EXPEDIENTE 39, o como ser la AUTENTICA NIÑA HIJA DE FRUTA

EXPEDIENTE 39, o como ser la AUTENTICA NIÑA HIJA DE FRUTA

 

Seamos serios, con tanto bicho hipermegarenderizado generado por ordenador ya no nos creemos nada, y es que si un amigo nos cuenta que ‘en ocasiones ve muertos‘, nos da un ataque de risa porque seguramente pensemos que es porque se pasa algún fin de semana que otro visionando con su novia la filmografía de Patrick Swayze. Por ese mismo motivo, las películas de terror, a pesar de tantos avances tecnológicos, ya no generan tanto miedo como lo hacían antes y a la hora de la verdad siguen prefiriendo usar la sobreexplotada técnica ‘calientapollas‘, es decir, yo te enseño lo mínimo y tú te imaginas el resto, más finamente conocida dentro del género como ‘Terror Psicológico’.

 

Y es que los monstruos ya no nos asustan como debían de hacerlo, porque por culpa de ‘Monstruos SA’ lo menos que se te pasa por la cabeza es la idea de no achucharlos, los psicópatas ya no dan miedo como antaño porque con series como ‘Dexter’ ya hasta les hemos cogido cariño, y los fantasmas ya no nos causan ningún temor como solían porque con ‘Casper’ el único terror que te invade es que algún día al morirte puedas convertirte tú también en un ente pálido y cabezón. Entonces, ¿que nos queda?. Los NIÑOS, los NIÑOS acojonan un huevo y parte del otro.

¡¿Una combinación explosiva?!, joder, ¡ni que salieran Jenna Jameson y Tera Patrick juntas!. Ya puestos con comparaciones yo hubiera puesto las TRES ‘TES’… La TENSION de ‘El Orfanato’, el TERROR de ‘El exorcista’ y el TEDIO de ‘Ana y los Siete’.

 

NOTA: Este artículo carece de porcentaje alguno de ‘CSDR’ o ‘Cantidad de Spoilers Diaria Recomendada’, no obstante puede contener algún elemento traza, pero son pequeñitos, casi ni se notan, y no molestan. Además los posibles ‘espoileres‘ están marcados en AZUL para que no los leáis si no queréis, pero sobretodo para que no los utilicéis de excusa para no leer más esta entrada. XD

 

A mi me cuentan la leyenda urbana de que por la noche un avestruz gigante que vive en las alcantarillas de mi ciudad mete la cabeza por los inodoros de la casas y te muerde la ‘cuquita‘ si le orinas encima y NO ME CREO NADA a pesar de haber visto cantidad de videos por la tele mostrando su conducta violenta. Pero ojo, me dicen que mi vecino de doce años mató a sus padres con el lápiz Stylus de su Nintendo DS y no vuelvo a encender una videoconsola en mi casa. Y es que los niños son capaces de todo, acarician el lado oscuro de La Fuerza con demasiada facilidad y más a menudo de lo que debieran, y si no que se lo pregunten a Anakin Skywalker o a Macaulay Culkin.

 

Vale que los padres de este niño actor vacilaban mientras iban por ahí diciendo que su hijo era igual de divertido que en las películas, aunque eso de esnifar hasta el yeso de la tizas de la pizarra no tuviera maldita gracia, pero yo me encuentro con los padres de la niña que protagoniza este largometraje y me dicen que su hija es igual que en las películas, y necesitaría todo un mes para limpiar los restos de caca en mis pantalones. Damian era un bendito que hacía mataperrerías a los conocidos comparado con esta niña, Daniel ni era travieso ni tenía un serio problema de conducta sino que se trataba de un simple bromista, la niña de ‘El Exorcista‘ era un ángel con vocabulario soez y un grave caso de dermatitis atópica, y la de ‘The Ring’ simplemente estaba pidiendo a gritos el que alguién la llevara urgentemente a una peluquería a por un buen corte de pelo y una manicura, porque LILLITH, que así se hace llamar esta inocente infante, es la NIÑA MAS HIJA DE FRUTA que nadie haya visto nunca en el cine.

