Las descargas digitales… un mal endémico más allá de las consolas (Por LoganKeller)

Quien me conoce, sabe que por encima de lo digital, amo el formato físico. Si, podréis decir de entrada que el debate que estáis pensando no será objetivo, pero yo tengo mis razones para pensar como pienso.
A las compañías les interesa más, el formato digital, que el físico. Este último implica intermediarios que se llevan mucha parte del dinero total en las ventas, y claro, a la compañía que sea le encantaría que todo ese dinero se quedase en casa.

Y aquí empezamos con el primer problema: Muchos creen que el formato digital hará que el coste de los productos de ocio sea menor. Error. Ahí tenemos los juegos “Games on Demand” de Xbox 360, cuyo precio es EL MISMO que en tiendas… y encima el formato digital no tiene manual impreso, ni caja, ni leches, y la inseguridad de que si alguien llega a hacerse con tu cuenta, te jode vivo y te roba esos pastizales. Si, se puede decir que tenemos el riesgo de que alguien robe en casa los juegos en formato físico, pero obviamente el riesgo no es ni de lejos el mismo. Digamos que pagar lo mismo, no satisface.


No, si al final nos veremos jugando a esto…

Y no solo en 360 con Games on Demand, sino con el mismo Steam. Cuando los de Valve vieron que los Europeos compraban a saco por su plataforma Steam ¿Qué hicieron? Exacto, hacer la famosa conversión 1$ = 1€ Y ahora los juegos por Steam solo son un par de euros más baratos que las versiones de la tienda… ¿Compensa? Yo creo que es la misma situación que cuando nos ponen un juego original por 5 euros mas caro que su versión de segunda mano, por 5 euros mas nos pillamos el nuevo.

Por no hablar de las pistas sueltas de MP3. iTunes es la plataforma de Apple para descarga de música, pero el descargarte las pistas sueltas, llevan un DRM incorporado con varias sutilezas que te hacen preguntar si compras música o en realidad, la alquilas. Es que es algo que yo no entiendo… se pasan al formato digital porque lo hacen mas barato (en el caso de la música si) y para luchar contra las descargas ilegales…

Nos ponemos a comparar: si cojo un programa como ares, me bajo “x” canción y puedo hacer lo que me de la gana con ella. Si la compro legalmente tengo mas trabas que un tendero de ropa… señores, la forma de lucha con la piratería no pasa por poner trabas a los que pagan, sino por ofrecer cosas que la piratería no pueda darte. Eso en formatos digitales está más difícil, pero se me ocurren cosas, como regalar por cada 5 pistas compradas de audio una de regalo,…

Otro punto importante, viene con el hecho, sobre todo en consolas y con sus DLC, de que el 90% son una mierda pinchada en un palo, hablando claro y mal. Desde los trajecitos para personajes, hasta incluso “desbloqueadores” de todos los coches por si te da vagancia pasarte el juego para tenerlos. Muchos podrán decir esa frase que odio “Pues si no te gusta, no compres”. El problema es que la gente que no soy yo, en vez de exigir DLC mucho más trabajado ya que va a pagar, compra sin pararse a pensar lo que esta adquiriendo y las compañías aprenden a sacar pastones con la ley del mínimo esfuerzo y la de la estafa mas grande.

Y es que el futuro en este sentido, pinta muy negro. Medidas contra el mercado de 2º mano, alegando piratería, intentos de sacar juegos como descargables, para tener que ponerlos en Formato Físico si se quiere sacar rentabilidad (A Watchmen The End is Nigh me remito por poner un ejemplo).

 ¡Dejad de bailar al ritmo de las grandes compañías!… vale, primero podéis haceros con un indispensable iPad…
Para mí, el futuro ideal sería uno en el que el formato físico y el digital coexistieran y así cada uno compre en el formato que mas le plazca. El caso es, que elegir esta en nuestras manos.

Podemos responder a los abusos, de una forma muy sencilla: No comprando.

Porque hay gente que alega que los DLC de juegos son de agradecer porque significa que no van a dejar tirado el juego. Y hay gente que alega que comprar música suelta de mas ventajas que piratearla.

Y yo me remonto a hace unos años, cuando las “expansiones” no solo traían 8 o 9 horas de juego adicionales, sino mas modos online y muchas mas opciones, que por 30 eran tremendamente asequibles. De hecho al que suscribe Doom 3 le parece una broma de juego, y su expansión Doom 3 Resurrection of Evil le parece un juego muy bueno, que mejora el original. Eso son expansiones, y no una hora de juego, para un juego de rol.

Dejaros de meterle mano al Internet… dejaros de coger gratis cosas sin tino…
De igual forma digo que precisamente, y con la música y juego pasa, que precisamente el que descarga de forma ilegal, obtiene más beneficios que el que compra legalmente. (Ejemplo, Mass Effect en PC, y el tema de las 3 instalaciones… cuando el que se lo descarga ilegalmente le pone el parche, y a jugar)

Las compañias, tienen que dejar de buscar sacar tajada hasta de debajo de las piedras. Comprendo que no son una ONG y que tienen que sacar beneficios, pero, cuanto mejor buscados, mejor para su imagen, mejor para el usuario y todos contentos. Y los usuarios, debemos despertar de una vez, no tragarnos toda la mierda que nos quieran echar por muy fans que seamos de una saga o juego, y cuando algo se pasa de la estafa oscura, decir un claro ¡No!

