El Origen – Prólogo

El Origen

Al principio de todos los tiempos, sólo uno existía; luz y oscuridad, todo era lo mismo: nada. No había equilibrio, tampoco caos. El único que existía vio el vacío y decidió entonces crear el bien y el mal de sí mismo, dividió su esencia en las dos mitades del todo y el eco de sus lamentos conmocionó al universo.

Su sangre, o el líquido que recorría sus entrañas, se esparció por el Universo y se crearon los planetas, estrellas y demás astros. Su cuerpo se desvaneció y dio origen a la vida. Pronto, las dos esencias de su alma se propagaron a través del espacio y fue creado el equilibrio, para combatir al recién formado caos.

Bien y mal, las dos fuerzas primigenias de la vida; sin una u otra, nada es posible. Equilibrio y caos han mantenido la armonía eterna; pero ahora el mal amenaza con alterar el orden del Universo… los demonios desean reinar sobre el oscuro imperio del caos, sin equilibrio que los rija. Sólo un intrépido caballero podría salvar el destino de la humanidad; pero, esta vez, deberá ser un ser de las tinieblas quien detenga a su propia estirpe para salvar el equilibrio y la vida misma…

===

Descubre la historia completa a partir de la siguiente semana en el Inframundo, donde se publicarán los cinco capítulos completos de esta épica aventura.

===
Esta entrada está archivada en La Biblioteca de Zion.
La actividad más relevante del blog está registrada en La Bitácora.
===

Nota importante: No publicaré comentarios en mis propias entradas, la razón aquí.

Saludos,
Desmodius.