La habitación de Fermat. De part d’en Chouza

Título original: La Habitación de Fermat

Director: Luis Piedrahita y Rodrigo Sopeña

Reparto: Alejo Sauras, Elena Ballesteros, Santi Millán, Lluís Homar, Federico Luppi

Género: Thriller de intriga

Duración: 88 minutos

Guión: Luis Piedrahita y Rodrigo Sopeña

Producción: José Maria Irisarri
(datos sacados de labutaca.net)

 

 

Historia de un visionado…

 

Desde que me dieron la opción en el colegio de deshacerme de la asignatura de Religión y cambiarla por otra siempre la he dejado de lado. No porque sea un adorador del demonio sino porque no me interesa casi nada la cristiandad. Mis padres también han influido bastante diciéndome que esperara a formarme una imagen más real de la Iglesia de la que se imparte en las aulas.

Ahora mismo no creo en nada (a excepción del gato sobre el teclado y del ser tentacular con cuerpo de dragón), cada religión tiene sus cosas buenas y las malas… Uno debe elegir ser bueno sin que nadie se lo imponga ni por miedo a castigos divinos, por propia voluntad. Pues bueno, en la clase de Atención Educativa (optativa a religión en 3º de E.S.O.), nos dedicábamos casi exclusivamente a ver películas. Ray Orbinson, Los chicos del Coro (peliculón), School of Rock (una película cañera y divertida) y algunas más pasaron ante mis ojos en sesiones de tres o cuatro días.

Cada una tenía su punto pero la clase a mi no me gustaba, principalmente por el profesor. Era de esas personas que te caen mal aunque sepas que en el fondo es buen tipo. Daba clases de música y lo que no soportaba de él es que no se aclara y eso me provoca unas ganas de sacudirle y decirle: "Vamos hombre, tú sí que vales, no dejes que una panda de niñatos te jodan." A parte de eso creo que tiene la sensación de creerse superior a mí y es algo que detesto…

Total, que una amiga mía un día llevó a clase una película para que la viéramos. La habitación de Fermat, con sólo escuchar el título pensé: “Vaya mierda de película me voy a tener que comer.” Qué equivocado estaba… El Dvd entró en el ordenador y el cañón defectuoso que hacía que todo se viera rosa empezó a funcionar. Se fueron sucediendo los organismos y estudios que habían hecho posible la película, dos de ellos me llamaron bastante la atención. Eran el Instituto Nacional de Cultura y la cadena Cuatroº. Algo me decía que saliera huyendo del aula…

 

 

 

La voz de Alejo Sauras me sacó de mis cavilaciones. “¿Sabéis lo que son los números primos? Porque si no sabéis lo que son los números primos mejor que os vayáis de aquí… Ahí fue cuando ya empecé a disfrutar de la película, me encantan los enigmas y los números (aunque este año no me vaya tan bien como en otros con ellos). “En 1.742 el matemático Christian Goldbach se fijó en que los números pares se podían expresar como la suma de dos números primos.” La cosa se ponía interesante.

Alejo Sauras, a partir de ahora conocido como Galois (lo explicaré más adelante), ha conseguido uno de los mayores logros de las matemáticas modernas; hallar una regla que explique por qué cualquier número par puede expresarse como la suma de dos primos. Numerosas revistas se han interesado en él y le han hecho varias entrevistas. Galois está chuleando delante de unas mozas en la facultad cuando le avisan de algo; alguien ha entrado en su habitación y la ha destrozado… Adiós a la Conjetura que había estado preparando y que en breve iba a exponer…

Tras esta pequeña escena introductoria una secuencia nos va mostrando los nombres de los diferentes actores del reparto en un alarde de originalidad. Una mano va decorando una habitación con sus pertinentes muebles, se trata de una pequeña habitación que más adelante se nos mostrará, en su versión a tamaño natural, como la habitación de Fermat.

 

 

 

La trama se expone de la siguiente forma: una persona, conocida como Fermat (Federico Luppi), invita a cuatro matemáticos (Alejo Sauras, Santi Millán, Lluís Homar y Elena Ballesteros) a averiguar qué orden siguen una serie de números (5-4-2-9-8-6-7-3-1). Si consiguen encontrar la lógica a la serie, serán recompensados con una reunión de fin de semana con las mentes matemáticas más ingeniosas. Dichas mentes son los ya citados actores. El plazo para resolver el acertijo tiene fecha límite así que deberán presentar su solución antes de la fecha límite. Cómo no, los cuatro protagonistas lo consiguen (Santi Millán con algo de ayuda…).

A cada uno de ellos se le envía otra carta de parte de Fermat que los cita a la orilla de cierto lago bajo una serie de reglas. Fermat en la carta que encía a cada uno les da un seudónimo que corresponde a grande matemáticos. De esta forma, Alejo será Galois, Santi será Pascal, Elena será Oliva y Lluís será Hilbert (sobra decir que Federico es Fermat). Nadie puede revelar su auténtico nombre ni ningún dato personal con la excusa de que lo que importa en dicha reunión son sus mentes y no sus vidas y tampoco pueden llevar teléfono móvil.

Pascal pasa al lado de Hilbert, que por lo visto ha tenido un problema con su coche y posteriormente será llevado al punto de encuentro, en el cual hay que estar a las 19:00 horas. Poco después de llegar Pascal, llega Oliva en una scooter. Tras una bastante tensa conversación en la que Pascal muestra uno de sus inventos, un pato que hace palomitas, llegan los demás. Llegada la hora y temiendo ellos que Fermat no va a ser puntual observan que al otro lado del lago, en el que por cierto hay un campanario sumergido, un coche les pica las luces. El único método a la vista para llegar al otro lado se llama Pitágoras y, es nada más y nada menos, que una pequeña barca.