El poder de la masa cuando se pone de acuerdo, es un poder terrible y las empresas lo saben. Si no se compra, o lo ponen gratis o nos dejan de tomar el pelo, pero si se compra, seguirán practicando lo mismo una y otra vez.

Termino parafraseando a V en V de Vendetta “El pueblo no debe temer a los gobernantes… son los gobernantes los que han de temer al pueblo”

¡YES!, ¡WEEKEND!

*************************************

Agradezco a Logan su colaboración y su santa paciencia por la espera al publicarla, pero bueno, total, sólo han pasado diez meses desde que me la envío. Me parece una opinión muy interesante ahora que se gastan los grandes cojones de decir que el contenido descargable del Assasin Creed II era un contenido ya incluido que sacaron del juego para que la gente que quisiera disfrutar de él pagara por hacerlo. Gracias UBISOFT, entre tú y CAPCOM jamás sabré cuando he terminado de pagar por tener un juego completo.

PD: Como además perdí las imágenes que me habías enviado he tenido que recurrir a unos cuantos ‘motivational pictures’ para acompañar tus opiniones. ¡ESPERO QUE TE GUSTEN!^^

¿A que molo mogollon con mis cuatro polos verdes? ¡Soy la polla!

12 MESES/48 CAUSAS 1×03 – BOOKCROSSING o COMPARTIENDO nuestra pasión por la LECTURA

12MESES/48 CAUSAS 1×03 – BOOKCROSSING o COMPARTIENDO NUESTRA PASION POR LALECTURA

No sé si os habéis hecho eco de una tremenda iniciativa que desde principios de añoha impulsado nuestro compañero Woozie,ya que por motivos que no vienen al caso sus entradas no salen junto al resto ypuede ser que no hayáis tenido la oportunidad de leerla. Lo que se pretende esque una vez por semana un bloguero se comprometa con una causa y le dediqué una entrada. Ha llegado mi turnoy aunque me consta que quizás de lo que voy a hablar no sea algo que falteprecisamente en Gamefilia, megustaría que nos comprometiéramos con dos cosas, el saber COMPARTIR, y fomentar la LECTURA.

Y os prometo que mis palabras no seencuentran vacías, al menos el que aquí os escribe ya lo ha llevado a cabo enuna céntrica zona de su ciudad, y con dos buenos amigos de esta comunidad(suena a sexo sin condón entre trestíos en mitad de la calle, pero nada más lejos de la realidad). El que estaentrada sea algo más que un montón de palabras escritas sólo depende devosotros. ¿Os apuntáis a un BookCrossing?.

“Este libro no está perdido, al menos noahora que lo has hallado. Por favor, léelo, y vuélvelo a dejar olvidado enalgún lugar público para que alguien más lo encuentre. Si dispones de conexióna Internet siempre podrás dejar un comentario sobre lo que te ha parecido. Porfavor, visita www.bookcrossing-spain.come introduce como BCID el XXX-XXXXXX para saber que está en buenas manos. ¡Quedisfrutes con su lectura!”. Así rezaba la pegatina que coloqué en elinterior de ‘Sin noticias de Gurb’,del escritor Eduardo Mendoza. Luego,tras una corta despedida el libro dejó de pertenecerme, quedándose bajo elcobijo de uno de los bancos que decoran una de las zonas comerciales másimportantes de mi ciudad.

Yasí fue como nos despedimos, sin besito en la mejilla ni nada por el estilo,después de tantos años viviendo juntos. Al menos yo me he quedado con la casa yla estanteria. XD

No penséis mal, yo aprecio bastante mislibros. Buenos o malos todos han pasado indiferentemente por el anfiteatro demi imaginación para ser representados con mayor o menor fidelidad a larealidad, ficticia o no, que su autor trataba de expresarme. No es fácil haceresto, sobretodo a sabiendas que la mayor parte de los libros abandonados acabanen casa ajena, o lo que es peor, desfigurados por las inclemencias del tiempo osepultados bajo un montón de basura. Sin embargo no es menos cierto que cuandonuestra vida deja de formar parte de este mundo, hacemos involuntariamente BookCrossing con ellos, aunque los quelos ‘heredan’ no sepan ni lo que es eso.

El ‘BookCrossing’(BC) o ‘intercambio de libros’ no os resultará nada nuevo, pues seguramenteen algún momento de vuestras vidas habéis prestado o recibido algún libro. Sinembargo, en este tipo de intercambio la persona que entrega el libro sedesentiende de él en el sentido que no espera que le sea devuelto, y la personaque lo recibe es principalmente un desconocido. Leer y Liberar, estasencilla pero original premisa surgió en abril de 2001 en Estados Unidos de lamano de Ron Horbaker, basada en granparte también en la honestidad de las personas para poner el libro encontradootra vez en circulación una vez que este haya sido leído, aunque a la hora dela verdad pocas sean las personas que están dispuestas a desprenderse de unlibro del que han disfrutado. Yo, como podéis comprobar en la imagen adjunta,he dejado uno a su suerte tras registrarlo en la web española de este movimientowww.bookcrossing-spain.com.Quizás algún día vuelva a tener noticias de él, o quizás lo haya perdido parasiempre, sea como fuere el intento de que más personas disfruten con su lecturabien vale la pena, pues lo principal es que esté en la calle y circule de manoen mano, y no que permanezca como mero objeto decorativo en una estantería.

