotar a los cazadores de sombras, pero aquello no era lo peor… había descubierto que su más grande enemigo seguía vivo…


Finalmente, estimados lectores, hoy terminará la primera parte de esta historia. Falta un capítulo más para concluir la primera parte de esta historia y será publicado, si Lester no tiene mayores contratiempos, hoy mismo en Mundo Destierro

Nota importante: No publicaré comentarios en mis propias entradas, la razón aquí.

Saludos,
Desmodius.

Cazadores de sombras – Capítulo IX

He aquí, estimados lectores, el último capítulo de esta primera parte de la historia; hoy me honra decir que, finalmente, soy uno de los tantos autores que han participado en Mundo Destierro. Este, el último, capítulo de "los cazadores y sus razones" plantea el otro extremo desconocido de la historia: finalmente conocerán más detalles sobre la célebre orden de los cazadores de sombras.

Bueno, sin mayores preámbulos, he aquí el noveno capítulo de la historia de Los Cazadores de Sombras.


Cazadores de sombras

Capítulo XI
La Orden de Los Cazadores de Sombras

Había transcurrido un mes desde los trágicos eventos que habían devastado a Norum, un reino que se reponía lentamente del terrible asedio que había sufrido. El hecho más lamentable de esos infames acontecimientos era, sin duda, la completa destrucción de las pequeñas ciudades de Gertenmor, Elkhatskhai y Drahan.

Los habitantes del reino aún no se recuperaban de los atroces actos cometidos en sus ciudades, algunos habían perdido a toda su familia y otros, a sus colegas y amigos; los muertos eran miles y los heridos, incontables. El reino completo estaba atestado de modestas sepulturas, en donde podían leerse leyendas como “amado padre, valiente guerrero”, “su destino llegó pronto”, “disfrutó de una larga vida”, “defendió a su reino hasta el final”.

La gran mayoría de las ciudades eran más escombros que edificios en pie, habían sido saqueadas y asediadas vilmente. Los caballeros al servicio del rey brindaban su ayuda por todas partes, pero no eran suficientes para atender las urgencias de todos los heridos y necesitados. El rey mismo, Adeun, abandonó su palacio en los primeros días después del asedio para auxiliar a los habitantes de su reino.


¿Deseas saber qué sucedió con La Orden tras el asedio de los demonios? Lee el resto del capítulo en Mundo Destierro

Nota importante: No publicaré comentarios en mis propias entradas, la razón aquí.

Saludos,
Desmodius.

Análisis: Forbidden Siren (PS2)

Forbidden Siren

Hoy, estimados lectores, haré una entrada destinada a un tema poco habitual dentro de este blog: analizar un videojuego; pero no cualquiera, hoy analizaré a profundidad uno de los grandes exponentes del género Survival Horror: Forbidden Siren para PS2. Este juego vería la luz el 20 de abril de 2003 en Estados Unidos; posteriormente, el 16 de Marzo de 2004, llegaría a España de la mano de Sony.

Caja NTSCCaja PAL

Este título es un auténtico Survival Horror que innova de varias formas el sentido dado a los juegos del mismo género. El juego nos coloca al mando de diez diferentes personajes, cuyo objetivo es sobrevivir al horror desatado en el pacífico pueblo de Hanuda a lo largo de 3 días. La trama del juego es uno de sus puntos más fuertes, rodeada de folclore japonés y distintos matices de sí misma.

El punto distintivo de este juego, desarrollado por uno de los directivos de Silent Hill 1, es su escalofriante ambientación. El juego, desde los primeros minutos, nos adentrará en una perspectiva oscura y desconcertante; conforme avancemos en las misiones, iremos descubriendo elementos cada vez más aterradores y perturbadores. El juego provoca un distintivo terror por el conjunto bien logrado de la música, la ambientación y la dificultad de sus misiones.


Tráiler del juego

A continuación, los aspectos más notables a analizar de este perturbador título de terror J:

Gráficos
(Correctos)

Photobucket

El apartado gráfico es uno de los aspectos menos destacables en el conjunto total del juego; sin embargo, es bastante apropiado para hacernos sentir un gran escalofrío al ver a un shibito a nuestro alrededor. Este aspecto es bastante limitado y, en varias ocasiones, veremos diversos defectos tanto en los modelados de los personajes y sus gestos faciales como en los escenarios y sus diversos elementos.

