(Análisis) «La niña que llora en tus fiestas», el brote tecno de LOVG

Antes de opinar y comentar mis impresiones ante el nuevo single de LOVG (que por cierto, está dando mucho que hablar) debo reconocer que hasta hace un par de días no conocía ni de su existencia. Agradecer a Spotify la hazaña de hacerme escuchar el single mediante los anuncios-buena estrategia de marketing…¿no crees?-entre canción y canción de grupos que poco tienen que ver con el estilo de LOVG (así soy yo, lo mismo escucho una copla, que rock español, o la misma LOVG).


Es entonces cuando te asomas a hacer una primera escucha del nuevo single, La niña que llora en tus fiestas, -que ya de entrada sorprende el contraste entre el largo título que han adoptado para la canción y el corto minutaje de esta (apenas 2:39 min.)-, es un claro ejemplo de la evolución del grupo o mejor dicho, la consolidación de Leire como vocalista.

 

 

Supongo que vivimos en la generación electrónica, donde para sonar moderno es necesario tener un sintetizador de fondo (¿no os suena a los 80s?) y que siendo sinceros, pocas veces supone un auténtico aporte al compendio general de la canción. Es más, dichos efectos hacen más de "bulto" que otra cosa. Sin embargo, en La niña que llora en tus fiestas suena distinto, un cambio hacía un estilo electro-pop que incluso puede recordar a algunos grupos góticos en su vertiente más comercial como Evanescence (salvando siempre las distancias, ¡qué hablamos de LOVG!).


A pesar de estos cambios instrumentales, la melodía misteriosamente o quizás para no arriesgarse más de lo debido, suena igual que siempre. Es probable que la misma canción tocada a guitarra y bajo junto a otro ritmo, hubiera sonado practicamente igual y reconocible para cualquier fan -o no fan- del grupo.


Pero ante tanto barullo de estilos, se demuestra una vez más como se complementa la voz de Leire a cada estilo del grupo. Ya no tenemos ante nosotros la imagen de Amaia en ningún momento, sino a la vocalista actual del grupo, un peso que ejerce poco a poco con más derechos. Es por esto que me gustaría ver en el nuevo disco (el cual aún no tiene nombre) alguna canción compuesta por ella, y no recayendo una vez más el pleno peso de la composición en Xabier San Martín, pues ideas frescas siempre son bien recibidas.


Tras esta pequeña opinión personal, y con varias escuchas a las espaldas, es necesario mencionar la extraña letra que posee dicho single. Da igual cuantas veces lo escuches o busques por la red, no llegas a sacar ninguna conclusión lógica a la letra de la canción. Parecen simples palabras colocadas por su ritmo inherente o simplemente por estilismo.


Ni ante el mismo Pablo Benegas (autor de dicha letra) parece cobrar sentido estas palabras. Y es que según él, La niña que llora en tus fiestas es una historia en la que cobran especial relevancia aquellas compañías tóxicas que conocemos a lo largo de nuestra vida, personas con las que nos relacionamos pero sabemos que no traen nada bueno. Un trasfondo bastante interesante, pero que a decir verdad, no hubiera comprendido (y sigo sin comprender con la letra por delante) si su autor no lo hubiera explicado en una entrevista.


En resumen, La niña que llora en tus fiestas es un single que pretende aportar un sonido nuevo al grupo así como modernizar su sonido. Un riesgo que pierde espectacularidad por culpa de una melodía bastante usual ya en el grupo y por un estribillo mediocre que podría ser mejorable. A pesar de esto, la canción es una excelente carta de presentación al nuevo album y encantará a los fans del grupo, aunque para nada interesará a aquellos que nunca se sintieron atraídos por su sonido.

 

 


Nota: 6

 

 


———-

*La valoración de cada apartado se hace sobre cinco estrellas.