MICRONOTICIAS: EN EXCLUSIVA NUEVAS VERSIONES DE LOCOROCO Y PATAPON PARA PSP!

 

FRANK MILLER’s LOCOROCO: Una nueva versión en blanco y negro de este clásico con el estilo gráfico inigualable de Frank Miller donde recoger los cadáveres de los Meo Meo y descubrir que el misterioso asesino en serie es el enemigo final Nomojo (lo siento, se me olvidó decir que la noticia contenía SPOILERS). 

  

PATAPON 300: Los PATA PON se enfrentan en una sanguinaria lucha contra los KETE DEN con un ejército de tan sólo 300 soldados! ¿Podrás ayudarlos a vencer la batalla en el desfiladero de los Termópitos, también conocido como ‘pitos calientes’?.

Fuente1: http://www.mimesacojea.com/2008/07/locoroco-de-frank-miller.html

Fuente2: http://canecodesign.deviantart.com/gallery/

EL BLOG DEL TOCAPELOTAS

Inicio » YO CON LA WII ME LIMPIO EL CULO

YO CON LA WII ME LIMPIO EL CULO

28 de Julio de 2008 • 14:17 — Lolo

Categorías: wii, culo, limpieza

Hola amigos! Inauguro mi blog y aprovecho para hablar de la PS3 porque sin duda es la mejor consola del mercado ya que tiene el mejor juego hasta ahora, el MSG4, y no como la de Nintendo que sólo tiene títulos mediocres o la Xbox que no tiene blurai. Lo digo sin ánimo de ofender a nadie y con esto no quiero crear polémica ni mal rollo ni nada sólo decir la verdad porque es ‘evidente’.

Comentar · Reportar · 8 lecturas 

8 Comentarios:

La PS3 me la pela

Aquí lo único ‘evidente’ es tu retraso mental, Lolo. NINTENDO tiene de sobra la mejor consola de esta generación porque es la única que aporta algo nuevo así que si te vuelvo a ver jugar con ella con tus amigos no te podrás limpiar el culo en un mes porque te habré metido el sixasis de tu consola (y da gracias porque no tiene vibración). Ah y la próxima vez que hagas un blog en secreto acuérdate de apagar luego el ordenador.

Responder · Reportar  

XBOX FOREVER!

No estoy de acuerdo con ninguno de vosotros dos. Sin duda XBOX ha demostrado ser la mejor como muestra su amplio catálogo lleno de juegos de calidad. Por cierto Kiko tu también te has dejado el ordenador encendido, capullo.

Responder · Reportar

Haya paz…

Vamos a ver, en mi opinión las tres consolas tienen sus puntos fuertes y débiles. Intentemos llevarnos como hermanos. ¡Que coño! ¡Si somos hermanos!. Y como se enteren en casa que seguimos peleándonos a través de un blog fijo que nos quitan Internet.Por cierto, estoy hasta los huevos de que siempre me dejéis el ordenador encendido después de usarlo, cabrones!.

Responder · Reportar  

QUE TE DEN!

Tú cállate Tito que siempre te estás metiendo en medio. Claro como tu juegas con el PC!. Pues que sepas que con esa mierda de tarjeta gráfica no vas a poder jugar al SPORE!. Jódete!. Ah, y devuélveme el mando de mi Xbox…

Responder · Reportar  

DEJADLO YA!

Me encanta el blog que has creado Lolo, pero cuando te dije que menos consola y más creatividad no pretendía que le empezaras a tocar las narices a tus hermanos y mucho menos en público. Dejad de discutir y pasadme la DS con el juego de las recetas, que hoy cocino yo.

Responder · Reportar  

ESTA BIEN…

Manolo, no seas niño tu también y deja de vigilar lo que hacen tus hijos por Internet. Y ponedme a cargar la PSP que esta noche me acabo el Locoroco si o sí.

Responder · Reportar  

QUE TAL UN PLAN B?

Cariño… esto… y que tal si después de mi cena maravillosa pasamos al plan B?.

Responder · Reportar  

VA A SER QUE NO…

Manolo, olvídalo, esta noche toca el Locoroco si o sí….

Responder · Reportar  

MICRONOTICIAS: CRYSIS SALDRA PARA LA DS!

 

 

Ayuda a Zapatero a superar la temida CRYSIS en este juego de estrategia en tiempo real donde tendrás que gestionar tus recursos monetarios y económicos para comprar una barra de pan, o conseguir una hipoteca e intentar pagarla en menos de 50 años!

Aunque el presidente desmienta la existencia de tal ‘crisis’ y utilice expresiones como ‘crecimiento debilitado’, ‘condiciones adversas’, ‘brusca desaceleración’, ‘ajuste’ o ‘empeoramiento’, te ofrecemos en exclusiva la portada del futuro juego para la portátil de Nintendo y te desvelamos su trama… 

BIOGRAFIA: AQUEL MARAVILLOSO VERANO (I)

Era una mañana gris de sábado cuando decidí comenzar mis fabulosos tres meses de vacaciones (ahhh, la idílica vida del estudiante, si no te tocas las bolas en vacaciones es porque te las has tocado antes) yendo a unos grandes almacenes para celebrar el haber pasado de curso con la adquisición de un videojuego.