En algunas situaciones, encontraremos que los escenarios presentan formas demasiado poligonales y, por ende, poco realistas; pero, en otras ocasiones, algunos detalles y aspectos del diseño nos harán sentir perfectamente ambientados en el lugar que nos hallemos… ya sea en una oscura casa abandonada o en una aterradora escuela.

Dentro de los escenarios, las texturas y los modelados se nos presentarán en una forma poco suavizada; en algunas ocasiones, mediocres. Dentro de las cinemáticas, los gráficos llegarán a ser significativamente mejores, con una correcta y apropiada técnica de “película antigua”.

Valoración: 6

Música
(Muy buena)

Photobucket

La música que ambientará los diversos escenarios del juego es muy buena y adecuada para las situaciones que se nos presentan dentro de las misiones. El principal objetivo de este apartado es crear una atmósfera de tensión y terror en nosotros, algo que logra conseguir en la mayor parte del juego.

Repentinamente, en algunas situaciones, nos hallaremos en pleno silencio; pero, apenas nos encontremos amenazados por algún shibito, escucharemos un tema violento y aterrador, muy apropiado para crear un alto nivel de tensión en nosotros. Esto es un punto que muchos hallarán acertado y brillante; pero, otros, equivocado y desalentador.

Cabe destacar que los cánticos religiosos que podremos escuchar en ciertas situaciones y, especialmente, en cinemáticas son muy adecuados para crear esa perturbadora atmósfera que caracteriza al juego.

Valoración: 8

Sonido FX
(Bueno)

Los efectos de sonido que acompañan a cada acción que nosotros o cualquier otro personaje, humano o shibito, llevemos a cabo son bastante buenos. El sonido de disparos, golpes, gritos, aullidos y demás eventos se adecua a la atmósfera general del juego y nos coloca acertadamente en la situación que estemos viviendo dentro del juego.

Photobucket

Conforme avancemos en las misiones del juego, escucharemos diversos sonidos ambientales con cada acción que suceda a nuestro alrededor. En ciertas situaciones, simplemente tendremos este aspecto como referencia para darnos idea de qué está sucediendo con nuestro personaje en medio de la oscuridad absoluta de la pantalla del televisor.

Valoración: 7

Ambientación
(Increíble)

Éste es el aspecto más notable y característico del juego. El ambiente creado es, plenamente, terror japonés (terror J); lleno de folclore, leyendas y elementos que nos sumergirán en la cultura tradicional japonesa. La lluvia roja, pequeños charcos rojos, el sonido de la sirena en lontananza y demás elementos presentes en cada escenario del juego nos adentrarán en la realidad paralela de Hanuda.

Photobucket

Pese a la regular calidad de los gráficos del juego, hay diversos elementos en el juego que nos harán sentir ambientados plenamente en el terrorífico mundo de este Survival Horror. La lluvia roja, charcos y ríos de esa misteriosa agua roja, los rostros ensangrentados de los shibitos, el bizarro aspecto de algunos de nuestros enemigos serán, definitivamente, los detalles que nos harán olvidar el aspecto poco brillante de los gráficos en los momentos de mayor tensión.

La música ambiental, como ya se había mencionado antes, será un factor clave para crear los momentos de mayor tensión dentro del juego. En los momentos más apropiados, seremos ambientados por una terrorífica melodía que nos sumergirá en la bien lograda atmósfera de terror J.

Los elementos gráficos, la banda sonora y los efectos de sonido harán, en conjunto, que pasemos momentos aterradores detrás del mando. Éste podrá ser uno de los aspectos por el que amemos u odiemos el juego por completo.

Valoración: 10

Argumento
(Excelente)

Éste es uno de los apartados que, en conjunto con la ambientación, harán del juego una experiencia única de este Survival Horror. Es una historia original y enigmática, cuya verdad oculta iremos desentrañando lentamente a través de las diversas misiones y objetivos que se nos presenten. La trama está bien elaborada, destacando cada punto que debamos considerar como importante y ocultando ciertas situaciones que deberemos interpretar según nuestro propio criterio.

El argumento nos introduce en un pueblo japonés tradicionalista y poco desarrollado llamado Hanuda, donde, varios años atrás, sucedió una terrible catástrofe natural. Kyoya Suda, un joven que está interesado por una antigua leyenda de ese pueblo, descubre un ritual de una secta del pueblo cuando se estropea una llanta de su bicicleta. Tras ser perseguido por un policía ebrio y matar al mismo, comienza a descubrir el horror que invade al pueblo: las personas muertas reviven con el agua roja.