Al llegar al lugar donde se encuentra el coche comprueban que no hay nadie, sólo una agenda PDA que presumiblemente ha sido programada para encender las luces a esa hora y que tiene marcado un punto en el mapa al cual han de ir. El punto en el mapa se trata de un viejo caserío en medio del bosque. Tras un rato explorando la habitación de Fermat llega el susodicho. Se sientan a la mesa a comer y cuando acaban el hospital donde está su hija lo llama y le dice que vaya. Fermat dice que no podía acudir sin móvil ya que su hija está en coma y tiene que estar pendiente ante cualquier novedad. La verdad es bastante distinta pero os dejo descubrirla a vosotros. Esta situación da lugar a un chiste antológico que suelta Pascal…

 

 

Al irse, Fermat se deja la chaqueta con su cartera y las llaves de su casa dentro. Al mirar lo que contiene descubren su nombre real; Román Naranjo. A partir de ese momento, Pascal se da cuenta de que no pueden salir de la habitación, es ingeniero y descubre que las paredes se van estrechando. Lo único que puede hacer semejante fuerza es una prensa hidráulica Poseidón y por lo visto Fermat ha comprado cuatro, una para cada pared. La PDA suena, propone un enigma y da cierto tiempo para resolverlo y enviar la solución. Si no se resuelve en el tiempo especificado las prensas Poseidón se pondrán en funcionamiento. Sin embargo, cuando acierten, se pararán y pasarán unos minutos hasta el siguiente acertijo.

El resto de la trama os dejo que la descubráis vosotros. Sin duda La habitación de Fermat tiene un guión de calidad, con varios giros y sorpresas que te dejarán con cara de gilipollas. Además, los acertijos dan mucho ritmo a la película y hacen que pienses en cómo resolverlos. Todos son bastante ingeniosos, aunque tienen soluciones lógicas.

 

 

 

Cada uno de los actores se adapta perfectamente a la personalidad de las personas que tienen que interpretar. Todos mantienen un tono de humor irónico menos Oliva que parece la más dura de todos. A mí particularmente me ha sorprendido Alejo Sauras, nunca lo había visto en una producción seria y me parece muy bueno el papel que hace. He de aclarar que yo de cine no sé nada de nada, así que valoro las interpretaciones según mi propio criterio. Todos cumplen muy bien y cada personaje tiene su pequeño trasfondo y modo de actuar, mención especial a Hilbert que siempre tiene que poner tildes donde hacen falta.

Los escenarios elegidos son muy buenos y ambientan a la perfección, destacar cómo no la habitación. Tiene un estilo muy marcado, con libros, estanterías, un piano (Olivia sabe tocarlo), una mesa, una silla, lámparas, etc. Que ayuda mucho a crear un lugar con encanto y personalidad propios.

 

 

 

La música ambienta también a la perfección, poniéndonos en tensión cuando lo tiene que hacer y llevándonos de manera magistral durante toda la película. El apartado de sonido es bueno, todo suena un poco más fuerte de lo que lo haría en la realidad, aumentando así la sensación de estar junto a ellos dentro de la habitación.

Los directores, Luis Piedrahita, El rey de las cosas pequeñas, y Rodrigo Sopeña han sabido crear una gran película, una producción española que no tiene nada que envidiar a las del extranjero. Un guión muy bien llevado y un conjunto fantástico.

Poco más puedo decir acerca de La habitación de Fermat. Altamente recomendable, Por lo menos os hará pasar un rato entretenido.


No sabéis lo que se agradece que en Gamefilia haya gente tan maja, que ya es la segunda colaboración que recibo en el blog!  ^^.

A mí Chouza ya me ha convencido para ver La Habitación de Fermat. La cuestión es, os ha convencido a vosotros, lectores? Superad vuestros prejuicios al cine español, que tan malo no es! (AVISO: en esta entrada se ignora todo lo relativo a los Oscars de este año ¬¬)

 

CamaradaChouzapresenta.png picture by El_Rei_Vax

 

Chau!

 

Gala de los Oscar 2009 – Mis Candidatos

Mañana se presenta la Gala de los Oscar del cine americano de 2009. El acontecimiento relacionado con el cine más importante del año, por mucho siñó resentido que hable de Sundance por aquí, Globos de Oro por allá.

 

 

 

Por si alguien no las sabe, un rápido Copypasteo de las nominaciones que me interesan:

 

Mejor pelicula:

  • ‘El curioso caso de Benjamin Button’
  • ‘El desafío: Frost contra Nixon’
  • ‘Mi nombre es Harvey Milk’
  • ‘El lector’
  • ‘Slumdog Millionaire’

Mejor director:

  • David Fincher (‘El curioso caso de Benjamin Button’)
  • Ron Howard (‘El desafío: Frost contra Nixon’)
  • Gus Van Sant (‘Mi nombre es Harvey Milk’)
  • Stepehen Daldry (‘El lector’)
  • Danny Boyle (‘Slumdog Millionaire’)

Mejor actor en un papel principal:

  • Richard Jenkins (‘The Visitor’)
  • Frank Langella (‘El desafío: Frost contra Nixon’)
  • Sean Penn (‘Mi nombre es Harvey Milk’)
  • Brad Pitt (‘El curioso caso de Benjamin Button’)
  • Mickey Rourke (‘El luchador’)

Mejor actriz en un papel principal:

  • Anne Hathaway (‘La boda de Rachel’)
  • Angelina Jolie (‘El intercambio’)
  • Melissa Leo (‘Frozen River’)
  • Meryl Streep (‘La duda’)
  • Kate Winslet (‘El lector’)

Mejor actor en un papel secundario:

  • Josh Brolin (‘Mi nombre es Harvey Milk’)
  • Robert Downey Jr. (‘Tropic Thunder’)
  • Philip Seymour Hoffman (‘La duda’)
  • Heath Ledger (‘El caballero oscuro’)
  • Michael Shannon (‘Revolutionary Road’)

Mejor actriz en un papel secundario:

  • Amy Adams (‘La duda’)
  • Penélope Cruz (‘Vicky Cristina Barcelona’)
  • Viola Davis (‘La duda’)
  • Taraji P. Henson (‘El curioso caso de Benjamin Button’)
  • Marisa Tomei (‘El luchador’)

Mejor guión original:

  • ‘Frozen River’
  • ‘Happy: Un cuento sobre la felicidad’
  • ‘Escondidos en Brujas’
  • ‘Mi nombre es Harvey Milk’
  • ‘WALL-E’

Mejor guión adaptado:

  • ‘El curioso caso de Benjamin Button’
  • ‘La duda’
  • ‘El desafío: Frost contra Nixon’
  • ‘El lector’
  • ‘Slumdog Millionaire’

Mejor maquillaje:

  • ‘El curioso caso de Benjamin Button’
  • ‘El caballero oscuro’
  • ‘Hellboy. El ejército dorado’

Mejor banda sonora original:

  • Alexandre Desplant (‘El curioso caso de Benjamin Button’)
  • James Newton Howard (‘Resistencia’)
  • Danny Elfmann (‘Mi nombre es Harvey Milk’)
  • A.R. Rahman (‘Slumdog Millionaire’)
  • Thomas Newman (‘WALL-E’)

Mejor canción:

  • Jai Ho (‘Slumdog Millionaire’)
  • O Saya (‘Slumdog Millionaire’)
  • Down to Earth (‘WALL-E’)

Mejores efectos visuales:

  • ‘El curioso caso de Benjamin Button’
  • ‘El caballero oscuro’
  • ‘Iron Man’

Mejor sonido:

  • ‘El curioso caso de Benjamin Button’
  • ‘El caballero oscuro’
  • ‘Slumdog Millionaire’
  • ‘WALL-E’
  • ‘Wanted’

Mejor película de animación:

  • ‘Bolt’
  • ‘Kung Fu panda’
  • ‘WALL-E’

Mejor película de lengua extranjera:

  • ‘‘R A F Facción del Ejército Rojo’ (‘Der Baader Meinhof Komplex’)’ (Alemania)
  • ‘La clase’ (Francia)
  • ‘Revanche’ (Austria)
  • ‘Okuribito’ (Japón)
  • ‘Vals con Bashir’ (Israel)

 

Peliculas nominadas que he visto

 

  • El curioso caso de Benjamin Button
  • La Duda
  • The Reader (el lector)
  • El Caballero Oscuro
  • Slumdog Millonaire
  • Vicky Cristina Barcelona
  • Wall-E
  • Wanted

 

Debo decir que, excepto una que ha resultado ser un puto pestiño, todas me han gustado y he disfrutado viendolas, ya fuera con la emotividad de Benjamin Button, la ternura de Wall-E, las fantasmadas de Wanted o la historia de Slumdog Millonaire.

Ahora, os doy mi apuesta para los ganadores (en orden inverso al anterior, por mantener la tensión y tal Razz)

 

 

Mejor película de animación: Wall-E

Está cantado que ganará. Y merecidamente; impactante, melancólica y buenísima son adjetivos que se quedan cortos con esta peli. Por mucho que la gente diga que su segunda parte hunde la peli, a mi me encantó desde el principio hasta la canción de los créditos.

 

Mejor sonido: Wanted

Porque el sonido de balas, choques, explosiones y sobretodo las balas con efecto fueron las más creíbles que he oído en años. Sé que ganará Wall-e por sus ruiditos, pero yo soy tozudo xD

 

Mejores efectos visuales: El Caballero Oscuro

Movimientos rápidos durante la noche que a diferencia de pelis como Daredevil son perfectamente visibles y con una estética particular. Creo que habrá dura pugna con Benjamin Button.

 

Mejor Canción: Slumdog Millonaire

Y pongo el nombre de la peli porque ni idea del de las canciones LMAO En serio, ver ciertas escenas de la peli con la canción de fondo y observar la triste majestuosidad de una urbe india junto con la tensión de la historia no tiene precio.

 

Mejor Banda Sonora Original: Slumdog Millonaire

Por poco, pero la pongo por encima de Wall-e. Por lo dicho antes, mezcla de canciones y música con aire índio perfectamente implementadas. Wall-e no se queda atrás, algunas composiciones geniales con el volumen perfecto para no interferir en la historia

 

Mejor Maquillaje: El curioso caso de Benjamin Button

Mira a Brad Pitt. Súmale veinte años y lo que te imaginas lo verás totalmente creíble en la peli. Por no hablar del estado de vejez absoluta, que no sólo no parece ridículo sino que traspira emotividad y ternura por parte del espectador. Un premio fijo, si no lo gana tongo seguro.

 

Mejor Guión adaptado: El Lector

Porque es el único libro al que he echado una ojeada, y porque la Academia acostumbra a dar el guión a pelis que no ganan ninguno de los grandes (y es la sensación que tengo con esta peli)

 

Mejor Guión Original: Mi nombre es Harvey Milk

Por referencias, sé que la historia que cuenta el film es muy buena, per no puedo decir nada porque me quede sin verla. En dura pugna con Wall-E, aunque el hecho de ser una peli de animación le lastra mucho.

y llegamos a los premios importantes… qué tensiónnnnn! (Huy, sí, qué emoción saber la opinión del puto rei sobre los ganadores!)

 

Mejor Actriz Secundaria: Amy Adams (La Duda)

Lástima que su trabajo quede ensombrecido por las PEDAZO de interpretaciones de Streep y Seymour Hoffman, porque a mi me gusta mucho el toque de inocencia que le da al papel. Podría haber disputa con Taraji P. Henson (Benjamin Button), la madre del personaje de Pitt, cuya caracterización de bondad y fe religiosa me impresionó mucho al principio de la peli. Y por referencias Marisa Tomei (The Wrestler) tiene alguna opción, pero no puedod ecir gran cosa.

Inciso: Como gane Penelope Cruz, mi blog cambia de nombre por uno que incluye la palabra Own3d y dejo de considerarme espanyol. Punto.

 

Mejor Actor Secundario: Philip Seymour Hoffman (La Duda)

Impresionante su actuación. Porque sales del cine con la duda sin resolver, gracias a su caracterización te inclinas primero por una opción pero luego por la otra; concretamente, una escena al final de la peli donde se marca un duelo con Streep que te pone los pelos de punta. Heath Ledger (El Caballero Oscuro), eso sí, cuenta a su favor el estar muerto (llamadme cínico) y una interpretación ligeramente sobrevalorada que de todos modos merecía por lo menos la nominación; es mi segundo candidato. Por último Josh Brolin (Harvey Milk), por referencias de nuevo, con un papel de cabrón que dicen está muy conseguido.

Inciso: por referencias, la inclusión de Robert Downey Jr. es una broma de mal gusto.

 

Mejor Actriz Principal: Meryl Streep (La Duda)

Soberbia, excelsa, magnífica. Muy creíble. Quien me dijo que Cate Blanchet es la mejor actriz actual no ha visto en el mismo año La Duda y Mamma Mía. Sus gestos faciales, su modo de caminar, su mirada de desprecio… es indescriptible. Papelón de esta señora, que tristemente pierde opciones por tener detrás demasiadas nominaciones y dos premios al tiempo que gana opciones Kte Winslet (The Reader) por su estatus de "eterna nominada", aunque en mi opinión es un papel bastante flojo. No sé, como si a su interpretación le faltase un plus de credibilidad. De las demás, sólo puedo decir por referencias que Jolie no debería ganar.