 

Y eso que en la vida real he visto niños que hinchan su cabeza y gritan con tal fuerza que parece que se te van a reventar los tímpanos, y tan sólo porque no les has comprado un chupachups. He visto niños desafiando el estado de salud de sus abuelos al cruzar la carretera sin mirar cuando pasaba un coche, y todo por coger una pelota. He visto niños capaces de repetirte la misma pregunta cien veces en milésimas de segundo y sin necesidad de parar a respirar, y todo por puro aburrimiento. Niños que en casa no comen ni paran quietos y en la de tu vecino se tragan hasta las migas que se les caen al piso sin moverse de su asiento, con tal de dejarte en evidencia. Niños capaces de denunciarte a las autoridades si por su cumpleaños no tienen para su portátil la edición color amarillo cantonés del último juego de Pokemon. Pero nada, nada, absolutamente nada, se puede comparar con esta cría.

Te voy a desí argo jodía pija… más vale que esta noshe no te orvide de traesme mi Haspy Mil del MalDonal o te vas a enterá de posque soy la autestica niña hija de fruta… ¡y lo quiero con mi Dasnonino!…

 

Y es que Jodelle Micah Ferland, más conocida en su barrio como ¡Jodé, con la Micaelah Fernanda! por lo bien que interpreta, es una joven actriz que a pesar de tener una edad tan corta, posee más experiencia actuando ante una cámara que Lucía Lapiedra comiendo ‘polos’ y ‘cucuruchos’ también delante de una videograbadora. Ella es la responsable de hacer tan creíble este inquietante personaje, así como la encargada de dar vida a Alessa Gillespie en la película ‘Silent Hill’, por lo que posiblemente la veremos en el remake que el club Disney haga de ‘Saw’, ‘Scream’, ‘Viernes 13’, o las futuras ‘Hannah Montana y su amiga Gótica’, y ‘Barbie Demoníaca no se afeita cual Polaca’, esta última dirigida por Tim Burton. Porque como sigan encasillándola en películas de esta guisa quizás la podamos ver en su adolescencia protagonizando ‘Se lo que hicisteis el último verano en la playa de Benidorm por la noche con los pantalones bajados y sin condones, y no me refiero a un botellón, pedazo de guarros’, también conocida como ‘Se lo que hicisteis el último verano IV’.

 

‘Expediente 39’, o ‘Case 39’ para los que no saben español, está también protagonizada por la archiconocidísima actriz que tiene nombre de varón y un apellido que para deletrearlo has de sacarte la carrera de Filología Inglesa, aunque claro, si ya sabemos pronunciar correctamente el de Schwarzenegger sin escupir a nadie no creo que con éste tengamos ningún problema. Se trata de Renée Zellweger, la misma que dio vida a aquella chica famosa que además de tener un diario llevaba unas bragas donde cabía todo el contenido de un carro lleno hasta reventar del Carrefour, una tal Bridget Jones. Lo cierto es que es muy gratificante observar como esta mujer se desenvuelve igual de bien en una comedia, como en un drama, como en un film de terror, como yendo a comprar el pan a una charcutería, ya que la interpretación de sus papeles siempre me ha resultado más que convincente. Y es que tiene un no se qué, un que sé yo, que haga lo que haga nunca deja de parecerme atractiva, aunque he de reconocer que parte de su encanto se lo achaco a sus labios tan encarnados e hinchados que parece que se pase todo el día chupando polos de chili picante.

 

Además aparece el actor ese que sale en la mejor comedia que he visto en estos años, ‘Resacón en Las Vegas‘, un tal Bradley Cooper, aunque su interpretación no me parece tan loable, y es que después del fiestón que se pegó haciendo la película anterior no me extraña que en esta acabe tan jodido por culpa de la resaca. Pero lamentablemente ambas representaciones se quedan a la altura de donde la espalda perdió su nombre, y no me refiero a la nuca (buscad más abajo), porque como ya he mencionado con anterioridad, aquí el verdadero papelón lo realiza la NIÑA HIJA DE FRUTA.

