Star Wars Republic Commando Orden 66, Capítulo 2: Oculto en la base enemiga se haya

 

Trandoshano: especie reptil bípeda habitante del planeta Trandosha, sistema estelar Kashyyyk.

Afiliación actual: desconocida

Armamento común: pistola de rayos de partículas, pistola repetidora LS-150, rifle de concursión LJ-50, vibroespada

 

 

Eso es todo lo que nos enseñaron de los Trandos: cómo luchan. No nos importa su lengua, su cultura, sus creencias; sólo qué pistola usan y cuál es la mejor arma para acabar con ellos. No es algo que me moleste; somos clones, sólo servimos para la guerra y no necesitamos más información de nuestros enemigos aparte del modo más rápido de matarlos.

Ahora vamos a usar esa información para asaltar una base trandoshana. Mis compañeros del grupo Delta, Scorch y Fixer, están tomando posición cerca de una arboleda. Por mi parte, abriré fuego sobre el enemigo para atraerlos hacia mi posición y así Fixer tendrá tiempo de infiltrarse en la base de datos enemiga.

Bien. Es la hora convenida. Que empiece el asalto.

 

 

STAR WARS REPUBLIC COMMANDO: ORDEN 66

 

CÁPÍTULO 2: Oculto en la base se haya

 

 

El intercambio de disparos finiquitaría la paz de aquella jungla arbórea en pocos segundos. Abrí fuego sobre dos Trandos que parecían estar de guardia, con la suficiente puntería para matar al más alto y dejar malherido al otro. Éste entró en la base y dio la alarma; empezaba el combate.

Me cubrí y me replegué hacia unas rocas. Cinco Trandos salieron de la base y abrieron fuego sobre mi antigua posición, despedazando el árbol en el que me encontraba hacía escasos segundos. Respondí con una lluvia de disparos que mató por lo menos a dos Trandos y obligó a los demás a cubrirse.

Enseguida salieron muchos más Trandos. Había de todo: pequeños reptiles verdosos armados con simples pistolas, imponentes lagartos de casi dos metros con rifles de asalto…

Mis ojos casi salieron de mis órbitas al contemplar algo inesperado: dos unidades magnaguarda saliendo de la base.

-Mierda, Boss, nadie nos dijo que habría droides de élite en la base!-

-Lo sé, Scorch, cálmate. El plan sigue su curso. Fixer, estás preparado?-

-Siempre a punto, 38.

Salí brevemente de mi cobertura y disparé a los trandos más cercanos. No debía permitir que se acercaran demasiado; de cerca, sus cuchillos dobles eran un arma mortal.

 

 

En el preciso momento en que me parapetaba tras mi cobertura, un sonido inidentificable rompió el aire unos doscientos metros a la izquierda; de inmediato, un Trando cayó muerto dos metros por delante de mi posición.

-Vaya, parece que el novato no lo hace mal- comentó Scorch

-Buen disparo, pero no te duermas. Aún quedan muchos más- respondí. Cómo un Trando se había deslizado tan cerca sin que lo hubiese visto? Será que me estoy haciendo viejo, o…?

Múltiples disparos interrumpieron mis reflexiones. Respondí con algo de fuego de cobertura, mientras el clon novato disparaba precisos disparos a la cabeza de los lagartos. Los magnaguarda no parecían querer salir mucho más allá de la puerta de la base, pero incluso así sus lanzacohetes Bulldog RLR me obligaban a cambiar constantemente de posición, burlando sus disparos.

-Jefe, aquí Delta 40. Tengo acceso a la base de datos enemiga.

-Bien, Fixer. Algún punto débil?- disparé una breve ráfaga que mató a dos Trandos. Se estaban acercando demasiado.

-Nada muy bueno, jefe. Un sistema subterráneo de túneles poco protegido y una puerta trasera sin blindaje.

-Mmm. Scorch, esos túneles..? –

-Deja que mis detonadores respondan por mí-

-Perfecto. Fixer, pásale a Scorch la localización de esos túneles y replégate a mi posición-

Nada más terminar la frase, un Trando de más de dos metros se abalanzó sobre mí con un cuchillo doble desenvainado. Pude esquivar su cuchillazo, pero la mole que era el enemigo me cayó encima y ambos rodamos por el suelo. Intenté levantarme a toda prisa, pero el Trando me agarró el tobillo y me tiró otra vez al suelo mientras se abalanzaba de nuevo sobre mí. Sentí un súbito pinchazo y poco después, dolor; cuando miré, vi que un cuchillo se había clavado en la parte izquierda de mi cadera. El Trando sacó rápido su daga dispuesto a asestar un nuevo golpe mortal; pero esta vez fui más rápido con mi táser y de un golpe seco le rebané la cabeza.