Era un libro muy especial, corto y ameno,capaz de ser leído en una tarde, y ha sido uno de los pocos que han conseguidosacarme una sonrisa tras otra. Se trataba de una edición especial del Círculo de Lectores que me habíaregalado mi madre (ella me ha ayudado a la hora de escogerlo para hacer el BookCrossing), con dibujos en losbordes de las hojas y con una encuadernación muy cuidada y colorida. Tratasobre un extraterrestre con la habilidad de poder adoptar la forma que le vengaen gana, y que llega a la Tierra en busca de un compañero, Gurb, que ha desaparecido tras adquirir la forma de la cantante Marta Sánchez. Es el libro de ciencia-ficción más divertido que hayapodido pasar por mis manos, aunque tiene el hándicap de que se le nota el pasode los años, y no me refiero a las manchas amarillas que a modo de arrugas ennuestra piel van marcando la edad de los libros, al contrario, estabaimpecable, sino a que se desarrolla en la Barcelonaque se preparaba para las Olimpiadasy muchas referencias humorísticas se basan en políticos y sucesos de aquellaépoca. Para ser sincero, a día de hoy sigo como rezaba el título de su portada,no sé nada de lo que le pasó al libro en cuanto le dí la espalda y me alejé deél con un ligero sentimiento de remordimiento y culpabilidad, es decir, que yotambién estoy ‘Sin noticias de Gurb’.Quizás para evitar esa sensación de abandono hubiera sido mejor utilizar unlibro de menor importancia para mí o de peor calidad en su acabado, pero esohubiera sido un engaño, el mayor acto de generosidad sólo se consigue cuandoentregas algo que amas.

Cuandorescaté ‘La Larga Marcha’ de la estantería no me podía creer su deslustradoaspecto, nunca hubiera imaginado que los libros pudieran tener manchitas cualplátano de Canarias

No soy ningún loco. Soy consciente de queexisten libros que marcan tanto tu vida que te sientes incapaz de desprendertede ellos, forman parte de ti y los guardas cual Smeagol como si fueran un tesoro que ninguna otra persona de esteplaneta sería capaz de valorar. Por este motivo, además de hacer BookCrossing, he decidido coger dostítulos de mi estantería que son verdaderamente especiales para mí y ‘prestarlos’ a dos personas con las quecomparto esta comunidad, el LIVE, y a las que les tengo mucho aprecio, Woozie y LoganKeller. A buen seguro los leerán, cuidarán, y devolverán sanosy salvos (ya habéis leído esto, son ‘devuelta’, ¡mamones!). De esta forma, a poco que cada uno de nosotros ‘invite’ a leer algo a dos personas, yestas a otras dos, y así sucesivamente, habremos fomentado la lectura decientos de libros que permanecían en el anonimato para muchos de sus lectores.

Concretamente a Woozie le he enviado un antiguo libro (de esos amarillos que casise deshacen en tus manos, llenos de manchitas, y que te da miedo tocarlos nosea que te vayan a trasmitir alguna extraña enfermedad arcana a través de suspáginas marchitas) que me acompañó los primeros días de un verano de miadolescencia, en la cual disfrutaba leyendo los relatos terroríficos delmaestro Stephen King. La novela setitula ‘La Larga Marcha’ y el únicomonstruo que aparece es el propio ser humano, con su instinto de supervivencia,y sus ansias de gloria y riqueza por encima de cualquier cosa, incluyendo lavida de los demás. Una historia muy al estilo de la película ‘The Running Man’ protagonizada por elimpronunciable (sin escupir algo por la boca) Arnold Schwarzenegger, y además uno de mis títulos predilectosdentro del género que también fue de los primeros que presté a mi actual mujer.Por su parte Logan ha recibido elprimer libro al que le he dedicado una entrada en este blog, ‘La Espada sin Honor’, donde se narrauna historia de amor muy hermosa que no se detiene ante ninguna barrera, ladiferencia de edad, la lucha interior por volver a ser quién uno fuera, y lainevitable batalla final entre dos seres destinados a enfrentarse entre sí. Unode mis libros favoritos tras ‘El Señorde los Anillos’ y ‘La PrincesaPrometida’.

Lade años que lleva este libro conmigo, desde el Instituto creo, aunque paralibros del año de la reconquista ya tengo el manual de mi viejo Spectrum ZX

Espero que todo esto sirva para animaros a hacer lo mismo, apuntaros arealizar BookCrossing en vuestralocalidad, o enviarle un libro a un compañero de blog con elque tengáis confianza para que lo lea. Hagáis lo que hagáis me gustaría que locompartierais conmigo a través de un comentario en esta entrada, para de estaforma saber que esta propuesta ha servido de algo, para demostrar que encualquier parte, hasta en un blog tan escondido como este, se pueden hacer unmontón de cosas para aportar un grano de arena en esta playa a la que llamamosmundo.