 

Mejor Actor Principal: Sean Penn (Mi nombre es Harvey Milk)

Para mí, la categoría más disputada del año. y gana Sean Penn porque, sólo viendo el tráiler, me enamoré de su personaje. Y eso no lo consigue todo el mundo. Lo sé, motivo estúpido para escoger candidato; pero es lo que hay Brad Pitt (Benjamin Button) estuvo muy bien pero en ciertas escenas le faltaba un plus de fuerza, como si tuviera el potencial para actuar mejor pero se quedase a las peurtas. Frank Langella (Frost VS Nixon) también me gustó mucho por el trailer, y por referencias su trabajo también es muy bueno. Por último Mickey Rourge (The Wrester), según un amigo gafapastich hace un papelón como una casa pero a mí no me convence. No sé, las pelis de boxeo…

 

Mejor Director: Danny Boyle (Slumdog Millonaire)

Porque cada plano, cada escena, cada segundo está perfectamente retratado por la cámara y queda un montaje final muy bueno, con planos impactantes, vistazos aéreos justos y una escena en un tren que me gustó mucho. Parece que Gus Van Sant (Harvey Milk) tiene muchas opciones, igual que David Fincher (Benjamin Button). Stepehen Daldry (The Reader) no lo hace mal pero está porque hacen falta cinco bultos; y Ron Howard (Frost VS Nixon) tal vez lo gane, pero tengo la ligera impresión de que la gente lo odia por pretender hacer pelis sólo para ganar premios.

 

Mejor Película: Slumdog Millonaire

Trama perfectamente llevada que hace que me interese una historia que de otro modo jamás hubiera ido a ver pagando, situaciones que mi imaginación sitúa con exactitud en la India, sale el plató de 50×15… alguien da más? Incluso cuando no me gustaron nada, nada los actores principales, creo que es claramente la mejor peli del año. Benjamin Button también me gustó mucho, pero comparándola con la peli que le sirve de inspiración (Forrest Gump) no llega al mismo nivel de emoción. The reader es una buena historia, pero no magnífica como las otras dos; y Harvey Milk y Frost VS Nixon tienen sus opciones, pero en mi opinión por detrás de las dos antes mencionadas.

 


 

Y aquí termina mi "especial" dedicado a los Oscars. Decir que, aunque no sepa tanto como él, esta es la entrada que le hubiera gustado hacer a Eriag de estar por aquí; éste es mi mini-homenaje a su blog.

Ahora, me gustaría que en un comentario quien quiera me dé sus candidatos al Oscar para cada categoría, No hace falta que mencionéis cada categoría, pero por ejemplo vuestra mejor peli, actores…

Y aquí termino hoy una entrada más pesada de lo habitual. Lo del disfraz, por esta entrada.

Chau!

Final Fantasy X. De part d’en Zerael

 

Final-Fantasy-X.jpg picture by El_Rei_Vax

 

Final Fantasy X es un juego único en muchos sentidos. Aparte de las bondades habituales que todo jugador experimentado, con independencia de sus gustos, sabrá apreciar, hay varias consideraciones externas que la convierten en una entrega especial.

Para empezar, se trata del último Final Fantasy anclado en el sistema de juego clásico -las batallas por turnos y sus muchas expresiones-, con todo lo que eso conlleva: enfrentamientos aleatorios con enemigos sólo presentes en las escenas de acción, dinámica pausada y estratégica y un sinfín de variables pasivas que entran en juego sólo a raíz de nuestras decisiones en los menús. Elementos característicos que carecen de sentido en el contexto de las batallas en tiempo real.

Pero más allá de la jugabilidad, Final Fantasy X pasará a la historia por ser el último juego de la franquicia en tener a Hironobu Sakaguchi en su nómina de padrastros. Si bien su papel quedó relegado al dudoso cargo de “productor ejecutivo”, es innegable que su marcha de Square, tras los batacazos que sus experimentos posteriores se llevaron, marcó un punto de inflexión que cambió radicalmente el aspecto de la entrega baluarte de la empresa japonesa. La filosofía de juego, el trasfondo argumental y el ritmo de la aventura están impregnados por las creaciones más personales del ahora presidente de Mistwalker.

Spira es, sin duda, la culminación de una época que nunca volverá, el refinamiento de todas aquellas ideas que llevaron a Final Fantasy a convertirse en una de las sagas más rentables fuera y dentro de Japón. El peregrinaje de Yuna es, al fin y al cabo, la última gran epopeya de Square.

Sinh, o el eterno retorno

El nivel de excelencia narrativa alcanzado por la décima entrega de la fantasía final es difícilmente criticable. Aúna lo mejor de dos formas clásicas de orientar los argumentos de la saga: trasfondos históricos épicos de gran influencia, y un plantel de personajes principales y secundarios cuyas interrelaciones sean tan importantes -o más- que la propia aventura. Final Fantasy VII dependía de su historia como Final Fantasy VIII de sus personajes; Final Fantasy X, por el contrario, entrelaza con maestría el devenir argumental con los devaneos emotivos de sus protagonistas. Aunque a mi juicio, falla estrepitosamente en lo segundo… pero de eso hablaré más adelante.

Tidus, el enésimo protagonista chulesco y guayón de JRPG, es un solicitado y reputado deportista en Zanarkand, una urbe gigantesca y llena de vida que parece vivir sus momentos de mayor gloria. Marcado por la ausencia de su padre, que les abandonó a él y a su madre cuando no era más que un renacuajo, ha consagrado su existencia al refinamiento del deporte más popular del mundo, el Blitz Ball. Quizá porque Jetch, su padre, también fue una estrella admirada por el público, Tidus ha crecido con la constante sombra de su viejo pendiendo sobre él.

Una noche como otra cualquiera, mientras se emplea a fondo en un partido de Blitz Ball, sucede algo muy extraño. Una masa informe de proporciones descomunales ataca sin contemplaciones a la ciudad, con resultados catastróficos. Presa del pánico, la ciudad entera se sumerge en el caos. Tidus, sin saber muy bien cuál debería ser su prioridad, se ve arrastrado por Auron -un viejo amigo adusto y autoritario- a una situación sumamente desconcertante. Tras librar varias escaramuzas junto a él, contra una serie de monstruos de aspecto misterioso, acaba absorbido por un enigmático agujero que le transporta a un lugar terriblemente hostil. Solo, muerto de frío, y con unas ganas terribles de volver a casa, Tidus no sospecha que su extraño viaje sea parte de la voluntad de muchas personas, algunas de ellas muy cercanas a él.