Photobucket

La trama se nos presenta desde el punto de vista de diez diferentes sobrevivientes de los caóticos sucesos ocurridos en el pueblo de Hanuda. La situación inicial se nos presentará completamente confusa y casi irreal, cuyo misterio iremos desentrañando a lo largo de todo el juego; y, aún al final, habrá ciertos puntos de la historia que quedarán inconclusos para que nosotros pensemos en la alternativa que creamos más factible.

La historia individual de cada personaje se entrelazará con la de los demás al encontrar objetos personales o documentos extraviados de éstos; Asimismo, habrá diversas situaciones en las que un personaje secundario acompañará al nuestro y deberemos defenderlo hasta haber cumplido con nuestros objetivos.

Valoración: 9

Jugabilidad
(Correcta)

Éste es uno de los aspectos que oscurecen y descompensan los magníficos elementos de la ambientación y el argumento. La jugabilidad es limitada y, en ciertas situaciones, resulta bastante frustrante. En una batalla intensa contra un shibito, la victoria dependerá de nuestra agilidad y destreza mental, pero podrá sumarse un factor negativo en dicha situación: la poco brillante respuesta del control.

Las acciones que tenemos a nuestra disposición son limitadas y, la mayoría, se controlan a través del botón triángulo. En algunas ocasiones, el control no nos responderá correctamente y tan efímero fallo podría hacer perdernos un gran avance dentro de una misión. Varios escenarios presentan pocas variaciones en sus elementos, por lo que conseguir nuestros objetivos podrá consistir en una constante práctica de “ensayo y error”.

Photobucket

Una característica muy novedosa que se incluye en el juego es la del Sight Jack: la habilidad de ver a través de los ojos de los shibitos u otras personas del escenario en que nos encontremos. Con esta característica se abre la posibilidad de jugar sigilosamente, evitando la mayoría de los combates contra nuestros enemigos; de no usar adecuadamente esta habilidad, podríamos enfrentar numerosas situaciones sumamente complicadas. Cabe destacar que la dificultad del juego es bastante elevada, por lo que tendremos que sufrir por la pobreza del control en ciertos momentos de tensión.

Valoración: 6


Detrás de cámaras del juego (en inglés)

Duración
(Buena)

Photobucket

El juego tiene una duración bastante variable por la tensión que se nos presenta, las diversas ocasiones en que tendremos que recurrir al “ensayo y error” para lograr completar una misión y otros factores. Podremos pasar el juego en poco tiempo si somos habilidosos y nos disponemos a ello; pero, en general, la duración del juego es buena y no es demasiado corta o excesivamente prolongada. Además, las cinemáticas alargarán sustancialmente el tiempo en que estemos tras el mando y queramos seguir descubriendo los misterios que encierra Hanuda.

Recorrer los escenarios con diversos objetivos y más de una vez usando diferentes personajes hará que podamos disfrutar del juego algún tiempo adicional; pero, dada la terrorífica atmósfera que se recrea, no estaremos realmente tentados a intentar superar el título de nuevo tras haberlo completado por primera vez.

Valoración: 7

Conclusión
(Bueno)

En general, éste es un título de terror J bastante original y que vale la pena probar, si se es aficionado a este género y se buscan retos difíciles; sin embargo, si no se está dispuesto a sufrir sobresaltos a cada instante dentro de un juego, es mejor que se evite adquirirlo y se opte por otras alternativas menos perturbadoras.

Valoración final: 7.5

Fuentes y enlaces de interés

Página oficial
Análisis en MeriStation
Artículo en Wikipedia
Cinemáticas en Youtube


Estimados lectores, espero haya sido de su agrado y utilidad este análisis personal sobre este gran juego. No es un juego para todo el público, pero es un excelente desafío para los amantes del género. Si este análisis le ha agrado, quizá me anime a elaborar otros más sobre otros juegos de PS2 o PC. Por cierto, la colaboración que tengo pendiente con Rikku es, precisamente, un análisis; cual, espero, pueda ser mucho mejor que éste.

Saludos,
Desmodius.