Muchas gracias a Woozie por implicarme en su iniciativa, y recordad lo que un díadijo Groucho Marx: "Fueradel perro, un libro es probablemente el mejor amigo del hombre, y dentro delperro, probablemente esté demasiado oscuro para leer". Así que,¡desempolvad vuestros libros y sacadlos fuera!. ¡Un abrazo bien duende para tod@s! ^^

NOTA:Realmente son TRES los libros que he decido compartir con compañeros deGamefilia. Pero el tercero, ‘Dragon Age: El trono usurpado’, lo he dejado enmanos de un ‘pajarito’ para que sea él quién lo envíe a su destinatario, una delas muchas personas de por aquí que disfruta con la lectura de las obras deBioware. ¡Si no escribo su nombre es para darle una sorpresa! (aunque siresulta que ya tiene el libro la sorpresa nos la va a dar al ‘pajarito’ y ami). XD

 

ACTUALIZACION A 22 DE FEBRERO DE 2010

Así da gusto, presto un libro delos tiempos de Ramses II, con su moho, sus páginas amarillentas, su polvo y sumugre, y me lo devuelven junto con otro nuevo e impecable. Lo mejor de todo esque si no he ido a ver la película al cine es porque con la duendecillacorreteando por mi vida no tengo tiempo para eso, aunque desde que viera eltrailer con Vigo Mortenssen y leyera las buenas críticas recibidas shaya tenido siempre unas ganas terribles de verla. Pues bien, el libro que meha dejado Woozie es ‘La Carretera – The Road’ de Cormac McCarthy, y que mejorlectura antes de ver el film.

¡Muchísimas gracias!. Cosas como ésta hacen que crear iniciativas valga la pena, aunque no haya vuelto a sabernada del libro que dejé en la calle, y correos me extraviara el paquete que le enviéa Logan. Lo cuidaré como si fuera el único pelo que me quedara en la cabeza yno quisiera quedarme plenamente calvo, es decir, lo mantendré alejado de ‘la niñaque sabía demasiado’, al menos en lo referente a romper las cosas. XD

‘DRAGON AGE: El Trono Usurpado’, o como BIOWARE también VIVE DEL CUENTO

‘DRAGON AGE: El Trono Usurpado’, o como BIOWARE también VIVE DELCUENTO

He acabado de leer unlibro. Y esto que quizás no parezca algo tan importante como para dedicarle unaentrada, para mi supone una satisfacción muy grande teniendo en cuenta queúltimamente por no leer no leo ni los manuales de de los videojuegos (y miraque el de ‘Modern Warfare 2’ con sus cuatro páginas mal contadas essencillito). Volver a saborear con el paladar de mi mente las palabrasinscritas sobre una hoja de papel perfumada con el aroma de una imprenta(aunque las de ahora sean digitales), me ha traído gratos recuerdos. Eso, y queretomaba el tema de la fantasía heroica (el cual había dejado de lado haceaños), gracias al aliciente que me proporcionaba una lectura basada en el videojuegoDRAGON AGE, con el que había disfrutado bastante (y no me refiero a las‘agachaditas’ varias que me he pegado con Zevran, el elfo bisexual).

Esto que puede parecertan trivial en realidad no lo es tanto, al menos no en el caso de BIOWARE, yaque sus últimos dos juegos lanzados al mercado de las consolas y loscompatibles poseen una narrativa y un trasfondo político, cultural, y religiosotan importante como muchos de los grandes referentes literarios de este género.Sin embargo, la línea que separa un mero movimiento comercial en busca de sacartajada de los bolsillos de una ingente legión de fans de una saga devideojuegos de una verdadera expansión literaria es extremadamente delgada, yen este caso, yo diría que incluso anoréxica (con todos mis respetos a los quepadecen esta enfermedad).

¿Hasta que punto puedetener calidad una obra basada en un juego de pegar tiros que ha destacado máspor su jugabilidad y sus gráficos que por su argumento?. Y en el caso de teneruna línea argumental interesante, ¿hasta que punto no se verá influenciada sulectura por la imagen idealizada de un seguidor de la serie?. Porque ahora sonlos videojuegos, pero en el pasado era bastante habitual encontrarse coninsulsas adaptaciones de películas con gran taquilla, como ‘El Secreto de laPirámide’ por poner un ejemplo de los que tengo en mis estanterías. Y es quelas editoras saben que cuesta bastante más vender un libro de contenido notableque una mala obra con el nombre de una saga o personaje de éxito en la portada.Y esto siempre ha sido así desde tiempos inmemoriales. A nadie se le escapa queni todos los libros de la Dragonlance que me he empapado son buenos, ni todaslas novelas que he leído de Morcook en donde aparece Elric de Melniboné sonaceptables, que no toda la obra de R. A. Salvatore que me he engullido pormucho Drizzt Do’Urden que salga es excelsa, y mejor paro aquí porque la listapuede alargarse más que un chicle bajo la rueda de un camión.

‘El Trono Usurpado’ nopasa de ser un relato ameno o entretenido, lo cual es simplemente decepcionanteconociendo el universo en el que está basado, y más aún si tenemos en cuentaque por culpa de la falta de fluidez de los primeros capítulos la historiatarda en arrancar. Aunque lo más trágico, lo más doloroso, es sin duda algunala traducción deficiente de la que hace gala. Y es que resulta inaceptable quemuchas localizaciones se hayan dejado de traducir cuando en el videojuego sitienen su equivalencia en español, y se te quedan los ojos como platos cuando hablade ‘RedCliffe’ en vez de ‘Risco Rojo’, o te dice que lleva puesta una armadurade ¡¿Silverita?! (menos mal que en inglés no tienen el color caqui, o según eltraductor muchos personajes irían vestidos de color ‘caquita’). Pero esto quequizás no afecte a los lectores que entran en el mundo de Dragon Age por vezprimera, no es nada comparado a cuando lees como han trasladado de formanefasta el nombre de otras cosas, ‘Dark Spawn’ como ‘criaturas de la oscuridad’en vez de ‘engendros tenebrosos’, o ‘Deep Roads’ como ‘Los Pasadizos Profundos’en vez de ‘Caminos de las Profundidades’. ¿Pero que les pasa a los de Bioware?,¿su película favorita es ‘Toma el dinero y corre’?, ¿no se preocupan de losproductos que salen bajo el nombre de sus creaciones?, ¿tanto costaba sugerir ala editorial que coordinara la traducción con la aparecida en el juego?. Aunquequizás no sea culpa de la compañía, sino de la propia editora, que tampoco esque domine mucho su lengua materna y permite que en el libro aparezcan perlascomo ‘tiempo de sobras’, o cambie de repente a un personaje de genero alutilizar un ‘lo’ en vez de un ‘la’. En fin, simplemente un apartado lamentableque sólo da muestras de un trabajo hecho con prisa, como el par de hojasimpresas con menos tonalidad que me vinieron en el libro (¡a ver si los deTimunMas os espabiláis y reponéis más a menudo el Tóner!).