¡Diooossss!, peazo resacón llevo… y encima la Lillith dando por culo desde por la mañana… ¡niñaaaa!, ¡cuantas veces te he dicho que no me despiertes con música de Camela!

 

De la banda sonora poco tengo que hablar ya que ni la recuerdo, quizás porque no me quedé a ver los créditos finales, o porque durante buena parte del film predomina un sepulcral silencio con el más que previsible fin de sobresaltarnos con algún sonido intenso. Que si un despertador, que si un perro, que si un toquecito a la ventanilla o a cualquier otro lugar con los nudillos, joder, que los personajes secundarios o son ninjas especializados en el sigilo o unos verdaderos cabrones que en vez de llamar antes de entrar, o de saludar antes de ir hacía donde te encuentras, prefieren acercarse y golpear algo al lado de toda tu jeta para que te des cuenta de su presencia.

 

Y en eso se basa prácticamente la película, por un lado explota nuestros temores naturales hacia lo conocido, como los insectos o la Belén Esteban, y lo desconocido, como los fenómenos paranormales o el pelo de la Duquesa de Alba, y por el otro aprovecha nuestra sensibilidad hacía los niños para introducirnos el miedo en el cuerpo. Pero lo peor de todo es su TIPICA escena final, con el TIPICO coche que es arrojado al TIPICO muelle y donde los dos personajes tienen el TIPICO forcejeo en el que el malo queda atrapado en el vehículo mientras el bueno escapa por la TIPICA puerta o ventanilla, y justo cuando parece haberse terminado todo, una TIPICA mano enorme, azul y con uñas negras (bueno, esto quizás no sea tan TIPICO), le coge por el TIPICO tobillo, pero al final se libra de ella y emerge a la TIPICA superficie mientras observa como todo desaparece en la TIPICA oscuridad marina.

 

Eso si no te pones a pensar que la escena dura cerca de cinco minutos, y tú no aguantas la respiración ni treinta segundos cuando estás enjabonándote la cara en el plato de ducha. Motivo este por el cual la cinta se adentra también en el género del ‘Terror Fantástico’, y no porque la niña de repente se convierta cual pitufo gruñón en un ser azulado con muy malas pulgas, si no porque la mujer protagonista resulta ser una chica biónica que oculta, bajo la forma de dos espléndidas perolas, sendas bombonas de oxígeno que ya quisieran para si los descendientes de Jaques Costeau.

 

Pero encima el film deja un montón de cabos sueltos y algunas cosas sin explicación como ¿tiene novio la Renée Zellweger en la vida real?, o ¿de ‘donde’ coño proviene la niña? (ojo, he dicho ‘donde‘, no ‘que‘, porque su madre si que sale en la película), y por otra parte no hay nada nuevo que no hayamos visto ya en otros largometrajes de este tipo, y es que nada sorprende en este película salvo las buenas interpretaciones de sus personajes. En fin, se trata de una peli para pasar un rato ‘agradable‘ que sólo será recordada por ver en acción una de las niñas más CABRONAS de toda la historia del cine.

 

Si te ha gustado esta entrada y la película, deja un comentario con la palabra ZELLWEGERMOLA en el asunto.

 

Si te ha gustado esta entrada pero no la película, o no la has visto, deja un comentario con la palabra TUSIQUEDASMIEDOMAMON en el asunto.

 

Si no te ha gustado esta entrada pero si la película, deja un comentario con la palabra LILLITHQUIEREMATARTE en el asunto.

 

Si no te ha gustado esta entrada y no has visto la película, deja un comentario con la palabra ESPOILERADORDELOSHUEVOS en el asunto.

 

Si no te ha gustado esta entrada ni te gustó la película, deja un comentario con la palabra PREFIEROVEREXPEDIENTE69 en el asunto.

 

Si has llegado aquí por casualidad y no sabes de que va todo esto deja un comentario con la palabra PAMIEDOLASPELISDEDISNEY en el asunto.