«Este juego es Dios»

Que gran frase… La primera vez que la leí me partí el culo de risa porque me pareció original, curiosa, incluso inspirada. Con el tiempo fué apareciendo más a menudo en montones de blogs sobre juegos pero en un contexto más radical por así decir y ya no me pareció tan acertada. Al final terminé dándome cuenta de que hay que tener sumo cuidado con aquellos que utilizan esta frase para definir un juego que les gusta, pues se trata de «una raza aparte»: los fanboys

Un fanboy viene siendo aquel que es leal hasta la muerte a un juego o a una compañía desarrolladora sean una porquería o una virguería (le da lo mismo). Esta gente, por decirlo de forma educada, se posiciona en un extremo de la balanza y no sale de ahí jamás, siendo realmente alucinante la manera que tienen de atacar (o acribillar más bien) a todo aquel que piense de forma diferente a ellos y lo hacen sin piedad, sin miramiento alguno, sin el menor sentido de la proporción insultando y humillando tanto como les parezca necesario dando la impresión de que lo hacen más que nada para convencerse a sí mismos, como si necesitasen rebajar a su «rival» para poder elevarse ellos mismos y así poder dormir tranquilos por la noche.

Esta mentalidad tan radical es más propiade adolescentes quinceañeros que de gente adulta de 25 o 30 años por lo que lo acabamos pasando un poco por alto, pues en la treintena la gente suele tener una mente más estable. Sería preocupante encontrarse a alguien de esta edad y que tenga esta forma de pensar.

Todo esto viene a cuento de mi anterior entrada en el blogdonde mencionaba solo algunos de los que para mí son los juegos más sobrevalorados de todos los tiempos dando algunos argumentos a tal efecto, y repito que solo es mi opinión, tengo derecho a tenerla señores fanboys y si alguien no la comparte me parece muy bien, lo respeto, pero no hay necesidad de insultar. El caso es que me decidí a colocar el link a esta última entrada en www.meneame.net más que nada porque quería conocer la opinión de otras personas y me encontré con que la gente no solo no estaba de acuerdo conmigo (muy normal, no es nada raro) sino que consideran que sus opiniones valen más que la mía (¿?) o la de cualquiera que tenga la suficiente personalidad como para no pasar por el aro. Todo esto no sirvió sino para hacerme sentir la más profunda vergüenza ajena que jamás haya sentido antes.

Lo más triste del asunto es que para hacer valer sus argumentos, las cabecitas de estos personajes sueltan perlas de sabiduría del tipo “Estos juegos se le han atragantado al autor y por eso los critica” o “Solo buscas crear polémica” o mejor aún, por el hecho de que he criticado que Far Cry no tiene un gran argumento, van ellos (muy simpáticos, eso sí) y espetan: “Gran Turismo como no tiene argumento debe de ser un juego malo”, como queriendo comparar el tocino con la velocidad. En fin, sin comentarios.

Me parece lamentable que a estas alturas de la vida se respete tan poco la opinión de los demás e incluso esta sea objeto de burla y desprecio por el mero hecho de no coincidir con la de la gran mayoría. Para colmo, se nos critica a los que no pensamos como todos, de un modo cínico simplemente porque está de moda ir por la vida en plan pedante imitando a ese fenómeno mediático llamado Risto Mejide, que al parecer es un tío guay, es lo más de lo más y mola mogollón ser como él. Muy triste.

Si os fijáis, esto no ocurre en ningún otro ámbito, no ocurre con las películas o con la música y mucho menos con los libros (para eso, primero la gente de este país tendría que leer algo más aparte del Marca). Todo esto me recuerda a cuando hace algunos años solía leer la revista Hobby Consolas y en ella había una sección (creo que se llamaba el contrapunto) que para lo único que estaba era para que los seguidores de una u otra consola se insultaran unos a otros sin cuartel. A veces hasta te reías con las ocurrencias de diversos elementos, pero en el fondo todo aquello no era más que un signo de la inmadurez de la gente. Menos mal que con el tiempo terminaron por eliminar aquella sección.