Un amigo venía a buscarme, y tras tomarme su retraso con resignación (es la manera fina de expresar que me cagué en todas sus muelas, estuvieran picadas o no), nos dirigimos a la parada. A lo lejos un coche rojo empezó a derrapar y realizar eses sin ‘hache’ y sin ‘ce’ por toda la carretera hasta llegar a mi altura. En ese instante todo el mundo en la parada (incluso mi amigo) había huido a lo Michael Scofield en Prison Break, y sin necesidad de hacerse un megatatuaje. ¿Todos? No. Un imbécil con cara de asombro*, o sea yo, permanecía mirando con la boca abierta la trayectoria de aquel vehículo mientras decidía por donde salir corriendo. Tal indecisión provoco que en aquel momento pareciera yo más una imitación torpe del Chikilicuatre haciendo constantemente el paso de El Cruzaito que un adolescente huyendo de su atropello.

Nota del autor: *Asombro aquí es sinónimo de gilipollas

Fue entonces cuando el avispado* conductor frenó en seco y el coche realizó un sorprendente giro de 180 grados con su parte trasera, lo cual provocó que el vehículo se abalanzara sobre mí. Era como estar en los San Fermines huyendo de los retrovisores de unos coches en vez de los cuernos de un toro. Finalmente, el coche me embistió y yo salí volando cual mozo corneado en el aire.

Nota del autor: *Avispado aquí es sinónimo de hijo P… (no es ‘p’ de predilecto)

Como si de una película se tratara, mis ojos hicieron literalmente un fundido en negro para instantes después abrirse lentamente a un inmenso mar de nubes. Por fortuna no estaba en el paraíso, sino tumbado boca arriba en la acera mirando al cielo y siendo más protagonista que Risto Mejide cuando opina en Operación Triunfo.