Cazadores de sombras – Capítulo VII

Antes que todo, ofrezco mis más sinceras disculpas por el enorme retraso de esta entrada, estimados lectores; y, claro, les deseo un muy próspero año 2009. Ésta será mi última entrada del año (en mi país) y la primera del 2009 (en España), así que, estimados lectores, considérenla como un regalo de año nuevo/viejo según les convenga. Éste es el último capítulo de "presentación" para los personajes centrales de la historia, donde Aaxos deberá afrontar su destino en aras de cumplir una importante promesa.

Bueno, sin mayores preámbulos, he aquí el séptimo capítulo de la historia de Los Cazadores de Sombras.


Cazadores de sombras

Capítulo VII
La promesa de Aaxos

Norum era uno de los Nueve Grandes Reinos del Norte, las naciones más poderosas del mundo conocido por su riqueza, poderío militar e innovaciones tecnológicas. Norum era especialmente famoso por ser la sede donde residía el célebre cuartel de La Orden de Los Cazadores de Sombras. El reino era llamado “el muro del este”, dado que era el primer lugar que los demonios debían sortear para llegar a los demás Reinos del Norte.

Areyoum, una gran y próspera ciudad, era la capital del reino; era ahí donde vivía Sathií, un intrépido caballero al servicio del rey, cuyo joven hijo, Aaxos, era un diestro guerrero en entrenamiento instruido desde muy joven en avanzadas tácticas de combate. Desde muy temprana edad, Aaxos había sido educado por su padre en lo que él llamaba “el arte de la guerra”.

-Hijo, nunca olvides mantener una buena defensa y jamás te confíes de tus enemigos… no importa que parezcan débiles, pequeños o indefensos… un enemigo será siempre un enemigo- le decía Sathií a su hijo mientras ambos entrenaban a las afueras de su hogar.
-Entiendo, padre… el enemigo siempre será un… enemigo- dijo Aaxos esquivando una diestra estocada de la vara de madera que su padre empuñaba.
-Valora estas enseñanzas, hijo; las aprendí cuando fui al lejano oriente por órdenes de Su Majestad.
-Lo sé, padre, me lo has contado muchas veces…
-Hemos entrenado suficiente por hoy, hijo; ya es tiempo de descansar.
-Claro, padre… además, el cielo comienza a oscurecer.

Tanto padre como hijo se adentraron en su morada, una espléndida residencia en la zona alta de la ciudad, muy cerca del palacio real. La oscura noche fue iluminada por una brillante luna, que Aaxos contempló por un momento antes de dormir; el astuto joven sabía que al día siguiente tendría que superar una dura prueba para demostrar sus habilidades en la academia militar enfrentado a cuatro adversarios simultáneamente.

A la mañana siguiente, tras un plácido descanso, Aaxos estaba preparado para afrontar su combate en la academia militar. Su padre le había dado diversos consejos sobre cómo enfrentar a sus múltiples oponentes sin esforzarse demasiado. El intrépido joven tenía sus espadas preparadas para el combate, vestía una armadura ligera; sus adversarios se hallaban frente a él, cada uno era más alto que él, pero de igual complexión.

Su maestro dio la orden para que el combate diera inicio. Aaxos empuñó firmemente sus espadas, teniendo los brazos separados entre sí y viendo fijamente hacia los otros jóvenes; sus enemigos comenzaron a rodearlo, dos se acercaban por el frente y los otros dos, por los costados.

Aaxos dio un rápido vistazo hacia su alrededor y arrojó una de sus espadas hacia el joven que tenía a la izquierda, con la única intención de crear una distracción momentánea. Posteriormente, se arrojó hacia el oponente que tenía a la derecha y, con ágiles movimientos, lo desarmó con facilidad dado que éste se había desconcentrado por ver la acción de Aaxos. El sagaz joven arrojó a su enemigo contra el adversario que tenía más lejano de sí al frente.

Aprovechando la distracción de su rival más próximo al frente, lo desarmó y rindió con un diestro movimiento de su espada. Finalmente, sólo quedaban él y el joven que había atacado primero; su enemigo era consciente de la habilidad del sagaz joven, pero decidió abalanzarse sobre él con una firme estocada. Aaxos esquivó tal movimiento con agilidad y desarmó a su oponente sin mayores dificultades, venciéndolo de inmediato.

-¡Increíble, Aaxos…! ¡Los has vencido en muy poco tiempo! No cabe duda del gran legado que cargas- le decía, con una ligera expresión de asombro, su maestro al joven -, tu padre es un caballero diestro y sagaz, inigualable en batalla.
-Muchas gracias maestro- respondió cortésmente el joven.
-Tu habilidad con las espadas es grandiosa, pero mañana veremos tu habilidad con el arco y flecha. Es todo por hoy, puedes retirarte.