Y así, con este prólogo, uno de los más impactantes y resultones del género, comienza nuestro periplo por Spira, el nombre que recibe el mundo al que ha ido a parar el protagonista. Desde los más humildes comienzos, cuando nuestra máxima preocupación será sobrevivir, hasta los inesperados y rocambolescos giros argumentales del final, Final Fantasy X cuenta una historia que muchas otras creaciones de ficción igualmente famosas deberían envidiar. Con un ritmo espléndido, plagado de descubrimientos e historias secundarias geniales, entender todos los matices de lo que el juego trata de contar es algo que requerirá más de una partida o varias dosis de reflexión.

La sensación de ser primero espectadores, sujetos a las reglas de un mundo extraño que desconocemos, para pasar luego a ser agentes efectivos del mismo -vamos, teniendo en nuestras manos el destino del mundo, como en todo JRPG que se precie- es brillante.

A pesar de que el personaje principal no pasará a la historia del mundillo, su condición de “extranjero”, de paria inhabilitado para seguir las más comunes reglas sociales establecidas, es perfecta para vivir en nuestras carnes los muchos engaños y tejemanejes que el aparentemente tranquilo mundo de Spira tiene en la trastienda: metáforas sobre la capacidad de manipulación de las creencias religiosas, símbolos sobre la consecuencias de doble filo de recurrir a los sueños, comparaciones entre sucesos históricos que dan a entender que la vida es una constante repetición… las sutilezas argumentales de Final Fantasy X tienen un equilibrio perfecto entre complejidad y diversión. La armonía de su trama sólo cae en un defecto, muy propio, por otra parte, del estilo narrativo oriental.

Porque… si he estado repitiendo hasta la saciedad que desde un punto de vista histórico, ajeno a los protagonistas, el desarrollo del juego es impecable, en lo que se refieres a los personajes principales la cosa se complica bastante. El gran problema, a mi juicio, de su plantel de “actores”, es que está brutalmente descompensado. Hay varios personajes mucho más interesantes que otros a los que se presta más atención de la necesaria. Sin ir muy lejos, Tidus, protagonista indiscutible, palidece frente al atractivo carismático de Auron o Lulu, una maga negra con el vestido más políticamente incorrecto del mundo del JRPG.

Por si no fuera suficiente, las relaciones que se establecen entre ellos, o más bien, los diálogos que dan forma a estas relaciones, son de una calidad muy dispar. Escenas climáticas en las que el jugador se reconcomerá en su silla se entremezclan con pasajes que rozan el ridículo. Y es que, algunas de las situaciones que se derivan de los giros argumentales no están bien guionizadas, ya sea por la falta de verosimilitud -reacciones poco naturales, exageradas o rimbombantes- o por romper con el ritmo de lo sucedido en la pantalla hasta ese momento. Creo que el ejemplo más significativo de lo que trato de decir es lo anodino de su parte romántica.

Pero de todas formas, son pequeños detalles en el conjunto de una trama que por lo demás es sobresaliente. Si su componente emotivo, vamos a llamarle humano, se hubiera tratado con la misma sutileza y mimo que la historia de Spira, Final Fantasy X hubiera sido un juego aún más grande de lo que es hoy en día.


Batallas por Turnos Variables, el último gran coletazo de un sistema arcaico

Como decía al principio, Final Fantasy X es el último juego de la franquicia que recurre al sistema clásico de los turnos. Tras él, comenzó la fiebre por tratar de llevar al tiempo real lo que durante tantos años había sido uno de los elementos diferenciadores clave respecto al rol occidental. La despedida no podría haber sido mejor.

Como jugador fiel a la saga, asistí con escepticismo a lo que Square pensaba vendernos. Para mí, la empresa nipona estaba demasiado centrada en ofrecer batallas espectaculares sin tener en cuenta la diversión o el ritmo de la pelea. Final Fantasy 8 y 9 tenían un aspecto inmejorable en sus tramos de acción, pero la lentitud de cualquiera de sus acciones -y de sus “cortesías” obligatorias: la presentación de los enemigos, la pompa de las invocaciones, las posturitas de rigor en la fanfarria de victoria…- terminaba por aburrirme. Echaba en falta algo que fuera espectacular y dinámico a partes iguales (algo que Dragon Quest hacía con mucha más inspiración). Y Final Fantasy X es nada más y nada menos que la culminación perfecta de esa idea.

Del mismo modo que el argumento refina todo lo visto hasta ese momento en la serie, el sistema de batallas por turnos variables (BTV) aglomera todas las grandes ideas del pasado y las envuelve en un paquete de agilidad y espectáculo gráfico nunca visto con anterioridad. Dejando de lado el socorrido Active Time Battle (una mezcla que, según Square, aportaba la sensación de inmediatez del tiempo real a los turnos; yo, la verdad, nunca terminé de disfrutarlo), Final Fantasy X se inclina por algo más clásico, los turnos decisivos, o lo que es lo mismo, la acción sólo se pone en marcha cuando se introducen los comandos; el orden de acción de los participantes dependerá de los factores clásicos de rapidez y las variaciones mágicas típicas de “prisa” o “freno”.

Aunque pueda parecer lo contrario, la simplificación y vuelta a los orígenes que implica el BTV hace que todas las peleas se agilicen de un modo espectacular. Los enfrentamientos, a pesar de ser aleatorios, nunca terminan haciéndose pesados; como en un Dragon Quest, asimilar sus reglas es sencillísimo, pero perfeccionarlas es tarea de maestros. Y en el caso de este juego, aún más.

Si algo ha separado a las dos grandes sagas del JRPG, ha sido el constante cambio del sistema de habilidades que sufría Final Fantasy en cada nueva entrega. Dragon Quest siempre apostó por el clasicismo más puro, y Final Fantasy por la experimentación más atrevida. En lo que se refiere a las aventuras de Tidus, tenemos un complejo sistema de habilidades, magias y atributos que lleva a un nuevo nivel el sentido de la flexibilidad en el crecimiento de personajes.

