Cómo colocar enlaces internos dentro de las entradas

Queridos lectores, a raíz de que algunos blogueros me han preguntado acerca del tema de los enlaces internos hacia alguna parte de la misma entrada, hoy voy a publicar este breve tutorial sobre esta sencilla, pero útil, herramienta.

Si desean saber, de forma práctica, qué es un "enlace interno", pueden ir al final de esta entrada.

Primer paso
Ubicación del botón "etiqueta" en el editor WYSIWYG.
El pequeño cuadrado amarillo antes de la palabra
"contenido" es su representación gráfica.

-Primero, se debe ubicar y utilizar la opción de "ancla" antes de la palabra (imagen o parte en general de la entrada) que se desee usar como referencia para enlazar y escribe una etiqueta. Es recomendable escribir cosas cortas y que sean fáciles de recordar al momento de crear los enlaces (en, con, part3, punto4, etc), sin espacios o símbolos especiales.

Segundo paso
Cuadro de diálogo para insertar un enlace.

-Después, para crear los enlaces, debe utilizarse la opción habitual. Si las anclas están dentro de la misma entrada, simplemente debes escribir el nombre de la etiqueta antecedido por el signo #. De esta forma un enlace podría formarse así: #con. Si el enlace va a ser destinado a una entrada diferente, debe colocarse antes de la referencia la dirección de la entrada: /desmodius/21-03-2009/20645/cuatro-importantes-puntos-para-la-elaboracion-de-un-blog#con

Para elaborar estas etiquetas y enlaces con código HTML (desactivando el editor de texto enriquecido), debe utilizarse <a name></a>, quedando la anterior ancla como <a name="con" title="con"></a> (Sin texto entre ambos elementos). Y el enlace correspondiente como <a href="#con" title="Título">Texto o imagen</a>.

Espero, queridos lectores, que este pequeño tutorial les haya sido de utilidad. Si desean volver al inicio de la entrada, pueden utilizar este enlace.

Saludos,
Desmodius.

Aprendiendo a escribir: Relatos (Casos especiales)

Aprendiendo a escribir: Relatos (Casos especiales)

He aquí, estimados lectores, la última de las cuatro entradas sobre "Aprendiendo a escribir: Relatos" en esta semana que dedicaré a dicho tema. Esta entrada trata sobre los "casos especiales" que pude analizar y no cuadraban adecuadamente en los otros apartados.

Espero, queridos lectores, que esta "guía" les haya sido de utilidad y puedan escribir más y mejores relatos siguiendo estos sencillos y prácticos consejos. Les agradecería mucho sus comentarios sobre este pequeño proyecto de la "semana de aprender a escribir" en el índice de estas entradas, para saber cuál es su opinión al respecto. Igualmente, pueden decirme si desean o no alguna otra "semana temática".


d) Casos especiales

1.- Concursos

En los medios digitales abundan los concursos sobre obras literarias, que representan magníficas oportunidades para presentar las nuestras o, bien, intentar crear una bajo las condiciones específicas del concurso; de este modo, podremos darnos cuenta de cómo valoran las personas nuestros relatos y cómo podemos mejorarlos. En base a la constante dedicación, podremos escribir cada vez mejores obras.

En Gamefilia y Zona Foro de MeriStation, hay vigentes concursos mensuales de relatos para quienes deseen probar suerte e intentar escribir un gran relato bajo las condiciones impuestas. Es importante mencionar que, generalmente, tendremos plazos limitados de tiempo y/o normas estrictas que seguir, por lo que es recomendable leer cuidadosamente las bases del concurso en el que se desee participar (sea físico o virtual).

En los concursos organizados a través de Internet, no ofrecen mayor recompensa que la satisfacción de saber que se escribió un relato de gran calidad y que fue escogido por los jueces y/o los votantes como el mejor. Esto podría servir como un aprendizaje autodidacta para mejorar, eventualmente, la calidad de nuestros trabajos.

