Jugando con el Destino -Parte Cuarta-

Cuarta parte del relato Jugando con el Destino. Saludos.

Enlace a la Primera Parte

Enlace a la Segunda Parte

Enlace a la Tercera Parte 

Parte Cuarta -Respuestas-
 
Las olas chocaninsistentemente contra el muro de piedra que conforma el acantilado. Se avecinatormenta. Los últimos rayos del sol, que ya se esconde tras el horizonte, juntocon las pequeñas gotas de mar que salpican el risco del acantilado, resultadode los envites del agua contra la roca, forman un idílico, y a la vezmelancólico, paisaje.

Hay alguien allí.Realmente sólo está de forma física. Su mente está vagando por unos caminos deida y vuelta. Trasladando imágenes de un pasado próximo hasta sus ojos. Sonimágenes de la vergüenza, de la deshorna. Van y vienen. De su cerebro a sumente. De la mente al corazón. Del corazón a su cuerpo. Por cada imagen se haceun corte en la piel. Hay decenas de ellos.

Se encuentra en un campode batalla. Una innumerable multitud le rodea. En el centro de la multitud trespersonas. Él y dos más. Es un combate. Un combate a muerte. Las reglas sonclaras: sólo uno saldrá con vida. Tiene que andarse con muchísimo cuidado yprecaución. No se va a enfrentar a novatos espadachines. Son expertosguerreros. El más mínimo error de precisión puede acarrear la muerte. La másleve pérdida de concentración puede llevar a la derrota. Un hilo separa la vidade la muerte. No debe romper ese hilo.

El guerrero de laderecha comienza atacándole directamente. Lo mismo hace el de su izquierda. Vanderechos a él. Es una encerrona. Tampoco se esperaba otra cosa. Desvía comopuede el envite del primero mientras con el pie izquierdo se prepara parasoportar el golpe del segundo atacante. No tambalea al recibirlo. En su lugar,cambia rápidamente su espada de la mano izquierda a la derecha, a la vez quecon el brazo acompaña el golpe. De arriba hacia abajo. Con ello, la espada delprimer atacante, que se encontraba en posición horizontal, queda hendida en latierra. Le basta con hace un ataque lacerante en su garganta. Uno menos. Elotro guerrero ataca con fiereza. Descarga su adrenalina lanzando ataquesfuriosos sin control ninguno de la situación. Es por causa del miedo. Él desvíalos ataques uno tras otro. Espera pacientemente a que se agote el atacante. Unavez exhausto, el guerrero cae al suelo. Recibe sin resistir el frío tacto de laespada, clavándose en el espacio entre el esternón y las costillas. Muere alinstante.

Sigue vivo. Cansando,pero vivo. Apenas puede presentar batalla cuando se abalanzan contra él lamultitud que presenciaba la batalla. Es una traición en toda regla. Cada uno delos tres combatientes representaba una facción. Uno por los “Indestinados”,otro por los guerreros de la “Alianza” y la otra facción “era” él. Después dehaber sido capturado, le habían dado la opción de enfrentarse a muerte a doscombatientes. Si salía vivo, podría marcharse. Para siempre. El había aceptado.

Ahora se encontrabaotra vez encerrado. Su odio no hacia más que incrementarse. Ratas traicioneras.Todos. No merecían vivir.

De pronto lo sintió.Una voz en su cabeza se reía. Alto, fuerte. Los humanos habían firmado susentencia de muerte. Ahora ya nada le detendría. Ni siquiera esos grilletes quele ataban a la sucia y fría pared. Estallaron en mil pedazos inesperadamente.Se sentía capaz de todo. Sus ojos llameaban de ira y rencor. Los que seintentaron interponer en su paso murieron sin piedad alguna. No había sitio ensu mente para la fragilidad o el perdón.

Su mente volvió alrisco al recibir otro corte en el brazo. Este sangraba copiosamente. Con ellono se libraría de la vergüenza, pero le hacia sentirse mejor. El dolor de loshechos recordados era peor que el de los cortes. Estos le ayudaban a nublar enparte su cerebro, pero los recuerdos seguían estando ahí.

Estaba a punto dedesmayarse. Estaba perdiendo mucha sangre. La vista se le nublaba. Pronto seiría de aquel mundo. Lejos de la vergüenza, de la deshonra, del odio y delmiedo. Lejos de todo lo que él había propagado en aquel lugar. Lejos de lasmuertes que su arma habían causado.

¿En que momento habíasucedido? ¿Cómo había sido posible?