De la nada, un montón de caras desconocidas entraron sin avisar en mi campo de visión.
– ¿Estás bien? – Preguntó una.
– ¡No lo toquéis! – Gritaba otra como si yo fuera un apestado que pudiera contagiar a alguien con alguna extraña enfermedad.
– ¡No te duermas! ¡Abre los ojos! – Dijo alguien alarmado.
– ¿Cuántos dedos ves aquí? – Pregunto un listo mucho antes de que se inventara el Brain training.
¡Joder!, ¡que me acababan de atropellar!. Aún no sabía si estaba entero o en pedazos, así que ¿Por qué me iba a importar cuántos dedos tenía aquel tipo en su mano? ¡Por mí como si sólo tenía un dedo, y lo usaba únicamente para introducirles supositorios a sus amigos!
– Tres – le dije para salir del paso.
Intenté reincorporarme yo sólo pero no pude. Algo fallaba, y me di cuenta de que mi pierna izquierda tenía una postura más extraña que la de El Pozi cuando hace yoga.
– No te muevas. Creo que tienes el pie roto – volvió a decirme el listo.
– Traed tablas y una manta – Por lo visto me habían visto cara de niño balsero.
– Voy a entablillarlo – decidió el listo.
– ¡Que no se duerma! – Dijo el alarmado al tiempo que me propinaba un cachete por todos los morros.
– ¿Es usted medico? – pregunto tímidamente uno de los pocos rostros con uso de razón.
– ¡Sí! ¡Naturalmente! – gritó el listo, y mientras me tapaba los ojos con su mano, susurraba…
– Bueno, en verdad soy estudiante de primero de veterinaria pero sé como actuar en estos casos.
¡Eh!, ¿Qué pretendía aquel loco? ¿Ponerme la vacuna del moquillo? ¿Desde cuándo se tapa uno los ojos para no oír por los oídos? Todo aquello me daba muy mala espina, así que le quité la mano de mi cara y le dije que no me tocara y que por favor llamara a una ambulancia.
– No te preocupes chaval. Te vamos a sacar de aquí – insistió el listo.
– Te vamos a meter en un taxi – añadió.
– ¡Que no se duerma! ¡Hay que echarle agua fría por encima para que se espabile! ¡Que alguien traiga agua! – gritaba el alarmado.
¿Sacarme?, ¡ni que estuviera yo en un pozo!. ¿Taxi?, si hubiera cogido uno antes en vez de esperar a la guagua, o si el mamón de mi amigo no se hubiera retrasado, nada de esto hubiera ocurrido.
¿Qué quería? ¿Rematarme con un palo y meterme en el maletero de un coche?, y sobretodo ¿Porqué un miembro de la Facultad de Veterinaria desconocía el significado de la palabra ambulancia?
¿Y qué le pasaba al del agua? ¿A qué venía tanta insistencia?. ¡Ni que mi accidente hubiera estado patrocinado por Font Vella!
– Oigan, estoy bien, pero no me voy a mover hasta que no venga una ambulancia – le dije al listo y al alarmado.
– Está bien, que alguien llame a una ambulancia – contesto contrariado el listo por no tener ninguna cobaya con la que experimentar.
– Vale, pero… ¡no cierres los ojos! – grito el alarmado, que ya tenía una botella de agua en la mano, y amenazaba con tirármela por encima. Al fin libre de aquellos psicópatas, me incorporé sentándome para observar mí alrededor. Lo primero que hice fue saludar a mi peluquero, ya que su peluquería Sergio’s estaba justo delante de la parada, y él se encontraba en la entrada observándome con los brazos cruzados, los cuales solo separó para saludar.
– ¿Como estás? – me preguntó desde la puerta.
Pues ya ves, aquí formando un espectáculo delante de tu mierda de establecimiento donde no entra ni un gato, para ver si la gente se anima un poco y comienza a entrar porque por lo que a mí respecta cabrón insensible no me vas a volver a ver el pelo (nunca mejor pensado).
Estupefacto y sin contestar, miré para el vehículo que me acaba de arrollar y embestir contra la pared. Por la violencia del impacto y la velocidad con la que todo había pasado deduje que tenía que haber sido un automóvil de gran cilindrada.
Aquel resultó ser el peor momento de todos, y el mundo se me empezó a caer encima. Ante mi se alzaba la silueta frontal de la carrocería de un… ¡Seat 127!. De todos los coches que me podían haberme atropellado, va y me pilla una mierda de Seat 127 rojo de segunda mano. ¡Qué hijo de puta!.
Se oyó una sirena y tras ella apareció una ambulancia. Estaba salvado, o al menos eso creía. Se bajaron dos chicos que al tocarme la pierna y ver las lágrimas desprendidas por mis ojos me preguntaron:
– ¿Te duele?
¿Cómo iba yo a explicar que debido a que el impacto era tan reciente aún no había comenzado a experimentar dolor físico, y que mis lágrimas estaban causadas por un dolor espiritual de mi alma afligida ante la imagen de haber sido atropellado por un coche tan roña?
– Sí, mucho – le dije para disimular.
– No te preocupes, que te vamos a inmovilizar el tobillo – me contestaron
Con una velocidad pasmosa (fruto seguramente de la práctica con muñecas hinchables) aquel chico infló una férula, que se asemejaba mucho a los brazaletes que se hinchan para que los niños pequeños floten en la piscina, y la colocó alrededor de mi tobillo.
El ruido de otra sirena llamó la atención del coro de personas que se había creado a mí alrededor, era la policía. Aquel hombre libreta en mano, se puso de cuclillas ante mí, y me preguntó:
– ¿Cuál es tu nombre, hijo?
¿Hijo? ¡Lo único que me faltaba en aquel momento es que apareciera en mi vida un padre secreto que encima no se supiera ni mi nombre! Afortunadamente, me di cuenta de que era tan sólo una expresión, y que el shock de aquel tremendo golpe me estaba empezando a afectar. Tras responderle, me volvió a preguntar:
– ¿Recuerdas el número de teléfono de tu casa?
– Si, ¿para qué? – le respondí al tiempo que le decía el número.
– Tenemos que informar a tu familia de lo ocurrido. ¿A dónde ibas? – preguntó el policía.
– A unos grandes almacenes – volví a responder.
– Entonces les llamaré y les diré que te has caído por las escaleras mecánicas de unos grandes almacenes, pero que estás bien, y que no se preocupen. Es mucho mejor que decir que has tenido un accidente de coche. ¿Entiendes?.
Alucinado, imaginando la cara que iban a poner en casa cuando un policía les llamara diciendo que el subnormal de su hijo se había caído por las escaleras mecánicas de unos grandes almacenes, ni siquiera me percate de cómo me introducían en la ambulancia y cerraban sus puertas tras de mí.

DIARIO DE UN FANBOY

Hoy me he despertado como siempre viendo mi poster tamaño gigante de la princesa Peach guiñando un ojo, pero he notado que tenía toda la tienda de acampada montada (no sé si por su culpa), y  me he dirigido al baño. 

Apunté a un par de azulejos y al terminar me la sacudí un poco. Ahhh! ¡No hay nada como la sensación de entrenar con un buen Wiimote en las manos!. Como le había cambiado el agua al canario, aproveché para cambiarle las pilas al mando por cuarta vez esta semana. Le puse una de esas del conejito rosa para ver si duraban más tiempo y luego salí para la biblioteca.

Mientras esperaba en la parada, saqué mi DS y me puse a jugar al Guitar Hero hasta que una señora mayor con falta de vista pensó que en vez de darle con el lápiz a la pantalla táctil me estaba rascando los huevos delante de ella. Cuando intenté acercarme para explicarle que todo era un mal entendido y enseñarle la consola, empezó a gritarme no se qué de ‘pervertido’, y hecho a correr al grito de ‘que me violan’.

Cuando llegué a la biblioteca, él estaba esperándome tan puntual como siempre. Un gorila enorme (más simple que el mando de mi NES) que siempre anda abusando de los que por suerte, y a diferencia de él, han cambiado algo de masa muscular en sus bíceps por un poco de actividad cerebral.

Entonces comencé a imaginarme con una de esas estrellas que te aceleran y te hacen invulnerable ante cualquier ataque y enemigo. Estaba incluso recreando mentalmente la frenética musiquilla que aparece tras su uso, cuando un poderoso y seco gancho de aquel Bowser de pacotilla consiguió que realmente viera las estrellas, que me desplomara cual ficha del Boom Blox con forma de oveja, y que besara el suelo de forma literal.

