Kelk Ronso. Final Fantasy X

 

Los secundarios. Pero no los coprotagonistas ni los secuaces del malo, sino los secundarios de verdad: aquellos tipejos sin los cuales una historia no tiene sentido, pero que son olvidados con una facilidad extrema.

Anda que no me he encontrado en toda mi vida con secundarios, lo que se dice secundarios: me vienen a la cabeza Bugías (un mindundi con tres frases en el remake de The Italian Job pero sin el cual la huída con el botín hubiera sido imposible), Finis Valorum (el Canciller Supremo de La Amenaza Fantasma, que habla dos veces y lo destituyen… me cayó bien :D), Didier Dubois (en el juego Driv3r, que nunca me cansaré de rescatar porque no era tan malo, aparecía como un poli francés cuya muerte hace avanzar la trama. Mola como se pronuncia el nombre XD) o el infame General Moghan (el peor de todos pobre, sólo sirve para tapar un bug Sad)

Pero sin duda desde que jugué al Final Fantasy X el nombre que automáticamente me viene a la cabeza al pensar en un secundario es un anciano clérigo que sólo existe porque Square quería poner 4 venerables, por mucho que uno de ellos no tuviera apenas importancia: Kelk Ronso

Screenshot of Kelk Ronso.

«»  

 

Kelk Ronso es actualmente uno de los Cuatro Venerables de Yevon. Es también el patriarca de los Ronso, la raza a la que pertenece (para quién no lo sepa, los Ronso son más o menos osos medio civilizados con piel azul, pelo blanco y un enorme cuerno en la cabeza). Es un ronso muy respetado y temido; no en vano fue elegido patriarca por ser el mejor guerrero de la tribu. Con los años se volvió muy sabio, se ordenó sacerdote y finalmente llegó a Venerable como representante de su raza.

En el juego, Kelk Ronso actúa como la voz discordante dentro del Clero (anda, como ku21 en gamefilia  cállate conciencia, que no está el horno p’a bollos! Y tú, lector, no has leído nada. NADA). No está de acuerdo con algunas decisiones de Mica (aunque lo apoyó durante el tiempo en que Yuna fue proscrita) y podríamos decir que actúa como independiente; en verdad, es muy posible que el único motivo por el que es venerable sea por su procedencia ronso.

Kelk Ronso estuvo presente durante el paripé de la boda de Seymour y Yuna, y más tarde fue el encargado del juicio por traición a Lady Yuna. Kelk ya sabía lo de las muertes de Seymour y Mica y no actuaba porque, según los Venerables al completo, Mica era demasiado importante para los yevonitas como para ser enviado. Sin embargo, Kelk no sabía nada del asesinato de Lord Jyscal y quedó profundamente conmocionado. Finalmente Kelk decidió abandonar su cargo de Venerable por este desacuerdo, y regresó al Monte Gagazet para ejercer sus funciones como patriarca.

 


Me gusta cómo enfocan a Kelk en esta imagen

 

En el Monte Gagazet, tuvo un encuentro con el grupo en el que Kelk quiso impedir el paso de "la traidora a las enseñanzas de Yevon ". Pero la determinación de Yuna, que estaba dispuesta sacrificarse por la gente de Spira aunque la odiaran, le hizo cambiar de opinión. Pues él mismo era visto casi como un traidor a los ojos de Yevon por haber abandonado la iglesia, y el coraje y la serenidad mostrados por Yuna impresionaron al viejo Ronso, que al final los dejó pasar (al margen de cierto asuntillo entre Biran y Kimahri claro 🙂

 


Alabado sea Yevon! Supliquemos que nadie haya leído lo de gamefilia! Alabado sea Yevon!…

 

Lo último que sabemos de este amigable anciano viene por boca de Seymour, que mató a casi todos los Ronso porque trataron de impedirle el acceso al Monte Sagrado. Así, Kelk Ronso murió como lo que era: un luchador. Un bravo guerrero que nunca se amilanó y que incluso en las más altas esferas del poder supo mantener su independencia (al margen del asuntillo de Mica el no-enviado)

Como dato curioso, destacar que Kelk Ronso es el último de los Venerables en fallecer (el orden sería: Mica, Jyscal, Seymour, Kinoc y Kelk) pero ni Mica ni Seymour fueron enviados y por lo tanto aún pululan por ahí, pero en edad real Kelk sería el más viejo.

 

 

Kelk Ronso hace su última aparición en el Final Fantasy X-II, en la planta 40 del subterráneo de Bevelle. Después de una breve aparición se transforma en monstruo (recordemos que no fue enviado), en su caso la forma perfecta de los entes: el Ente Negro

 


 Y hasta aquí la segunda entrada sobre venerables de Yevon de la semana. Habrá una tercera? Sólo la divina providencia y los moderadores lo saben. En todo caso, alabado sea Yevon!

 

Chau!

 

PD: Se nota que es mi venerable preferido? XD Y bromeo sobre "aquello" para enfriar los ánimos, que se ha desmadrado el asunto.