Y por si esto no fuerapoco, uno a lo largo de la historia se pregunta, ¿y este era el principalescritor del Universo de Dragon Age?. No he tenido la oportunidad de leerme laedición inglesa pero por muy mala que sea la traducción no se explica como serecurre reiteradamente a las mismas expresiones o situaciones. Todos losgolpes, todas las flechas fallidas, acaban rozando una oreja. Todos lospuñetazos terminan impactando en una mandíbula. Y no sé ni cuantas vecessalieron volando unos pájaros espantados por el paso de los protagonistas. Yoalucino cuando en los foros de Internet la gente no para de alabar la narrativade este tal David Gaider, joder, pues el día que lean una obra de AndrzejSapkowski entonces si que se les va a caer el culo. Eso si que es una manerasobresaliente de narrar una historia y no lo que consigue este hombre con unospersonajes más simples que la mascota Cobi de las Olimpiadas del 92 enBarcelona.

Y es que si algo se puedesacar en claro de esta obra acerca del mundo de Dragon Age es que todos losreyes por derecho de Ferelden son TONTOS DEL CULO. Si ya en el videojuegooriginal Alistair era un claro ejemplo de soberano SOPLAPOLLAS (pudiendoentender ‘soberano’ como ‘tremendo’ o ‘rey’, indiferentemente), y no se quedabaatrás el rey Cailan antes de fenecer, el padre de este último, Maric (sin laprimera vocal al final), que es sobre quién se centra toda la historia, nopuede ser menos. Es desquiciante su continuada forma de rechazar su cargo altrono, que yo soy uno de los colegas esos que se deja ‘todo el cuero’ en elcampo de batalla (afortunadamente no me refiero al frenillo) y les pego un tiro(aunque aún no se haya inventado la pólvora) con tal de dejarlo de oirlloriqueando.

También tenemos al típicomago malvado sirviente del rey ‘joputa’, y que es realmente quién maneja todoslos hilos. Pues bien, es el mago más estúpido que me he podido encontrar en unlibro de fantasía, no sólo porque se la dan con queso dos veces de la mismamanera (y no me refiero a una hamburguesa) sino que encima no le sirven de nadatodos los conjuros mágicos de protección que se invoca sobre si mismo. Vamos,que con la suerte que tiene seguro que se lo monta con condón y pilla unasifilis fijo.

¡Oye!, ¡pero es unproducto de Bioware!, ¡en sus páginas debe de haber sexo a punta pala!, ¡chicoscon chicas!, ¡rollo bollo!, ¡palito con palito!, ¡hombres con gallinas!. Puesva a ser que no. Es cierto que como en el juego, los romances y las relacionesinterpersonales entre personajes son muy importantes, pero a la hora de laverdad los momentos de carga sexual son descritos de una forma más simple quelas propias escenas del videojuego, que ya de por sí eran bastante puritanas. Yes que si me apuran yo he visto más contacto físico en algunas escenas de laserie animada japonesa de ‘Heidi’ que en este libro.

‘Dragon Age: El tronoUsurpado‘ no deja de ser una pretenciosa guía turística del mundo de Bioware enmenos de cuatrocientas páginas, donde se ha introducido a cuentagotas parte delbestiario y el folclore que impregna la obra electrónica. Y es que por meter,meten hasta un dragón al final de la historia que no viene a cuento, y todo porjustificar el nombre que da pie a este Universo, o aparece al principio unabruja que no se sabe ni para qué, y que lo mismo podía haberse ido a envenenarleuna manzana a Blancanieves que nadie se hubiera dado cuenta.

Analizar una novela deeste tipo, procurando ser objetivo, intentando discernir cuanto hay de calidaden su texto y cuanto de puro marketing, es difícil, y en este caso ni siquierala riqueza argumental de los videojuegos de Bioware en la que se basa justificade por sí su compra. Aún así, aunque parezca increíble, existe un motivo por elcual vale la pena hacerse con ella (no, no es el de poder utilizarla paracalzar la pata de una mesa coja), y es que consiguió transmitirme una sensaciónnueva que jamás había sentido a la hora de leerme un libro, y no, no fueronarcadas, aunque por todo lo dicho anteriormente pueda parecerlo.