Personalmente, debo decir que he progresado mucho en mi estilo literario desde que comencé a participar en concursos literarios (como los mencionados arriba) y mi trabajo comenzó a ser criticado de forma objetiva. Ahora, cuando leo mis relatos de hace dos o tres años, noto la gran diferencia de calidad.

I.- Reciclar ideas

Reciclar ideas que ya se tengan elaboradas o de relatos que no se hayan terminado de redactar, podría resultar bastante beneficioso en cuanto al ahorro de tiempo. Es importante tomar esta alternativa cuando la idea que pensemos en usar se adecue perfectamente al enfoque del concurso; de lo contrario, podría resultar contraproducente.

Dependiendo de la idea, puede que la trama sea bastante compleja, por lo que si se retoma, podría emplearse más tiempo en la redacción del relato que en su planificación; dando lugar a un relato de gran calidad. Pero, como ya dije, esta alternativa no siempre es viable o conveniente.

II.- Valorar el tiempo

En los concursos siempre hay un margen de tiempo a valorar, puede ser bastante corto o relativamente extenso, dependiendo de las bases del concurso. Éste es un factor muy importante, ya que de él depende cuán extenso o complejo podrá hacerse el relato en mente. Como ya se mencionó, “reciclar ideas” anteriores puedes ser muy útil, pero no siempre conveniente. Es recomendable tener una rápida, pero eficaz, planificación sobre el relato para dedicar el suficiente tiempo para su redacción (y publicación formal, si se requiere).

Si el plazo de entrega es considerablemente extenso -mayor de dos meses-, habrá el tiempo suficiente para elaborar una sólida trama de la historia a través de una adecuada planificación; asimismo, la redacción tendrá que ser cuidadosa: las faltas ortográficas y/o gramaticales no podrán justificarse por el límite de tiempo y podrían valerle al autor la pérdida del primer lugar.

2.- Relatos compartidos/novelas multi-autor

En Zona Foro de MeriStation y Gamefilia se han elaborado diversas iniciativas de “relatos compartidos” (o “novelas multi-autor”), que consisten en escribir una misma historia entre varias personas; ya sea que cada una escriba uno o varios capítulos, según sea la mecánica planteada, o que algunos la planifiquen y otros la redacten y publiquen.

El punto fuerte de este tipo de historias es que la trama puede dar giros completamente inesperados en cualquier instante y tiene una inmensa diversidad estilística. Puede plantearse un género y enfoque inicial, pero éstos variarán a lo largo de la historia por la cantidad de autores implicados.

Esta clase de relatos, bien llevados, pueden resultar en una magnífica historia; sin embargo, su punto más fuerte es, igualmente, su más grande debilidad: su trama puede no tener solidez y la exagerada diversidad estilística puede llevar a crear un relato poco agradable, frustrante o incoherente (leer tema relacionado).

I.- Coherencia

Éste es un aspecto fundamental a cuidar en los relatos compartidos, ya que de esto dependerá el éxito de la historia. Debe tenerse presente la trama completa de la historia o, bien, la que se haya publicado antes de la parte que uno vaya a escribir. Debe leerse cuidadosamente cada parte anterior a la que esté por publicarse para enfocar el sentido del siguiente capítulo (o fragmento, parte, etc.) en lo que los demás autores lo han hecho.

Debe respetarse lo escrito anteriormente para poder mantener la mayor coherencia posible; aunque, por supuesto, siempre es impactante y agradable leer ciertos giros argumentales bien llevados (coherentes). No es necesario terminar la historia en donde pudo haberse planteado inicialmente o, bien, en donde se dedujo a lo largo de todo el relato; el final de un relato compartido puede ser realmente impactante y sorprendente, si se guarda el debido respeto por la trama anteriormente escrita al “capítulo final”.

II.- Estilo general

El estilo, por supuesto, será bastante inconstante a lo largo del relato; esto es un punto a favor y en contra. Dependiendo de las habilidades de cada autor y su destreza con determinado estilo literario, es posible que maneje muy bien ciertas situaciones planteadas con un estilo muy diferente al que usó el autor que escribió antes que él. Sin embargo, es sumamente aconsejable establecer, desde un inicio, qué estilo es el que predominará en la historia.