Tras de mí, el otro clon siguió disparando a los enemigos, sin preocuparse de mi salud. No me extrañé; era un soldado clon cualquiera, sin sentimientos, programado para acabar con el enemigo antes que ayudar a sus compañeros. Miré la herida; un tajo limpio en la armadura a la altura del riñón izquierdo, pero sin haber tocado el órgano. Por lo menos el arma no estaba envenenada, pensé aliviado. Saqué una minidosis de bacta y hice una cura rápida de la herida; más tarde me curarían en un centro médico.

-Fixer, aquí Boss. Me han dado y tengo problemas para defender mi posición. Te agradecería que vinieras a apoyarme de una jodida vez-

Seguí disparando y parapetándome durante un buen rato. El clon novato demostró cierta pericia eliminando a una de las unidades magnaguarda de un certero disparo en su pecho robótico, mientras yo cubría como podía la posición. Al rato llegó Fixer.

-Donde te habías metido? –

-Donde no me dispararan a matar –

Sin mediar otra palabra, cogió mi pistola bláster y se posicionó para cubrirme las espaldas. Disparé algunos tiros más, errando el blanco y dándole a unos árboles. Me puse nervioso. De pronto, la radió hizo un chasquido.

-Jef.. engo pro… lemas-

-Scorch, aquí Boss. Qué ocurre con esos putos explosivos?-

-…uchos trand… Neces… yuda…-

-Scorch? Scorch! Mierda, el comunicador no funciona! ¡Fixer, establece un camino rápido hasta la posición de Scorch!-

-Dame un minuto.

Exactamente un minuto después, se oyó una explosión unos cincuenta metros detrás de nosotros. Clones y Trandos detuvimos brevemente el intercambio de disparos para mirar hacia el lugar de la explosión. Del agujero en el suelo salió Scorch primero, casi arrastrándose; luego, unos trandos con la piel completamente quemada aparecieron por detrás, chillando como locos; al poco, cayeron muertos al suelo. Scorch se levantó como pudo y nos miró.

 

 

-Parece que 62 no necesitaba nuestra ayuda- Comentó Fixer

-Por supuesto que no necesito que me echéis una mano! ¿Qué he hecho? ¡Total, volar por los aires un túnel secreto y cargarme veinte trandos armados hasta los dientes!-

-Eso no quita que la base aún sigue en pie, Scorch- Maldita sea. Por ese túnel oculto debía haber aparecido el Trando que me pilló por sorpresa.

-Lo siento jefe, pero ahí abajo está lleno de lagartos. Necesito que me cubráis mientras activo los explosivos-

-Está bien. Fixer y el novato te cubrirán las espaldas; yo iré delante- Los Trandos reiniciaron los disparos y algunos aprovecharon nuestro desconcierto para avanzar con rapidez; Fixer se encargó de ellos con su habitual precisión.

-De momento, necesitamos algo de distracción para poder irnos. Scorch, ya sabes qué hacer.

Incluso con su casco puesto pude ver cómo un brillo intenso cercano a la demencia aparecía en los ojos de Scorch. Sacó varios detonadores y mientras lo cubríamos con los blásters puso los explosivos en la ladera de la montaña unos metros a nuestra derecha. A mi señal Scorch y el novato entraron en el boquete; medio minuto después entramos yo y Fixer, y en el preciso instante en que mi casco penetraba en la oscuridad Scorch activó el detonador termal. La onda sonora habitual cruzó el espacio seguida de un montón de cascotes que taponaron la entrada al túnel.

-Me encanta el sonido del detonador cuando extermina a mis enemigos- Comentó Scorch, con su habitual risa socarrona.

Corrimos por dentro del túnel siguiendo el único camino posible y deteniéndonos en las pocas intersecciones para que Fixer determinase la dirección en la que ir. Encontramos pocos trandos, tan sólo un par de lagartos medio quemados que no nos dieron ningún problema. Finalmente llegamos al punto convenido.

-Es aquí.- Dijo Fixer.

-Dadme un minuto y nos vamos.

Se oyeron voces y pasos en varios corredores. Nos estaban rodeando, pero no podíamos hacer otra cosa que defender la "habitación" en la que nos encontrábamos hasta que los explosivos estuviesen activados. Fixer, el novato y yo defendíamos tres pasillos distintos, pero aún quedaban dos sin protección.