El joven regresó con gran alegría a su hogar, pero se decepcionó al no ver a su padre ahí. Su madre le dijo que él había sido llamado por la Corte Real y que, probablemente, volvería por la noche. El día fue largo para Aaxos, era la primera vez que practicaba solo durante la tarde; llegada la noche, el joven contempló las estrellas desde fuera de su casa, pensaba en su padre.

Sathií retornó a su hogar pasada la medianoche, encontró a su esposa e hijo durmiendo. El caballero había sido informado de una terrible noticia y no sabía cómo se lo explicaría a su familia, era la primera vez que tendría que ir a una guerra tras el nacimiento de Aaxos. Se quitó la armadura y dejó sus armas cerca de ésta; ésa no sería una buena noche para el caballero.

Los primeros rayos de luz iluminaron el rostro de Sathií algunas horas después. El aspecto de su rostro dejaba entrever que no le había sido posible tener un pacífico descanso al caballero. Decidió no seguir intentando dormir en vano y se vistió sin despertar a su esposa. Se dirigió al recinto donde tenía guardada su armadura de guerra y sus mejores armas, incluyendo un delgado sable plateado que le había obsequiado el rey años atrás por sus servicios.

Poco tiempo después, el resto de su familia despertó. Tanto su esposa como su hijo se sorprendieron al verlo entrenar a las afueras de su hogar portando su imponente armadura de guerra. Él terminó de hacer algunos complicados movimientos con sus espadas y dirigió la vista hacia su familia.

-Debo marcharme hoy por la tarde, un grupo de bárbaros ha tomado la torre de las montañas del este. El rey cree que desean iniciar la guerra, como hace 14 años atrás.
-¿Una nueva guerra, padre? Creí que los bárbaros habían sido asesinados por los demonios en los últimos años.
-Eso creíamos, pero algunos exploradores han descubierto que los bárbaros se han aliado con los demonios. Mañana por la mañana, las tropas reales marcharemos hacia allá; yo seré el general al mando, dado que Su Majestad debe atender algunos incidentes con los demonios al sur.
-¿Será un batalla fácil, padre…?
-No, no lo creo, hijo. Pero te prometo que volveré.

Ninguno de los tres volvió a hablar durante varias horas. Comieron sin discutir tema alguno, después Aaxos partió hacia la academia militar. El joven demostró tener poca habilidad para el arco y flecha, ya que su padre no solía entrenarlo en dicha arma y, aquel día en particular, Aaxos no se hallaba muy concentrado en su entrenamiento.

Por la tarde, Aaxos se limitó a ver a su padre entrenando con su pesada armadura en lugar de entrenar él mismo. Sathií demostraba gran agilidad sin importar el gran peso de su armadura, además del de sus armas. A lo largo del día, el intrépido caballero tuvo un corto entrenamiento con sus espadas, cimitarras, sables y dagas. Al extinguirse los últimos rayos de sol tras el horizonte, Sathií cesó su entrenamiento. Guardó su armadura nuevamente y llamó a su hijo, deseaba conversar con él.

-Aaxos, comprendes por qué debo ir a la guerra, ¿cierto?
-Sí, padre. Es tu deber como caballero al servicio del reino.
-Sí, así es. No debes sentirte angustiado, hijo, he librado muchas batallas y siempre he regresado victorioso al reino.
-Pero, esta vez, debes enfrentar a los bárbaros y a los demonios juntos.
-Algunos cazadores de sombras vendrán con nosotros, no te preocupes por ello hijo.
-De acuerdo, padre.
-Y es de ellos de quien deseo hablarte, sobre los cazadores de sombras. Hace tiempo, los conocí personalmente; son grandes caballeros y con una férrea disciplina, los admiro por tal hecho. Deseo, hijo, que en el futuro seas parte de su orden.
-¿Por qué me lo dices ahora, padre…?
-Siempre se deben tomar precauciones antes de ir a una guerra, hijo, nunca sobran… ¿prometes entrenar con dedicación para convertirte en un cazador de sombras, hijo?
-Claro, padre… te lo prometo.
-Bien, vayamos con tu madre… debo despedirme de ella antes de partir.