Me levanté tambaleante y, entre el popping a causa del golpe y el efecto Motion Blur de mis ojos, me la encontré de repente, tan hermosa como siempre. Por suerte, no se había percatado de mí patética actuación. Me senté a su lado sin llamar su atención, pero no me atreví a mirarla directamente. Gire mis ojos disimuladamente y disfruté de su perfil, su brillante pelo rubio y su iluminada sonrisa. De pronto, metió su mano en un bolso y saco una consola portátil. No lo podía creer, la chica de mis sueños compartía también mi misma afición. Era… era… una puta y jodida… ¡una puta y jodida PSP rosa!. Empecé a sentir arcadas y nauseas, me levanté, y sólo pude mirar a atrás para ver como ella miraba mi vómito color verde sobre su falda al tiempo que gritaba ‘¡cerdo!’.

Mientras huía de sus amigos sonreía al tiempo que pensaba que era imposible que me cogieran. Me conocía aquellas calles al dedillo, tanto como los circuitos del Mario Kart, que se repiten más que los juegos de Pokemon. Si alguien sabe de reciclaje en el mundo de los videojuegos, sin duda esa es Nintendo. Y cuando estaba a punto de alcanzar la línea de meta del portal de mi casa, apareció frente a mí un maldito caparazón verde, también conocido como ‘el inoportuno e inesperado contenedor de vidrio’, por lo que me llevé un golpe más impresionante que el Mode7 de mi SNES.

Malherido debido al impacto, cansado, y con la cara más plana que un enemigo final de fase de Paper Mario, entré en casa. La carrera había hecho estragos en el podómetro de mi DS, así que preferí cambiarle el cartucho y ver que podía cocinar para hoy. Finalmente, después de ver varios videos y hartarme de decir ‘siguiente’, me di cuenta que lo mejor sería comerme una pizza congelada para no variar. Eso sí, sin champiñones como siempre, por respeto a Toad.

Preocupado por mi peso, enchufo la WiiFit y comienzo a hacer Yoga, que es como hacer posturas del kamasutra sin necesidad de tener a nadie a tu lado. A mis padres no les importa que juegue a esto, y no porque sea saludable, sino porque de paso que me arrastro por el suelo les limpio el piso del salón. Suena el timbre de la puerta, abro y, ¡horror!, es el abuelo.

Me repatea cuando los ancianos se hacen los jóvenes usando una jerga que no entienden. Ahora mi abuelo se pasa todo el día diciendo que él a sus 78 años es un ‘gamer’ y un ‘casual’, y yo la única ‘casualidad’ que le veo es que no hay bateo que se pegué en el Wiisport donde no se raje el jodio. Además jugar con mi abuelo requiere el uso de dos correas, una para el mando, y otra para la dentadura postiza, que no es la primera vez que muerde de un golpe la pantalla del televisor.

Por la tarde, y tras darle de comer a Yoshi, mi lagartija, me pongo a hacer un trabajo sobre ‘la gravedad’, aunque lo realmente ‘grave’ fue decirle a mi profesor de física que Newton era un mierda, que Miyamoto la había reinventado, y que no era mi culpa que él no hubiera probado el Galaxy.

Aprovecho que termino pronto y salgo de compras. Adquiero la revista ‘Nintendo Acción’, calculo rápidamente el cambio gracias a que le he dado caña al Brain Training, y regreso a casa en menos de lo que tarda un minijuego del Warioware.

Nada más llegar me encuentro con mis padres, que vuelven a recordarme que paso mucho tiempo con los videojuegos, y amenazan nuevamente con eso de que si suspendo alguna van a comprarme una PS3. ¡Qué hijos de Koopa! ¡Con el asco que me dan los productos de Sony!.

Antes de que se monte el Super Smash Bros. Brawl en el salón, decido irme a dar una ducha. Como el baño está ocupado por mi hermana y ella tarda más que un título de Zelda en salir, me fui a mi cuarto para guardar la revista en el estante junto con el resto de la colección, y como casi no llegaba, me subí sobre mi antigua Gamecube para alcanzarlo. ¡Ja! ¡Donde estarán ahora los que decían que la Gamecube no servía para nada!

Me meto en la cama y me relajo un poco imaginando que desde su rincón mi N64 me sonríe. Cierro los ojos y me pongo a contar Marios por un ‘tubo’ (muchos, y entrando por una tubería verde), a sabiendas de que ninguna pesadilla con forma de tres luces rojas va a perturbar mi sueño.

NOTA DEL DIA SIGUIENTE: Me despierto sudando. Definitivamente no ha sido una buena noche. En diversas ocasiones me encontré soñando con que golpeaba con el nunchuk a un montón de gente que se reía y burlaba diciendo que ‘la Wii tiene la misma capacidad gráfica que una PS2’. ¡Qué hijos de Koopa!.

MI VIDA DE AVENTURERO: A LA MIERDA EL INDIANA JONES!