Ante tal panorama ya no me extraña ni lo más mínimo que a los aficionados a los videojuegos se nos tache de inmaduros o infantiles y que no se respete esta forma de entretenimiento, pues lo cierto es que tampoco hemos hecho nada para evitarlo.

Tenemos lo que merecemos.

Sobevalorados

Hace unos días hablaba de las que a mi parecer son algunas de las películas más sobrevaloradas de todos los tiempos, así como de algunos directores cuya fama también es inmerecida. Hoy es el turno de los videojuegos (y seguramente mi sentencia de muerte ;-D ). Empezaré por uno relativamente reciente: Far Cry.

Veamos… para empezar, este juego posee una dificultad endiablada; provocada, eso sí, por su tremenda IA, aunque también el daño recibido es excesivo. Cierto es que la IA es adaptable, de modo que si la diñas unas cuantas veces en el mismo lugar, los enemigos se “agilipollizan” en cierta medida, pero a veces no llega a ser suficiente (y si no a ver quién es el guapo que tiene bemoles a decirme que la última parte sobre el volcán le resulta sencilla). Esto corta drásticamente la sensación de continuidad del juego al tener que repetir la misma zona una y otra vez hasta el punto de que te ríes del tal Neo en Matrix y su Déjà Vu con el dichoso gato.

Lo “bueno” es que no te pierdes mucho (a pesar de llegar a desesperarte) porque carece de cualquier vestigio de lo que se llama comúnmente “argumento”; porque aceptémoslo, no tiene argumento alguno (ni siquiera algo que se le parezca remotamente) por mucho que pretenda tener un pequeño giro de los acontecimientos en medio, el cual es bastante previsible. Recuerda hasta cierto punto a un clásico de la literatura: La isla del doctor Moreau (H.G. Wells) pero en plan fantoche y sin mucha chicha. Es decir, un refrito (o un plagio malamente camuflado) que no aporta absolutamente nada. Este juego arrasó, más que nada por sus gráficos, su física y su IA, pero no tiene nada, NADA que contar.

  En el número dos tenemos a Final fantasy 7. Es un juego bueno, es cierto. Muy bueno. Pero no es ni de lejos el mejor de la historia, ni tan siquiera uno de los mejores. Personalmente, este juego lo acabé hace un par de años tras acabarme el 8 y el 9, por lo que tal vez este sea el motivo de que no me impresionara. Esto unido a que ya había visto la película La fuerza interior (cuyo argumento bebía bastante del juego) contribuyó a que me supiera a poco, me dio la impresión de que el argumento daba para mucho más y no supieron aprovecharlo, por no hablar de ese final tan ambiguo y abierto (por no decir insulso, después de unas 60 horas de juego). Lo cierto es que el 8 es muy superior en historia: el tema de la compresión del tiempo es un concepto muy, muy original (otra cosa es que sea científicamente posible…), mientras que la hipótesis de Gaia ya no era tan nueva en el momento de salir a la venta el 7.

Por otro lado, seguramente no habrá muchos de acuerdo conmigo pero, el caso es que mucha de la fama que tiene no es tan debida a la calidad del juego en sí, como al fanatismo de toda una legión por empeñarse en encontrar una forma de que Aerith no muera, o incluso de resucitarla.

Luego están los “fallos” de todo Final fantasy, el dichoso sistema de combates aleatorios. Esto puede que les encante a los nipones pero… venga… ¿de verdad soy el único occidental, o al menos el único españolito, al que llegan a aburrirle? En todo Final fantasy empiezas con ansia e ilusión hasta que llegas a un punto en que te atascas y tienes que largarte a combatir por ahí para subir 20 niveles y así poder continuar tras cargarte al maloso que te estorbaba.