Sathií se despidió rápidamente de su familia porque, si no lo hacía así, quizá se arrepentiría de su partida.  Aaxos le hizo prometer una vez más a su padre que volvería sano y salvo a su hogar tras el fin de la guerra, a lo que su padre contestó firmemente: “claro hijo, debes estar seguro de mi regreso.”

Los días transcurrieron lentamente para Aaxos y su madre. El joven guerrero se empeñó fuertemente en mejorar sus habilidades dentro de la academia militar, pronto fue capaz de enfrentar a seis enemigos simultáneamente usando sus habituales espadas. Sus habilidades con el arco y la flecha progresaron notablemente.

Tras ocho angustiosos meses después de no tener noticias sobre su padre, llegó finalmente un mensajero al hogar de Aaxos y su madre. El mensajero les entregó un modesto pergamino y se retiró inclinando la cabeza, al tiempo que susurraba un débil… “lo lamento.”

Aaxos desdobló rápidamente el maltratado pergamino, impregnado de sangre, y leyó velozmente el mensaje; momentos después, cayó arrodillado gritando desgarradoramente. Su madre tomó el pergamino del suelo y, tras leer las primeras líneas, comenzó a sollozar amargamente sobre él…

“Mi esposa, mi querida esposa… lamento no poder regresar a casa, pero debemos llevar a cabo una estrategia muy arriesgada si deseamos obtener la victoria. Lamento tener que abandonarte con Aaxos, pero él es un buen joven y podrás educarlo adecuadamente sin mi presencia. Ni por un solo momento dudes que te amé con toda mi alma, has sido la mayor victoria de mi vida.

Mi querido hijo, ahora deberás ayudar mucho más a tu madre en el hogar. Lamento tener que romper mi promesa, pero comprende que un caballero nunca abandona la guerra. Si no detenemos a los bárbaros aquí, pronto invadirán nuestra ciudad y el resultado será mucho peor. Recuerda tu promesa, debes entrenar duramente aun sin mí. Tú, mi querido hijo, has sido la mayor recompensa de todas mis victorias.”

Desde ese día, el único propósito de Aaxos fue convertirse en el mejor caballero del reino y reclamar un sitio entre los cazadores de sombras algún día. Un año después de la muerte de su padre, Aaxos fue nombrado caballero por el rey de Norum; quien le afirmó que era la viva imagen de su difunto padre: intrépido, osado y decidido… tenía su plena bendición para convertirse en un cazador de sombras.

El joven se despidió afectuosamente de su madre antes de partir hacia el noroeste: el cuartel general de los cazadores de sombras era su siguiente objetivo, deseaba llegar antes del anochecer del siguiente día y comenzar de inmediato con su nuevo entrenamiento. El osado joven cabalgó velozmente, descansando únicamente cuando era necesario; llegó a su destino en el tiempo que había planeado, bajo un manto nublado en el cielo.

Se sorprendió de sobremanera al ver el aspecto del cuartel general de La Orden rodeado de cadáveres y con visibles señas de combates entre humanos y demonios. Aaxos empuñó rápidamente sus espadas y se acercó con cautela a uno de los caballeros más próximos a él, pero envainó nuevamente sus armas al ver que era un cazador de sombras.

-¿Qué ha pasado aquí?
-Hubo un gran ataque por parte de los demonios, murieron muchos de los nuestros.
-Que terrible noticia, ¿por qué ha sido el ataque?
-Nadie sabe. Fue un ataque totalmente sorpresivo, sin mayores avisos. Pero, ¿qué haces tan lejos del palacio real, caballero?
-Vengo a servir a La Orden como un cazador de sombras más.
-Bien, esta noche hemos perdido a grandes caballeros; algunos aprendices más serán excelentes para formar una nueva generación de cazadores. Sé bienvenido a La Orden de Los Cazadores de Sombras, puedes dejar a tu caballo en aquellas caballerizas y eres libre de acceder al cuartel general cuando desees.

Aaxos volteó a ver la insignia de La Orden y susurró débilmente: “Padre, yo no fallaré en mi promesa.”


El siguiente capítulo tratará sobre una perspectiva diferente de la historia, por lo que podrán comprender mucho mejor lo sucedido a lo largo de estos 7 primeros capítulos. Faltan 2 capítulos para concluir la primera parte de la historia, de los cuales el final será publicado en Mundo Destierro

¡Feliz 2009!

Nota importante: No publicaré comentarios en mis propias entradas, la razón aquí.

Saludos,
Desmodius.