Porque entendámonos, eldestino de los personajes de un libro, o de los que rodean a Marcus en Gears ofWar, o al Jefe Maestro en Halo, se encuentra más que hilado por sus propios creadores,pero el de muchos personajes de los juegos de Bioware está en manos del propiojugador, y somos nosotros mismos los que fraguamos la historia con nuestrasacciones, las mismas que encumbrarán a un personaje a la categoría de héroe olo arrojarán a las garras de la muerte.

Cuando Loghain, elagridulce personaje del juego, hace acto de presencia en el relato, el libroempieza a mostrar su verdadero potencial. No existe nada más emocionante queconocer la vida anterior de alguien sobre el que has decidido su destino. Y loque han escrito para Loghain no defrauda, al contrario, la epicidad de suhistoria, un plebeyo capaz de forjar a un rey, lo erige para mí en uno de losmejores y más creíbles personajes de este mundo virtual, junto al enigmáticoDuncan. Conocerlo tan a fondo hace que incluso me llegara a plantear algunas demis decisiones tomadas dentro del juego.

Se de la existencia de unsegundo libro, y tengo mono, no porque visto lo visto espere la lectura de ungran libro, sino por la necesidad de saber cual es la verdadera historia que seesconde tras ciertos personajes cuyas vidas quiso Bioware poner en mis manos, yeste motivo es suficiente para que este servidor también lo acabe comprando. Sisois nuevos en esto de la fantasía épica huid de este libro como de la peste,si sois unos veteranos, por favor, no mancilléis vuestros ojos con esta obra,pero si como yo, os habéis quedado prendados de todo lo que puede dar de sí el continentede Thedas, no dudéis en haceros con él, la verdadera historia de los héroes deDragon Age os espera.

CARTA a los REYES MAGOS (II)

CARTA a los REYES MAGOS (II)

Queridos Reyes Magos de Oriente (aunque no sepáis hacer ni un simple truco de cartas, ni seáis chinos, u os guste el manga), soy uno de esos tantos niños que han crecido convencidos de la existencia de sus majestades, sin embargo todo en esta vida tiene un límite, y el mío ha llegado hoy. El motivo de mi misiva no es el de realizar una lista de regalos edulcorada con la retahíla de buenas acciones y el buen comportamiento que he tenido a lo largo del presente año, como hace todo hijo de vecino, sino la de mostraros mi más sentida desaprobación a lo mal que desde hace años estáis llevando todo el tema de la fama.

 

 

Sinceramente, estáis dejando mucho que desear, y no lo digo resentido aún por aquel año que os pedí un Telesketch y me trajisteis una pizarra con una tiza blanca, o aquel otro en el que entendisteis mi petición de ‘un equipo de buceo’ por ‘unas pinzas para la nariz y una pajita’, porque comprendo que con las prisas no lleguéis a entender algún tipo de caligrafía (sobretodo si quién escribe la carta es un niño pequeño o un padre médico, que a estos últimos no se les entiende un carajo lo que escriben en las recetas, salvo los farmacéuticos, que debe ser que les obligan a estudiar criptografía), o lo que es peor, que no tengáis una buena comunicación con los padres, a los que en ocasiones dejamos nuestros recados.

 

 

Aún recuerdo cuando mi madre me dijo eso de ‘apúntalo aquí, que yo se lo digo a los Reyes’ mientras yo le garabateaba en un papel el nombre de un videojuego, ‘Abu Simbel Profanation’. Luego pasó lo que pasó, que ella primero perdió el papel, y cuando os dijo lo primero que le vino a la cabeza, como ‘Bu Singel Profisnaction’, perdió todos los papeles que pudieran restarle. El caso es que a mis cinco años lo que finalmente acabó llegando a mis manos fue ‘Un Single de Satisfaction’, de los Rolling Stone. Y aunque seamos conscientes de que sois magos pero no adivinos, estamos cansados ya de este tipo de situaciones. Nadie os lo habrá dicho directamente a la cara, pero por este mismo motivo han optado por colocar ‘sutilmente’ en la mayoría de los catálogos de juguetes unas pegatinas bien grandes con vuestros ‘caretos’ o que digan ‘ME LO PIDO’ para poner encima de la imagen de los regalos que queremos, y de esta forma evitaros los malos entendidos a vosotros y una putada nada más comenzar el año a todos nosotros.

 

 

Reconozco que son muchas décadas en la brecha (si estáis tan cascados será por los años, y no por trabajar tantos días), y que el tiempo no os pasa en balde, pero lo que no deja de ser una realidad es que estáis bastante pasados de moda, y eso, lo queráis o no, la gente lo nota. En los tiempos que corren no hace falta hacer encuestas para conocer vuestro índice de popularidad, sino que basta con mirar las ventanas de cualquier bloque de edificios para conocer las predilecciones de las familias por estas fechas. Centenares, y centenares de culos rojos de todos los tamaños (porque al verlos desde la acera no se les ves otra cosa) aparecen en las fachadas de cualquier calle en cualquier barrio.

 

 

Y de cada mil Santa Claus ahorcados o maniatados en nuestras ventanas, sólo en una de ellas aparecen los monigotes de vuestras majestades (me refiero a los muñecos, claro está), aunque para colmo, la última ventana que ví adornada con la imagen de unos reyes magos, competía con la de un vecino friki que había colgado un portal de Belén directamente. Da igual que sean tamaño ‘Real Doll’ o de un aspecto tan diminuto que no los alcancen a ver bien ni los propietarios de la propia ventana, que los cuelguen de los cataplines o que parezcan un bicho raro de lo feos que son, que sus vestidos estén más negros que rojos de la mierda que llevan encima por estar tanto tiempo a la intemperie o que su pelo sea más gris que blanco debido al hollín de los coches, lo cierto es que siempre son mayoría. Y la culpa de todo esto no es de los niños que prefieren recibir regalos quince días antes, ni de los padres que se alejan de lo tradicional influenciados con tanta película americana, sino de vosotros, que ya os vale, porque tan viejos y sabios que sois y nunca se os ha ocurrido estudiar un cursillo de marketing en los 364 días que tenéis libres.