Cada autor es libre de manejar su propio estilo (y género, por supuesto), pero si todos intentan regirse por uno mismo, o algunos similares entre sí, la historia tendrá una gran solidez y resultará mucho más atractiva para un mayor número de lectores.

III.- Planificación interna

La planificación interna es muy útil, aunque puede prescindirse de ella, para obtener una historia con una trama realmente sólida. Esto hace decrecer ligeramente el número de “giros argumentales inesperados” y mantiene un estilo general bastante uniforme. Es una excelente opción para crear un relato compartido de gran calidad, estética e interés.

Ésta debe llevarse a cabo entre los autores implicados y, generalmente, es dirigida por la persona que tuvo la idea general del relato; claro, pueden aportar sus ideas todos los autores para fortalecer la trama, que será sumamente coherente. Los e-mails y mensajes privados (MPs) en los foros son muy útiles para lograr este propósito. Un ejemplo del uso de esta técnica es lo que se observa en Star Wars Republic Commando: Orden 66.

IV.- Autores selectos

Una opción para mantener el ritmo de la historia constante y la trama sólida es elaborar el relato compartido entre pocos autores: dos o menos de seis. Esto ayuda a idear una historia sólida con argumentos justificados, teniendo la opción de un único estilo. De llevar a cabo esta idea, se debería tener en mente que es recomendable plantear la historia entre todos los autores implicados y otorgar el derecho íntegro de redactar el relato completo a un sólo autor.

En caso de querer elaborar un verdadero “relato compartido”, escrito por más de un único autor; cada uno de los implicados podría apropiarse de una parte de la historia y desarrollarla, siempre con la ayuda de los demás autores. Cabe destacar que la planificación interna en estos casos es muy sencilla, ya que el número de autores es limitado y, teóricamente, tienen un buen nivel de amistad y/o confianza entre todos ellos.

3.- Fanfics

Los fanfics (fan fiction) son historias creadas por seguidores de alguna serie, película, anime, videojuego o similares. Éstos se ambientan dentro del mundo preconcebido por el autor original y, a menudo, utilizan a los personajes de la trama original como parte de la suya. Si se pone esmero en ellos, pueden crearse grandes historias; algunas, incluso, mejor que las originales.

Personalmente, estoy escribiendo un fanfic sobre Devil May Cry que se publica en Relatos de Suburbio; fue otro fanfic el que me llevó a idear esta historia, ese relato (de cuyo nombre y autor no puedo hacer memoria, desafortunadamente) me resultó extraordinario. Si bien recuerdo, tenía más de cuarenta páginas y todas describían a cada personaje con una profundidad sorprendente. Un fanfic puede ser una gran obra, si se lleva a cabo con la suficiente dedicación.

I.- Ambientación

La ambientación es un factor muy importante a considerar cuando se crea la trama del fanfic. En cuanta mayor sea la cantidad de objetos que se puedan utilizar de la historia original, mayor fuerza tendrá el escrito. Claro, pueden introducirse objetos y escenarios nuevos para darle mayor variedad a la historia y así marcar al fanfic con nuestro “toque personal”.

II.- Continuidad

Es muy importante cuidar la continuidad de la historia respecto a la original. Debe planificarse adecuadamente si será una secuela o precuela de la trama original, ya que esto ayudará a utilizar unos u otros objetos de su ambiente. Igualmente, si la trama que servirá de base tiene un eje central en torno al cual giran los demás eventos, es importante respetar dicho elemento para darle mayor solidez a la trama de nuestro relato.

 

Y recuerden que sigue activa la propuesta de crear un universo literario en esta entrada.

Universo Literatura Interblogs

Nota importante: No publicaré comentarios en mis propias entradas, la razón aquí.

Saludos,
Desmodius.