Just Cause 2: libertad en un impresionante ciberparaíso

El 14 de Abril me compré Just Cause 2 para PS3. La verdad es que es un juego que no contaba entre mis prioridades videojueguiles, estando tan cerca el lanzamiento de Copa del Mundo FIFA 2010, (soy un gran aficionado a los juegos de fútbol, desde el Spectrum y Matcht Day) pero tras leer críticas y fuentes de diversas revistas, me atrajo mucho la idea de un mundo virtual tan extenso -según dicen, cerca de 1000 km2 representados- y los entornos selváticos ricamente recreados, junto con una física irreal pero muy divertida.

 Decidí comprarlo para PS3, en vez de para PC porque éste último incorpora el odioso sistema STEAM de control y protección, que ya en su momento me obligó a desinstalar Half Life 2 y REd Orchestra. Tampoco consideré la versión de XBOX360 porque la tengo en otra vivienda y, además, no era cuestión de acumular instalaciones en un disco duro de 120 GB que ya tengo bastante lleno, con Alan Wake y el juego del mundiald e fútbol a punto de llegar.

Después de unas horas y días jugados, sólo puedo confirmar las expectativas que tenía sobre el mismo: gran libertad de acción, una enorme isla por explorar y descubrir y muchos elementos destructibles. Promete muchas horas de diversión junto con una trama para eliminar al dictador que gobierna la isla.

Me recuerda mucho al GTA, salvando las distancias del entorno y la física de vehículos y elementos destructibles. Puedes conducir multitud de vehículos, aviones, helicópteros, manejar ametralladoras sobre trípode que puedes desmontar, cañones antiaéreos… mención aparte merece el gancho de brazo, con el que puedes colgarte a cualquier pared, e incluso usarlo como arma, junto con el paracaídas incorporado que te permite lanzarte el vacío desde acantilados, aviones y puntos altos, permitiéndote planear y alcanzar más fácilmente los objetivos.

 Resumiendo, un gran sandbox, con una excelente ambientación y muy variado y divertido. Totalmente recomendado.