Podría seguir sacando fallos pero ya serán suficientes, pues a estas alturas ya empiezo a oír bajo mi balcón un par de centenares de fanáticos echando espuma por la boca y fuego por los ojos blandiendo antorchas y hoces, gritando ¡A la hoguera con él! ¡Hereje! XD

Vamos a ver. Si existe algún juego en el mundo mundial que posea más fallos que el de la foto de arriba (o sea Oblivion para los que han estado viviendo en un caño o similar…) por favor, que alguien me lo diga. Porque la verdad es que esto no tiene nombre, no comprendo cómo hay gente que le da un 10 de nota y lo cataloga de obra maestra (tal vez no lo han jugado lo suficiente…)

Primero el menú, cutre a más no poder, que hasta da la sensación de que estás jugando un juego del año de la tos, con las letras tan grandes (incluso a máxima resolucción) que parece que van a salir de la pantalla para comerte. Luego está la traducción (por llamarlo de alguna manera) con tantos errores que se lleva el guiness. Una vergüenza.

   Los gráficos… que sí, que los escenarios son la releche y más (aunque repetitivos en diseño, ojo) pero… ¿es que nadie se ha fijado en los caretos? Ya no digo lo difícil (imposible) que puede resultar el intentar reproducir tu rostro con el editor, es que ya es el hecho de que al crear uno aleatoriamente salen unos tomates con ojos que pa´ que… Y luego fijaros en las caras de los NPC y ya me contaréis. ¿Misiones secundarias?: aburridas y repetitivas. ¿Argumento?: nada del otro mundo (aunque Shivering isles ya es otra cosa, todo hay que decirlo). ¿Queréis que hable de los cuelgues…? Mejor no ¿verdad…?

Admito que el juego tiene su gracia y hasta resulta divertido a ratos, pero es una desilusión grandísima esperarlo como agua de mayo con la intención sincera de pulirse sus más de 300 horas para al final dejarlo tras acabar la historia principal más unas cuantas misiones secundarias por pura decepción y aburrimiento, tras apenas unas 50 horas (que bien le llegan)

Devil may cry. Atención, pregunta para los fanáticos de este juego: ¿alguno de vosotros comprende o al menos conoce la palabra FANTASMADA? Es un juego divertido, sí. Pero no hay que pasarse tanto con las florituras del prota. Hay que cortarse un poco señores de Capcom, que por mucho menos se ha tachado a la nueva trilogía de Star Wars de ser una saga infantil, y que nadie me venga con la tontería de que “es un demonio y lo justifica el argumento y bla, bla, bla…” ¿Qué argumento? Bueno, vale… un poco sí que tiene. Pero tampoco es para tirar cohetes, no nos engañemos… que esto no es Legacy of Kain. En definitiva: un juego bueno. Pero nada más.

Por supuesto hay muchos más, pero estos son los que se me ocurren ahora, y además ahora he de ocuparme de unos asuntos así que no tengo tiempo para darle a la tecla, os invito a que me comentéis vuestros «favoritos». Lo dejo por hoy, tengo que poner unas minas en la entrada de casa y atrincherarme antes de que os abalancéis sobre mí. Hasta otra pues, y un saludo a todos.

La Iglesia del Monstruo Volador de Espagueti

   Hace unas semanas leía en un foro una entrada de lo más graciosa sobre lo sencillo que puede resultar crear desde cero una nueva religión. No le di mucha importancia aunque me eché unas risas a costa de ello, para a los pocos días encontrarme con la noticia de… "La iglesia del Monstruo Volador de Espagueti" o "Pastafarismo". Había surgido una nueva religión, me entró la curiosidad así que me puse a investigar el tema y… no tiene desperdicio.

   El Pastafarismo es una religión (o amago) cuyo Dios es el Monstruo Volador de Espagueti, un ser supremo constituido por un conjunto de espaguetis con un par de ojos, dos albóndigas (no haré comentarios al respecto…) y sus necesarios "apéndices" tallarinescos mediante los que convierte a sus creyentes, los Pastafaris. Tela marinera…
   Fue creada como respuesta a la decisión del Consejo de Educación del Estado de Kansas a finales de 2005 de permitir que se enseñe el diseño inteligente como una alternativa de la teoría científica de la evolución. Fundamentalmente es una invención de Bobby Henderson, licenciado en física (para que luego digan que la ciencia no es divertida…) para demostrar irónicamente que no corresponde y es equivocado enseñar el diseño inteligente como teoría científica, el cual niega el darwinismo y basa la vida humana en la existencia de un tal "Dios".