Durante los 80 se hicieron muy famosas, tras el éxito de Indiana Jones, las películas de aventuras protagonizadas por atractivos cazatesoros como ‘Tras el corazón verde’, en la que cual aparecía un joven Michael Douglas como actor principal antes de que se viera afectado en la vida real por una terrible enfermedad que lamentablemente no se transmite tan fácilmente como la gripe, me refiero a la adicción al sexo (¡temblad chicas!).

Para los que hayáis crecido viendo imágenes de Teletubbies y Pokemon, diré que la película es altamente recomendable. Os lo digo yo que la alquilé en formato cinta VHS (dícese de un antiguo ladrillo rectangular de plástico negro) y tras juguetear con el tracking del video durante unos segundos vi el largometraje con esa calidad de imagen envidiable para aquella época, es decir, con las distorsiones de sonido e imagen propias del uso y rebobinado continuo de la cinta, por lo que los personajes hablaban como si estuvieran bajo los efectos del botellón y la imagen casi parecía estar siendo transmitida en una emisión codificada de Canal+.

Internet se ha convertido en la meca de los caza recompensas de hoy en día, así que ya no hace falta viajar a países exóticos y vestir ropa de Coronel Tapiocca para sentirnos como los héroes de aquellas películas. Desde los que compraban un dominio del tipo cocacola.com para venderlo después a su ‘legítimo’ dueño, hasta los que buscan por ebay cualquier artículo increíblemente difícil de conseguir como una tostada con la imagen de Cristo sin haberle puesto aún la mermelada, o de los que descargan del emule cualquier archivo digital proveniente de la conversión de su formato analógico (Verano Azul, Farmacia de Guardia, y cualquier otro vestigio histórico semejante). Todos tenemos un caza tesoros interior, ya que de lo contrario no tendrían éxito las rebajas.

En estos días mi corazón de aventurero ha despertado. Me encuentro inmerso como muchos otros en la búsqueda de un tesoro más valioso que el anillo único que retenía Gollum, me hallo tras la pista de mis antiguos juegos de Videopac, Spectrum, Amstrad, Amiga, Nintendo, etc. Y es que tras una inspección sin previo aviso al cuarto de la azotea, me he dado cuenta de que el paso del tiempo no sólo ha afectado negativamente al físico de Pamela Anderson, sino que también se ha cebado con algunos de mis equipos y sus accesorios. En un intento de no perder ninguno de mis cartuchos, disquetes y cintas originales he decidido conseguir sus versiones en formato digital. Y no me refiero a las que utilizan esos usuarios que carecen de sus originales debido a que se los comió su perro u otro familiar cercano, me refiero a las copias de aquellos juegos que en su día adquirí y de los que aún soy propietario. 

Por todo lo anteriormente expuesto, creo firmemente que si Indiana Jones hubiera existido de verdad y hubiera vivido en esta época, aparte de pedir perdón por la cuarta entrega, estaría sin duda tranquilamente en su casa adquiriendo sus tesoros a través de la red, y el látigo lo dejaría relegado para algún momento sadomaso, flagelarse (por los remordimientos ocasionados al visionar ‘Indiana Jones y el reino de la calavera de cristal’), o simplemente para alcanzarse un refresco sin tenerse que levantar de su asiento.

"Joer, mira que está cañón la chica esa. Lástima que a mi ya no se me levanta el látigo ni con la pastillita azul. Mejor me pongo a buscar algo por las subastas de ebay que me estoy poniendo tontito. A ver si me va a dar por hacer la quinta entrega… Indy, Indy, tránquilo que te pierdes!…"

CANAL HISTORIA: EL PRIMER ANALISIS DE MERISTATION

PONG

Miércoles, 10 de Mayo de 1972 – 12:10

Por fin un videojuego

Hartos de los cálculos matemáticos a los que nos tienen acostumbrados las computadoras, por fin sale para esta segunda generación un juego para los que como nosotros disfrutamos de la acción. Lo analizamos a fondo…

NOTA Meristation: 9 Muy Bueno

Por: Matu Salén

Llevamos años esperando a que la industria de la computación (que palabra más fea) se decida a programar videojuegos en vez de perder el tiempo en sistemas operativos y programas informáticos. Y parece ser que nuestras plegarias han sido al fin escuchadas. Tenemos en nuestras oficinas (ya que en nuestras manos no cabe) una demo prácticamente finalizada del esperado Pong. Un juego donde el jugador pondrá a prueba su habilidad y reflejos en un emocionante enfrentamiento raqueta a raqueta por ver quién consigue una mayor puntuación. Pero veamos si tanta espera ha merecido la pena…

Gráficos

Sin duda, gráficamente hablando el juego goza de un acabado perfecto. Las raquetas tienen una gran proporción en pantalla y sus esquinas rectas están completamente definidas. Una magnífica tarea artística que sin embargo se ve empañada por la forma de la pelota, que es totalmente cuadrada, lo cual resta realismo al título. No obstante, el resto de elementos que aparecen en pantalla, como los marcadores y la línea divisoria del campo de juego, rozan un gran nivel, y los movimientos y las colisiones son muy fluidos sin rastro de popping, doping, y otras mariconading semejantes.