El tablero de esferas, nombre que recibe este sistema de habilidades, permite al jugador hacer prácticamente cualquier cosa con sus personajes; no se trata sólo de que haya multitud de opciones para hacer a los protagonistas como nos dé la gana, sino que los más exigentes podrán recurrir a sus muchos entresijos para crearse sus propias listas de habilidades. Un jugador experto de Final Fantasy X -aunque a base de mucha dedicación- puede hacer toda clase de virguerías que hoy por hoy ya casi parecen necesarias en cualquier JRPG.

Aunque no es excesivamente difícil, tiene multitud de retos considerables, y algunos de ellos, cómo no, sólo disponibles para los más descerebrados. Los rasgos distintivos de la saga se camuflan aquí y allá, pero elevados a su máximo esplendor; invocaciones de una belleza sobrecogedora, haciendo palpable el sueño de muchos de poder controlarlas directamente; un minijuego alternativo sustituyendo a las cartas -el Blitz Ball-; cientos de piezas de equipo personalizables; habilidades especiales propias de cada personaje; una mazmorra final plagada de recovecos y misterios; un mundo enorme lleno de lugares aparentemente inaccesibles…Final Fantasy X es un juego pensado para los fans de la saga, pero que sabe acercarse a los primerizos sin desligarse de sus orígenes.

Creo que en líneas generales, este Final Fantasy tiene el sistema jugable más sólido de todas las entregas, tanto de las anteriores como las dos que la siguieron. La única pega que siempre le ví, fue que su sistema era mucho más ambicioso que los retos “obligatorios”. La aventura principal, obviando sus muchas búsquedas y secretos, es relativamente corta; es fácil quedarse con ganas de más. Pero por lo demás, simplemente magistral.

La “nueva” generación

Creo que a nadie se le escapa que Final Fantasy X es importante, sobre todo, porque fue la primera entrega de la saga para la generación de los 128 bits. Como sucede ahora con el “inminente” Final Fantasy XIII, los expectantes jugones fieles a Square-enix se maravillaban con el despliegue técnico y artístico del que hacía gala en las “previews”. Aún a día de hoy, todo su entramado técnico sigue resultando notable, sobre todo, gracias al trabajo artístico que tiene detrás. Pero, ¿qué significa esto exactamente?

Si hoy encendemos la consola y pasamos unos minutos con Final Fantasy X, puede que muchas de sus texturas nos parezcan horrendas, o que algunos de sus efectos especiales tengan un aspecto burdo en comparación a las vistosas virguerías de los juegos actuales; y a pesar de ello, será difícil encontrar a alguien que lo tache de “feo”. Gran parte de la culpa la tiene la soberbia ambientación que los diseños de Spira producen, y la inspirada utilización del estilo “cinematográfico” a la hora de mostrar sus cartas.

Planos cortados en lugares estratégicos, gráficos secundarios cuidados hasta el mínimo detalle -menús resultones, ilustraciones y vídeos de gran calidad, etc.- música de lujo que sorprende por su calidad y cantidad… encarnar al bueno de Tidus es ser partícipe -linealmente, eso sí- de toda la grandeza de Spira.

Paisajes enormes, en su mayoría tridimensionales, se sucederán sin dejar de sorprendernos en cada una de sus manifestaciones; desde la simpática y rústica aldea Besaid hasta la misteriosa y derruida Zanarkand. El mundo de Spira tiene una belleza semejante a la del archipiélago de El Nido en Chrono Cross, salvo que en el caso de Final Fantasy X las limitaciones técnicas son mucho menores. La simbología e idiosincrasia del mundo que recorremos inunda cada escenario, ya sea en la forma de templos dedicados al culto de Yevon, pueblos exóticos o grandes extensiones de tierra salvaje con tristes historias a sus espaldas.

Pero si hay algo que destaque por encima del resto, es la espectacularidad de las batallas. El comportamiento de los monstruos, las consecuencias desatadas por los efectos mágicos, y las impresionantes animaciones que veremos a raíz de invocar a los “Eones” dejaron boquiabiertos a crítica y público. Y lo mejor de todo, es que este despliegue gráfico se consiguió sin sacrificar la agilidad de las peleas.

El final de una era

De nada sirvió la excepcional acogida de la décima entrega. A pesar de las muchas alabanzas que recibió, algunas de las críticas más comunes seguían presentes: Final Fantasy era una franquicia que empezaba a dar señas de estancamiento. Los detractores de la saga seguían acusándolo de lineal y arcaico, demasiado alejado de los cánones que se le exigen a un juego de rol.

Así pues, las dos siguientes entregas se separaron definitivamente del rumbo clásico refinado por Final Fantasy X. El buen hacer a la hora de narrar una historia con entidad se diluyó en un intento por hacer madurar sus guiones que no todo el mundo aceptó.

Final Fantasy XII, paradójicamente, consigue salvar los errores argumentales en los que -según mi humilde opinión- Final Fantasy X cae a base de exageraciones; sin embargo, falló al plantear su esquema jugable. El resultado ha sido que, según la gran mayoría, la décima entrega es la última en ofrecer una experiencia rolera japonesa genuina. La occidentalización de sus métodos se contagió incluso a su historia, dependiente del mundo de Ivalice, un contexto fantástico que poco tiene que ver con los originales planteamientos de las entregas anteriores.

Por otra parte, no creo que el fallo de Square-enix haya sido negar sus raíces argumentales (el mundo de Ivalice me parece fascinante), sino ser incapaz de refinar y reinventar sus sistemas de juego “arcaicos” y dependientes de los turnos. Final Fantasy X es un claro ejemplo de que puede hacerse, y Final Fantasy XII un experimento impulsado por una moda de dudosa justificación.

¿Regresará Final Fantasy con una jugabilidad a la altura? Quién sabe, mientras tanto, podemos volver con Tidus, Auron y compañía, y tratar de sacarle la última gota al jugo de ese tablero de esferas que se nos resiste. Sinh nos aguarda oculto entre las olas, a la espera de que pongamos fin a la espiral de sufrimiento de Spira.

Valoración final: 8’5

Devho de havher tomado muxas drojas, hamijo, porque vheo lucex vholadoras al fondo… e inclusho un cerdo vholador… ¡como si no tuviera suficiente con la intoxicación de Sinh!

 

 


PEDAZO de reseña para un pedazo de juego.

