Yo quise ser piloto…

Hoy me encuentro más inspirado y mi siguiente comentario era para que sepáis que, ya desde pequeño, quise ser piloto de aviación. Bueno, en realidad, me gustaría pilotar de todo, aviones, barcos, locomotoras, coches, motos… Vamos, todo lo que suponga manejar algo. Como eso es bastante difícil, me contentaba con ver películas bélicas o de acción en las que me identificaba con los protagonistas. En esa época, los ordenadores como que estaban empezando a popularizarse y los simuladores eran escasos. El hecho de que todo lo que soñaba pudiera realizarlo, aunque sea virtualmente me parecía más ciencia ficción que otra cosa, pero, poco a poco, se fueron materializando mis sueños.

Creo recordar que con mi primer "ordenador", allá por 1987, un Sinclair ZX Spectrum, con 128 K de RAM y procesador Z80 a 4 Mhz ya disfrutaba de lo lindo con "Silent Service", un simulador de submarinos que me parecía impresionante. En 1992, ya con un PC "de verdad", procesador AMD 386DX a 40 Mhz y 8 MB de RAM disfruté de verdad con "The Secret Weapons of the Luftwaffe", un simulador de vuelo de combate de aviones de la 2ª Guerra Mundial. Empecé a volarlo con teclas, y me enganchó tanto que me compré mi primer joystick, no recuerdo ni la marca, pero sí que era muy ligero y que las ventosas se despegaban de la mesa, era espantoso, pero me tiraba horas y horas con el simulador.

 Después vinieron más simuladores, de vuelo de combate: Pacific Warriors, Combat Flight Simulator I y II; de submarinos: Aces of the Deep, Silent Hunter I y II… y muchas pruebas con casi todos los aparecidos en el mercado, de vuelo, de submarinos, de carros de combate, de coches… Hasta que llegó el año 2001 y apareció el simulador de vuelo de combate con el que más he volado y todavía vuelo: "IL2 Sturmovik: Forgotten Battles", ahora remozado y actualizado bajo el nombre de "IL2 1946". Una magnífica recreación de los combates aéreos, aeronavales y aeroterrestres de la 2ª Guerra Mundial con un modelo de daños, vuelo y detalle nunca visto en este minoritario género. Para disfrutar más del vuelo de combate me compré un joystick "de verdad": el Microsoft Sidewinder Force Feedback 2, un sólido joystick de 109 euros, con force feedback, robusto, pesado, indestructible.

Todo ello unido a un muy buen ambiente de vuelo online hicieron que me convirtiera en el piloto de combate que soñaba de pequeño… Tanto me aficioné a él que terminé ingresando en un escuadrón de vuelo virtual, el Stukageschwader 111, especializado en el bombardeo en picado con Junkers Ju-87 Stuka. Entre los años 2002 y 2005 casi todas las noches me acostaba de madrugada y me levantaba con ojeras tras mis ciberperipecias aéreas con el simulador… Por cierto, os presento la web y foro de mi escuadrón:

http://stg111.mforos.com/

Entre medias, pasaron muchas más cosas, pero por hoy, ya está bien… continuará…

 

 

 

 

 

 

 

Allá por 1992 apareci