Los trandos aparecieron súbitamente desde todos los pasillos. Ninguno llevaba armas láser, todos iban armados con sus mortales cuchillos dobles. Los tres empezamos a disparar a la vez, causando una verdadera carnicería; pero por cada Trando que matábamos tres lo reemplazaban, y los reptiles estaban cada vez más cerca. Cubriendo como podíamos los cinco pasillos, tuve una idea.

-Fixer, dime por qué pasillo se va al punto de extracción

Fixer se limitó a señalar con un brazo la abertura que iba hacia el suroeste, mientras con el otro brazo apretaba sin cesar el gatillo de su pistola bláster. Entonces cogí la mochila de Scorch buscando sus explosivos, pero sólo le quedaban dos detonadores. Temiendo que más tarde en la misión podríamos necesitarlo, cogí tan solo una de las bombas, y mientras el novato me cubría fui corriendo por el túnel más cercano, dejé el detonador y volví corriendo a la sala central. Al poco se produjo la explosión, que sepultó el túnel y un montón de Trandos.

-Bien hecho jefe, ya sólo quedan cuatro túneles- musitó Scorch con ironía, mientras seguía conectando cables.

-Te falta mucho?

-Dos minutos y termino.

Aquellos dos minutos los sufrimos como si fueran dos horas. Por mucho que disparáramos los Trandos seguían acercándose, y cuando por fin uno de los pasillos parecía despejado apareció por allí la unidad magnaguarda contra la que luchamos en la superficie. El novato logró destrozar su lanzacohetes con un preciso disparo pero de poco sirvió, pues el droide se armó con un bláster de repetición y empezó a dispararnos.

De pronto, Scorch lanzó un grito de alegría.

-Explosivo listo! Os aconsejo a todos que en menos de cinco minutos hayáis sacado vuestro culo de esta mina

-Excelente, Scorch. Delta, vámonos!

En formación de uno fuimos entrando por el túnel indicado, siendo yo el último en entrar pues protegía a los demás con mi armamento pesado mientras por delante Fixer se encargó de varios Trandos usando su pistola.

Tras tres minutos corriendo divisamos luz al final. Era una escalerilla que subía unos dos metros hasta un pequeño búnker en medio de la selva, si Fixer había acertado con sus cálculos.

-¡Vamos, equipo! ¡Un poco más de esfuerzo y salimos de este puto agujero!- Grité para que fueran más rápido. No las tenía todas conmigo de si lo conseguiríamos.

Íbamos tan rápido como podíamos, pero incluso así el momento de la detonación nos pilló a Scorch y a mí aún dentro del túnel. Al oír el estallido Scorch saltó al exterior, pero a mí me pilló a la mitad de la subida. La onda expansiva me levantó por los aires unos metros para caer de rodillas en unas zarzas, que por suerte amortiguaron la caída.

Cuando me levanté, divisé a unos seiscientos metros una inmensa humareda. En el lugar donde debería estar la base sólo había un enorme agujero, decorado con toneladas de metal destrozado y extremidades reptiles. El paraíso para Scorch, la indiferencia para Fixer. No sé qué debía pensar el novato.

Cuando iba a preguntar a los comandos si todos estaban bien, la humareda se abrió una fracción de segundo para dar paso a una nave de transporte enemiga. El emblema de la Federación de Comercio resplandeció durante unos instantes mientras la nave se preparaba para saltar al hiperespacio, sin que nosotros pudiéramos hacer nada para detenerla, excepto mirar fijamente al pasajero que debían de haber recogido. Ya nos enfrentamos a él en el pasado, pero la terrible mirada que asomaba tras la calavera metálica era imposible de olvidar.

 

 

La nave enemiga saltó al espacio con extrema rapidez, y nos quedamos todos mirando el cielo descorazonados. Ahora entendíamos la presencia de Magnaguardas. Ahora sabíamos por qué los trandoshanos protegían con tanto ahínco la base. Y Scorch había volado por los aires lo que fuera que estuvieran haciendo, de modo que no teníamos nada.

-Jefe, tenemos que irnos- Scorch me sacó de tan negros pensamientos. -Seven espera nuestra ayuda.

-Sí. Nos necesita, y nosotros a él. ¡Deltas! En Marcha!- Grité la orden habitual y nos pusimos rumbo a la base donde Seven había sido atrapado. Aunque la duda permanecía en mí: ¿Debía llamar al Alto Mando y pedir instrucciones acerca del rescate? ¿O guiarme por instinto y ayudar al compañero?