De nuevo y las veces que hagan falta, muchas gracias a Zerael por esta magnífica colaboración (la primera del blog! Very Happy). Y ya me callo porque hoy no me toca hablar a mí. 

 

 

Chau!

Incunables e Infumables – – – HOY: Cine. The Italian Job

Algo que no me gusta nada de la mayoría de Top’s de películas favoritas es que casi nunca se mencionan las películas de acción. Entre los círculos cinéfilos siempre salen los grandes dramas, las epopeyas históricas y las historias excesivamente minimalistas, películas que suelen ser muy buenas pero que en ocasiones no casan con las ansias de relax y espectáculo del habitual en los cines.

Por eso hoy no os traigo ni un drama, ni una peli poco conocida ni zarandajas de esas; hoy os traigo un divertimiento de persecuciones, robos y venganza, una pelicula para disfrutar con las fantasmadas de los protagonistas. Os presento a…

 

The Italian Job

 

Título original: The Italian Job

Director: F. Gary Gray

Reparto: Mark Wahlberg, Charlize Theron, Edward Norton, Jason Statham, Seth Green, Mos Def, Donald Sutherland

Género: Thriller de acción

Duración: 1 hora 42 minutos

Guión: Donna & Wayne Poers, basado en el guión original de Troy Kennedy Martin

Producción: Donald De Line
(datos sacados de mi copia del DVD original)

 

 


(Obligatorio escuchar la música mientras lees Mr. Green)

 

 

Argumento

 

Venecia, hace algún tiempo. El reputado ladrón profesional y abridor de cajas fuertes John Bridger (Donald Sutherland) acaba de salir de la prisión y, tras despedirse de su agente de la condicional, se reúne con su amigo Charlie (Wahlberg) para dar un último golpe antes de retirarse. El trabajo será en Venecia junto a sus compañeros habituales: el conductor, Rob el Guapo (Jason Statham), el informático ,Lyle (Seth green), el experto en explosivos, Oído izquierdo (Mos Def), y el contacto, Steve (Edward Norton).

 

 

El golpe es perfecto, el plan milimétrico, la huida impoluta. El grupo de John y Charlie sale de Venecia con 35 millones de dólares en oro, sin usar una sola arma ni matar a nadie. Nada podía salir mal ante el plan organizado por Charlie.

Excepto una cosa. Un traidor en el grupo. En los Alpes uno de sus compañeros se deja llevar por la avaricia, mata a John y, tras creer muertos a los demás, se lleva todo el oro.

Han pasado doce meses. Stella (Charlize Theron), la hija de John y también experta en cajas fuertes, recibe la visita de Charlie. Ha descubierto al traidor y pretende vengarse robándole el oro junto a sus compañeros, pero requieren un abridor de cajas fuertes. Stella desea vengar la muerte de su padre, y accede a entrar en el grupo.

 

 

Deben terminar un trabajo que empezó hace tiempo. Un trabajo en Italia.

 

 

Personajes

 

Charlie Croker (Mark Wahlberg)

Wahlberg.png picture by El_Rei_Vax

 

El "jefe" del grupo, junto a John. Se encarga de diseñar el plan a seguir durante los robos, y su especialidad son los robos sin armas ni muertos. Ve a John como el padre que nunca tuvo y le tiene mucho aprecio, más que los otros miembros del grupo. Por eso es el más afectado por su asesinato a manos del traidor, y es también el que pone más empeño en consumar la venganza.

Ni que sea por una vez, olvidaos de un Mark Wahlberg con el cejo fruncido todo el rato y completamente inexpresivo. Su actuación, sin ser brillante, es más que correcta y es por eso que me puedo creer las fantasmadas de cierta escena en la que conduce un Mini. Hei, olvídate del Wahlbercebú en esta entrada!

 

Stella Bridger (Charlize Theron)

italian2.jpg picture by El_Rei_Vax

 

La hija de John. Apenas conoce a su padre a causa de sus múltiples condenas en la prisión, pero lo quiere de todas formas. Aunque siguió el oficio familiar de desvalijar cajas fuertes, Stella optó por pasarse al "lado bueno" y tiene una empresa encargada de probar nuevos diseños, apertura de cajas para la policía… Sin embargo, cuando se entera de la muerte de su padre, decide dejar a un lado la moral para, en sus propias palabras, "ver la cara de ese tipo al comporbar que no tiene el oro. Él me arrebató a mi padre, yo le quitaré lo que más quiere."

Otra actuación correcta, buena expresión de emociones aunque dé la sensación de estar ahí para "lucir palmito" y poco más. El mismo año en que rodó esta peli le dieron el Oscar por Monster’s Ball, y también le destacaría Aeon Flux (sé que los seguidores del cómic me matarán, pero la peli fue muy entretenida)

 

Steve (Edward Norton)

EdwardNorton.png picture by El_Rei_Vax

 

En el grupo de John, es el "hombre de dentro", el que se infiltra en las casas y se encarga de asuntos como la colocación de explosivos y los contactos. Es poco dado a las emociones y no tiene muy buen carácter; se podría decir que no tiene imaginación, pues a la hora de hacer planes siempre va a la defensiva. No se nos dice cómo se inició en los robos, y a la hroa de decir en qué se gastará su parte elige un poco de lo que han dicho todos.

Para mí la mejor interpretación del film, la emoción que tiene que despertar este personaje está muy conseguida. Recuerdo que Noton es un actorazo como la copa de un pino (aunque también poco expresivo), de cuya carrera cestacaría la archiconocida American History X (a los 15 minutos cambié de canal Innocent) y El Ilusionista (mal valorada en su momento porque comparada a El Truco Final pierde bastante, pero yo ví ambas y me gustaron las dos).