Sonido

Entramos en otro de los puntos fuertes del juego. He de decir que han acertado quitándoles el sonido de fondo, pues seguramente los que están en tu casa viéndote hacer el capullo aportan un ambiente mucho más real con sus ánimos o sus insultos. Sin embargo el sonido de las raquetas es impagable. No puedo expresar el grado de inmersión que consigue el juego cuando las raquetas golpean la pelota y se oye ¡pong!. ¡El titulo del juego! ¡Pong!. Es una auténtica pasada. Aún tengo los pelos de punta, y otras cosas, pero es porque me acabo de levantar.

Jugabilidad

Sin duda es otro de los aspectos a destacar. El juego viene con un mando super ergonómico con acabados en madera, totalmente rectangular, y un tamaño aproximado de 15cm de ancho, por 17cm de largo, y otros 10 cm de alto. Su enorme dimensión es ideal para no perderlo en casa y su peso lo suficiente como para darle con él al colega de turno y evitar que te pida jugar una partida.

Este mando, que incorpora un palito que hemos de empujar arriba y abajo como si estuviéramos haciendo… Como decía, este mando nos permite un control total sobre la partida. La duración del título también está bastante cuidada, ya que se mantiene durante la nada desdeñable cifra de ¡99 tantos!, aunque esto dependerá bastante de la habilidad de cada jugador. Por último destacar el modo cooperativo, tú juegas y alguien de va dando ánimos, y el modo online, que es muy parecido pero los ánimos te los dan por teléfono. Es una pena que no hayan incluido un modo multijugador, ya que mis vecinos no han parado de darme la vara para echarse una partidillas conmigo.

Conclusión

Tras años de espera, lo prometido es deuda. Pong ha cumplido con lo que anunciaba y más. No queda más que decir que mientras llegan Hypes como Space Invaders o Pacman, este Pong es ya una realidad y se ha consagrado como uno de los mejores juegos en la historia de los videojuegos. Un MUST HAVE en toda regla, que seguramente sabrá sobrellevar con dignidad el paso del tiempo y la aparición de clones similares.

Lo mejor:

– El más grande juego de acción de la historia, aunque la verdad es que de momento también es el único.

– La rejugabilidad, ya que con la llegada de los televisores a color podremos cambiar el color de las raquetas del blanco pálido al amarillo chillón.

– El modo cooperativo. No hay nada más divertido que ver como tu hermano te grita a la altura del tímpano: ¡ARRIBA! ¡AHORA ABAJO! ¡MIRA QUE ERES MALO CABRON! ¡DEJAME A MI!.

– La IA de la raqueta contraria. ¡Hay que ver lo bien que baja y sube la muy jodida!.

– El mando super ergonómico rectangular con olor a pino que sirve a demás a modo de posavasos o pisapapeles.

Lo peor:

– Su altos requisitos técnicos, como el espacio de tu cuarto de la lavadora y el del vecino.

– La pelota que está más cuadrada que un campeón de halterofilia.

– Que no esté doblado al español (nos referimos al título).

– Los bordes afilados del mando que a veces cortan y necesitas atención médica.

– Que no haya una segunda parte.

Por: Matu Salén

 

> Reanálisis para PONG

Si has probado el juego, completa este análisis haciendo un Reanálisis, añade, critica o aplaude aquello que más te haya impresionado.

Escribir nuevo Reanálisis

 

No jódais!

Por: Soyfan Boy 10/05/1972 15:12:05

¡Tíos! ¡No sabéis los que estáis diciendo! Yo a este juego le pongo un 10 como la copa de un Pino sólo por sus gráficos. Desde luego, cada día puntuáis peor. ¡El Pong es DIOS!. 10

Ni fu ni fa…

Por: Huno Kenosabe 10/05/1972 17:14:01

Pues yo no lo veo gran cosa. Hay muchos juegos mejores en el mercado. No sé, el parchis o las cartas me parecen mucho más divertidas que esta mierda. 3

Buen análisis

Por: Gil Ipollas 10/05/1972 17:19:25

Estoy de acuerdo con la nota. La pena es que en casa sólo tenemos la radio de la abuela. Pero yo le estoy dando a las perillas del dial (de la radio, no de mi abuela) para ir practicando para cuando tenga el juego. 9

Demasiado Hype

Por: Unen Terao 11/05/1972 10:18:16

A Gil le digo, que el juego original ocupa unos pocos bytes, pero que realmente son del tamaño de dos habitaciones, así que va a necesitar mucho espacio libre en casa de la abuela. Yo que tú me esperaría a la próxima generación de computadoras. Como no lo he probado, le pongo la misma nota que Meristation. 9

A Unen…

Por: Gil Ipollas 11/05/1972 12:37:45

Pues me da igual!. A la puta calle mi abuela y a la mierda el cuarto de baño. Como si tengo que cagar en el salón. He dicho que este juego me lo compro, y me lo voy a comprar.

Por cierto, ¿Para cuando el invento de los Centros Comerciales y el pago a plazos?

ENTREVISTA EXCLUSIVA A MIYAMOTO EN EL E3

Electroduende (E): Buenos días Sr. Miyamoto. Antes de empezar quería darle las gracias por haberme concedido esta entrevista en exclusiva.