 

 

Hasta el mismísimo Santa hace tiempo que se dio cuenta de lo poco comercial que era su nombre y se lo cambió por uno más acorde a lo familiar de estas fechas, Papa Noel. Además, no para de hacer películas en esta época navideña. Eso por no hablar de cómo se buscó un patrocinador importante bajo el nombre de una famosa marca de bebidas refrescantes, aunque estuviera obligado bajo contrato a cambiar el color de su traje por el rojo. Y es que si queréis estar en el candelero (o ‘candelabro’, como diría alguna famosa con cultura), tenéis que luchar por vuestra popularidad, aunque como decía la profesora de baile de una ‘famosa’ serie de televisión, ‘la fama cuesta’.

 

 

Por no tener, no tenéis ni un ‘sponsor’ que os haga publicidad. Con lo bien que quedaríais en un anuncio de la marca Viceroy rodeados de sacos de juguetes y los tres diciendo al unísono eso de ‘no es lo que tengo, es lo que soy’ mientras miráis fijamente los ojos de unos camellos (en el sentido más zoológico y menos drogodependiente de la palabra), para hacer que la gente se de cuenta, sobretodo las mujeres, de que el tamaño no importa, y que no por tenerla más larga (me refiero a la lista de regalos) van a recibir más juguetes. Tampoco tenéis un color de ropa que os identifique a cada uno. Joder, que hasta los mismos Teletubbies se preocuparon de que los niños los pudieran distinguir por el color, y mira que eran gilipollas (los Teletubbies digo, aunque los niños que los vieron se agilipollaran también).

 

 

Yo a Melchor lo veo más bien de color ‘verde’, más que nada porque con su barba blanca parece el más ‘viejo’ de los tres, y me he fijado que durante las cabalgatas les tira más caramelos a las chicas guapas y jovencitas que a los propios niños. Que esa es otra, y es que la gente ya se piensa muy y mucho el asistir a vuestras multitudinarias apariciones, ya que se os nota un montón el estrés y la tensión que lleváis acumulados al saber la enorme cantidad de trabajo que se os avecina en esa fatídica noche, y es que tiráis a dar cabrones, con bastante mala leche además. De hecho, yo la última vez regresé a mi casa lleno de hematomas y cardenales, y no por la cantidad de gente que se amontonaba alrededor intentando coger la mayor cantidad de golosinas, sino por vuestros impactos certeros a base de centenares de caramelos de menta, que encima son los que menos me gustan. En definitiva, que no sabía si estaba en una cabalgata o en medio de una escena de una película bélica como ‘Salvar al soldado Ryan’. Y es que la gente al principio llevaba los paraguas a las cabalgatas por si llovía a causa del mal tiempo, luego para abrirlos y ponerlos boca abajo para pillar más ‘chuches’, pero ahora los llevan para interponerlos entre ellos y vuestras carrozas, que no es normal que el primer regalo de reyes sean cinco puntos en urgencias por una raja sangrante en la ceja.

 

 

Pero es que hasta vuestros nombres se han quedado algo obsoletos, yo al de los ricitos, Gaspar, le llamaría Bisbal, y encima le afeitaría la barba, que seguro que con un rey metrosexual y con ese nombre conectaríais más con los jóvenes, que entre ‘Gran Hermano’, ‘Operación Triunfo’, y ‘Fama’, se pasan viendo ‘Realitis Chous’ todo el día. El que si que se nota que tiene un montón de iniciativa y ganas de triunfar, quizás por ser el más jovencito, es Baltasar. Lástima que no haya tenido mucho éxito con su carrera en solitario, y es que a los pocos minutos de aparecer en la película ‘300’ lo acaban arrojando a un pozo. En fin, cosas de Hollywood. Eso sí, la escena se ha convertido en todo un clásico.

 

 

Otra de las cosas a la que podríais prestar más atención a la hora de mostraros en público es a vuestra ropa. Y es que ese estilo de túnicas de colores llamativos y brillantes ya no lo usa ni Ágata Ruiz de la Prada en sus desfiles, de hecho, los únicos famosos que yo conozco que comparten semejante mal gusto y falta de estilismo, son el cantante King África y el vidente Rappel, ahí es nada (al menos si a mí me compararan con alguno de ellos no me haría ni puta gracia). Si a las telas ordinarias, y a vuestras grandes pelambreras, le unimos que os pasáis más tiempo con vuestras coronas en la cabeza que la reina de Inglaterra (otra de vuestra quinta) no me extraña que la primera vez que os vieran peregrinar por el desierto muchos os confundieran con unas ‘reinonas’ que acababan de improvisar el primer desfile del día del orgullo gay más que con otra cosa. Y que conste que en ese aspecto le echáis huevos, porque si hacerse la ruta del Paris-Dakar en coche, camión, o moto, es de lo más peligroso, ya no os cuento como debe de ser atravesar tantos kilómetros montados en camello. En esto si que se nota que sois magos, porque si no yo no me explico como hacéis para no acabar con el culo plagado de hemorroides y las pelotas desolladas y en carne viva.