Él solo era un padreen busca de venganza. Vengar la muerte de su hijo. Vengar el hecho de que suhijo hubiera nacido sin destino. El responsable de aquello se hallabaencadenado en un templo al norte del mundo. Era un lugar prácticamenteinaccesible del que nadie que había osado acercarse había regresado. Pero esono le había echado atrás.

Ahora se hallaba apunto de morir, después de haber llevado la devastación al mundo. Después dehaber matado cientos de personas. Después de haber llevado esa armadura. Esaarmadura negra.

¿Cuándo perdió lacordura?

¿En que momento sucuerpo pasó a estar controlado por Eris?

Y lo más importante,¿cuándo se convirtió en el “Paladín de la Muerte”?

Jugando con el Destino -Parte Tercera-

Aqui traigo la tercera parte de Jugando con el Destino.

Saludos:

Enlace a la Primera Parte

Enlace a la Segunda Parte

Enlace a la Cuarta Parte 

 

Parte Tercera -El Paladín de la Muerte-

  

Maldijo de nuevo su malasuerte y miró con envidia las tiendas de sus compañeros. Mientras ellos dormíancalientes en sus sacos, a él le tocaba estar vigilando el campamento. Encima eltiempo no acompañaba. El aire era gélido como un glaciar y no se vislumbrabaninguna estrella en el cielo. Era una noche de perros. Ni siquiera el recordarla gran victoria obtenida hacía apenas dos días consiguió apagar su enfado.

El primer ataque fue porel flanco sur, y una vez atraído al enemigo hacia allí, dos destacamentoshabían aparecido a espaldas de los defensores, los cuales acorralados, noopusieron gran resistencia. Su objetivo era Mudelos, una de las cuatro grandesciudades-estado que conformaban la Alianza. La idea consistía en abrir unpasillo a través de la garganta del Burbasa eliminando los pequeñoscontingentes de defensores mudelianos aprovechando el factor sorpresa. Una vezeliminados, el grueso del ejército no encontraría ningún obstáculo para llegar aMudelos, asediando la ciudad antes de que ésta tuviera tiempo de organizaralgún tipo de resistencia armada.

Aquella guerra sería laprimera para todos, y quizá la última. Desde luego suya no era la culpa de quesus bisabuelos hubieran nacido “distintos” a los demás. Ellos no habíanconocido los tiempos anteriores, en los cuales se nacía con el destinopreestablecido, ni tampoco habían sufrido la expulsión de las grandes ciudadespor nacer sin ese destino escrito, así que lo que les empujaba a combatir enaquella guerra eran los relatos que los más mayores narraban con gran ímpetu,cargando de odio sus ojos, oídos, corazones, brazos y armas. Odio contraaquellos que una vez decidieron poner fin a la libertad del hombre. Odio contraaquellos que los expulsaron de sus hogares y los separaron de sus seresqueridos.

Ya no eran aquellospobres inocentes abandonados en una tierra hostil y peligrosa. Habían crecido.Lo que al principio eran pequeños asentamientos se había convertido en una granciudad autónoma, al margen de la Alianza. Ahora estaban organizados, y no sevolverían a dejar pisotear por nadie.

En ello andaba pensandoel vigilante cuando oyó un ligero ruido. Salió de su ensoñación y, con la manoen la empuñadura de la espada, que continuaba guardada en su vaina, comenzó aandar sigilosamente hacia el lugar desde donde le parecía procedía el ruido.Cuando llegó al lugar no vio absolutamente nada sospechoso, por lo que imaginóque habría sido algún animal el responsable.

Mientras se dirigía denuevo hacia la zona de vigilancia, se entretuvo calentándose las manos con elcalido aire procedente de su boca.

Menuda noche de mierda –se dijo.

No se percató de laimponente figura negra que se plantó ante él. Cuando se quiso dar cuenta, yaera tarde. Intentó sacar su arma de la vaina, pero el frío había formado hieloen la abertura y la espada se atascó. El atacante realizó un giro de derechascon una bonita filigrana terminado en un estoque rápido dirigido a la gargantadel guardia. Ya era suyo. En lugar de acabar con su vida, mantuvo la espada aescasos milímetros de su garganta.

Dime por que debo dejartevivir – espetó.

El soldado, hecho unmanojo de nervios, no puedo más que tartamudear.

Te lo preguntaré una vezmás. ¿Por qué debes vivir y no morir?.

¡Tengo mujer e hijos! –atisbo a gritar el soldado. -¡Déjame vivir por favor! –imploró sollozando.