   Parece ser que desde entonces esta teoría está haciendo furor en internet y ya cuenta con unos cuantos miles de seguidores, hasta tal punto que ya tiene sus correspondientes diez mandamientos y por supuesto tambien su propio evangelio. Es más, en España ya se está intentando la legalización de "la 1ª Iglesia del Monstruo Volador de Espagueti con ámbito nacional", tenéis más información aquí.

   Los "Realmente preferiría que no" son una parodia de los Diez Mandamientos. Cuando Mosey el capitán pirata estaba en la cima del Monte Salsa, recibió consejo del MEV en forma de diez tablas de piedra. Éstas fueron llamadas los "Realmente preferiría que no" por el MEV, "Mandamientos" por Mosey, y "Condimentos" por su tripulación pirata, que no había escuchado antes la palabra "Mandamientos." Aunque originalmente había diez, dos se cayeron mientras Mosey bajaba de la montaña. Esto explica, al menos en parte, los laxos estándares morales de los pastafaris. Los mandamientos del MEV se refieren al tratamiento con la gente de otras fes, la adoración a Él, la conducta sexual, y la nutrición.

  1. Realmente preferiría que no actuases como un imbécil santurrón que se cree mejor que los demás cuando describas mi tallarinesca santidad. Si algunos no creen en mí, no pasa nada. En serio, no soy tan vanidoso. Además esto no es acerca de ellos así que no cambies de tema.
  2. Realmente preferiría que no usases mi existencia como un medio para oprimir, subyugar, castigar, eviscerar, o… ya sabes, ser malo con otros. Yo no requiero sacrificios, y la pureza es para el agua potable, no para la gente.
  3. Realmente preferiría que no juzgases a las personas por su aspecto, o cómo visten, o la manera en que hablan, o… mira, solo sé bueno, ¿vale? Ah, y que te entre en la cabeza: mujer = persona, hombre = persona, Samey = Samey. Ninguno es mejor que el otro, a menos que hablemos de moda claro, lo siento, pero eso se lo dejé a las mujeres y a algunos hombres que conocen la diferencia entre verde mar y fucsia.
  4. Realmente preferiría que no tuvieras una conducta que te ofenda a ti mismo, o a tu compañero amoroso mentalmente maduro y con edad legal para tomar sus propias decisiones. Respecto a cualquier otro que quiera objetar algo, creo que la expresión es "jódete", a menos que lo encontréis ofensivo, en cuyo caso pueden apagar el televisor y salir a caminar, para variar.
  5. Realmente preferiría que no desafiaras las ideas fanáticas, misóginas, y de odio de otros con el estómago vacío. Come, luego ve tras los cabrones.
  6. Realmente preferiría que no construyeras iglesias/templos/mezquitas/santuarios multimillonarios a mi tallarinesca santidad cuando el dinero podría ser mejor gastado en (tú eliges):
    1. Terminar con la pobreza.
    2. Curar enfermedades.
    3. Vivir en paz, amar con pasión, y bajar el precio de la televisión por cable.
      Puedo ser un ser omnipresente de carbohidratos complejos, pero disfruto de las cosas sencillas de la vida. Yo lo sé, para eso SOY el creador.
  7. Realmente preferiría que no fueses por ahí contándole a la gente que te hablo. No eres tan interesante. Madura ya. Te dije que amaras a tu prójimo, ¿no entiendes las indirectas?
  8. Realmente preferiría que no le hicieses a los otros lo que te gustaría que te hiciesen a ti si te van las… eh… las cosas que usan mucho cuero/lubricante/Las Vegas. Si a la otra persona también le interesa (conforme a #4), entonces disfrutadlo, sacaos fotos, y por el amor de Mike ¡usad un PRESERVATIVO! En serio, es un pedazo de goma. Si no hubiera querido que disfrutarais al hacerlo habría añadido pinchos, o algo.