 

Miyamoto (M): De nada. ¿Para quién trabajas?.

 

(E): Hombre… hmm… actualmente… vivo del paro…

 

(M): ¿El PARO?. Si, si, creo que me suena. Es una revista especializada, ¿no?. Así me gusta, que el cambio en la feria sirva para potenciar la presencia de la gente que verdaderamente trabaja en esta industria.

 

(E): Ee… si, si, estoy de acuerdo. ¿Puedo llamarle ‘Miya’?.

 

(M): No por supuesto. Preferiría que me llamaras ‘Moto’.

 

(E): ¿Moto? ¿Porqué?.

 

(M): Porque estoy muy salido y voy como una moto. Ja, ja. No, es broma. Es humor japonés.

 

(E): Ja, ja. Si, ya lo he notado por la expresión de sus ojos que se estaba riendo.

 

(M): No, no, no me rio. Es que tengo los ojos así de nacimiento. Soy japonés, ¿entiendes?. ¿Podemos empezar ya?.

 

(E): Si, si, naturalmente. Nuestros lectores tienen una duda…

 

(M): Pues yo ante cualquier duda, la más tetuda. ¡Es que me encanta el Hentai!.

 

(E): Ya, pero no va por ahí el tema. La duda es, ¿Qué estaba haciendo cuando ideó a Mario?.

 

(M): Bueno, te voy a decir la verdad ya que no creo que te tomen muy en serio con ese nombre de mierda que tiene tu revista. Estaba viendo un concierto de Queen en la Tele, fijándome en Freddy Mercury, que estaba tan mono con su gorra, sus tirantes y su bigotito, cuando me dije ¡voy a crear a un personaje como él!.

 

(E): ¿En serio?. ¿Y porqué entonces le puso de profesión fontanero?.

 

(M): Hombre, butanero quedaba muy basto, lechero muy infantil, y fontanero era ideal porque a Freddy siempre le estaban arreglando el bajante. Ja, ja. ¿Lo pillas? ¡El bajante! ¡Humor japonés!.

 

(E): Si, si, si yo es que me descojono viendo ‘Humor amarillo’. Por cierto, ¿ha pensando alguna vez en usar guardaespaldas?.

 

(M): ¡Oye! Si no te gustan mis chistes lo dices y ¡acabamos la entrevista!.

 

(E): No, si no lo digo por usted. Lo digo por la princesa Peach. Es que estamos hasta los güevos de tener que rescatarla siempre a ella. Mira que es buscona la tía, lo digo porque no se busca más que problemas.

 

(M): Ya, pero tienes que entender que si tu fueras una de las pocas chicas del universo seguro que a ti también te raptarían hasta los del planeta Raticulín, y eso que eres un pelín feo, ¿eh?.

 

(E): Ja, ja. ¡Pelín feo! ¡Humor japonés!.

 

(M): No, esta vez es tan verdad como que el castillo de Bowser es Super Mario World era pixelado.

 

(E): (Nota mental 1: ¡Qué hijo puta el chino! Bueno… el japonés). Esto… ¡muchas gracias por su sinceridad! Pero puestos a ser sinceros ¿sabe que mucha gente piensa que todos sus personajes se parecen demasiado entre sí? Mario, Luigi, y Wario son muy parecidos…

 

(M): Ya, y me he dado cuenta de ello con el paso de los años. Por eso estoy trabajando en el diseño de un nuevo personaje. Mira que casualidad, aquí tengo un boceto…

 

(E): ¡Pero si es un Mario negro con barba y gorra!.

 

(M): Que va, que va. Este es Romario, un primo lejano que va a visitarle en mi próxima aventura. Lo que pasa es que como los orientales nos parecemos tanto, nos gusta reflejarlo también en nuestros dibujos. ¿Es que no lees manga? ¡Si sólo le cambiamos a las caras el color y la forma del pelo!.

 

(E): Vale, pero ¿que me dice del diseño de nuevos enemigos? Estamos hartos de ver siempre los mismos fantasmas y las mismas tortugas de caparazón verde y rojo.

 

(M): En eso te doy la razón. Por eso mi próximo juego será totalmente distinto. ¡Los caparazones serán amarillos y azules! ¿Qué te parece?.

 

(E): ¿Humor japonés?.

 

(M): Ni de coña, es tan cierto como que la princesa Peach debajo de esa falda tan larga no lleva bragas.

 

(E): ¡No Joda!.

 

(M): ¡Picaste! ¡Humor japonés!.

 

(E): (Nota mental 2: Pero ¡qué coño hago yo preguntando nada a este tío si yo vine por ver las booth babes!). Bueno, y ¿porqué fomenta tanto la violencia contra las tortugas?.

 

(M): ¡Pero que dices! ¡Si a mi me encantan las tortugas!.

 

(E): Ya, por eso hace que Mario salte encima de ellas con tal fuerza que extrae sus cuerpos de sus caparazones. O sea que las deja en pelotas, las mata, y luego va arrojando sus casas por ahí…

 

(M): Ya… bueno, realmente… hubo una tortuga… una tortuga… es que… yo… de niño… una vez fui al estanque y… me orinaba… saque el pito y entonces… una tortuga… duele recordarlo, pero… una tortuga me la pico… Y mira que es difícil porque nosotros tenemos el pene pequeñito, pero la jodia se ve que se confundió con un gusano… el caso es que… le pegué tal patada que la mandé al otro lado del estanque…

 

(E): ¿Eso es todo?.