Ante esta respuesta, elatacante de la armadura negra clavó sin dudar su espada en la garganta delsoldado.

Yo también tenía familia,y no por ello me permitieron vivir – susurró mientras sacaba la ensangrentadaespada del cadáver.

Por cierto – dijo- no mehe presentado – advirtió mientras se acercaba al oído del cuerpo sin vida. –Soy el Paladín de la Muerte. Soy Eris.

Memorias de un Jugón: Soleil de Megadrive

Hola a todos. Con esta entrada me propongo a analizar uno de los más grandes (sino el más grande) Action RPG que disfrutó la Sega Megarive. Es una obra de la compañia Atlus, aunque sus verdaderos creadores fueron Nextech. Su fecha de salida se remonta allá por 1994. En USA se llamó Crusader of Centy (el que en mi opinión es un titulo mucho más acorde con el juego).

Lo cierto es que yo lo descubrí gracias a la emulación hará unos 6 años. Y he de decir que desde ese momento me lo he acabado unas cuantas veces. Un detalle realmente sorprendente es el hecho de que esta traducido completamente al español y además de una forma excelente, mejorando la traducción anglosajona.

La historia que nos cuentan es la siguiente: La creación del mundo trajo consigo consecuencias secundarias que cambiaron para siempre su transcurso. Una explosión abrió la puerta del mundo oscuro, permitiendo el paso a nuestro mundo a cientos de especies de unos seres a los que los humanos, posteriormente, llamarían monstruos. Atrapados en un mundo hostil, los humanos nunca llegarón a diferenciar entre los monstruos pacíficos y agresivos, pues eran considerados todos iguales. Por ello, el mundo esta continuamente bañado por la sangre de las guerras entre humanos y monstruos. Nuestro protagonista es Corona, un chaval que en su decimocuarto cumpleaños recibe como regalo la espada que fue usada por su padre. Estehecho coincide con el permiso que recibe por parte del Rey para que inicie su carrera como soldado, iniciando su entrenamiento en Rafesa. Coincidiendo con su entrada en el ejército, criaturas milenarias monstruosas han aparecido con el objetivo de acabar con el mundo de los seres humanos.

Esel elegido, pero no esta solo, pues nuestro héroe ira acompañado por una serie de animales “amigos” que le facilitaran la tarea. Estos animales nos dotarán de diferentes habilidades una vez equipados, como dar a nuestra espada el poder del fuego o hacernos correr mas rápido. Requeriremos de su uso, aparte de en los combates, para resolver los abundantes puzzles de los que hace gala el juego.

En el punto álgido de la historia, el protagonista podrá viajar al pasado por medio de un gigantesco tornado, para de ese modo, restaurar el daño que entre humanos y monstruos, han causado al mundo con el paso del tiempo. Realmente nosotros no elegimos cuando queremos viajar al pasado, está ligado a la historia principal, pero le da un toque atractivo y original. Un ejemplo es viajar al pasado para conseguir el contenido de un cofre que, en el presente, alguien ha robado.

En el juego se mezclan tanto puzzles que nos harán calentar la cabeza (ya sea mediante puzzles de bloque o acciones combinadas con los animales compañeros) como situaciones del tipo: “consigue esto para llevárselo a aquel”. También dispone una alta dosis de acción en las mazmorras, donde tendremos que combatir enemigos sin descanso, y son en verdad, los momentos mas divertidos del juego, yaque la dificultad esta maravillosamente ajustada para que no nos desesperemos, pero que tampoco sea un camino de rosas.

El juego es muy adictivo, el control sobre el personaje es soberbio y su historia fluye con mucho dinamismo. En su contra decir que es un juego un pelín corto (unas 4-5 horas).

Gráficamente el juego contiene unas animaciones y un colorido brillantes, que le adjudican personalidad propia a la fuerza, aunque las comparaciones con el Zelda de Super Nintendo son inevitables. Poco mas se puede pedir.

El apartado sonoro es igualmente excepcional, aunque siendo realistas, solamente la música, pues los efectos sonoros son más bien pobres yescasos. Pero la banda sonora es para quitarse el sombrero, no tanto por la calidad sonora, sino por su composición.

Posiblemente, el mejor Action RPG de Megadrive, y una pieza cuyo buen hacer pedía a gritos una segundaparte que nunca llegó, además, el juego nos deja toda una retahíla de guiños, desde a caperucita roja, el mago de oz, ¡hasta un cameo del granSonic!