Uno de los argumentos ontológicos que demuestran la existencia irrefutable del gran MVE o MONVOLE (que es como se conoce informalmente a su "Fideeza") y que está basado en el razonamiento de Santo Tomás de Aquino para demostrar la existencia de Dios, es el siguiente:

  • Premisa 1: El Monstruo Volador de Espagueti es un ser que tiene toda perfección.
  • Premisa 2: La existencia es una perfección.
  • Conclusión: El Monstruo Volador de Espagueti existe.

   Una vez descubierta tan reveladora verdad sobra la existencia del verdadero Dios, uno puede convertirse al Pastafarismo y disfrutar de numerosas ventajas como son tener los viernes como fiestas de guardar y acceder a una fábrica de strippers y un volcán de cerveza una vez hayamos llegado al cielo, además es obligatorio vestir como un pirata. ¡Yo me convierto ya!

   No podemos obviar tampoco el hecho de que ya se han descubierto pruebas fósiles de la existencia del único Dios verdadero. Sin ir más lejos, aquí tenéis una fotografía que espero que os sirva para iluminaros:

   Muchas de las "creencias" propuestas por Henderson fueron elegidas con intención de parodiar los argumentos comúnmente usados por los defensores del diseño inteligente:

  • El universo fue creado por un Monstruo Volador de Espagueti invisible e indetectable. Todas las evidencias que erróneamente apoyan la evolución han sido plantadas intencionadamente por este ser, con el objeto de poner a prueba la fe de sus fieles.
  • El MEV hace que todo parezca más viejo de lo que es en realidad. Por ejemplo, cuando un científico realiza un proceso de fechado por carbono en un objeto arqueológico, podría ver que aproximadamente 75% del carbono-14 se ha desintegrado, por emisión de neutrones, a nitrógeno-14, e inferir que este artefacto es de aproximadamente 10.000 años de antigüedad, ya que la vida media del carbono-14 parece ser de 5.730 años. Pero de lo que el científico no se da cuenta, es que cada vez que realiza la medición, el MEV está ahí, cambiando los resultados con Su apéndice tallarinesco.
  • Aunque el MEV posee un nombre, éste es tan hermoso y difícil de pronunciar que no sólo mata a quienquiera que lo intente, sino también a todo ser dentro de un radio de 6,0534 kilómetros. Este radio se duplica cuando uno trata de escribir o mecanografiar su nombre. Esto fue hecho a propósito por el MEV sólo para entretenerse.
  • El calentamiento global, los terremotos, los huracanes y otros desastres naturales son consecuencia directa de que desde los años 1800 ha disminuido el número de piratas. En el sitio de Henderson se presenta un gráfico que demuestra la correlación inversa entre la cantidad de piratas y las temperaturas mundiales. Este componente de la teoría acentúa la falacia lógica esgrimida por los creacionistas de que la correlación implica causa.
  • Bobby Henderson es el profeta de esta Primera Iglesia Unida del Monstruo Volador de Espagueti.
  • El símbolo principal es una cruz, que en vez de tener un Jesús crucificado, tiene un tenedor para comer espaguetis.
  • Las oraciones a "Él" deben terminar siempre con la palabra "RAmén" en vez de "Amén". Ramen es un tipo de fideo japonés.

   Ejemplo:

Oh Tallarines que están en los cielos gourmets
Santificada sea tu harina
Venga a nosotros tus nutrientes
Hágase su voluntad en la Tierra como en los platos
Danos hoy nuestras albóndigas de cada día
y perdona nuestras gulas así como nosotros perdonamos a los que no te comen.
No nos dejes caer en la tentación (de no alimentarnos de vos)
y líbranos del hambre…
RAmén.

 

Para fnalizar quisiera proponer una recogida de firmas para que la gente de Lucasarts se encargue de hacer la "adaptación" a aventura gráfica de la historia más grande jamás contada.

RAmén.