Tal vez por el camino me decidiese.

 


Y con esto termino la segunda parte del relato interblogs de Star Wars. Se me ha ido un poco la mano con la longitud del relato, pero es lo que hay 😉 Espero que os haya gustado mi retorno a los blogs tras casi un mes, y sin más que decir me despido. Chau!

Siguiente Capítulo

Anterior Capítulo

Lista de Participantes + info varia

 

No dejéis de leer los siguientes capítulos!

ACTUALIZADO 05/01/09: SÍ, ERA UNA BROMA Final Fantasy XIII saldrá en Wii.

Así es, hoy mismo se ha confirmado desde la web oficial de Square-Enix. Final Fantasy XIII no sólo aparecerá en PlayStation 3 y en Xbox360 como ya se anunció en Meri en septiembre, sino que contara con su propia versión para la videoconsola Wii de la compañía Nintendo. Según Square-Enix, hará falta recortar mucho la versión por cuestiones de limitamiento de espacio, ya que como por todos es sabido la potencia gráfica de la consola de Nintendo juega en otra liga respecto las consolas de Sony y Microsoft.

 

FUENTE DE LA NOTICIA

VERDADERA FUENTE DE LA NOTICIA

 

Ante la noticia, que ha pillado de imprevisto a todo el mundo, han empezado a aparecer artículos de opinión a la velocidad de la luz. En concreto el que más ha sorprendido ha sido el de Michael Patcher, prestigioso analista comercial de la agencia Wedbush Morgan, que vaticina que no supondrá un aumento de ventas importante ya que las personas que tienen la Wii la han comprado para jugar a otro tipo de juegos. Además apunta que el hecho de que la popular franquicia de Square se vuelva totalmente multiplataforma no sorprende demasiado, pues entra dentro de la política de la empresa S-E de maximizar beneficios usando todas las vías disponibles.

 

 


El conocido logo del juego. Se mantendrá en todas las versiones?

 

Mi opinión personal? Ante todo, decir que no me suelo hacer eco de noticias de este calibre, pues para ello ya está meristation.com o cualquiera de mis compañeros bloggeriles, que seguro redactarían un post mucho mejor elaborado y con mucha más información, pero esta noticia en concreto es sin lugar a dudas el primer gran boom informativo de 2009.

 

 

Personalmente, pienso que la total multiplataformidad del videojuego Fina Fantasy XIII es una gran noticia para todo poseedor de una consola Wii, pues más de uno se ha quejado de la falta de juegos rpg en dicha consola, y al mismo tiempo es un nuevo varapalo para todos aquellos que se compraron la PS3 pensando en la conocida franquicia y ahora también para los que se decantaron por la Xbox360 tras conocer su aparición en esta otra consola también ( Ownedpara mí ). Aunque el verdadero golpe moral se lo ha dado Microsoft, que ya sabemos que invirtió lo suyo para poseer una entrega de la franquicia Final Fantasy.

 

Por otra parte, me asombra en demasía que la Wii sea capaz de recibir un juego pensado para consolas bastante más potentes, teniendo en cuenta que en principio el juego cuenta con carga gráfica y de CPU que difícilmente podría aguantar una consola de las características de la consola de la compañía nipona, y me asaltan las dudas: qué barbaridades se verá obligada a hacer Square-Enix para que el juego "rule" en la Wii? Esperemos que este temita no alimente las masas de "fanboys" defiendeconsolas que últimamente se han prodigado por los foros…

 

 

 


 

 

 Así es, todo era broma. Y la verdad, me la curré bastante (enlaces falsos a la web de los empresarios de S-E, que nunca está abierta al público, mezclados con enlaces correctos, una post data donde me hacía el sorprendido…) pero por lo visto la gente ýa no se fía ni de su señora madre y no ha colado 🙁

Un detallito para la posteridad: la pista definitiva eran las letras en cursiva dentro de las frases en negrita. Si unimos todas las letras que cumplen esas condiciones obtenemos "falsooooooo!"

En fin, este ha sido el modo en que he decidido empezar el año. A propósito, por qué debería haberla puesto el día 28? Quién se lo hubiera creído entonces? Porque hacer bromas que todo el mundo sabe al entrar que son falsas, en mi modesta opinión, no hace ni puñetera gracia.

Por lo menos mi broma tiene una persona que, a juzgar por su comentario, se la ha creído

 

Feliz año 2009 para todos!!!!!!!!!