A Les Gold le gustan los videojuegos.

En estos días en los que canal Xplora nos dice adiós y ésta poco clara la continuidad que tendrán muchos de programas en la TDT, uno de mis favoritos es sin duda Empeños a lo Bestia, que narra las vicisitudes de la familia Gold y su casa de empeños entre la séptima y octava milla de Detroit.

Este fragmento, que pertenece a un episodio de 2011, vemos como Ashley y Seth reciben a un cliente que llega con una máquina arcade para ver cuánto le dan por ella. Como no podía ser menos, es una ocasión ideal para que los hermanos Gold puedan probar la máquina y, una vez más, demostrar su absurda rivalidad delante de las cámaras. Tras echar una partida, donde se dedican más a putearse entre ellos que a probar el juego en sí, comienza la negociación. El vendedor pide 300 dólares y Seth no lo ve nada claro, y el cliente ofrece una rebaja hasta los 200 dólares pero el hijo menor sigue sin estar convencido. En ese momento Les Gold aparece en escena y muestra abiertamente cómo le mola la máquina y añadiendo que pertenece a su época. Les pregunta si la máquina funciona y Seth le asegura que sí. Ashley se queja de lo de siempre: El negocio ya está hecho y su padre aparece de la nada para tratar el tema sin contar con sus hijos. Les y el cliente comienzan a hablar sobre su juventud y las salas de arcade antiguas. Ashley ironiza sobre dos señores hablando de sus tiempos mozos como si fuera la hora del té. De nuevo en la negociación, y con Les al mando, el vendedor pide 540 dólares y Les ofrece 250, no llegan a un acuerdo hasta que, de repente, Les ofrece 400 dólares por el arcade. Ashley se indigna porque, antes, el vendedor estaba dispuesto a aceptar menos dinero. El vendedor acepta el trato, y Ashley se cabrea, añadiendo que no puedes ofrecer dinero por algo sobre lo que no conoces su valor. Les llega a la caja y Seth protesta porque ha pagado demasiado, cuando uno de los empleados le dice a Les que ha encontrado en la red el mismo arcade a la venta por 250 dólares. Les Gold se muestra bastante incrédulo, como podemos apreciar. Parece que no siempre tiene el buen ojo del que presume para los negocios.

Por si alguien le pica la curiosidad, aunque no se cite el nombre y no se vea demasiado bien en el vídeo, el juego parece que se trata de Police Trainer, un simulador de galería de tiro lanzado por Galaga en 1997.

Para más y mejor en http://www.gamerenapuros.com