La fórmula de la basura

Llevo mucho tiempo dándole vueltas a la mollera sobre el tema, e incluso me ha motivado -en parte- a crear un blog en gamefilia; aunque en esta ocasión únicamente me vaya a ser de utilidad para desahogarme escribiendo lo que -al menos para mí- es la situación día si y día también en el sector de los videojuegos, sobre todo de aquí a los últimos tiempos. Me refiero, como no, a la continua estafa que las empresas de ocio digital realizan a los usuarios, a la venta indiscriminada de basura, ni más ni menos, para meterse unos eurillos en el bolsillo, y no contentos con eso posteriormente lanzar a un desorbitado precio una ingente cantidad de DLC que en su mayor parte bajo ningún concepto merecen -ni en duración ni en calidad- el capital que se pide por ellos.

Porque, ya sean xboxers o sonyers, casuals o pros, es innegable que lo que realizan algunas empresas es abusivo. Y esto se me ha despertado con algunos de los últimos juegos a los que he tenido la deshonra de jugar. Por ejemplo, el "aclamado" Dante’s inferno™ -TM equivale a Todo Mierda- me parece -y perdonen el descalificativo- una puta vergüenza que la dicotomía existente entre los gráficos de las CG y el ingame sea tan abrumadora. Unas texturas pobres, por no decir planas y cuyas grietas se repetían cada 10 metros aproximadamente; una jugabilidad muy mermada por una excesiva repetitividad -juro y perjuro que es posible terminar el juego pulsando solo un botón durante las batallas- y una previsibilidad argumental increible -como un flashforward, pero sin flashforward.

Aclarado ese tema, el otro es el de los DLC. ¿Cómo osa una empresa cebada de dinero por cientos de consumidores, que esperan cierta respuesta en forma de productos, a vendernos 1 hora de juego por 4 euros? Y no exagero, la primera crónica de Heavy Rain ofrece esa duración y ese precio. ¿Pero quien carajo se creen que somos?. Por suerte, aún hay empresas que respetan al comprador y ofrecen prolongaciones de juegos con muy buena relación calidad-precio, todo sea dicho -Por ejemplo Bethesda o Rockstar- Otras, directamente te cortan el final de un juego para después vendértela vía online para que -como un gilipollas- vayas y lo compres para, por lo menos, enterarte de como acaba. Claro ejemplo es el último Prince of Persia -y para más inri, después de cobrar el final, anunciaron que "no era rentable" continuar esa línea argumental, manda cojones.

Dicho todo ello, propongo a las desarrolladoras la siguiente receta, para que sigan fabricando su mierda y vendiéndonosla a nosotros, que indudablemente estaremos dispuestos a comprársela.

  • – Un mundo trillado (post-apocaliptico, muy frondoso o una zona de guerra en algún lugar de oriente próximo)
  • – Un grupo de personajes inexpresivos, impersonales y, eso si, que sepan hacer comentarios jocosos para eliminar todo aquello que pudiera parecer de calidad en el juego.
  • – Evitar la innovación a toda costa
  • – Contratar de guionistas a chimpancés sin imaginación
  • – Convertir el escenario en un pasillo
  • – Lanzar DLCs lo más cortos y caros posibles