 

(M): Ya, pero te aconsejo que si te la pica una tortuga y quieres pegarle una patada esperes a que te suelte el pito, porque a mi aquella tortuga… me… me circuncidó de por vida…

 

(E): Joder… suena duro, pero ¿Qué me dice de la poca originalidad del nombre de sus títulos? Mario Bros, Super Mario Bros, Super Mario Bros 2, Super Mario Bros 3. No se ve que se estruje mucho el cerebro, y eso que con gafas se parece cantidad al del Brain Training. ¿Cómo piensa titular a su próximo juego?.

 

(M): Super Mario Galaxy 2.

 

(E): No, en serio. ¿Como…

 

(M): He dicho Super Mario Galaxy 2. ¿Qué parte del Super Mario Galaxy 2 no entiendes?.

 

(E): Nada, nada, yo lo veo genial y super original. Y acerca de ese juego, ¿qué le diría a los lectores que se quejan de la escasa dificultad del Super Mario Galaxy?.

 

(M): Pues que se lo pasen con Luigi, un alambre de pinchos alrededor del Wiimote y dos bolas chinas en el culo para que sientan lo que es realmente un título hardcore.

 

(E): Ehh… Hablando del Wiimote, ¿no le parece que sacaron el Wiimote precipitadamente? ¿Por qué no le incorporaron la tecnología del Wiimotion Plus antes? ¿Por qué tenemos que pagar por ello aparte?

 

(M): Hmm… ¡Mira! ¡Una booth babe de las de antes!.

 

(E): ¡Donde! ¡Donde!… ¡Dios mío, no encuentro mi cámara!.

 

Silencio…

 

(E): (Nota mental 3: Me acabo de tragar un cuento chino… o japonés… me da lo mismo…) Que pena. Se escapó. Oiga, y ¿no cree que si sumamos todos los accesorios que necesitamos para jugar a la Wii resulta que es casi igual de cara que las otras?.

 

(M): Pues… ¡Mira! ¡Es Jade Raymond! ¡Pídele un autógrafo!.

 

(E): Si, ya, claro, y voy yo y me lo cre… ¡Coño! ¡Si es verdad! Hasta luego Sr. Miyamoto, muchas gracias por su tiempo.

 

(M): Un saludo muy grande para todos los lectores del PARO y…

 

(E): ¡Jade! ¡Ey, Jade! ¡Soy tu fan número uno! ¡Te llevo tatuada en mi nalga derecha! ¡Dónde vas!.

 

Bueno amigos, esta fue mi entrevista con Shigeru Miyamoto. Aquí se despide vuestro reportero más dicharachero del E3 de este año.

CANCION ‘OFICIAL’ DEL E3 DE ESTE AÑO

CANCION OFICIAL DEL E3 DE ESTE AÑO

La Oreja de Van Gogh
Dulce E3 / Dulce Locura
(Nota: Es mejor leer la letra con la melodía de fondo)

Vendo el inventario de recuerdos
de la feria más bonita que en la vida disfruté.

Vendo la foto de la booth babe más bella
y más cachonda que en la vida pude ver.

Vendo las croquetas de mi abuela
que tengo que ir ahorrando ahora que anuncian RockBand 2.

Vendo hasta la entrada de esta mierda,
prefiero Port Aventura que me lo paso mejor.

Entiendo que alguien fuera y se dejara las pelas,
pero no le pidan que quiera volver.

Sin noticias, sin sorpresas, sin chicas, sin nada,
quedo con cara de empanada,
veo a Miyamoto y se burla,
la madre que lo parió…

Vendo el Final Fantasy, soy SONYER,
y me jodería bastante que saliera en XBOX.

Vendo Wiimote sin Wiimotion Plus,
que la Wii tiene más accesorios que el CSI de Nueva York.

Vendo hasta el cartel donde se anuncia
el estreno interminable de que este año viene el HOME.

Vendo por no ir el año que viene,
cualquier cosa por ebay incluyendo hasta un riñón.

Entiendo que alguien fuera y se dejara las pelas,
pero otro año yo me voy a Benidorm.

Sin noticias, sin sorpresas, sin chicas, sin nada,
quedo con cara de empanada,
veo a Miyamoto y se burla,
la madre que…

Sin noticias, sin sorpresas, sin chicas, sin nada,
quedo con cara de empanada,
veo a Miyamoto y se burla,
la madre que lo parió…

Sentiré, cada noche al jugar,
que ya me importa un güevo
lo que venga de nuevo
porque a mí ya me da igual.

Sin noticias, sin sorpresas, sin chicas, sin nada,
quedo con cara de empanada,
veo a Miyamoto y se burla,
la madre que…

Sin noticias, sin sorpresas, sin chicas, sin nada,
quedo con cara de empanada,
veo a Miyamoto y se burla,
la madre que… lo parió…