 

Rob el Guapo (Jason Statham)

18974446.jpg picture by El_Rei_Vax

 

El "chico duro" del grupo, un magnífico conductor con un carácter chulesco y gran habilidad a la hora de conquistar a una chica. En el pasado llegó a conducir desde Filadelfia hasta Los Angeles sólo para batir el récord de persecución en autopista, y en la cárcel recibió 110 cartas de amor de mujeres que lo habían visto por las noticias. En cuanto terminase el trabajo pretendía comprarse un Aston Martin DL, pues como todo xuloputas sabe "una chica puede hacer diabluras en el asiento de atrás"

¿Una interpretación correcta, o más bien se muestra tal y como es? Lo digo porque hace casi el mismo papel que en la saga que le ha dado fama, Transporter, donde es el protagonista absoluto. En todo caso, yo lo considero el nuevo Bruce Willis y un magnífico actor para pelis de acción. (también ha protagonizado Revolver)

 

Lyle, y más tarde Napster (Seth Green)

SethGreen.png picture by El_Rei_Vax

 

El informático del grupo, un habilidoso friki capaz de piratear el sistema informático de Tránsito. Cuenta que en la facultad de Informática era compañero de habitación de Shawn Fanning, quien le robó un disquete con ideas para un sistema de intercambio de archivos que se convertiría en Napster. En cuanto terminase el trabajo pretendía comprar un equipo estéreo de gran potencia, "con un sonido tan potente como para desnudar a una chica"

Una interpretación muy buena con un deje cómico que realmente te hace reír. Como actor es poco conocido, pero como doblador tiene mucha reputación; en Norteamérica le pone la voz a Chris Griffin de Padre de Familia

 

Oído Izquierdo (Mos Def)

MosDef.png picture by El_Rei_Vax

 

El experto en explosivos del grupo. Lleva en la fabricación y uso de bombas desde pequeño, cuando se pasó al meter petardos en un lavabo y quedó sordo de la oreja derecha, de ahí el apodo. No se dan muchas pistas de su carácter, aunque sí sabemos que no le gustan los perros por algun tipo de experiencia traumática y que es un pésimo conductor. En cuanto terminase el trabajo pretendía comprarse una casa en Andalucía, España (!), con una habitación sólo para sus zapatos.

Interpretación sobria sin más, tal vez el peor de todos por culpa del doblaje (la voz del negro de Scary movie…). Como actor y rapero salió en Showtime y 16 calles, aunque no es muy conocido.

 

John Bridger (Donald Sutherland)

Sutherland.png picture by El_Rei_Vax

 

Un ladrón de guante blanco especializado en abrir cajas fuertes con una carrera de más de cuarenta años a sus espaldas, la mitad de los cuales se ha pasado en la cárcel cumpliendo condenas. Desde que conoció a Charlie casi todos los robos en que ha intervenido han sido exitosos, pero siente que se hace mayor de manera que el golpe en Venecia será su último robo antes de retirarse. Lamenta profundamente no haber sido un buen padre para Stella, por eso su consejo a Charlie es: "no robes para dar sentido a tu vida. Busca una mujer con quien compartir tu vida y nunca la dejes escapar"

Muy buena interpretación aunque adolece del mal de poner siempre la misma cara (excepto al reírse). Sutherland es muy conocido por un montón de películas y por su hijo, así que no hace falta decir nada más.

 

 

 

Música

 

 

 

En éste tipo de películas la música pasa a un segundo plano para ser un mero acompañante de los momentos de acción y tensión, por lo que no encontramos ningún gran tema que merezca ser escuchado así, sin más. Sin embargo, el compositor John Powell consigue un par de temas dignos de reseñar (aunque insisto, no esperéis gran cosa)

 

También aparecen temas musicales más conocidos. Os dejo una.

 

 

 

Opinión personal

 

Como ya he mencionado en la introducción, que nadie espere de esta película una gran historia con magníficos personajes y trama soberbia y lenta. Es una película con muchos momentos de persecución y acción, destacando un imposible duelo entre Charlie a manos de un Mini Cooper y el traidor con un helicóptero o la persecución en lancha de Venecia.

Algo muy destacable es que en ningún momento te llegas a aburrir. En los momentos de pausa de la acción ves cómo se va forjando el plan para recuperar la pasta, los inconvenientes y cómo se tienen que resolver sobre la marcha. Por supuesto la peli está llena de fantasmadas, pero contadas de un modo que la pelicula nos absorbe de tal manera que se las perdonamos sí o sí.

 

The-Italian-Job-2003_im1.jpg picture by El_Rei_Vax

 

Si tuviera que poner un parecido, diría que The Italian Job es como hubiera sido Ocean’s Eleven si se hubiera dado la misma importancia a los once hombres y no se hubieran centrado en Clooney y Pitt. Aquí cada personaje es importante, incluso secundarios como Pete "el Flaco" o el Ucrainés tienen sus momentos de gloria.

 

Frases Lapidarias

Un recurso habitual en pelis de acción como ésta son las frases que causan impacto por sí solas. Rescato un par de The Italian Job que me parecen muy buenas

Confío en todo el mundo. Pero desconfío del diablo que llevan dentro. John Bridger

Sólo tengo tres cosas claras: no jugar con la Madre Naturaleza, con la Madre Política ni con la Madre que Parió a Ucrania. Pete "el Flaco"

 

 

The Italian Job: remake de 1969

 

italian_job69_cover.jpg picture by El_Rei_Vax

 

Efectivamente, The Italian Job de 2003 es un remake de una irregular peli de 1969 con el mismo título y cuyo mayor atractivo era la presencia de Michael Caine como Charlie. Pero aparte del título y del principio en Italia, no hay ninguna otra coincidencia pues casi todo el metraje del remake no tiene nada que ver con la original.

 

15047440.jpg picture by El_Rei_Vax 

 

Debo decir que me alegro de que así sea, porque empecé a ver la original una noche por la autonómica catalana y no duré ni veinte minutos… peli my flojita, mucho diálogo y poca acción. No la recomiendo para nada.

 

 

Conclusion

 

Reitero lo dicho en la introducción: si estás buscando una obra maestra digna merecedora de un Oscar, ya puedes dejar de leer. Tómate esta película como lo que es, un espectáculo visual muy entretenido con sus momentos cómicos y sus momentos de acción.

Si tenemos claro que no veremos una obra maestra y que estamos hablando de acción y entretener, no lo dudes; estamos hablando de un…

 

 

INCUNABLE

 

 


Y esto es todo por hoy. Puede que con tanto hablar de lo poco reconocido que está el género de acción se me haya olvidado un poco la peli en sí, per espero haber convencido a alguien para que la vea.

Por otra parte, me pasaré el fin de semana fuera de casa así que me pierdo el cumpleaños de los blogs públicos, mañana 7 de febrero. Nos vemos el domingo ^^ y feliz cumpleaños, Gamefilia

Chau!

 

PD: no hace falta decirlo, pero esto es una opinión subjetiva del autor, léase yo. Si crees que es una mierda pinchá n’un palo, expon tu opinión en un comentario y será bienvenida. Cool