 

 

También deberíais vigilar las historias que vais contando por ahí, porque lo que nadie entiende es que a estas alturas aún pretendáis hacernos creer que fuisteis capaces con semejantes monturas de seguir a una estrella ‘fugaz’ hasta el portal donde armaron el Belén ese, y no porque en aquellos tiempos nadie hubiera oído hablar nunca de lo que era un GPS, sino porque como no fuerais los precursores de Fernando Alonso y vuestros camellos una especie de prototipo animal de la escudería Ferrari, me da que lo que realmente pasó fue que para guiaros hasta allí seguisteis a Raphael cuando se dirigía para allá cantando ‘el tamborilero’.

 

 

De hecho, supongo que lo de repartir con tal mal tino los regalos a tantos niños os surgió tras esta visita, después del trauma que os daría el verle la cara al niño Jesús, y no porque fuera feo, sino porque la criatura lo mínimo que se esperaba es que le fuerais con una videoconsola o un Scalextric, y no con las tres paridas del oro, el incienso, y la mirra, que dais más miedo regalando que el juego ese del amigo invisible. Y eso que lo del incienso a modo de ambientador casi lo entiendo, porque pasarse todo día pegado a un buey y a una mula sin salir del establo debe dejarte un tufillo con olor a mierda que no veas, pero coño, el oro casi mejor se lo hubierais regalado a sus padres, la Virgen María y… y… bueno, al padre todavía lo están buscando. En cuanto a la mirra, no sé de quién sería la idea, pero ya que estabais por regalarle al niño algún tipo de goma para mascar al menos haber inventado el chicle, porque yo antes que meterme eso en la boca prefiero rumiar la paja de mi pesebre junto con el resto de los animalitos.

 

 

Pero lo que si que no tiene excusa, y seguramente sea lo que os ha alejado más de los niños, es esa malsana costumbre que tenéis de acojonar al personal. ‘Que si los estáis vigilando todo el año’, ‘que si se portan mal se quedan sin regalos’, ‘que si no están dormidos cuando lleguéis no les dejáis nada’, joder, que si les debieran dinero a la mafia rusa seguro que vivirían más tranquilos y no se sentirían tan amenazados. Si, si, ya sé que ahora sois más flexibles y que habéis cambiado el carbón mineral por el carbón dulce, pero que queréis que os diga, eso en vez de un juguete no deja de ser una mierda de regalo. Y es que sois más malos valorando y juzgando a la peña que los análisis que aparecen en las revistas de videojuegos, que yo he visto niños con un saco de papas de diez kilos cargados de ese mineral negro porque una mañana se les olvidó ir a comprar el pan y otros con unos regalos de tres pares de cojones a pesar de no haber aparecido durante seis meses por el colegio.

 

 

Otra cosa que no entiendo y que me jode bastante es la manía que habéis cogido conmigo, porque vale que siempre dejéis mis regalos en las casas de quienes me van a regalar, pero a ver si por fin un puto año os acordáis de dejarme a mi también los regalos de ellos, porque no sé ni cuanto tiempo llevo costeando lo que en teoría debería ser vuestro trabajo. Pero no todo lo malo de lo que ocurre en Reyes es culpa vuestra, los niños y los padres también dejamos mucho que desear, sobretodo por seguir todos la tradición esa de dejaros un chupito de licor para proseguir con vuestro viaje. Y es que solamente siendo Magos se entiende que podáis viajar con tanto alcohol en el cuerpo sin que nadie os haya detenido para retiraros el carnet de manipulador de camellos. No me extrañaría que al final fuerais vosotros los que también os acabáis bebiendo incluso el agua que se les deja a estos. Por eso estoy haciendo todo lo posible para que la gente se una a la saludable propuesta de dejaros este año un Actimel, un Red Bull, o algún tipo de bebida isotónica.

 

 

En fin, termino aquí mis reflexiones desinteresadas acerca de vuestra existencia. Os deseo lo mejor para este año y los venideros, y espero que esta carta os sirva para entender lo importante que sois para muchas personas, grandes y pequeños, y es que tener la ilusión de alguien como vosotros en nuestras vidas, ya es de por sí el mejor regalo, aunque sólo sea por un día. A pesar de ser tan desastres, lleváis demasiado tiempo con nosotros como para sustituiros por unos renos y un gordo obsesionado por desatascar chimeneas con su trasero, y el día que os dé por crearos una cuenta en el ‘Facebook’ o en el ‘Tuenti’ seguro que reventáis los servidores con las peticiones de las miles de personas que desean que los agreguéis como un amigo.

 

 

Por cierto, sé que no hace falta recordaros lo generosos que sois y doraros más la píldora para que OS ACORDÉIS DE TRAERME UN PC DE ULTIMA GENERACION CON LOS TRES MEJORES JUEGOS DEL MERCADO.

 

 

Se despide atentamente,

El Electroduende

 

 

PD: Esta entrada va dedicada a todos mis compañeros de Gamefilia, en especial a todos los que habéis compartido las andanzas del duende durante este último año, y sobretodo a los que tratáis conmigo más allá del blog. Este es mi regalo de Reyes para vosotros: intentar que al menos empecéis el año con una sonrisa. ¡UN ABRAZO!^^